EEUU impone sanciones a la petrolera rusa Rosneft por comercializar con Venezuela

EE.UU. impone sanciones ilegales contra una filial de la petrolera rusa Rosneft por comercio con Venezuela

El gobierno de Estados Unidos anunció este martes lo que ellos denominan «sanciones» contra la empresa suiza Rosneft Trading SA (que forma parte de la estructura de la petrolera estatal rusa, Rosneft), por sus vínculos con Venezuela. También puso en la mira a la española Repsol, a la que pedirá que «cambie» sus actividades con Caracas. La «sanción» a la filial de Rosneft también alcanzó al presidente de su junta directiva, Didier Casimiro. El diputado opositor venezolano Juan Guaidó calificó la medida como «una victoria».

«Rosneft Trading S.A. y su presidente negociaron la venta y el transporte de petróleo crudo venezolano (…) EE.UU. está decidido a evitar el saqueo de los activos petroleros de Venezuela por el corrupto régimen de (Nicolás) Maduro», dijo el secretario del Tesoro de EE.UU., Steven T. Mnuchin.

El funcionario designado por Estados Unidos como enviado para Venezuela, Elliott Abrams, en una conferencia de prensa convocada para dar mayores detalles sobre estas medidas, dijo que el comercio de Rosneft ha facilitado el envío de 2 millones de barriles a África occidental en enero pasado y un millón a Asia en septiembre de 2019.

Además, según Abrams, la compañía planificó la exportación de forma conjunta de 55 millones de barriles de petróleo, en los últimos cuatro meses del año pasado.

Por ello, señaló que la medida estadounidense «es una reacción al amplio crecimiento de esta empresa sobre el petróleo venezolano» y advirtió que «todos los que participen en transacciones con Rosneft podrían estar sujetos a sanciones».

Como resultado de las sanciones ilegales impuestas este martes, todas las propiedades e intereses de Rosneft Trading S.A. y de Casimiro en EE.UU. quedaron congeladas.

Por su parte, el diputado venezolano Juan Guaidó, que el gobierno estadounidense reconoce como supuesto «presidente interino» de Venezuela, celebró las sanciones, calificándolas como «una victoria».

En enero de 2019, EE.UU. impuso fuertes medidas coercitivas (denominadas por ellos «sanciones») contra la estatal Petróleos de Venezuela SA (PDVSA), luego de reconocer a Juan Guaidó como «presidente encargado» del país suramericano. Entonces, Washington congeló todos los activos de la compañía y prohibió que los ciudadanos y empresas estadounidenses hicieran negocios con la petrolera venezolana.

Sin embargo, petroleras como Rosneft han fortalecido los lazos con el país suramericano. En octubre pasado, la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de Venezuela aprobó la modificación parcial de un acuerdo de cooperación en materia gasífera con Rusia, con el objetivo de exonerar de impuestos a la petrolera rusa, para facilitar las operaciones de la firma y como medida para contrarrestar las sanciones estadounidenses.

La respuesta de Rusia

Desde el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia expresaron su rechazo a la ampliación de medidas coercitivas por parte de EE.UU. a entidades rusas.

Sin embargo, manifestaron que las sanciones ilegales «no han influido y no podrán influir en la política rusa en asuntos internacionales, entre ellos la interacción con las autoridades legítimas de Venezuela, Siria, Irán y cualquier otro país».

Explican que estas medidas de Washington «socava cada vez más el libre comercio mundial por el que los estadounidenses abogan tanto y aumenta las tensiones a nivel internacional».

Amenazas a Repsol

En la rueda de prensa, Abrams señaló que mantienen conversaciones con España, para tratar de que Repsol modifique su relación con el país suramericano.

«Tendremos más conversaciones con funcionarios españoles y con Repsol (respecto a Venezuela) y esperamos que a medida que avancemos, las actividades de Repsol cambien«, dijo Abrams, al ser consultado sobre las actividades de la petrolera española en territorio venezolano.

