Bolivia: Luis Arce denuncia riesgo de fraude en las elecciones de mayo

Candidato del MAS denuncia riesgo de fraude en elecciones de Bolivia

El candidato a la presidencia de Bolivia por el Movimiento al Socialismo (MAS), Luis Arce, aseguró hoy que ve riesgo de fraude en las elecciones generales convocadas para el 3 de mayo.

Por supuesto que sí, comentó sobre el tema al diario argentino La Nación, y explicó que las principales dudas surgen a partir de los cambios realizados al sistema eleccionario, denunciados por varios actores políticos como ‘nada transparentes’.

En las elecciones no habrá difusión de conteos preliminares de boletas, así que los resultados de las votaciones se darán a conocer una vez finalizada la revisión de todos los votos, de ahí las dudas sobre la imparcialidad del proceso.

Arce agregó a lo anterior la injerencia del gobierno de Estados Unidos en las elecciones bolivianas al ser uno de sus financiadores, otro cambio, y recordó que durante los gobiernos del MAS era el Estado el encargado de costear esa y otras tareas estratégicas.

Sobre la plataforma política de la organización que representa y posibles cambios en la forma de gobernar el país respecto a la administración de Evo Morales, Arce reiteró que la idea es dar continuidad al modelo de gobierno iniciado en 2006, cuando el MAS asumió el poder.

Sin embargo, alertó que de ganar las elecciones parte de su gestión será reconstruir la economía, recuperar lo alcanzado durante el gobierno de Morales, logros ahora en retroceso por la mala gestión de la presidenta inconstitucional Jeanine Áñez.

‘[…] este gobierno de facto demostró que no sabe administrar el Estado ni la economía, es muy hábil para destruir todo lo que hemos hecho’, apuntó Arce, exministro de Economía y Finanzas.

Destacó que en apenas dos meses las autoridades golpistas generaron temor en los ahorristas, quienes sacaron su dinero de los bancos, se volvió a dolarizar la economía, y las pequeñas y medianas empresas redujeron sus ventas a la mitad.

Recordó que el MAS redujo el déficit fiscal hasta un 5,2 por ciento, y ese indicador creció hasta el 7,4 por ciento en apenas dos meses a partir del golpe de Estado que obligó a Morales a dimitir.

Ahora la prioridad es reconstruir la economía, enfatizó Arce, considerado el artífice del llamado ‘milagro económico boliviano’, término que reconoce los avances en esa materia, avalados por instituciones internacionales como la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional.

De acuerdo con datos oficiales, la nación sudamericana creció exponencialmente en indicadores como el Producto Interno Bruto, que en el 2005 era de nueve mil 500 millones de dólares, y al cierre de 2019 alcanzó los 42 mil millones.

Prensa Latina


Entrevista – Luis Arce: “Cuando sea presidente seré yo, no Evo Morales, quien tome las decisiones”

Luis Arce, el candidato del Movimiento al Socialismo (MAS) para las elecciones presidenciales del 3 de mayo, es el padre del llamado “milagro económico boliviano”. Como ministro de Economía de Evo Morales desde 2006 fue el artífice de la estrategia que puso en el camino del crecimiento a uno de los países más pobres de la región.

Este hombre de 56 años, con un máster en Economía en Gran Bretaña, fue elegido por el MAS con la clara intención de volver a enamorar a las clases media y alta, que le dieron la espalda a Evo en las elecciones de octubre pasado.

Pero resulta difícil imaginar que el expresidente que tuvo un liderazgo personalista y excluyente estos 14 años se resigne a quedar relegado de la vida política boliviana en un eventual gobierno del MAS. Sin embargo, en una entrevista telefónica con LA NACION, Arce fue tajante: “El presidente voy a ser yo, no Evo Morales”.

-El Tribunal Supremo Electoral (TSE) acaba de dictar la inhabilitación de Evo como senador por Cochabamba. ¿Cree que hay posibilidad de dar marcha atrás en la decisión?

-Fue una decisión política, sin fundamento jurídico. Por eso se abre la posibilidad de una apelación en función de los derechos constitucionales de cualquier persona.

-Pero el TSE dijo que es una decisión “inapelable”…

-Hay que buscar todas las instancias donde se defienda el derecho de las personas, también a nivel internacional. Además, todo el MAS está siendo objeto de persecución con una intención clara de proscribirnos como partido. Cada día aparece un nuevo arresto de nuestros dirigentes por declaraciones públicas. No hay libre expresión con este gobierno.

-¿En qué cuestiones ve que no hay libertad de expresión?

