El gobierno de Ecuador pide acelerar préstamo del Banco Mundial y afirma que habrá una quita “gradual” de subsidios al combustible

Visita a Estados Unidos: el gobierno de Lenín Moreno pide acelerar la entrega de préstamos del Banco Mundial

El último día de la visita oficial del gobierno ecuatoriano a Estados Unidos se caracterizó por la solicitud de recursos. El mandatario Lenín Moreno y su gabinete conversó con el presidente del Banco Mundial, David Malpass, para pedir acelerar los créditos pactados.

De los 10.200 millones de dólares en préstamos, acordados con organismos multilaterales, cerca de 2.000 millones corresponden al Banco Mundial. Dentro de ese acuerdo, en marzo debían llegar 300 millones de dólares. Ecuador, sin embargo, quiere subir ese monto.

¿A cuánto? El ministro de Economía y Finanzas, Richard Martínez, no quiso adelantar cifras para no entorpecer las conversaciones. Dijo, sin embargo, que se mantendrán nuevas reuniones para establecer el monto que llegaría el próximo mes.

Martínez destacó, además, que el Banco Mundial no pidió que se elimine el Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (Biess) sino que habló de un mejoramiento de operaciones. Si el banco internacional pidiera algo así, enfatizó el funcionario, no se acataría la propuesta.

El encuentro con Malpass no fue el único de la jornada. Moreno y su equipo conversó con Luis Almagro, presidente de la Organización de Estados Americanos (OEA), para ratificar el apoyo a su candidatura a la reelección y cuestionar la situación venezolana.

Sobre esa cita, el canciller José Valencia aseguró que se apoya la candidatura de Almagro porque está alineado a la tendencia ecuatoriana. Dijo, también, que no se respalda a la ecuatoriana María Fernanda Espinosa porque su candidatura llegó después del compromiso con el presidente actual del organismo.

Expreso


Ecuador espera un desembolso de $ 300 millones por parte del Banco Mundial

El presidente de la República, Lenín Moreno, mantuvo una reunión con el principal del Banco Mundial, David Malpass, la mañana de este viernes 14 de febrero, en Washington, Estados Unidos.

En la cita, también estuvo el ministro de Economía y Finanzas, Richard Martínez, quien indicó que “fue una reunión exitosa. Para marzo teníamos previsto recibir unos $ 300 millones”.

El Secretario de Estado acotó que el gobierno ecuatoriano continuará con el trabajo en conjunto con el Banco Mundial, con la finalidad de obtener mayores beneficios para la economía del país.

La de este 14 de febrero de 2020 fue la segunda entre Moreno y Malpass. La primera ocasión fue en abril de 2019. El encuentro de aquella vez fue en Washington.

En aquella ocasión se conoció que el acuerdo entre Moreno y el Banco Mundial fue la entrega de $ 500 millones por parte de la entidad, que se suman a otros $ 350 millones, destinados para el trabajo económico y social del Gobierno.

En total, el Banco Mundial entregará $ 1.700 millones para el Plan Prosperidad del Gobierno Nacional, entre 2019 y 2021.

El Telégrafo


Ecuador buscará retirada ‘gradual’ de subsidios, reitera Richard Martínez

Ecuador mantiene el “objetivo” de retirada “gradual” de los subsidios a los combustibles tras las protestas de final del pasado año, ya que son un “lastre” y considera al FMI como respaldo clave al encarar un año “desafiante”, indicó este jueves 13 de febrero del 2020 el ministro de Economía, Richard Martínez.

“Aunque nos tocó retirar la propuesta, el objetivo es ir haciéndolo de manera gradual a través de una focalización específica”, afirmó Martínez en una entrevista durante una visita a la capital estadounidense junto con el presidente Lenín Moreno.

“El objetivo no cambia: lo que cambia es el camino, la velocidad y el método”, remarcó, al subrayar que estos subsidios son “un lastre para el país, y tiene un efecto fiscal fuerte”.

