Elecciones en Bolivia: promotores del golpe de Estado no logran la unidad y surgen acusaciones cruzadas entre opositores al MAS

Cumbre por la unidad no articula bloque único y frentes sólo cruzan reproches

El “Encuentro nacional por la unidad de Bolivia” no logró articular un bloque único para hacerle frente al Movimiento Al Socialismo (MAS) y, entre otras cosas, acordó volver a reunirse en dos meses para evaluar la campaña electoral.

Los políticos que participaron ayer de la reunión convocada por el Comité Pro Santa Cruz intercambiaron reproches y dejaron para la posteridad un “acuerdo” de cinco puntos, entre los que prometen no hacer guerra sucia y sellar acuerdos para garantizar la gobernabilidad de las alianzas que logren tener representatividad en la Asamblea.

La reunión pactada para las nueve de la mañana comenzó con una hora de retraso. Jorge Tuto Quiroga, por la Alianza Libre 21; Carlos Mesa y Gustavo Pedraza, de Comunidad Ciudadana (CC); Luis Fernando Camacho y Marco Pumari, de Creemos; Chi Hyun Chung, del Frente Para la Victoria (FPV), y Jeanine Añez junto a Samuel Doria Medina, de Juntos, acudieron al llamado de los cívicos cruceños.

Antes de ingresar a la reunión, los candidatos conversaron con la prensa y anunciaron abrir el diálogo para unificar criterios.

Camacho pidió que el encuentro no se realice “entre cuatro paredes” y hasta amenazó con retirarse si no se permitía el ingreso de la prensa a la reunión. Ese sólo fue el primer episodio que protagonizó, porque luego cruzó críticas y acusaciones con el ministro de Gobierno, Arturo Murillo.

El candidato de Libre 21 aseguró que el encuentro sirve “para recuperar la democracia”, pero que la prioridad del próximo gobierno debe ser la economía.

“Estoy de acuerdo que generemos unidad en relación a las propuestas, (pero) empezar a unirse por consigna o en función a intereses… para eso yo no soy; yo digo una cosa y la mantengo (…). El año pasado tocó recuperar la democracia, ahora toca recuperar la economía y soy el único que tiene una propuesta”, sostuvo.

En el caso de Mesa, afirmó que acudió al llamado “para ver si se puede encontrar las respuestas que el país pide” y añadió que acordar un bloque no será fácil.

“Vamos a escuchar lo que plantea el comité, como los planteamientos de los otros candidatos. No hay que descartar nada, no es una cuestión fácil, no hay una lógica de decir que esto es automático, pero vamos a hacer los mejores esfuerzos”, sostuvo.

Además de la presencia de los candidatos, los líderes de la vieja oposición, como Manfred Reyes Villa, Mario Cossío, Jhonny y Leopoldo Fernández se presentaron en la sede del comité.

Una vez iniciado el encuentro, la Jefa de Estado y ahora candidata por la alianza Juntos confesó haberse sentido “utilizada” durante la transición de gobierno, y hasta se declaró ofendida con los comentarios de que fue “empujada” a presentar su candidatura en los comicios.

“Todo lo que hemos hecho hasta ahora, lo hemos hecho con el convencimiento de que lo hacemos por la patria, aquí no hay ningún interés, hasta me ofenden cuando dicen: ‘terceros la están empujando’ (a la candidatura), como si yo no tuviera criterio propio (…). Considero que es irrespetuoso que me hayan utilizado solamente para que yo esté exponiéndome”, señaló Añez.

Al cabo de seis horas de reunión, los candidatos acordaron la firma de un acuerdo de cinco puntos, entre los cuales se establece organizar un segundo encuentro, dentro de dos meses.

Acuerdo por la unidad

El primer punto del acuerdo dispone que las organizaciones y alianzas “se comprometen a asegurar que la tiranía y la dictadura no volverán a gobernar Bolivia”.