A principios de febrero, el presidente de Repsol, Antonio Brufau, dijo que la compañía española «lleva 20 años en Venezuela» y espera que «al menos, cumpla 20 años más».

«Sea un Gobierno o sea otro, lo que queremos es siempre lo mejor para los venezolanos», añadió Brufau, en declaraciones a la prensa en el VII Simposio Empresarial Internacional de la Fundación para la Sostenibilidad Energética y Ambiental (Funseam).

Compañías en la mira

Hace dos semanas, un alto funcionario estadounidense, que pidió el anonimato, en una rueda de prensa telefónica, informó que EE.UU. incrementará la presión contra el Gobierno del presidente Nicolás Maduro en Venezuela y, para ello, se contemplan sanciones a empresas petroleras.

«Ya sea Rosneft, Reliance (India), Repsol o Chevron aquí en los EE.UU., yo tendría cuidado respecto a sus actividades en Venezuela que apoyan directa o indirectamente a la dictadura de Maduro», dijo.

Sobre ese anuncio, este martes se evidenció que las sanciones comenzaron contra la filial de Rosneft.

«Habrá más pasos y más presión en las próximas semanas y meses», amenazó Abrams en la conferencia de prensa.

Alba Ciudad


Canciller Jorge Arreaza responde ante sanciones ilegales contra Rosneft: Son nuevos delitos de lesa humanidad contra el pueblo venezolano

El canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, rechazó este martes las medidas coercitivas o «sanciones» ilegales que el gobierno de los Estados Unidos anunció horas antes en contra de la empresa suiza Rosneft Trading, filial de la petrolera estatal rusa Rosneft, por sus vínculos con Venezuela.

Durante un discurso en el Congreso Bolivariano de los Pueblos, Arreaza señaló que dicha empresa trabaja con Pdvsa en la comercialización del petróleo venezolano. «La medida es contra el pueblo venezolano; es contra los trabajadores y trabajadoras de Pdvsa; es contra la posibilidad de que produzcamos y vendamos más petróleo, para tener más ingresos para las viviendas, para la salud, la infraestructura, la alimentación y la vida».

Señaló que los trabajadoras de Pdvsa, al igual que lo hicieron los de Conviasa la semana pasada, «ya se activaron para defender a su industria, para levantar la cara y producir más que nunca, a pesar de las medidas y acciones que se tomen desde Estados Unidos».

Denunció que las medidas coercitivas estadounidenses violan principios en los que Estados Unidos supuestamente cree, tales como el libre comercio y la libre empresa, «para afectar a las empresas rusas y que las estadounidenses copen espacios en el mercado y se queden con ganancias», afectando la producción y comercialización petrolera en Venezuela.

«Es un círculo perverso desde Washington para afectar al pueblo venezolano», explicó.

Delitos de lesa humanidad
Arreaza también destacó que este tipo de acciones son crímenes de lesa humanidad, razón por la cual acudieron la semana pasada a la Corte Penal Internacional a colocar denuncias contra el gobierno de Estados Unidos.

«El Departamento del Tesoro se ha convertido en el Pentágono económico, es decir, en el Ministerio de la Guerra a través de la economía, porque las medidas coercitivas unilaterales terminan siendo armas de destrucción masiva. ¡Son como bombas que caen sobre los pueblos!», dijo Arreaza.

Se refirió a los apagones de alcance nacional ocurridos el año pasado en Venezuela, de los cuales destacó que no sólo hubo un ataque cibernético contra las instalaciones eléctricas, sino que las empresas extranjeras responsables de ayudar a recuperar el sistema no lo hicieron. «¿Dónde está el servicio que inmediatamente debió haber prestado General Electric o Siemens como empresa, para ayudar a recuperar el sistema que tiene su tecnología, y que ellos tienen incluso compromisos contractuales de garantía y mantenimiento con nuestra industria? No. No pueden venir a Venezuela, porque entonces nos castigan, nos sancionan. Y allí están las consecuencias».

