El Salvador: la Fiscalía abre investigación por la militarización del Congreso

Fiscal abre investigación y advierte que procesará a quienes inciten a tomarse las instituciones

La Fiscalía General de la República (FGR) advirtió ayer por la tarde que procesará judicialmente a quienes estén incitando, a través de las redes sociales, a “tomarse por la fuerza” la Asamblea Legislativa para el próximo domingo para presionar a los diputados a que aprueben el préstamo de los $109 millones para la tercer fase del plan Control Territorial.

“Ante el contexto actual y en vista de que incluso se está desafiando y amenazando el orden público y constitucional, por medio de discursos y declaraciones en redes sociales, la Fiscalia General de la República exige respeto a la Constitución de la República”, señala el comunicado del ente fiscal.

Recordó que existe una investigación relacionada a los acontecimientos registrados el domingo 9 de febrero en la Asamblea Legislativa y “si la investigación iniciada arroja indicios de delito, se tomarán acciones legales contra las personas involucradas”.

Señala el ente fiscal que se reconoce el derecho a la libertad de expresión de los ciudadanos, pero “no al llamamiento a la violencia o amenaza de las instituciones en el ejercicio de las atribuciones constitucionales”.

Agregó que “el llamado de cualquier ciudadano a sustituir, intervenir o coaccionar de manera ilegítima a cualquier institución del Estado va en contra nuestra Constitución y atenta contra el Estado de Derecho”.

Por su parte, el diputado del PCN y encargado de la seguridad del parlamento, Reynaldo Cardoza, explicó que en los videos de seguridad de la Asamblea han encontrado que los soldados no sólo ingresaron al Salón Azul, también incursionaron en algunas áreas de las comisiones de reuniones de los diputados.

“Prácticamente se llegó y se allanó la Asamblea, incluyendo algunas partes de las comisiones que hemos encontrado videos que algunos militares entraron hasta las comisiones de trabajo, eso hemos contado (al cuerpo diplomático) todo lo que ha pasado”, aseveró Cardoza.

El diputado Cardoza también reveló que ese 9 de febrero por orden del jefe de la corporación policial, Mauricio Arriaza, la Policía llevó a un cerrajero porque las llaves del Salón Azul las tenía un empleado que reside en La Paz y estaba en su día libre.

“Yo hablé con el director (de la Policía) y le dije: por favor no vaya a meter militares ni policías en el Salón Azul, eso no lo voy a permitir. Se lo dije una y otra vez, y tengo testigos de eso. Él me prometió que no lo haría y fue lo primero que hizo”, recriminó López Cardoza.

Abuso de fuerza de Bukele genera rechazo dentro y fuera del país

El pasado 9 de febrero, la presión por el empréstito generó una crisis que se agudizó luego que, en un hecho sin precedentes y usando a soldados y policías con fusiles de asalto, Bukele se tomó el congreso. El acto fue condenado tanto dentro como afuera del país. Los diputados consideraron el hecho un “intento de golpe de Estado”.

El Gobierno de Estados Unidos calificó el martes como “inaceptable” la irrupción del Ejército junto al presidente Bukele en la Asamblea Legislativa, al asegurar que “viola la separación de poderes en las instituciones democráticas” del país.

La militarización de la Asamblea también ha alejado a algunas personas que le daban un voto de confianza al presidente. Voces dentro y fuera del país se han plantado críticas ante estas acciones.

Uno de los actores más importantes en pronunciarse fue el embajador de Estados Unidos, Ronald Johnson. “No apruebo la presencia de la Fuerza Armada en la Asamblea”, dijo. Además, el diplomático añadió que los avances del país solo se mantendrán “si todas las ramas del gobierno trabajan de manera independiente, respetan el estado de derecho, mantiene el rol no político de la Fuerza Armada y la PNC, y promueven la estabilidad”. Antes de estos eventos, públicamente se había mostrado cercano al mandatario y le respaldó en múltiples ocasiones.

El Salvador


FMLN recopila denuncias por persecución contra diputados

El FMLN está recopilando todas las denuncias de persecución en contra de sus parlamentarios, asediados supuestamente por agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) y el Organismo de Inteligencia del Estado (OIE) durante todo el fin de semana.

Tras la jornada del 9-F, la Asamblea Legislativa se centró en esclarecer cómo miembros de las Fuerzas Armadas irrum­pieron en el Salón Azul. Antes de la violación del recinto le­gislativo, según el FMLN, hubo persecución y vigilancia del Gobierno contra varios diputados y sus familias para forzarlos a asistir a la convocatoria del Consejo de Ministros y financiar el Plan Control Territorial.

La diputada Dina Argueta, del FMLN, acusó al director de la Policía, Mauricio Arriaza Chicas, de ordenar verbalmente el acoso contra sus compañeros de fracción y su propia familia. “Estamos valorando ir en los próximos días a la Fiscalía Ge­neral de la República (FGR) para presentar avisos”, indicó.