En segundo lugar, el documento establece que los frentes políticos, “con el fin de asegurar la gobernabilidad del país y recuperar la democracia plena”, se comprometen a impulsar un “consenso parlamentario” que garantice una gestión pacífica.

El tercer acuerdo manifiesta que las organizaciones y alianzas realizarán “una campaña electoral limpia, pacífica y tolerante”.

Los frentes que participen de las elecciones de mayo también se comprometieron -como cuarto punto- a transparentar los recursos que serán utilizados en sus campañas electorales.

Por último, los candidatos acordaron que en un plazo de dos meses, el viernes 3 de abril, se volverán a reunir “para evaluar el desarrollo de la campaña y evitar la dispersión del voto”.

Camacho y Murillo cruzaron acusaciones

El candidato a la Presidencia por la alianza Creemos, Luis Fernando Camacho, y el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, escribieron un capítulo aparte en el “Encuentro por la unidad de Bolivia”.

El extitular del Comité Pro Santa Cruz acusó a la autoridad de presionar a los perseguidos políticos para que no apoyen su candidatura.

“Señora Presidenta (…) usted no debe estar al tanto de que su Gobierno, a través del ministro Murillo, presiona a nuestros presos y perseguidos políticos para que no apoyen a Camacho por sus juicios que tienen pendientes”, manifestó el líder cruceño.

Después de escuchar la denuncia, Murillo esperó la oportunidad para responder a las acusaciones del candidato de la alianza Creemos.

“Voy a mirar a los ojos a mis dos amigos (Mario Cossío y Manfred Reyes Villa) y los voy a invitar a que me digan cuándo los he amenazado (…). Yo, señor Camacho, he sufrido persecución política, me he defendido de 17 juicios, y cuando el dictador escapaba, ordenó matar a mi familia”, manifestó la autoridad.

Más tarde, luego de la reunión, las acusaciones entre el candidato y el ministro continuaron, pero a través de mensajes en las redes.

“Desmiento cobarde acusación, pido a Mario Cossío y a Manfred Reyes Villa digan si alguna vez se los presionó. No grabo, no extorsiono”, publicó en Twitter Murillo.

Camacho no tardó en utilizar su cuenta en Facebook para asegurar que va a eliminar el “sistema corrupto que responde a los intereses de los políticos de siempre”.

“Ayer fue Romero, hoy es Murillo, si no renovamos el Estado ahora, seguiremos siendo víctimas del mismo abuso de siempre. Si no cortamos el problema de raíz, ninguna de las otras propuestas va a funcionar”, compartió el expresidente del Comité Pro Santa Cruz.

Página Siete


Camacho acusa a Murillo de presionar a los perseguidos políticos y ministro responde que él no graba ni extorsiona

El candidato de la alianza Creemos, Luis Fernando Camacho, acusó este sábado al ministro de Gobierno, Arturo Murillo, de presionar a políticos que estuvieron exiliados para que le quiten su apoyo en las elecciones del 3 de mayo.

La denuncia de Camacho se dio durante su intervención durante el encuentro llamado por los cívicos para que los candidatos logren unidad de cara a los comicios.

“Señora presidente, usted no debe estar al tanto de que su Gobierno, a través del ministro (Arturo) Murillo, presiona a nuestros presos y perseguidos políticos para que no apoyen a Camacho por sus juicios que tienen pendientes”, dijo Camacho durante su intervención en esta reunión.

El excívico aseguró además que está recibiendo todo tipo de presiones en torno a su candidatura. “No voy a hablar del amedrentamiento que vivo, porque no le tuvimos miedo al MAS, no le vamos a tener miedo al actual”, señaló.

Murillo respondió de inmediato y pidió pruebas de las acusaciones de Camacho, primero lo hizo en la reunión con los cívicos y luego en Twitter.

“Desmiento cobarde acusación, pido a Mario Cossío y Manfred Reyes Villa digan si alguna vez se los presionó. No grabó. No extorsiono”, escribió.