Destacó que este tipo de uso de la fuerza está prohibido por la Carta de las Naciones Unidas, que también prohíbe las amenazas del uso de la fuerza, que constantemente se han aplicado contra Venezuela, en particular en agosto de 2017.

También explicó que las sanciones ilegales son generalizadas y afectan a todo el pueblo de Venezuela, incluyendo a la población civil. Son sistemáticas, se han aplicado semanalmente y casi diariamente en los últimos tiempos. Además, son producidas por un Estado o una organización. Por estas razones, estas sanciones sí califican como delitos de lesa humanidad, según el canciller venezolano.

Más temprano, Arreaza señaló en su cuenta Twitter que «las medidas coercitivas unilaterales de Estados Unidos contra Rosneft Trading, van dirigidas contra nuestra industria petrolera, sus trabajadores y la economía venezolana. Siguen agrediendo al pueblo de Venezuela, tratando de generar sufrimiento y dificultades».

Añadió que estas medidas arbitrarias contra la empresa rusa Rosneft Trading, «violan el derecho al libre comercio y a la libre empresa. Sumaremos estas acciones unilaterales a la denuncia penal que hemos introducido contra los funcionarios estadounidenses ante la Corte Penal Internacional».

También señaló que la Fiscalía de la Corte Penal Internacional «debe identificar, no sólo a los responsables de emitir estas medidas perversas en Washington, sino también a aquellos indolentes confesos que las solicitan y las celebran en Venezuela. La Justicia venezolana, hará la propio».

Alba Ciudad


Rusia dice que sanciones de USA no afectarán su cooperación con Gobierno de Maduro

Rusia rechazó las sanciones adoptadas por Estados Unidos contra Rosneft Trading, filial de la petrolera estatal rusa Rosneft, aduciendo que no afectarán a sus relaciones con el Gobierno venezolano de Nicolás Maduro.

“Rusia rechaza categóricamente las sanciones unilaterales con la ayuda de las que EEUU aspira a lograr la hegemonía global e intenta someter a todo el mundo bajo su voluntad”, declaró la Cancillería rusa en un comunicado.

Con todo, añade, “éstas (sanciones) no repercuten y no pueden repercutir en la política rusa en los asuntos internacionales, incluida la cooperación con las autoridades legítimas de Venezuela, Siria, Irán o cualquier otro país”.

Moscú denunció que, además de utilizar las sanciones con “fines geopolíticos”, Washington acostumbra a utilizar dichas medidas con el “deseo trivial” de crear mejores condiciones para sus compañías, que no resisten una “competencia justa” con los productores rusos en el mercado internacional.

“Los últimos dos casos pertenecen a esa clase”, agregó, en referencia también a las sanciones adoptadas la pasada semana contra varias empresas rusas del sector militar.

En opinión de Rusia, la política sancionadora estadounidense es “destructiva” y mina el libre comercio internacional.

“Ya es hora de que los políticos en Washington entiendan que con la presión económica y militar sobre Rusia no lograrán nada, sólo profundizar la crisis en las relaciones bilaterales”, subraya.

La Casa Blanca anunció sanciones económicas contra Rosneft Trading por ayudar a Venezuela en el comercio internacional de petróleo y ha advertido a otras empresas energéticas de medidas similares si colaboran con el Gobierno de Nicolás Maduro.

“Esta es una reacción al creciente y cada vez más importante papel de Rosneft en los asuntos de Venezuela”, informó un alto funcionario estadounidense, quien ha añadido que la empresa rusa está “comercializando más de la mitad del petróleo que sale de Venezuela y evadiendo activamente las sanciones” ya existentes contra ese país.

En concreto, explicó que en enero de este año gestionó en nombre de la compañía estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) el envío de dos millones de barriles de crudo venezolano a África Occidental.

Washington ya había avisado a comienzos de este mes de febrero a la compañía rusa y a otras grandes empresas energéticas, como la estadounidense Chevron, la española Repsol y la india Reliance, de su intención de aplicar sanciones a quienes comercien con Caracas.

