Persecución en Bolivia: Fiscalía procesa a Evo y Tribunal Electoral dilata definición sobre su candidatura

La Fiscalía abrió un proceso contra Evo Morales

Buscando dejar atrás los rumores, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Bolivia confirmó que seguirá analizando la validez de la postulación del expresidente Evo Morales al Senado. El titular del Tribunal, Salvador Romero, brindó una conferencia de prensa no programada ante versiones de la prensa local y del propio Movimiento al Socialismo (MAS) que indicaban que la candidatura del presidente depuesto había sido inhabilitada. Se presume que el TSE dará su veredicto en breve, ya que tiene plazo para expedirse hasta el viernes.

El asedio judicial continuó contra el depuesto presidente. La fiscalía de La Paz abrió un proceso penal contra Morales y sus más cercanos colaboradores por “fraude” en las elecciones de octubre pasado, informó este miércoles el fiscal general boliviano Juan Lanchipa. “Se ha abierto un nuevo caso en contra de las exautoridades en relación al fraude electoral”, dijo Lanchipa a periodistas.

El exgobernante y candidato presidencial de derecha Carlos Mesa solicitó la semana pasada que la fiscalía amplíe las investigaciones por delitos electorales a Morales, su exvicepresidente Álvaro García y sus exministros Juan Ramón Quintana (Presidencia), Héctor Arce (Justicia) y Carlos Romero (Gobierno).

El MAS, partido de Morales, denunció por la mañana que el Tribunal Supremo Electoral inhabilitaba la candidatura a senador del dirigente cocalero, que se encuentra refugiado en Argentina luego de que las fuerzas de seguridad de ese país lo forzaran a renunciar. Ese rumor fue alimentado por varios medios locales.

“Todavía no se ha tomado ninguna decisión sobre ninguna candidatura, todas las candidaturas continúan en proceso de análisis y revisión”, salió al cruce de las versiones el titular del TSE, Salvador Romero. “Vamos a pronunciarnos en los plazos más breves posibles”, agregó Romero, indicando que el TSE debe llevar a cabo “un análisis apegado a la norma que garantice un proceso electoral limpio”.

El MAS tenía tiempo hasta las 18 horas locales del martes para presentar la documentación exigida por el TSE para habilitar la candidatura de Morales, plazo con el que cumplió. A partir de ese momento, el Tribunal tendría hasta 72 horas para tomar una decisión definitiva.

Desde noviembre de 2019, el expresidente se encuentra fuera de Bolivia, primero como asilado en México y ahora en Argentina en carácter de refugiado. Tanto la candidatura de Morales como la de su candidato presidencial Luis Arce y de su excanciller Diego Pary como senador continúan siendo analizadas.

Los más fervientes opositores al presidente depuesto por un golpe de Estado buscan hacer prevalecer el requisito de la residencia permanente, una norma constitucional que exige un mínimo de dos años de residencia en el país inmediatamente anterior al acto electoral. Aunque por el momento el TSE no lo considera un impedimento para la postulación de Morales.

En las últimas horas, un grupo de militantes del ultraderechista Comité Cívico Pro Santa Cruz se manifestó ante la sede del tribunal electoral de Santa Cruz, buscando impedir la candidatura del exmandatario. El Comité Cívico pidió además a la fiscalía que amplíe la investigación de Morales por terrorismo y sedición, y proceda a incautar sus bienes.

Para evitar un posible triunfo de la fórmula del MAS, el propio líder del Comité Cívico de Santa Cruz y uno de los dirigentes que encabezaron las protestas para desestabilizar al gobierno de Morales, Luis Fernando Camacho, se bajó de su candidatura a la presidencia. El dirigente llamó a la unidad para enfrentar al MAS y evitar a toda costa el regreso al poder del exmandatario. “Si seguimos así, Evo vuelve. Derrotamos al MAS pero estamos a un paso de que Evo vuelva a Bolivia”, manifestó.

Evo Morales fue forzado a renunciar el diez de noviembre pasado, luego de que la oposición denunciara fraude en los comicios electorales del 20 de octubre. Las endebles denuncias de fraude presentadas por la OEA despertaron una crisis política y social que se manifestó en las calles con movilizaciones violentas y ataques hacia integrantes del gobierno que debieron exiliarse para proteger su integridad física.

