Bolivia: gobiernos de Argentina, México y Venezuela respaldan informe que desmiente a la OEA sobre supuesto fraude en las elecciones

255

México, Brasil, Argentina y Venezuela entran al debate desatado por informe del MIT sobre elecciones en Bolivia

Tuvo una repercusión regional el informe de la estadounidense MIT que puso en cuestión la auditoría de la Organización de Estados Americanos (OEA) que encontró irregularidades en las elecciones anuladas del 20 de octubre. Autoridades de México, Brasil, Argentina y Venezuela se pronunciaron y entraron en el debate.

El jueves, el diario estadounidense The Washington Post publicó el análisis de dos académicos y expertos en temas electorales del Laboratorio de Ciencia y Datos Electorales del MIT que concluyó que “no hay ninguna evidencia estadística de fraude” en Bolivia, en contraposición a la auditoría de la OEA.

Aunque el organismo lo descalificó porque, sostiene, “contiene falsedades, inexactitudes y omisiones”, no pasó desapercibido. La Misión mexicana en la OEA pidió a ese organismo un tercer informe comparativo entre el que elaboró y fue la base para anular los comicios de octubre con el estudio que señala que no hay evidencia estadística de fraude.

La administración de Jeanine Áñez envió una nota de protesta a México y calificó su pedido de una “flagrante injerencia” en asuntos internos. El canciller de Brasil, Ernesto Araújo, respaldó esa posición y aseguró en su cuenta en Twitter que “el fraude en las elecciones de 2019 en Bolivia fue clarísimo y está documentado por la OEA”.

Además ve un “intento de desestabilizar el proceso de transición democrática para beneficiar a los que practicaron el fraude. Comprensible, pero inaceptable”. Añadió: “Es inaceptable sobretodo que algunos gobiernos de la región adhieran a semejante ataque contra la democracia en Bolivia. Brasil seguirá defendiendo y promoviendo la democracia y la libertad en América Latina”.

Longarin agradeció el respaldo de su colega. ” No obstante la agresiva injerencia de unos cuantos, el pueblo boliviano sabrá defender su democracia. Gracias canciller @ernestoaraujo”.

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, fue uno de los primeros en respaldar a Evo Morales a la luz del reporte del MIT, ya que –dijo- demuestra que ganó las elecciones con más de 10 puntos frente al segundo en preferencia electoral, sin fraude.

“Como siempre señalé, en Bolivia se violentó el Estado de Derecho con el accionar de las Fuerzas Armadas y sectores de la oposición al entonces presidente y con la explícita complicidad de la OEA, que estaba llamada a velar por la plena vigencia de la democracia”, sostuvo vía Twitter. Morales agradeció el respaldo desde su asilo en Argentina.

En esa línea también se pronunció el aliado de Morales y presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. “El informe del MIT que ratifica la victoria electoral de @evoespueblo en las elecciones, es una muestra más de que el Ministerio de las Colonias (OEA) atenta contra la voluntad de los pueblos libres del continente. Toda nuestra solidaridad con el Jefe Indio del Sur. ¡Viva Evo!”, escribió en su cuenta en Twitter.

El gobierno de Áñez aseguró que la OEA “no tiene por qué responder a los impertinentes cuestionamientos de la misión de México sobre temas internos”. El informe de la OEA, sumado al paro cívico, motín policial y sugerencia militar de renuncia, derivaron en la dimisión de Morales, el 10 de noviembre.

La Razón


Fernández cuestiona la auditoría electoral de la OEA y defiende la legitimidad de la reelección de Evo

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, se refirió al informe realizado por investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), que fue publicado en un foro del diario The Washington Post, y que cuestiona al informe de la auditoría electoral desarrollada por la Organización de Estados Americanos (OEA) en Bolivia y asegura que Evo Morales​ ganó las elecciones sin fraude.

“Según un informe publicado por Washington Post y realizado por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) Evo Morales ganó los comicios electorales del año pasado por más de 10 puntos de diferencia, sin que mediara fraude alguno”, resalta el presidente argentino.

Fernández, además, resalta que el informe de la OEA fue duramente cuestionado “por su inconsistencia”.