-Por ejemplo, en noviembre se emitió una orden de arresto contra el exministro de la presidencia Juan Ramón Quintana luego de que dijo que Bolivia corría el riesgo de convertirse en un nuevo Vietnam. Posteriormente, dictaron la orden de detención del diputado Gustavo Torrico cuando denunció que en Bolivia estaba habiendo un golpe de Estado. En lo personal, envié varios artículos al diario El Deber. Solo publicaron uno y, como se dieron cuenta del impacto que tuvo mi opinión, ya no volvieron a publicar nada pese a que soy el candidato con más apoyo según las encuestas. ¿Le parece que eso es libertad de expresión?

-Al mantener su candidatura presidencial pese a la inhabilitación de Evo, ¿usted está avalando la legitimidad del proceso electoral?

-Si nosotros no nos presentamos a esta elección, dejamos todo el campo libre para que este gobierno legitime el golpe de Estado y lo vuelva democrático. Por eso mantenemos nuestra postulación. Y vamos a demostrar que tenemos apoyo popular y el voto mayoritario. Si no nos presentamos cometeríamos un error político. Por sobre la cuestión de legitimar o no este proceso está el derecho del pueblo boliviano a retornar a una verdadera democracia.

-¿Ve riesgo de fraude?

-Por supuesto que sí. Tenemos dudas sobre el sistema. En las elecciones del 3 de mayo no habrá difusión de resultados provisorios. Así que se tomarán diez días, sin ningún conteo previo, hasta que se conozcan los resultados finales. ¿Usted me asegura que en esos diez días no va a ocurrir nada ahí adentro? Recuerde que es Estados Unidos el que financia este proceso electoral.

-¿En qué fundamenta la acusación del financiamiento de Estados Unidos?

-Cuando nosotros estábamos en el gobierno, todas las tareas estratégicas eran financiadas con recursos del Estado. Pero gran parte de este proceso electoral está recibiendo ayuda internacional y de Estados Unidos para poder financiarse. ¡Mire adónde hemos llegado! ¡Elecciones financiadas por intereses extranjeros!

-Usted es el candidato a presidente, pero Evo es el jefe de campaña. ¿Es esto un anticipo de cómo será la relación en una eventual presidencia suya, una versión de “Arce al gobierno, Evo al poder”?

-El programa de nuestro movimiento comenzó hace 14 años, y no es cuestión de personas o candidatos. Es un proceso que dio resultados envidiados por muchos países. Lideramos el crecimiento económico en la región durante seis años. Redujimos la pobreza y las desigualdades y aumentamos la esperanza de vida. Y ese es el programa que vamos a seguir llevando adelante. Pero cuando sea presidente seré yo quien tome las decisiones. No hay posibilidad de que nadie me reemplace en la toma de decisiones. El presidente voy a ser yo, no Evo Morales. Y seré yo quien tome las decisiones en el Ejecutivo.

-Pero de hecho Evo es hoy su jefe de campaña. Es él quien decide su estrategia.

-Eso es normal es nuestro movimiento. El jefe de campaña es quien organiza las reuniones de los diferentes candidatos y asuntos prácticos que surgen del análisis político y la coyuntura.

-¿En qué cuestiones quiere seguir el rumbo de Evo y en cuáles buscaría otro rumbo?

-Nuestra idea era seguir con el modelo que empezamos en 2006. Pero este gobierno de facto demostró que no sabe administrar el Estado ni la economía, es muy hábil para destruir todo lo que hemos hecho. Generaron temor en la gente, que terminó sacando su dinero de los bancos. Volvimos a la dolarización. Las ventas de las pymes se redujeron a la mitad en estos tres meses. Hubo un impacto muy negativo en toda la economía. Yo dejé el país con un déficit fiscal de 5,2% y en dos meses lo subieron a 7,4%. Entonces con el MAS tuvimos que cambiar todo lo que habíamos planificado originalmente para la candidatura 2020-2025. Ahora la prioridad es reconstruir la economía.

-Muchos analistas afirman que su fórmula se impondrá en primera vuelta, pero que será derrotado por la oposición en un ballottage. ¿Qué cree usted?

-Nosotros apuntamos a ganar en primera vuelta. Contamos con el apoyo popular y un programa de gobierno que la derecha no tiene. Proponemos un perfil de país y un horizonte hacia el cual caminar. La derecha, no. Por eso confiamos en que habrá una victoria en primera vuelta.

La Nación


Evo asegura que el MAS ganará las elecciones si no hay fraude

El expresidente de Bolivia, Evo Morales, mostró su optimismo y aseguró que el Movimiento Al Socialismo (MAS) ganará las elecciones del tres de mayo, si en Bolivia no se gesta un fraude electoral.

“Lo más importante es que en las encuentras seguimos primero y seguimos en contacto permanente organizando tantas reuniones en Argentina. Estamos convencidos que vamos a ganar las elecciones si no hay fraude. Y ahora sí, de verdad, puede haber fraude o golpe de Estado. Se ha recomendado (a las bases del partido) cómo defender y cuidar el voto del MAS”, manifestó Morales a NTN24.COM.

