Golpe de Estado en Bolivia: informe del Washington Post afirma que “no hay ninguna evidencia de fraude”

Un análisis publicado en el diario The Washington Post concluye que en Bolivia no hubo fraude electoral

cuatro meses y 11 días de las anuladas elecciones presidenciales del 20 de octubre, el diario estadounidense The Washington Post publicó este jueves un análisis de dos académicos expertos en temas electorales que concluye que “no hay ninguna evidencia estadística de fraude” en Bolivia, tal como denunció en su momento la Organización de los Estados Americanos (OEA).

“No hay ninguna evidencia estadística de fraude que podamos encontrar: las tendencias en el conteo preliminar, la falta de un gran salto en el apoyo a (Evo) Morales después del alto y el tamaño del margen de Morales parecen legítimos. En general, el análisis estadístico y las conclusiones de la OEA parecerían profundamente defectuosos”, concluyen los analistas John Curiel y Jack R. Williams, científicos investigadores del Laboratorio de Ciencia y Datos Electorales del MIT, en un artículo titulado “Bolivia descartó sus elecciones de octubre como fraudulentas. Nuestra investigación no encontró ninguna razón para sospechar fraude. Los bolivianos celebrarán una nueva elección en mayo, sin el derrocado presidente Evo Morales”.

Los expertos trabajaron sobre una “evidencia estadística” y observaron el informe de la OEA que se basa en “supuestos dobles” e “informes forenses” que mencionan “irregularidades” y que incluyen acusaciones de firmas falsificadas y alteración de las hojas de conteo, una cadena de custodia deficiente y un alto en el conteo preliminar de votos a través del sistema TREP (Transmisión de Resultados Electoral Preliminar).

Según el análisis, no existió una “diferencia estadísticamente significativa en el margen (que obtuvo Evo Morales) antes y después de la suspensión de la votación preliminar”. “Es muy probable que Morales haya superado el margen de 10 puntos porcentuales en la primera ronda”.

El expresidente Morales, por medio de su cuenta en Twitter, mencionó este jueves que es “una evidencia más del monumental robo que (Carlos) Mesa, (Jeanine) Áñez, (Luis Fernando) Camacho y (Luis) Almagro, hicieron a todos los bolivianos”.

Entretanto, el ministro de la Presidencia, Yerko Nuñez, sostuvo que el propio Morales reconoció que las elecciones del 20 de octubre debieron ser anuladas, “habló inclusive de fraude”. “Todos hemos visto en el país la manipulación del TREP. Vimos cómo los vocales electorales manejaron la elección; el propio Morales pidió nuevas convocatorias para elecciones y si lo dijo es porque sabía que hubo fraude en nuestro país”, dijo en rueda de prenesa esta tarde.

Curiel y Williams explicaron que “si el hallazgo de la OEA fuera correcto, esperaríamos ver el aumento en el margen de votación de Morales poco después de que se detuviera el conteo de votos preliminares, y el margen de elección resultante sobre su competidor más cercano sería demasiado grande para ser explicado por su desempeño antes de que se detuviera el conteo preliminar”.

Mencionan, además, que se halló evidencias de anomalías. “Encontramos una correlación de 0.946 entre el margen de Morales entre los resultados antes y después del corte en recintos contados antes y después del corte. Hay poca diferencia observable entre los recintos en los resultados antes y después de detener el conteo, lo que sugiere que no hubo irregularidades significativas. Nosotros y otros académicos dentro del campo contactamos a la OEA para obtener comentarios; la OEA no respondió”.

Según los expertos, también realizaron 1.000 “simulaciones” para ver si se podía predecir la diferencia entre el voto de Morales y el recuento del candidato al segundo lugar, utilizando solo los votos verificados antes de que se detuviera el conteo preliminar.

“En nuestras simulaciones, descubrimos que Morales podía esperar al menos una ventaja de 10,49 puntos sobre su competidor más cercano, por encima del umbral de 10 puntos porcentuales necesarios para ganar directamente. Nuevamente, esto sugiere que cualquier aumento en el margen de Morales después de la detención puede explicarse completamente por los votos ya contados”.

El equipo de expertos de la OEA presentó el 4 de diciembre de 2019 su conclusiones de lo ocurrido el 20 de octubre de se año y reafirmó sus conclusiones preliminares de irregularidades detectadas y estableció que en el 5% final del cómputo “se dio un aumento masivo e inexplicable de los votos del MAS”. Determinaron que fue ‘improbable” el triunfo del entonces oficialismo en primera vuelta.

La denuncia de fraude llevó al país a un convulsión social que concluyó con la renuncia de Morales al cargo el, 10 de noviembre, y la sucesión presidencial recayó en la entonces de la senadora opositora Jeanine Áñez.

La Razón


Análisis publicado en The Washington Post


VOLVER