Colombia: una denuncia por compra de votos pone en la mira a Uribe y a Duque

337

Corte admite denuncia contra Uribe

La Corte Suprema de Justicia admitió la denuncia contra el expresidente y senador Álvaro Uribe por supuesta compra de votos.

El periodista Gonzalo Guillén, quien reveló las interceptaciones contra el líder del Centro Democrático, interpuso la denuncia contra Uribe.

Tras el reparto entre los magistrados de la Sala de Instrucción Especial de Primera Instancia de la denuncia, esta quedó en manos del magistrado Misael Rodríguez, quien podría abrir una indagación preliminar, una investigación formal o concluir que no hay mérito para ninguna de las dos.

De abrirse una pesquisa contra el exmandatario, se sumaría al proceso que se le sigue por presunta manipulación de testigos contra el senador opositor Iván Cepeda.

Horas antes, Uribe había dado una rueda de prensa en Yopal, Casanare, sobre la supuesta compra de votos en el Caribe para la campaña del presidente Iván Duque.

Esto luego de que se conociera la interceptación telefónica de las autoridades en 2018 al extinto ganadero José ‘Ñeñe’ Hernández -asesinado en 2019 y exesposo de la exreina María Mónica Urbina-, en la cual este conversa como una mujer a quien llaman Priscila, con quien presuntamente pactaba la compra de unos votos, por $1.000 millones, para la campaña de Duque en segunda vuelta en La Guajira.

“El ejercicio político del presidente Duque ha sido transparente. En mi larga carrera política jamás ha pasado por mi mente comprar votos, he sido riguroso desde mi primera elección como concejal en 1974”, dijo a periodistas el senador del Centro Democrático.

Reiteró el exmandatario que no fue amigo de Hernández: “Aparece en una foto conmigo como hay fotos de miles de colombianos que todavía se atreven a tomarse una foto conmigo en actos públicos. El señor, me cuentan los amigos de Valledupar, que hasta que se murió, siempre se habló de él como ganadero exitoso, nunca como un narcotraficante. La acusación de narcotráfico empieza a darse después de la muerte del señor Hernández”.

La referencia la hizo Uribe por los señalamientos contra el Ñeñe de presuntos nexos con el exparamilitar guajiro alias Marquitos Figueroa.

El líder del partido de gobierno puso de presente la posibilidad de que hubiera personas que perpetraron delitos electorales “en nombre del presidente, de mi nombre”.

“Ahora, si hubo personas inescrupulosas abusando del nombre de personas, del presidente de la República, de mi nombre, para pedir dinero y cometer crímenes, delitos durante el proceso electoral, que esto lo sepa el país. A mí me parece de la mayor importancia hacer un emplazamiento para que quede absoluta claridad de quiénes son los interlocutores en esas grabaciones que ahora están saliendo al aire”, planteó.

El Heraldo


Ñeñe Hernández: quién era el hombre que habló de compra de votos para Duque

Muchos colombianos solo vinieron a saber quién era José Guillermo Hernández el día de su muerte. La circunstancias en que se dio y el aparente motivo pesaron en el cubrimiento que hicieron los medios del hecho. El ‘Ñeñe’, como era conocido el ganadero cesarense, fue asesinado en Uberaba, un pueblo del interior de Brasil, donde asistía a una feria. Iba en un taxi e intentaron, aparentemente, robarle su reloj Rólex de oro. Tres tiros en el abdomen acabaron con su vida. Todo ocurrió el 2 de mayo de 2019.

El otro dato que le dio relevancia al hecho fue que era el esposo de María Mónica Urbina, la primera señorita Colombia que tuvo La Guajira. Se habían casado en el año 2011 y tenían dos hijos, Manuela y Nicolás.

La tragedia de la reina llevó a descubrir que Hernández era un hombre poderoso con vínculos oscuros detrás de su exitosa fachada de ganadero y empresario de los combustibles.

Lo más publicitado de sus líos con la justicia fue la apertura de una investigación en su contra en el año 2015 por el asesinato de Óscar Eduardo Rodríguez Pomar, hijo de Carlos Rodríguez, dueño de la sastrería GQ, de Barranquilla, y prestamista reconocido. Una de las hipótesis es que, en ese crimen, estuvo vinculado el ‘Ñeñe’ Hernández, por una deuda pendiente de más de 1.000 millones de pesos con Carlos Rodríguez.

En junio del 2019, cuando la Fiscalía anunció que le había incautado más de 1,2 billones de pesos a la estructura criminal del señalado narcotraficante y paramilitar Marcos Figueroa, alias ‘Marquitos’, el Ñeñe apareció en su organigrama como parte de su brazo financiero.

Entre los bienes del ‘Ñeñe’ Hernández a los cuales se les aplicó extinción de dominio estaban 72 inmuebles, 5 estaciones de combustible, 76 vehículos, 949 cabezas de ganado, 10 establecimientos de comercio y 11 empresas. En realidad, mucha de esa fortuna era de Figueroa.

Hernández había sido objeto de tres atentados. Hostigamientos a la casa de su mamá, un ataque con granada en el mismo sitio y, curiosamente, ya le habían robado otro Rolex en Bogotá. De todo eso había salido ileso. No tuvo la misma suerte en el episodio de Brasil, sobre el cual también se dijo que había sido un plan de venganza preparado desde Colombia.

