México: con el aval de 30 comunidades avanza el Tren Maya, pese a la resistencia zapatista

El gobierno federal tiene el aval de 30 asambleas de autoridades comunitarias indígenas, ejidales y tradicionales para iniciar las obras de construcción del Tren Maya en abril próximo.

La negativa del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) a una de las principales obras de la Cuarta Transformación es “sólo una posición política”, asegura en entrevista para El Heraldo de México el director de la Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas, Adelfo Regino.

El funcionario considera que en el movimiento zapatista —creado en 1994— prevalece la desinformación sobre el significado del Tren que impactará cinco estados del sureste del país, y para lo que ya se realizó un extenso proceso de consulta, para obtener el aval de autoridades indígenas. Pero con el EZLN no hay ninguna negociación abierta.

¿Cómo va el proceso de negociación con el EZLN?
Respetamos las posiciones, los planteamientos, que se han dado a este respecto y en particular las que ha hecho el movimiento zapatista, sin embargo, es importante decir que en Chiapas hicimos un proceso de consulta, particularmente en Palenque, que es el lugar donde inicia este Tren. En esta primera etapa, el Tren se estará rehabilitando sobre la vía y los derechos ya existentes que va de Palenque a Tenosique, luego sube a Campeche, Mérida y Valladolid.

Este Tren, en su primera etapa, no hace más que rehabilitar la vía, de modo que no hay afectación a la integridad territorial y cultural de los pueblos indígenas que viven sobre esta vía.

Nosotros tenemos la absoluta certeza de que estamos respetando los derechos de los pueblos indígenas, en particular a la consulta, sin embargo, nosotros —como lo ha dicho el señor presidente— somos muy respetuosos de las expresiones, de los posicionamientos políticos, porque vivimos en un Estado democrático.

¿En estos momentos hay negociación con el EZLN?
No, nosotros somos muy respetuosos de sus opiniones, no tenemos ninguna comunicación; no tenemos ningún enlace. Nuestro trato es con las autoridades comunitarias, ejidales y tradicionales de los pueblos y comunidades indígenas asentadas en la zona.

¿Nada más es un posicionamiento político del EZLN?
Creo que es una posición expresada por el movimiento zapatista, pero nosotros respetamos esta opinión, pero fundamentalmente nosotros debemos escuchar la voz de las comunidades que están directamente asentadas en las vías.

¿En estas comunidades hay el aval para la construcción?
Hicimos la consulta en Palenque y como en ese lugar hicimos 30 asambleas en la región; en todo el trayecto incluido Calakmul y ha habido consenso unánime de las autoridades ejidales, comunitarias y tradicionales de apoyar el Tren.

¿Es viable revivir la Cocopa, como espacio de negociación?
Respetamos mucho la autonomía del Poder Legislativo; sabemos que hay una instancia legislativa la cual tiene que seguir realizando tareas de mediación.

¿Ustedes podrían participar en estos diálogos?
El Presidente ha hecho una convocatoria al diálogo, a la paz y a la unidad del país, porque creo que eso debemos construir los mexicanos. Yo creo que nuestros pueblos no quieren más confrontación, lo que demandan es unidad, conciliación y reconciliación.

¿Están desinformados, como dice el Presidente?
Yo creo que sí. En algunos casos no ha llegado la información como quisiéramos y debemos hacer un esfuerzo por comunicar.

¿Entonces, ustedes tienen el aval de las autoridades?
Sí, es un tema que afirmaría con claridad. No sólo con relación al Tren Maya, sino con el programa de Desarrollo al Istmo de Tehuantepec. Hemos hecho un esfuerzo para entablar la comunicación. En el Istmo hicimos 7 asambleas regionales y 14 de seguimiento entre Veracruz y Oaxaca.

El Heraldo de México