Morales, quien gobernó Bolivia durante casi 14 años, está impedido de participar como candidato presidencial en los comicios de mayo, tras anularse las elecciones de octubre pasado. Luis Arce, candidato presidencial del MAS, lidera la última encuesta nacional con 31,6 por ciento de intención de voto, según un reciente sondeo de opinión del grupo Ciesmori. Disputan el segundo lugar el centrista Carlos Mesa y la presidenta de facto, Jeanine Añez, que desató un escándalo al confirmar su candidatura luego de jurar en más de una oportunidad que no se postularía.

Página|12


Abogados sugieren a Morales accionar proceso ante el SIDH si es inhabilitado como candidato

Por Pablo Cuiza

Los abogados Raúl Gustavo Ferreyra, Eugenio Raúl Zaffaroni y Baltasar Garzón sugirieron al expresidente Evo Morales recurrir ante el Sistema Interamericano de Derechos Humanos (SIDH) si es inhabilitado por el Tribunal Supremo Electoral (TSE) como candidato a senador por Cochabamba.

“Cualquier proscripción de Evo Morales en sus aspiraciones al cargo de Senador serán interpretadas como un eslabón más de las autoridades dictatoriales que detentan el poder en el ‘Estado de no Derecho’. Si sucediese dicho hipotético y desgraciado supuesto, violatorio del itinerario de la democracia constitucional, hemos aconsejado a nuestro representado accionar directamente ante el Sistema Interamericano de Derechos Humanos, sin perjuicio de otras instancias internacionales”, señalaron los juristas en un comunicado.

La postulación de Morales, quien renunció a la presidencia de Bolivia el 10 de noviembre de 2019 en medio de una crisis política y social, a la Cámara de Senadores fue impugnada ante el TSE por sectores opuestos al MAS. El Órgano Electoral toma su tiempo para hacer conocer una determinación al respecto.

“Evo Morales (…) reúne todos los requisitos para ser candidato a Senador por el Departamento de Cochabamba, en las próximas elecciones previstas para el 3 de mayo”, sostienen los juristas que citan el artículo 13 de la Constitución Política del Estado (CPE) sobre derechos y deberes, ligada a tratados internacionales sobre derechos humanos.

Según los expertos, los derechos de Morales emanan de la Constitución y del derecho internacional sobre derechos humanos.

El martes, el Movimiento Al Socialismo (MAS) se declaró en estado de emergencia ante la impugnación a las candidaturas de Luis Arce Catacora (a la presidencia), de Morales (al Senado) y de Diego Pary (al Senado). Entre los argumentos contra la candidatura de Morales está que no reside en Bolivia, sino en Argentina, en calidad de asilado tras renunciar a la Presidencia. Las normas bolivianas ponen como requisito la residencia permanente por lo menos de dos años en la circunscripción a la que postula un candidato.

El 2 de febrero, Morales demandó ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) el dictado de una medida cautelar para el cumplimiento de la Convención Americana de Derechos Humanos sobre su derecho a postular a las elecciones.

La Razón


TSE aclara que no ha resuelto ninguna impugnación y prevé tardar algunos días

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) aclaró este miércoles que aún no ha tomado ninguna decisión sobre las demandas de inhabilitación que pesan sobre candidatos para las elecciones del 3 de mayo, entre ellos Evo Morales, Luis Arce, Mario Cossío y otros.

La aclaración surgió después de que algunos medios de comunicación informaron que se el Tribunal había inhabilitado a los candidatos a senadores Evo Morales y Diego Pary.

“Continúa el proceso de análisis y de evaluación de todas las demandas de inhabilitación que han sido presentadas ante el Tribunal. Nuestro compromiso es poder resolverlas en el plazo más breve posible para darle certeza a la ciudadanía, pero que todavía no se ha tomado ninguna decisión sobre ninguna candidatura”, manifestó el presidente del TSE, Salvador Romero.

En total 13 candidatos tienen demandas de impugnación en su contra. Entre ellos están Luis Arce, Evo Morales, Diego Pary del MAS, además de Mario Cossío de Creemos y Jessmy Barrientos del FPV.

El plazo para que los partidos presenten sus descargos era hasta el martes a las 18:30.

El presidente del TSE añadió que el proceso de análisis “puede demorar algunos días más”, debido a que se debe respetar el debido proceso.

“El Tribunal Supremo Electoral entiende el estado de ánimo de la ciudadanía y se compromete a pronunciar las resoluciones en el plazo más breve posible, pero siempre en el respeto del debido proceso al que tienen derecho todos los candidatos y todas las organizaciones políticas que están compitiendo en la elección”, agregó.

Erbol


VOLVER