El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, se reunió el pasado 7 de febrero en Caracas con Maduro, al que ofreció más cooperación militar y comercial pese a las sanciones estadounidenses.

Tras dicha visita, el enviado especial de EEUU para Venezuela, Elliot Abrams, advirtió de que Rusia “pronto” descubriría que su apoyo a Maduro “ya no será gratuito”.

Sumarium


“Veremos qué pasa”… Trump dice que vigila a Venezuela “muy de cerca”

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, calificó este martes de “muy fuertes” las sanciones que el país impuso a Rosneft Trading, una empresa subsidiaria de la petrolera rusa Rosneft, por hacer negocios con el madurismo.

“Hemos puesto sanciones adicionales, sanciones muy fuertes, contra Venezuela”, indicó Trump ante los medios desde la Base de la Fuerza Aérea Andrews, al tiempo que aseguró que Estados Unidos vigila a Venezuela “muy de cerca”. “Veremos qué pasa”, agregó.

Asimismo, se refirió a Juan Guaidó, reconocido como presidente encargado de Venezuela por casi 60 países y la OEA, y especificó que “es la persona que, ahora mismo, Venezuela prefiere”.

Estados Unidos sancionó a Rosneft Trading y a su presidente, Didier Casimiro, en el marco de la ofensiva anunciada por la Administración norteamericana para aumentar la presión sobre el Gobierno en disputa de Nicolás Maduro.

En concreto, el Departamento del Tesoro estadounidense documentó operaciones de la petrolera con crudo venezolano, que incluyen envíos a África y Asia. Las sanciones implican que todas las propiedades e intereses de la compañía y de Casimiro en Estados Unidos quedarán confiscados.

El Departamento de Estado había avisado en las últimas semanas de que vigilaría las actividades de las empresas que hacen negocios “directa o indirectamente” con el Gobierno en disputa de Maduro, entre ellas Rosneft, la española Repsol o la estadounidense Chevron.

Sumarium


Guaidó calificó de “victoria” sanción de EE UU contra la filial petrolera Rosneft

El líder opositor y presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, celebró como una “victoria” las sanciones anunciadas este martes 18 de febrero por Estados Unidos contra una subsidiaria de la petrolera estatal rusa Rosneft por comerciar crudo de Venezuela, permitiendo al gobierno de Nicolás Maduro evadir un embargo de Washington.

“Ha sido sancionada la petrolera rusa Rosneft Trading S.A. por ser cómplice de la dictadura. ¡Esta noticia es una victoria!”, tuiteó Guaidó, jefe parlamentario.

“Quien apoye al dictador, sea quien sea, venga de donde venga, deberá asumir las consecuencias”, agregó el dirigente difundiendo el comunicado del Departamento del Tesoro que formaliza las medidas contra la filial.

Estados Unidos acusa a Rosneft Trading de negociar “la venta y el transporte de petróleo venezolano”, dijo en el documento el secretario del Tesoro, Steven T. Mnuchin.

Así, según comentó un funcionario del gobierno estadounidense bajo condición de anonimato, esa empresa “ha proporcionado la mayor parte de los recursos financieros del régimen de Maduro”, con lo que este “ha estado evadiendo las sanciones” impuestas por Washington.

Desde abril de 2019, en su paquete de restricciones financieras para forzar la salida del poder del gobernante socialista, entró en vigencia una prohibición de la Casa Blanca de negociar crudo venezolano.

Rusia es, junto a China, uno de los principales aliados de Maduro, que acusa a Estados Unidos de una batería de “sanciones criminales” contra el país petrolero. Moscú y Pekín son los mayores acreedores de la deuda externa venezolana, estimada en 140.000 millones de dólares.

Venezuela vive un colapso económico agudizado desde la llegada al poder de Maduro en 2013, que provocó la huida del país de 4,8 millones de personas, según la ONU.

Panorama