Protestas y conmoción en México por un nuevo feminicidio: una niña fue secuestrada y torturada

El dolor por Fátima conmueve a la CdMx, y crea un grito unánime: ¡Basta ya, queremos justicia y paz!

El nombre de Fátima retumbó en un grito de indignación. Se escuchó afuera de la casa que la vio crecer, en la calle que la vio correr, en la escuela donde asistió y la avenida que transitó. En la comunidad que se unió y junta le lloró y elevó su clamor de justicia. Hoy en Tulyehualco solo se respira dolor.

Una camioneta blanca circuló a paso lento sobre la calle María Dolores Obregón, en la colonia San Sebastián. Una fila con decenas de vecinos aguardaba su llegada desde al menos diez horas. El vehículo detuvo su marcha frente a un pequeño cuarto, de apenas unos dos metros por dos metros cuadrados.

Globos y flores adornaban una mesa. Al fondo en una pared un Cristo y al frente la fotografía de la niña. Dos hombres bajaron, abrieron la puerta y sacaron el féretro blanco que llevaron hasta el humilde inmueble. El cuerpo de la niña Fátima volvía al lugar que fue su hogar por siete años, antes que el 11 de febrero fuera raptada por una desconocida, y que el 15 fuera encontrado en una bolsa de plástico.

La pequeña fue recibida entre aplausos. El alarido desgarrador de su madre cubrió el lugar. Más gritos exigiendo justicia se le unieron, mientras el llanto cubría los rostros de los vecinos.

A la indignación y la ira de la familia, amigos y vecinos se unió también la de la sociedad capitalina, que durante todo el lunes y hasta esta mañana manifiesta su clamor de justicia a las autoridades de la Ciudad de México, que encabeza Claudia Sheinbaum Pardo, y al Gobierno federal, que conduce el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Un “¡ya basta!” unánime se escuchó en Tulyehualco y en la capital del país. Queremos justicia y paz, gritaban pobladores, mientras el ataúd blanco con los restos de Fátima, rodeado de flores y velas, era velado entre oraciones.

JORNADA DE EXIGENCIA E INDIGNACIÓN

La comunidad estuvo en pie desde las siete de la mañana. “Tulyehualco está de luto. Justicia para Fátima”, es el mismo mensaje escrito con tinta verde en los vidrios traseros de los autos que circulaban y que bloqueaban la avenida Tláhuac, el acceso principal a la población, en protesta.

Mototaxis, taxistas y vehículos particulares fueron colocados sobre la avenida para impedir el acceso. La protesta se extendió a diversos puntos: afuera de la escuela Enrique Rébsamen, donde la menor estudiaba, en el centro de la Alcaldía, y en diversos puntos de la ciudad.

En el ambiente, reinaba la indignación de una población que se reconoció en condición vulnerable, al ver el inminente peligros en que están sus hijos frente al atroz crimen contra la pequeña.

“El hecho de que toquen a nuestros hijos es grave, sobre todo para las mamás y los papás que tenemos a niños en edad escolar. Enterarte de esta situación hace que te sientas vulnerable, desprotegido, desnudos”, platicó Gabriela Barrera, vecina de la comunidad y madre de un niño, de 11 años y una niña de 10 años.

Tulyehualco es, al menos visiblemente, una comunidad con alta presencia de infantes. Madres caminando de la mano con uno o más niños menores de diez años se ve con frecuencia en las calles.

El pequeñito cuerpo en un féretro blanco fue recibido en un largo aplauso. La gente coreaba el nombre de la niña. Foto: Cri Rodríguez, SinEmbargo.

Vecinos y familiares protestaron por el asesinato de Fátima y exigieron justicia. Foto: Cri Rodríguez, SinEmbargo.

Justo en la entrada de la “Feria de la Alegría y el Olivo”, en el centro de la comunidad, se instaló una protesta.

“Estamos muy dolidos, muy lastimados, es como si fuera una hija de cualquiera de nosotros. Tenemos un sentimiento de dolor y de empatía hacia la familia”, dijo Verónica Mejía, vecina de la familia de la menor.