Arriaza negó el fin de semana que persigan a diputados de la Asamblea Legislativa y emitió una disculpa pública por la ocupación, reiterando que se trató de “una falta de coordinación” con el Estado Mayor del Ejército.

El caso

08/02/2020

La diputada Dina Argueta denuncia que, desde el 8 de febrero, policías llegan a la casa de sus padres pidiéndoles información personal en vehículos sin placas. Preguntaron por la dirección exacta de su vivienda.

09/02/2020

El día de la convocatoria del Consejo de Ministros, Argueta narra que diputados reportaron patrullas o vehículos sin placa merodeando sus hogares. También denunciaron Margarita Escobar y Patricia Valdivieso.

El Mundo


Valor de los bonos de El Salvador cayó por crisis política

El valor de los bonos de El Salvador en los mercados financieros cayó durante la coyuntura de los choques entre el Ejecutivo y el Legislativo, desde el jueves de la semana pasada. El valor de los bonos en los mercados financieros es una señal de la percepción que tienen los inversionistas sobre el país. En la medida que el valor de los bonos sube, significa que los inversionistas confían en que los retornos de los bonos son seguros, pero cuando hay señales de crisis o desestabilización, el valor baja.

“Claramente los eventos del domingo, la inestabilidad política se ha reflejado en la percepción que tiene el resto del mundo sobre el riesgo financiero del país”, señaló José Andrés Oliva, investigador del Departamento de Estudios Económicos de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES).

Tres indicadores están captando el aumento en la de la inestabilidad política en el país, señaló el especialista: El EMBI (Emerging Markets Bonds Index o Indicador de Bonos de Mercados Emergentes, principal indicador de riesgo país), los precios de los bonos y la tasa de rendimiento de estos (ver gráficas para referencia).

El desencadenante

El Salvador tiene activas emisiones cuyo nombre indica la fecha en la que los bonos vencen, y debe pagarse su valor principal: la EUROSV2023, por ejemplo, es por $800 millones y vence en 2023. Esta fue la emisión que presentó una mayor caída durante la coyuntura, y el valor de cada bono llegó a $110, desde $111 a los que se cotizaban el jueves 6 de febrero, día en el que el presidente de la República, Nayib Bukele, anunció la convocatoria de una sesión plenaria para el domingo 9 de febrero.

El objetivo de esta convocatoria era que los diputados de la Asamblea Legislativa discutieran y avalaran la negociación de un préstamo por $109 millones, que el Ejecutivo ha solicitado para ejecutar la fase III de su Plan Control Territorial, que implica el equipamiento de los cuerpos de seguridad del país.

El aval para que el Ejecutivo negocie este préstamo con el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) ya había sido aprobado por la Comisión de Hacienda de la Asamblea, y pasó a plenaria el jueves 6 de febrero, pero tras la publicación de una nota periodística en la que se revelaba que una empresa mexicana que vende equipo de seguridad había pagado un viaje a Osiris Luna, director de Centros Penales, el partido ARENA retiró su apoyo y el tema de dicho préstamo volvió a la comisión.

La reacción del presidente Bukele fue reunir a su Consejo de Ministros quienes a su vez hicieron la convocatoria para la plenaria del domingo 9. Allí comenzó un estira y encoje que culminó con el ingreso del presidente al recinto legislativo, la tarde del domingo, acompañado por miembros del Ejército y de la Policía.

“El comportamiento del valor de mercado de los bonos muestra que la intervención del presidente Nayib Bukele en la Asamblea Legislativa fue percibida negativamente por los inversionistas. Todas las emisiones bajaron su valor, particularmente las de vencimiento más cercano, correspondiente a la emisión de $800 millones en 2023, y habrá que hacerle frente a ese pago”, explicó, por su parte, el economista José Luis Magaña.

Agregó que este comportamiento de los bonos hay que verlo también junto al EMBI, que mide el riesgo país y representa un diferencial extra en las tasas de interés de cotización internacional. “Desde el 6 de febrero, que se anunció la convocatoria por el Consejo de Ministros, el EMBI subió del 3.82 % a 4.01 % el lunes 10, cuando se conoció la resolución de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia de aceptar las demandas de inconstitucionalidad” en contra de la convocatoria a plenaria por parte del Consejo de Ministros, para discutir el tema del préstamo para seguridad, señaló.

La Prensa Gráfica


Bukele anunció en 2018 su idea de militarizar la Asamblea Legislativa

“Por primera vez tendrán a un presidente de la República marchando con ustedes hacia la Asamblea Legislativa… Así se construye poder popular…”.

“¿Qué les va a quedar? ¿Los custodios de la Asamblea? Pues le quitamos el permiso a la empresa de los custodios en la Asamblea… No van a tener quién nos detenga…”.

“La UMO, la Policía, el Ejército… van a marchar con nosotros, nos van a proteger a nosotros, porque todos ellos son comandados por el Presidente de la República y Comandante General de las Fuerzas Armadas”.