A juicio del ministro es “una cuestión ética”, ya que “cerca del 75% de los subsidios benefician a las personas que más tienen, sobre todo, en gasolina”.

“Lo que tenemos que hacer es ampliar la cobertura de protección social para las personas de menores recursos”, aseveró.

Reconoció que los graves disturbios y protestas, que se saldaron con una decena de muertos y más de 1 500 heridos, fueron “momentos complejos” para Ecuador “no solo en la parte económica, sino también en la parte social”.

Supusieron, además, restar cerca un 1% de crecimiento económico el pasado año, un “golpe muy severo”, en palabras de Martínez durante el encuentro en la sede de la misión permanente de Ecuador ante la Organización de Estados Americanos (OEA).

El Gobierno liderado por Moreno pretendía recaudar unos USD 1 400 millones anuales con la eliminación de subsidios a los combustibles, una medida que finalmente fue derogada.

Según las últimas previsiones del Banco Central de Ecuador, 2019 acabó con un crecimiento negativo de 0,1 % y para 2020 se espera un leve repunte del 0,7 %.

“Este año va a ser mejor que el anterior, pero todavía con muchas complejidades en el camino”, señaló Martínez.

La polémica retirada de los subsidios fue anunciada en el marco del programa de asistencia financiera del Fondo Monetario Internacional (FMI) por valor de USD 4 200 millones, lo que generó críticas de intervencionismo a la institución financiera internacional.

Martínez rechazó estas acusaciones: “Muchas veces se estigmatiza este tipo de reformas como imposiciones de organismos multilaterales”.

“El FMI es parte de la solución. Muchas veces se cree que llega a los países, y es a la inversa. Los países van al Fondo cuando tienen una situación de estrés financiero muy compleja, y eso es lo que ha hecho el Ecuador”, recalcó.

Especialmente, dijo, ante el difícil contexto global “con el coronavirus, la bajada del precio del petróleo y el creciente nerviosismo”.

“Es ahí cuando toma mucho más valor el acuerdo con las multilaterales, en estas épocas de estrés, para tener acceso a financiamiento oportuno, barato y de largo plazo”, sostuvo.

A finales del año pasado, el Fondo aprobó un nuevo desembolso por USD 498,4 millones, dentro del programa asistencia del organismo hasta 2021.

“Estamos buscando varios mecanismos para evitar que, en medio de la consolidación fiscal, la economía se contraiga”, indicó Martínez.

En este sentido, se mostró sorprendido por la reciente decisión de Moodys de rebajar la calificación crediticia de Ecuador.

“Nos llamó la atención, no vemos nada que haya cambiado. Debería haber habido un hecho muy relevante. No lo hemos visto, y no ha sido explicado. Nos parece que es temprano en enero de 2020 ofrecer perspectivas para 2022. Tenemos mucha argumentación para demostrar que el trabajo que tenemos por delante también incluye mejorar los perfiles de vencimiento de la deuda”, reflexionó sobre las dudas acerca de la sostenibilidad de la deuda ecuatoriana.

Pero ello, advirtió, “sin ninguna hostilidad” y “todo con operaciones de mercado”.

“El proceso de reestructuración de la macroeconomía ecuatoriana busca recuperar la confianza de los mercados, en 2008 se hizo un default que dejó muy mal parado al país. Nosotros no estamos bajo ninguno concepto en esa línea”, apuntó.

Martínez acompañó este miércoles a Moreno en la reunión en la Casa Blanca con el presidente de EE.UU. Donald Trump, en la primera visita oficial de un jefe de Estado ecuatoriano a Washington en casi dos décadas.

Asimismo, participó en un acto en la Cámara de Comercio y tiene previsto reunirse mañana viernes con David Malpass, presidente del Banco Mundial, organismo que también ha contribuido con fondos a Ecuador.

El Comercio


VOLVER