Verónica platicó que la familia de la pequeña Fátima es de bajos recursos y que todos en la colonia los conocían.

“Aquí todos los vecinos la conocemos y por eso nos ha dolido tanto, porque sabemos cómo era la niña y que no se merecía algo así”, expresó la entrevistada.

Los asesinatos se han convertido en un desafío político para el Presidente Andrés Manuel López Obrador, quien ha dicho que las protestas en contra de la violencia son un intento de desviar la atención de sus programas sociales. Foto: Cri Rodríguez, SinEmbargo.

La capital mexicana ha registrado varias manifestaciones por los feminicidios en los últimos meses. Foto: Cri Rodríguez, SinEmbargo.

Fátima era un niña alegre y sociable. A la pequeña se le veía seguido en la calle, al lado de su madre, en la venta de dulces, pues ayudaba al sustento de su familia, aunque fuera la menor de al menos tres hermanos.

“Era una niña muy alegre, muy cordial, si no te conocía te pregunta tu nombre. Te decía, ‘Hola, ¿cómo te llamas?’, era muy accesible”, describió la vecina.

Dora Elba Torres es otra vecina de la familia. A Dora se le nota la ira e impotencia en sus ojos y al hablar.

“Queremos que nos presenten a los asesinos aquí y nosotros no hacemos cargo, porque no esperamos que la “justicia” haga justicia, porque se tardan y porque al final de todo no hacen nada”, expresa la mujer de 60 años.

Y añade: “nos sentimos indignados, tristes, porque ellos (la familia) son gente muy humilde, muchos están enfermos.

El cuerpo de Fátima fue encontrado este fin de semana en una bolsa de plástico en la Alcaldía Tláhuac, cerca de Santiago Tulyehualco, donde vivía con su familia. Foto: Cri Rodríguez, SinEmbargo.

Cinco personas han sido interrogadas en conexión con el caso, y las autoridades tienen video del momento en que una persona se la lleva a la pequeña Fátima. Foto: Cri Rodríguez, SinEmbargo.

Dora también repudió que la sociedad, sin conocer el contexto de la familia, culpe a la madre del crimen. “Si no saben que la mamá está enferma, si no saben la situación de la familia no pueden hablar”, dijo la mujer.

Los mensajes en redes que tratan de responsabilizar a la madre del crimen, tan solo por no llegar a tiempo por la niña, han generado enojo entre la población, activistas, derechohumanistas y diversos sectores de la sociedad. “La culpa jamás será de nadie más que de los agresores”, coinciden.

Pero, además de dolor y rabia, en Tulyehualco también se perciben resquicios de “culpa” entre varios pobladores.

“Fuimos indiferentes. No agotamos hasta la última gota para unirnos como pueblo y buscarla. Les dimos tiempo a la pedofilia, le dimos tiempo a la gente sin alma”, dijo al micrófono Braulio Rodríguez, padre de menores que también acuden a la misma escuela en la que estudiaba Fátima.

“A veces solo cuando hay despensas, como pueblo, nos acercamos. Hay que actuar más, hay que exigir justicia y que esto no quede impune”, decía otro vecino de nombre Alberto.

Padres de familia de la escuela donde estudiaba Fátima se manifestaron este lunes con pancartas pegadas en la entrada del recinto en las que se leía “Ni una más. Ya basta”, “Exigimos justicia para Fátima”, entre otras consignas. Foto: Cri Rodríguez, SInEmbargo.

El caso se convirtió en tendencia en las redes sociales e incluso se posicionó la etiqueta #JusticiaParaFátima a nivel nacional, mientras que los familiares se movilizaban para exigir que el caso se esclarezca. Foto: Cri Rodríguez, SinEmbargo.

JUSTICIA PARA FÁTIMA Y PARA TODAS: FAMILIA

Fernando trata de mantenerse sereno y en apariencia estable, pero sus ojos hinchados, vidriosos y rojos lo delatan. Es uno de los tíos de Fátima. Quiere hablar. El hombre, muy delgado y estatura baja, pide que su suplica de justicia sea escuchada.