Estas frases no son del discurso del presidente Bukele del domingo ni tuiters del sábado, sino la alocución del entonces candidato a la presidencia, el 15 de noviembre de 2018, en la Universidad Nacional.

Lo anterior coincide en gran medida con lo sucedido el domingo anterior, cuando militarizó el Palacio Legislativo para presionar a los diputados para aprobar un préstamo de $109 millones para el Plan Control Territorial, en medio de un baño de multitudes.

“La mayor victoria será organizar al pueblo salvadoreño para conseguir lo que el pueblo salvadoreño merece, pero para eso debemos estar organizados, debemos estar movilizados y debemos estar atentos”, enfatizó como un encendido orador de izquierda revolucionaria en aquella oportunidad en la UES.

“Una vez en la presidencia de la República, ¿a quién nos van a lanzar para detenernos? A la UMO, a la Policía, al Ejército… No, señores. Ellos van a marchar con nosotros, ellos nos van a proteger a nosotros, porque todos ellos son comandados por el Presidente de la República y Comandante General de las Fuerzas Armadas”, subrayó.

Bukele también esa ocasión invocó a la Divinidad. “Así se construye poder popular, así se construye organización popular… Con la ayuda de Dios y de ustedes llegaremos al Ejecutivo”, subrayó.

En esa ocasión anunció que formaría “la mayor plataforma de organización popular en la historia del país” para defender su victoria en las urnas y “las batallas que vengan después”.

Un mes después, el entonces Ministro de la Defensa, general David Munguía Payés, pareció seguir con esa narrativa y advirtió que podría haber un “levantamiento popular” si no se respetaba el resultado de las elecciones del año siguiente, en las cuales ganó Bukele. “Si aquí no se juega limpio podemos tener una conmoción social”, reiteró Munguía.

“Si las instituciones se equivocan, eso nos va a comprometer a nosotros… Ha habido en el pasado algunos llamados de políticos a la Institución Armada precisamente porque no se encuentran satisfechos con el resultado; entonces creemos que nada va a suceder y que no tengamos que intervenir en caso de que haya un levantamiento popular”, expresó.

Pero ayer por la mañana estudiantes de la misma Universidad Nacional a la que Bukele llegó a hablar salieron a protestar por la militarización de la Asamblea.

Frente al campus, los universitarios llevaban pancartas con la imagen de Bukele como títere del presidente de EE.UU., Donald Trumpo, y calificaron como “exceso de fuerza” y un retroceso a los Acuerdos de Paz la irrupción militar del domingo en el Palacio Legislativo. “Le exigimos (a Bukele) el cese de las acciones que solo nos hacen hacer recordar momentos de tristeza y dolor para nuestros familiares que vivieron una dictadura…”, dijeron. “No queremos matones armados en las calles”, enfatizaron.

La tendencia de Bukele a cuestionar autoridades y organismos legítimamente constituidos quedó manifiesta en la misma sede de Naciones Unidas, el pasado 27 de septiembre, cuando en el podio se tomó una selfie y declaró que “no es que las Naciones Unidas o su Asamblea General sea obsoleta, aunque vamos en ese camino si seguimos así… El mundo ha cambiado y la Asamblea General sigue siendo la misma”, enfatizó.

“En El Salvador nos cansamos de hacer las cosas de manera obsoleta… Todos los discursos de los jefes de Estado en esta Asamblea … tienen menos impacto que un video de un youtuber famoso”, subrayó.

El Salvador


«Menos militarización y más educación»: Estudiantes de la UES salen a protestar en contra de Bukele

Con pancartas y carteles, estudiantes de la Universidad de El Salvador (UES) salieron a las calles a protestar en contra de las acciones ejecutadas el fin de semana pasado por el Gobierno del Presidente Nayib Bukele, quien en un acto de presión contra los diputados, decidió tomarse por la fuerza las instalaciones de la Asamblea Legislativa utilizando a la Fuerza Armada y a la Policía Nacional Civil.

«Menos militarización y más educación», se lee en algunos de los mensajes que los estudiantes prepararon para hacerlos visibles en las afueras de la UES. «Bukele dictador», se lee en otra pancarta colocada al interior del recinto educativo.

«Jóvenes, estudiantes, artistas y población en general se concentran a las afueras de la UES para expresar su total repudio a las medidas represivas y con exceso de fuerza que se han dado en estos días por parte del Ejecutivo», informó el FMLN a través de sus redes sociales.

https://twitter.com/DanielaGenovez/status/1227624459600744449v

Los encontronazos entre el Ejecutivo y la Asamblea comenzaron tras cuestionamientos por parte de diputados sobre el uso que el Gobierno planea darle a $109 millones que han solicitado para la compra de helicópteros, drones, un buque y sistema de videovigilancia, que es parte de la Fase III del Plan Control Territorial, que a su vez es la apuesta del Gobierno para contrarrestar la inseguridad.

El Salvador Gram