El exmandatario advirtió que la primera señal para que se produzca un fraude en Bolivia es su inhabilitación como candidato a primer senador por Cochabamba. Y eso ocurrió porque Tribunal Supremo Electoral (TSE) fue presionado por sectores sociales como el Comité Cívico pro Santa Cruz y otros actores del ámbito cívico, sostuvo.

“Y por eso pido a la comunidad internacional no abandonar al pueblo y les pido a la Organización de Naciones Unidas (ONU), personalidades, gobiernos amigos y a gente que entiende sanamente, garantizar las elecciones en Bolivia”, sostuvo Morales.

El TSE dio a conocer el jueves sobre la inhabilitación de las candidaturas de Evo Morales (MAS), Diego Pary (MAS), Mario Cossío (Creemos) y Jasmine Barrientos (FPV) por no tener el requisito de la residencia permanente.

Al respecto, Morales aseguró que el tema de la residencia no era un problema por la existencia de la sentencia 024, emitida por el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) en junio de 2018. En ella se modifica el art. 149 de la Constitución Política de Estado (CPE) cambiando la condición de “residencia permanente” por “residencia intermitente”.

También, volvió a reiterar que su “plan B” es presentar un amparo ante instancias internacionales para que la decisión del TSE sea revertida y su candidatura a senador por Cochabamba sea habilitada. “Veremos qué pasa”, manifestó Morales.

Sin embargó, un informe de la Organización de Estado Americanos (OEA) demostró que en las elecciones generales anuladas del 2019 sí hubo fraude electoral. Y en la presentación del informe final las frases que resaltaron del secretario general de la OEA, Luis Almagro, fueron: “Fraude en todas sus etapas”, “autogolpe de Estado” y “la reelección no es un derecho humano”.

Opinión


EEUU espera intercambiar embajadores con Bolivia sea cual sea el nuevo gobierno

Estados Unidos espera reanudar la relación diplomática con Bolivia a nivel de embajadores cualquiera que sea el gobierno que surja de las próximas elecciones, “tras 14 años de antagonismo” con el expresidente izquierdista Evo Morales, dijo hoy un alto funcionario estadounidense.

“Estados Unidos quiere una relación positiva con Bolivia (…) por lo que sea cual sea el gobierno que se instaure, esperamos intercambiar embajadores”, dijo el funcionario del Departamento de Estado a periodistas.

Durante una sesión informativa realizada bajo condición de anonimato, el diplomático recordó que el subsecretario de Estado para Asuntos Políticos, David Hale, anunció en enero durante una visita a Bolivia la intención de Washington de reanudar los lazos diplomáticos completos con La Paz luego de un turbulento vínculo con Morales, promotor del “socialismo del siglo XXI”.

La crisis estalló en 2008 cuando Morales expulsó al entonces embajador estadounidense, Philip Goldberg, acusándole de apoyar a un movimiento de derecha que supuestamente pretendía escindir Bolivia. Washington echó en reciprocidad al representante de La Paz. Después, Morales expulsó también del país a la agencia estadounidense antidrogas DEA y al organismo de cooperación USAID.

En los últimos doce años la diplomacia entre ambos países ha funcionado a nivel consular y con un encargado de negocios. Pero tras la renuncia de Morales, el 10 en noviembre en medio de una convulsión social, el gobierno interino encabezado por Jeanine Áñez ha dado un viraje en política exterior, distanciándose de Cuba y Venezuela, aliados políticos del exgobernante, y acercándose a Estados Unidos.

El alto funcionario estadounidense destacó la labor de Áñez, quien era segunda vicepresidente del Senado cuando asumió la presidencia interina de Bolivia el 12 de noviembre.

“Ha habido un debate de ida y vuelta sobre los límites de lo que puede hacer el gobierno de transición, pero el hecho de que haya hecho el trabajo principal de establecer un calendario electoral y ponerlo en marcha creo que es un logro increíble. Y que se hizo pacíficamente”, dijo.

Bolivia volverá a las urnas el 3 de mayo, luego de que las elecciones del 20 de octubre fueran anuladas después de que una auditoría de la Organización de los Estados Americanos (OEA) que estableció una “manipulación dolosa” a favor de Morales, quien tras dimitir se refugió primero en México y luego en Argentina.

“Es probablemente la elección más importante en la historia del país”, dijo el alto diplomático, sin señalar las preferencias de Washington por ninguno de los contendientes.

Según los últimos sondeos, Luis Arce, candidato por el partido de Morales Movimiento al Socialismo (MAS), lidera la intención de voto con el 32% de apoyo, seguido del expresidente centrista Carlos Mesa, quien quedara segundo en las cuestionadas elecciones de octubre pasado, con el 23%, y de la derechista Áñez, con el 21%.

Morales, sobre quien la fiscalía boliviana abrió un proceso penal por fraude electoral, fue inhabilitado como candidato al Senado.

Página Siete