“Quisiera que se hiciera justicia no solo para mi sobrinita sino para todos los que han estado en estos casos”, dijo en entrevista con SinEmbargo.

El familiar reprochó por la violencia, la criminalidad y pidió la inmediata detención de los responsables del rapto y asesinato de su sobrinita.

“La familia está muy dolida, creo que cuando pierdes un familiar, si cuando es por una enfermedad duele, ahora en este caso duele más. Se siente un dolor tan grande que la gente muera y los culpables anden libres”, dijo.

El tío de Fátima pidió a las autoridades que el apoyo y atención que le dan ahora a la familia no sea solo porque es mediático el caso, sino que persista con el paso del tiempo.

“que prevalezca, que no sea nada más en este tipo de situación que nos apoyan con gastos y eso, pero después cuando uno los va a buscar para exigir justicia o avance de la investigación ya no nos hagan caso”.

Fernando se mantenía en casa en donde se congregó la gente que esperó por más de diez horas a que llegara el cuerpo de la niña.

“Quiero justicia. No nada más por mi hija sino por todas, por todas”, exclamó la madre de Fátima al llegar junto con el cuerpo de su pequeña hija al lugar donde la velan.

La gente seguía en fila y de cinco en cinco personas ingresaban al pequeño cuarto para darle el último adiós.

Dos niñas lloraban desconsoladas, una ya en los brazos del padre. Se trata de ex compañeras de kinder de Fátima, quienes, luego de hacer guardia cayeron en un llanto inconsolable. Sus caritas estaban desquebrajadas.

“Ya no llores mija. Ahora, ves que no te tienes que ir con ningún desconocido”, les decía una vecina a las pequeñas.

“Mire a lo que hemos llegado, estas niñas ahorita, en lugar de estar pensando solo en juegos, juguetes y escuela, están aprendiendo a vivir sabiéndose en peligro”, sollozó una vecina.

Mientras en la casa velaban el cuerpo de la niña, otros colonos seguían al pie de protesta, con pancarta en mano, y ahora con una veladora en sus pies, se mantenían en diversos puntos de la comunidad.

“Descansa en paz, Fátima”, se lee en las cartulinas que portan alrededor de diez personas que estaban de fila en la salida del poblado.

Sin Embargo


MAPA: Feminicidios de niñas van en aumento; estos son los estados más peligrosos

El feminicidio de Fátima Cecilia Aldrighett ha conmocionado a todo México. La niña de siete años de edad fue secuestrada al salir de la primaria Enrique Rébsamen en el pueblo de Tulyehualco, Ciudad de México.

Imágenes de cámaras de seguridad de la capital del país revelan que una mujer fue quien sustrajo a la menor, al salir de la escuela, pues su madre se había atrasado en llegar por ella. Más tarde, Fátima fue transportada en un Tsuru blanco hasta la colonia Nativitas en Xochimilco.

Su cuerpo fue localizado dentro de una bolsa negra y en un costal en un terreno baldío de la alcaldía Tláhuac; la niña de siete años había sido tortura, pues su cuerpo tenía marcas de violencia.

Aumenta el índice de feminicidio infantil

El crimen de Fátima se suma al de otras niñas que han sido víctimas de feminicidio en México, donde del 2015 al 2019 se registraron 356 atentados contra menores de edad.

De acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, los estados donde se han registrado más feminicidios del 2015 a la fecha son Veracruz, Estado de México, Ciudad de México, Nuevo León y Puebla.

En contraste, los estados más seguros para las niñas, son: Aguascalientes, Nayarit, Tlaxcala, Yucatán y Baja California Sur, pues en los últimos cuatro años estas entidades no han registrado casos de feminicidios infantiles.

El crimen de Fátima se suma a la lista de feminicidios contra menores de edad que se han registrado en México, donde este delito va en aumento. En el 2015 se registraron 50, en 2016 hubo 54, en 2017 66 casos, en el 2018 aumentó a 18 y en el 2019 se tuvo registro de 98 casos.