“Como siempre señalé, en Bolivia se violentó el Estado de Derecho con el accionar de las Fuerzas Armadas y sectores de la oposición al entonces presidente y con la explícita complicidad de la OEA que estaba llamada a velar por la plena vigencia de la democracia”, insistió Fernández.

El presidente argentino lanzó a su vez críticas a su antecesor Mauricio Macri, a quien cuestionó porque, según destacó, “guardó un silencio cómplice ante semejante atropello, desoyendo las voces que entonces se levantaron para preservar la institucionalidad boliviana”.

Asimismo, reclamó Fernández “la pronta democratización de Bolivia, con la plena participación del pueblo boliviano y sin proscripciones de ningún tipo”.

El jueves, especialistas del MIT publicaron en el periódico estadounidense ‘The Washington Post sus investigaciones que concluyen que no existe un “soporte estadístico” para comprobar un fraude electoral en las elecciones anuladas del pasado 20 de octubre.

Cabe recordar también que la OEA respondió al análisis publicado en el Washington Post y reiteró su confianza y apoyo a los resultados de la mencionada auditoría, que concluyó que en Bolivia hubo una “manipulación dolosa” de los votos.

Precisamente tras ese informe de la OEA, y tras perder el apoyo de la policías y las Fuerzas Armadas, Evo Morales renunció a la presidencia de Bolivia elpasado 10 de noviembre y saliío del país dos días después. Primero pidió asilo político en México y un mes después, en diciembre, llegó a Argentina, país donde está refugiado en la actualidad.

Oxígeno


Gobierno envía nota de protesta a Misión Permanente de México y ve injerencia

La Misión Permanente del Estado boliviano ante la Organización de los Estados Americanos (OEA) envió una carta de protesta a la Misión Permanente de México y se refiere a la nota OEA0057, de 28 de febrero de 2020, que dio a conocer el secretario de Relaciones Exteriores, Maximiliano Reyes, respecto a un artículo de opinión publicado en el Washington Post, donde “se ignoran los delitos electorales” cometidos, según, por el Gobierno de Evo Morales en las anteriores elecciones.

México envió un documento a la Organización de Estados Americanos (OEA) para “que aclare las discrepancias” entre el análisis contenido en la nota de The Washington Post.

La carta de La Misión Permanente del Estado boliviano señala cinco puntos:

1. La “manipulación dolosa de las elecciones” fue certificada por una auditoría electoral vinculante llevada a cabo por la OEA a solicitud expresa del Gobierno de Bolivia, cuyos exministros de Relaciones Exteriores y de Justicia, Diego Pary y Héctor Arce, respectivamente, solicitaron al Consejo Permanente.

2. Ante la evidencia del fraude y de los crímenes electorales cometidos por el anterior gobierno, la Asamblea Legislativa Plurinacional, cuyos dos tercios de miembros pertenecen al Movimiento al Socialismo, invalidó la elección. La presidenta del Senado, Eva Copa, de dicho partido, concertó con los otros partidos una ley de convocatoria a nuevas elecciones y la conformación de un nuevo Tribunal Supremo Electoral (TSE).

3. La Misión Permanente de México ante la OEA, representante de un país que ha sido el abanderado de la no intervención, comete un flagrante acto de injerencia directa en asuntos de Bolivia, sin que nadie le haya atribuido ningún derecho de intervenir en un tema que corresponde exclusivamente a los bolivianos.

4. La Secretaria general de la OEA no tiene porqué responder a los impertinentes cuestionamientos de la misión de México sobre temas internos. Bolivia rechaza cualquier actitud de terceros o países y organizaciones internacionales que están en este momento con concertando acciones ideológicamente orientadas contra una sociedad que evitó la perpetuación de una dictadura en Bolivia.

5. Acciones de injerencia contra un país soberano enturbian el clima de reconstrucción de confianza en el que está comprometido el Gobierno boliviano y su pueblo con un país hermano como México. Bolivia no necesita actos destinados a desestabilizar el país en un momento en el que los ciudadanos están enfocados en la realización de las próximas elecciones generales del 3 de mayo.

Erbol


OEA respalda su informe sobre fraude electoral en Bolivia

La Organización de los Estados Americanos (OEA) respaldó su informe final sobre las auditorías a las elecciones realizadas en octubre de 2019 en Bolivia, donde reveló que existió “manipulación intencional” de los resultados, luego de que el Washington Post publicara un artículo que dice que “no existe evidencia de fraude”.