El ‘Ñeñe‘ volvíó a ser personaje de las noticias en los últimos días, cuando salió a la luz pública una serie de audios de interceptaciones telefónicas que le hicieron precisamente por el caso de los Rodríguez. El punto de interés ya no era el crimen, sino su diálogo con una mujer sobre una supuesta compra de votos para la campaña presidencial de Iván Duque. En la charla también el Ñeñe menciona el apellido “Uribe”.

El ganadero y empresario asesinado habla igualmente de “dinero bajo la mesa” y afirma que “Iván” y “Uribe” lo enviaron a Manaure, Uribía, Riohacha y Maicao, con el propósito de asegurar el triunfo de Duque en La Guajira.

A raíz de la aparición de estos audios, el fiscal general, Francisco Barbosa, anunció la compulsa de copias para que se investiguen presuntos actos de corrupción por la supuesta financiación irregular de la campaña del actual presidente de la República.

El hecho llevó a que se recordara que el ‘Ñeñe’ Hernández estuvo en la posesión presidencial de Duque con su esposa, María Mónica Urbina, y que siempre fue evidente su simpatía con las ideas del Centro Democrático, tanto que el partido político le envió un mensaje de solidaridad a su familia cuando fue asesinado.

“El Centro Democrático lamenta profundamente la muerte del empresario vallenato, José Guillermo Hernández, y expresa sus condolencias a su familia”, escribió el 2 de mayo de 2019 el partido de Duque en su Twitter oficial, mensaje que hoy aparece eliminado.

Además, el expresidente Álvaro Uribe publicó en ese entonces un mensaje de condolencias en su cuenta oficial de Twitter, algo que ahora, dice, hizo por petición de un grupo de ganaderos. “Causa mucho dolor el asesinato de José Guillermo Hernández, finquero del Cesar, asesinado en un atraco en el Brasil, donde asistía a una feria ganadera”, afirma el trino.

En el programa Vicky en SEMANA, el periodista Julián Martínez aseguró que la mujer con la cual el Ñeñe Hernández habló de compra de votos es María Claudia Daza Castro, asesora del senador Álvaro Uribe. Vicky en Semana buscó a esta persona, pero no encontró respuesta. También Martínez aseguró que esa mención al nombre de “Priscilla” es Priscilla Cabrales, “una de las personas que trabajó en la campaña de Iván Duque”.

Luego de que se conocieran los audios, el expresidente Uribe ofreció una rueda de prensa en Yopal, Casanare, en donde defendió la transparencia de Duque y negó que en algún momento de su trayectoria política se le “hubiera pasado por la mente” comprar votos. También dijo que, aunque haya por ahí fotos de él con Ñeñe, nunca lo conoció.

Semana


El informe del gerente de campaña de Iván Duque: “No se recibieron aportes en segunda vuelta”

Las aguas están movidas por las grabaciones reveladas en las que el fallecido José Guillermo Hernández, conocido como Ñeñe, habla con una persona aún sin identificar sobre dineros que habrían sido destinados para comprar votos a favor de la campaña de Iván Duque Márquez en el proceso electora de 2018 a la Presidencia de la República.

En ese ambiente caldeado, Luis Guillermo Echeverri Vélez, quien fue el gerente de la campaña de Duque desde que se realizó la consulta en la que se escogió el candidato del uribismo, dio a conocer un informe en el que entrega detalles sobre el manejo de los dineros que entraron a la campaña del actual mandatario.

El documento, publicado por Revista Semana, tiene fecha de 17 de febrero de 2020, un poco más de dos semanas antes de que se conocieran las grabaciones de Ñeñe Hernández, sin embargo, la preparación de dicho informe se habría realizado desde que la excongresista Aida Merlano señaló que entraron dineros irregulares a las arcas de la campaña presidencial de Duque.

Según Echeverri, todos los dineros se manejaron a través de una única cuenta nacional. “Esto quiere decir que, la campaña solo contó con un mecanismo nacional centralizado de administración, contabilidad y tesorería de ingresos y egresos”, dice el documento. También asegura que las tres campañas (consulta, primera y segunda vuelta) funcionaron en una única sede administrativa y que delegados de la Procuraduría, el Tribunal de Garantías Electorales y el Consejo Nacional Electoral (CNE) revisaron directamente y en tiempo real el manejo financiero y administrativo.

El gerente de la campaña de Duque asegura que toda la información sobre ingresos y gastos se suministró “en tiempo real” en el aplicativo Cuentas Claras del CNE. Dice, además, que para la segunda vuelta “el gerente y el comité financiero determinaron no recibir ningún aporte o donación en cheque o especie de ningún tercero. Esto es que, esta campaña se financió única y exclusivamente con el anticipo estatal establecido en la ley, créditos bancarios y del partido Centro Democrático, debidamente avalados por el mecanismo legal de pignoración de votos”.

“Ninguna persona puede afirmar que aportó, recursos de ninguna índole a la campaña presidencial en segunda vuelta del doctor Iván Duque Márquez”, dice el documento. Y agrega: “No se autorizó ni se permitió el manejo de recursos en efectivo ni contribuciones a las campañas de ningún tipo por parte de terceros que no fueran autorizadas por el gerente y no se tramitaran por medio de cheques que cumplieran con los controles internos, bancarios y externos establecidos en la metodología y la normatividad vigente”.

Para esto, señala el informe, se publicaron en medios impresos de circulación nacional avisos en los que se establecía que “solo el gerente de la campaña podía tramitar créditos, recibir y autorizar donaciones en dinero o especie, autorizar gastos o erogaciones y que todos los ingresos y egresos de las campañas se manejaban por medio de cuenta nacional única”.

El Espectador


VOLVER
Más notas sobre el tema