En el caso de Fátima, fue una mujer quien la sustrajo, por lo que la Fiscalía General de la República indaga el paradero de la mujer y ofrece, además una recompensa de dos millones de pesos para quien ofrezca información que permita su localización y captura.

Mapa de estados más peligrosos para niñas

Todo lo que se sabe del caso de Fátima

Este lunes se comprobó que el cuerpo localizado en un terreno baldío de la alcadía Tláhuac correspondía al de la niña Fátima de siete años de edad; su familia acudió a reconocer el cadáver de la pequeña que fue secuestrada luego de salir de la primaria.

Al respecto la SEP investiga por qué la menor de edad fue entregada a otra persona que no era su madre, por lo que ha hablado con el director del plantel y con el profesor que estaba a cargo de la entrega de menores al salir del clases.

Su madre señaló al posible responsable del crimen de la menor de edad y exigió a las autoridades capitalinas justicia para su hija. Por su parte la jefa de gobierno Claudia Sheinbaum, indicó que hay todo el acompañamiento con la familia de Fátima, para esclarecer el caso y no permitir impunidad.

Heraldo de México


Diputadas exigen frenar violencia feminicida; condenan asesinato de Fátima

Por Fernando Damián

Legisladoras de Morena, PAN, MC, PRD y PT condenaron el asesinato de la niña Fátima en Xochimilco y exigieron tanto al gobierno federal como a las autoridades locales frenar la violencia feminicida.

“Primero Ingrid, ahora Fátima y antes miles de mujeres y niñas acosadas, hostigadas, maltratadas, violadas, desaparecidas, muertas. No solo hay que fortalecer el tipo penal, sino apostar en serio a una política integral, eficaz y rápida para prevenir los feminicidios”, puntualizó la diputada presidenta Laura Rojas en su cuenta de Twitter.

La legisladora morenista Wendy Briceño, presidenta de la Comisión de Igualdad de Género de la Cámara de Diputadas, llamó incluso a declarar emergencia nacional por la incidencia de feminicidios.

“Si el caso de Fátima, que se une a tantos otros feminicidios de mujeres y niñas, no nos urge a actuar con empatía, diligencia y efectividad, estaremos traicionado la encomienda que tenemos en las manos. Esta es una emergencia nacional. Declarémoslo y actuemos en congruencia”, remarcó.

La legisladora panista Adriana Dávila calificó a su vez de insensible al presidente Andrés Manuel López Obrador, por declarar en su conferencia de prensa que feminicidios como el de Fátima son producto de la descomposición social generada por el neoliberalismo.

“El presidente debe hacer a un lado sus distractores, como la farsa de la rifa del avión presidencial; su absurda constitución moral; sus programas clientelares, y prestar atención a lo verdaderamente importante y urgente, que es acabar con los feminicidios”, dijo.

La lideresa parlamentaria del PRD en el Palacio de San Lázaro, Verónica Juárez, se unió a la condena al asesinato de Fátima y exigió al Estado mexicano definir e instrumentar una política pública integral para garantizar la seguridad de mujeres y niñas.

“Hay una crisis de derechos humanos, pero de manera particular una crisis que está matando a las mujeres y a las niñas y que necesitamos actuar de manera inmediata, más allá de tener algunos sermones o recomendaciones en las mañaneras”, señaló.

La legisladora de MC y activista feminista Martha Tagle emplazó a su vez al presidente Andrés Manuel López Obrador a poner en marcha medidas de actuación urgente ante la violencia de género.

“Lo que me queda claro es que condenar no es suficiente; evadir y responsabilizar a otros no es la solución. Nos urge actuar ante la emergencia feminicida”, escribió en redes sociales.

Por separado, la fracción del PT en la Cámara de Diputados secundó la condena al feminicidio de la niña Fátima y se pronunció por reformar las leyes para erradicar ese grave problema del feminicidio.