Unitel


Jeanine Áñez dice que nadie está detrás de ella, que toma sus propias decisiones

Jeanine Áñez manifestó que tiene suficiente criterio para haber decidido su candidatura en las elecciones generales y que nadie está detrás de ella en esa decisión. Señaló sentirse ofendida por las críticas que la señalan que estaría incurriendo en las mismas prácticas de Evo Morales cuando estaba en el gobierno.

“Me faltan el respeto cuando dicen que estoy haciendo las mismas prácticas del Movimiento Al Socialismo (MAS). He recibido muchos mensajes para que me desanime”, señaló Áñez, durante su intervención en el encuentro convocado por el Comité pro Santa Cruz, con el objetivo de evitar la dispersión del voto.

La mandataria reiteró que no estaba en sus planes ser candidata y aseguró que buscó la unidad entre los actores políticos contrarios al MAS; sin embargo, no se pudo concretar un solo bloque que dispute las elecciones.

Agregó también sentirse ofendida por los comentarios que señalan que ha recibido presión de su entorno para ser candidata en las elecciones generales. “Como si yo no tuviera criterio propio, como si no pudiera tener mis decisiones y no darme cuenta de lo que está pasando en el país”, indicó.

Según Áñez, la alianza Juntos que la postula a la Presidencia, logró un bloque con cinco agrupaciones y partidos políticos (Movimiento Demócrata Social, Sol.bo, Unir, Todos y Unidad Nacionales). Valoró el aporte que puede brindar Samuel Doria Medina para impulsar la economía del país.

“En algún momento me intentaron descalificar por no tener los conocimientos para administrar esa economía precaria que nos dejó el MAS, pero tuvimos la certeza de buscar un acompañante como Samuel que conoce a los números, además del aporte del ministro de Economía, José Luís Parada”, agregó.

El Deber


CC ratifica a Pedraza y Mesa cree que dupla puede lograr la unidad

El candidato a la Presidencia por la alianza Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Mesa, ratificó ayer como su acompañante de fórmula al cruceño Gustavo Pedraza. El relanzamiento de la dupla se hizo luego de una visita que ambos efectuaron al Instituto Oncológico de Santa Cruz. “Es una candidatura legítima, que puede ser una candidatura de unidad”, subrayó Mesa.

“No hay razón para establecer un cambio a medio camino. Creemos que el proceso electoral es un proceso interrumpido y lo entendemos (…), habríamos ganado en segunda vuelta sin ninguna duda. Eso nos da la confianza de oficializar, de ratificar, a nombre de CC, la alegría y orgullo que me da contar con Gustavo Pedraza como candidato a vicepresidencia”, dijo Mesa.

Al igual que el líder de la alianza, el vicepresidenciable resaltó el apoyo que recibieron en las elecciones del 20 de octubre de 2019. Señaló que la ratificación del binomio de CC demuestra coherencia y consistencia.

“Los equipos ganadores no se cambian, tienen que mejorar su desempeño y nosotros recibimos el apoyo el 20 de octubre y ese apoyo expresa confianza. Ofrecemos certeza, coherencia, consistencia. Esta candidatura no es una aventura, está estructurada por un binomio, por un equipo nacional de candidatos a senadores, senadoras, diputadas y diputados para resolver los problemas del país”, expresó.

Mesa presentó por primera vez a Pedraza como su acompañante de fórmula el 27 de noviembre de 2018. En esa oportunidad lo destacó como una de las personas con mayor conocimiento en temas de desarrollo sostenible.

“La solidez de una propuesta no cambia al vaivén del viento y no cambia al vaivén del sentido de oportunidad. Creemos que si algo le dio consistencia, seriedad y fortaleza a nuestra candidatura, no sólo es el programa Soluciones ni sólo el candidato presidencial, sino también, y de manera muy importante, el candidato vicepresidencial Gustavo Pedraza”, reafirmó ayer Mesa.

El candidato a la Presidencia confirmó que hoy asistirá al encuentro “por la unidad” que organizan los cívicos de Santa Cruz. “Estaremos presentes como corresponde, porque todo lo que tiene que ver con un llamado a la unidad siempre será escuchado”, manifestó.