“Bolivia calificó sus elecciones de octubre como fraudulentas. Nuestra investigación no encontró ninguna razón para sospechar fraude”, titula una nota de opinión del diario estadounidense elaborado por John Curiel y Jack Williams, investigadores del Laboratorio de Ciencia y Datos Electorales del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts).

“En nuestras simulaciones, descubrimos que Evo Morales podía esperar al menos una ventaja de 10,49 puntos sobre su competidor más cercano, por encima del umbral de 10 puntos porcentuales necesario para ganar directamente”, señala parte del informe publicado por Washington Post.

Este artículo de opinión, que se desprende de un estudio estadístico y de 1.000 simulaciones del conteo de votos, fue tuiteado por el expresidente Evo Morales, quien manifestó que el resultado “Es una evidencia más del monumental robo que Mesa, Áñez, Camacho y Almagro, hicieron a todos los bolivianos”.

Por su parte, la OEA respondió a esta publicación a través de una carta de Gonzalo Koncke, Jefe del Gabinete del Secretario General, donde se informó de que el artículo de opinión ignora los principales hallazgos del informe de la auditoría que confirma la manipulación intencional de las elecciones.  “No es honesto, ni basado en hechos, ni exhaustivo. Sobre todo, no es científico”, añade.

“Primero, la auditoría detectó cambios en las actas y la falsificación de las firmas de jurados de mesas. Segundo, se constató que en el procesamiento de los resultados se direccionó el flujo de datos a dos servidores ocultos y no controlados por el personal del Tribunal Supremo Electoral (TSE), lo que posibilitaba la manipulación de datos y suplantación de actas”, explica en una parte de la carta de la OEA.

En esta respuesta, el organismo multilateral afirma que se tomaron en cuenta cuatro categorías en los hallazgos que lograron en la auditoría: la prueba de acciones deliberadas que buscaban manipular los resultados de la elección; las irregularidades graves en la protección en las actas de votación y la pérdida de material sensible; muchos errores y las evidencias.

Además, la Secretaria General de la OEA menciona su respaldo al análisis cuantitativo del documento de 96 páginas de la auditoría. Recordó a los autores del informe del Washington Post, John Curiel y Jack Williams, que esta entidad atiende un promedio de 11 elecciones generales en los países miembros, cada año y por tanto la experiencia de los veedores está reconocido a nivel mundial.

A continuación el tuit de la OEA

El Deber


Pronunciamiento de entidades internacionales sobre violaciones a la democracia y los DD. HH. en Bolivia

Organización de las Naciones Unidas (ONU)

Derechos Humanos

  • Una misión del Alto Comisionado de las Naciones Unidas Derechos Humanos (ACNUDH) está elaborando un informe sobre las violaciones a los derechos Humanos en Bolivia, situación que han denominado como “crisis”. La alta comisionada de la ONU, Michelle Bachelet, llegó a afirmar que las muertes “parecen derivar de un uso innecesario o desproporcionado de la fuerza por parte de personal policial o militar”[1].
  • Antes de la renuncia de Evo Morales, dicho organismo condenó los “atroces crímenes”, en referencia a los tres fallecidos en enfrentamientos sociales y al trato inhumano que recibió las Alcaldesa de Vinto, Patricia Arce. En dicha oportunidad se pidió a las autoridades actuar preventivamente para evitar la violencia y que cesen las manifestaciones violentas[2].

Democracia

  • La ONU no nombra como “presidenta transitoria” a Jeanine Áñez. “El bloque minoritario del Senado, convocado y votado sin el quorum requerido, eligió la nueva líder del cuerpo legislativo que se declaró, a sí misma, presidenta interina de Bolivia.

Persecución judicial

  • Diego García-Sayán, relator especial de la ONU sobre Independencia de Magistrados y Abogados afirmó que le preocupa “el uso de las instituciones judiciales y fiscales con fines de persecución política. Crece el número de detenciones ilegales (…) Llamo al respeto a la independencia de las instituciones y al debido proceso”.
  • Michelle Bachelet, en su intervención ante el Consejo de Derechos Humanos, señaló que su oficina está preocupada “por la imputación de decenas de antiguos cargos gubernamentales y personas relacionadas con la antigua Administración”.

Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH-OEA)

Represión estatal

  • En diciembre de 2019 la CIDH urgió al Estado boliviano a avanzar en la reparación de los lesionados y sus familiares en los hechos de violencia represiva que se sucedieron en noviembre de 2019. También exige al Estado “cesar los actos de violencia atribuibles a agentes estatales o a grupos privados actuando en asocio, en connivencia con o bajo la tolerancia de los mismos y a que garantice que a cada persona lesionada en el contexto sociopolítico actual reciba tratamiento médico y sanitario adecuado”.

Incitación a la violencia y a la discriminación étnica y racial

  • La CIDH, ante casos constatados, le recuerda al Estado boliviano que la incitación a la violencia y los discursos de odio están prohibidos por la Convención, especialmente cuando son esgrimidos por funcionarios públicos o líderes sociales.

Arrestos y detenciones arbitrarias

  • Exhorta al Estado a cumplir de inmediato a proteger a las personas privadas de su libertad, por su condición de vulnerabilidad, y especialmente a aquéllas que prestaron su testimonio a la Comisión y han sido amenazadas.

Masacres y asesinatos

  • Dada la gravedad de los sucesos violentos observados, la CIDH condena las pérdidas de vidas humanas ocurridas en el contexto de la violencia electoral”.
  • Advierte que se trata de hechos de violencia “extremadamente graves”, con aparente participación tanto de la fuerza pública como de distintos sectores sociales.
  • A la CIDH no le consta que la institucionalidad boliviana esté en condiciones o en capacidad de cumplir con la obligación estatal internacional de investigación, juzgamiento y sanción de los responsables. Por lo tanto, plantea al Estado la necesidad establecer una investigación internacional independiente e imparcial sobre esos hechos.
  • El relator de la CIDH sobre los Derechos de Defensoras y Defensores de Derechos Humanos, Francisco José Eguiguren, calificó como “masacre” las muertes en El Alto y Sacaba, y es muy “alarmante comprobar que una de esas masacres se produjo al día siguiente de este decreto (4078) muy cuestionable”.

Criminalización y persecución de opositores políticos

  • Destaca que“el clima de persecución judicial y extrajudicial” de opositores ha resultado en renuncias masivas y en cadena de servidores públicos a todo nivel.
  • La Comisión manifiesta su preocupación por la situación jurídica de los exvocales del TSE presos o investigados, y por la garantía de sus derechos procesales y demás derechos humanos.

Libertad de expresión

  • La CIDH admite un clima de silenciamiento de la prensa, y señala que a éste han contribuido las declaraciones de altos funcionarios gubernamentales.

Human Rights Watch (HRW)

  • José Miguel Vivanco, director para las Américas de HRW, afirmó en CNN que lo sucedido en Bolivia con Evo Morales (renuncie por sugerencia de un jefe militar) “es técnicamente un golpe de Estado”.
  • En su Informe Mundial 2020 afirma que el Decreto Supremo 4078 era inconsistente con las normas internacionales de Derechos Humanos. Destaca también que en el contexto de las violentas protestas postelectorales varios medios y periodistas sufrieron ataques o amenazas. Asimismo, el informe menciona las amenazas de la exministra de Comunicación, Roxana Lizárraga, a periodistas por “sedición”.
  • Respecto del delito de “sedición”, el Informe destaca la permanente alusión que de él hace el ministro Arturo Murillo y advierte que la definición de “sedición” es imprecisa en la legislación boliviana.

Amnistía Internacional

  • La directora para las Américas de Amnistía Internacional, Erika Guevara Rosas, se refirió al decreto 4078: “la grave crisis de derechos humanos que atraviesa Bolivia, tras las elecciones del 20 de octubre, se ha visto agravada por la intervención y el accionar de las fuerzas de seguridad. Cualquier mensaje que implique carta blanca para la impunidad es gravísimo”.
  • Rosas también afirmó que “las autoridades bolivianas deberían dejar de acosar a periodistas y opositores al Gobierno y garantizar que las autoridades judiciales realicen investigaciones independientes, imparciales y rápidas sobre las muertes ocurridas durante los enfrentamientos”.

[1]https://news.un.org/es/story/2019/11/1465491

[2]https://news.un.org/es/story/2019/11/1465091

La Época

Más notas sobre el tema