“Nos pronunciamos a favor de seguir legislando para garantizar a todas las niñas y mujeres que viven en México vivan tranquilas y libre de violencia por razones de género”, remarcó.

Milenio


AMLO pide no pintar paredes: “Estamos trabajando contra feminicidios”

Por Lidia Arista

El presidente Andrés Manuel López Obrador pidió a los grupos feministas “no pintar paredes” ya que señaló que su gobierno trabaja para no haya feminicidios, ello en respuesta a las protestas de la semana pasada en las que decenas de mujeres pintaron en Palacio Nacional frases como “Estado feminista”, “AMLO encubridor” en su exigencia de justicia ante la violencia de género.

“Les pido a las feministas, con todo respeto, que no nos pinten las puertas, las paredes, que estamos trabajando para que no haya feminicidios, que no somos simuladores, y que no esperen que nosotros actuemos como represores, que no nos confundan, sabemos porque llevamos años luchando, cómo sacarle la vuelta a la provocación, y que respetamos el derecho de todos a la manifestación”, expresó en su conferencia matutina de este lunes.

En 2019, el primer año de gobierno del presidente López Obrador, se registraron 967 feminicidios, y en lo que va del año, según organizaciones sociales, van más de 200 muertes violentas de mujeres. El asesinato de Ingrid Escamilla y el más reciente de Fátima –una menor de siete años–, han generado indignación en la ciudadanía, que exige justicia ante estas situaciones.

Grupos feministas han expresado su malestar con el presidente luego de que el mandatario federal interviniera hace una semana cuando el fiscal Alejandro Gertz Manero respondía a los cuestionamientos sobre su intención de que los feminicidios fueran tratados como homicidios con agravantes. En esa ocasión López Obrador dijo a los medios que “la nota” era el cheque de 2,000 millones de pesos que entregaba la FGR para pagar los 100 premios de la rifa. Esto ocasionó dos días de protestas afuera de Palacio Nacional.

En respuesta, el presidente López Obrador improvisó el viernes un decálogo sobre cómo atender el problema y este lunes dijo que el problema no se resuelve solo con policías, sino que se requiere bienestar.

“Son crímenes que tienen que ver con odio, crímenes que tiene que ver con problemas sociales, problemas familiares, es una enfermedad social, entonces esto no solo se resuelve con policías, ni con cárceles, ni con amenazas de mano dura, tenemos que atender el fondo, que haya bienestar material y bienestar de alma”, destacó.

Y pide “purificar la vida pública” tras asesinato de Fátima

López Obrador lamentó el asesinato de la menor Fátima, una niña de siete años que fue hallada sin vida en la alcaldía Tláhuac, y dijo que se necesita purificar la vida pública del país para atender los problemas de inseguridad y violencia.

“Tenemos que purificar la vida pública, mejorar la vida pública, todos podemos ayudar, los ciudadanos, las iglesias y predicando con el ejemplo, siendo consecuentes, pienso que estos temas que duelen mucho, que afectan mucho tiene como posibilidad el que luchemos todos por una sociedad mejor. No le veo otra salida, porque nos produjo el neoliberalismo una crisis, produjo una decadencia”, aseguró al ser cuestionado sobre el tema.

El pasado 11 de febrero, la menor Fátima fue reportada como desaparecida. De acuerdo con la ficha de búsqueda, la niña no fue salvaguardada por las autoridades de su plantel educativo cuando su madre se retrasó para recogerla de su escuela. Según la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México, Fátima fue vista por última vez a 18:40 horas acompañada de una mujer. Sin embargo, este domingo 16 de febrero se informó que la menor fue localizada sin vida.

“Muy lamentable que esto suceda y desde luego estamos haciendo todo lo que nos corresponde para evitarlo. Lo más eficaz es procurar entre todos, desde luego el gobierno es el principal responsable de aplicar una política para tener una sociedad mejor. Yo sostengo que se cayó en una decadencia, fue un proceso de degradación progresivo que tuvo que ver con

Expansión


VOLVER