No obstante, Mesa descartó la posibilidad de declinar su candidatura, cuando fue consultado al respecto. Señaló que CC obtuvo un respaldo importante en los comicios pasados y que por lo mismo esa alianza podría ser una “candidatura de unidad”.

“Con Gustavo Pedraza luchamos durante un largo año en una campaña electoral durísima, que nos permitió llegar a un resultado extraordinario, derrotamos al MAS. Tenemos 2,3 millones de votos que creyeron en nuestra propuesta (…). Creemos tener una propuesta de Estado y en ese contexto creemos que es una candidatura legítima que puede ser de unidad sin duda alguna”, expresó.

Página Siete


Jeanine Áñez anuncia a Samuel Doria como su compañero de fórmula para las elecciones en Bolivia

La presidenta de facto de Bolivia, Jeanine Áñez, anunció este viernes que Samuel Doria Medina, de Unidad Nacional, será su compañero de fórmula como vicepresidente por la Alianza Juntos.

«Es un hombre comprometido que trabajó y luchó toda su vida en favor de la democracia», dijo Áñez en un acto realizado en un hotel de La Paz.

El binomio Áñez-Doria buscará llegar a la Presidencia y Vicepresidencia del país en las elecciones del próximo 3 de mayo, bajo la Alianza Juntos, integrada por Demócratas, Unir de Tarija, Sol.bo y Todos.

En su cuenta de Twitter, el excandidato presidencial (2005, 2009 y 2014) señaló que tomó la decisión de apoyar la Alianza Juntos «con el propósito de alcanzar la reconciliación entre bolivianos y la estabilidad económica».

Cambio de parecer

No obstante, en otro tuit reconoció que se había molestado cuando supo de la postulación a la Presidencia de Áñez.

La decisión de la presidenta de facto de postularse candidata a las elecciones provocó una crisis interna de quienes vieron su anuncio como una traición a su planteamiento inicial: encabezar un Gobierno de transición que daría paso a la elección de un nuevo mandatario.

El domingo pasado, Doria publicó un artículo de opinión en El Correo del Sur oponiéndose a la reelección presidencial porque implica poner «todo el aparato del Estado a favor de una candidatura».

«El pueblo boliviano no acepta ver a quienes tienen el privilegio de dirigir los destinos colectivos usando su poder, así como los recursos de las instituciones estatales, que en principio les pertenecen a todos, para alterar las reglas democráticas y beneficiarse a sí mismos. (Y la presidenta Jeanine Añez haría bien en pensar en ello)», escribió.

Desde el partido Unidad Nacional, también habían expresado su apoyo pero para que Áñez concluyera su misión, «que no es otra que organizar las elecciones». «Su trabajo no es decidir quiénes serán o no serán candidatos. Que no arruine su gestión con cuestiones partidarias», señaló el partido en su cuenta de Twitter, dos días antes del anuncio.

Este día, Doria dijo que decidió aceptar la candidatura a la Vicepresidencia porque, a su juicio, Áñez «ha logrado liderar y expresar un movimiento que es mucho más grande que cualquiera».

La exsenadora Áñez se autoproclamó presidenta interina de Bolivia sin el quorum en el Senado y tras el golpe de Estado a Evo Morales el pasado 10 de noviembre. Previamente, tanto el jefe de las Fuerzas Armadas como el comandante general de la Policía de Bolivia habían sugerido al mandatario que dimitiera para buscar la estabilización de la nación.

Además, la activista María Galindo, del colectivo feminista Mujeres Creando, contó a RT que la llegada de Áñez al poder se decidió en una reunión entre delegados del opositor Luis Fernando Camacho, el entonces candidato presidencial Carlos Mesa, la Iglesia y representantes de otros países.

Galindo también criticó que Áñez sea candidata cuando ella misma nombró al presidente del Tribunal Electoral, «porque incurriría en aquello que se ha criticado a Morales».

La Época


VOLVER