Coronavirus en Uruguay: médicos denuncian falta de insumos, protección y medidas del gobierno

204

Médicos denuncian que no se están tomando muestras de COVID-19 en la comunidad

Los médicos expresan que el COVID-19 es un problema de salud comunitaria, desde su origen, hasta el pico de la epidemia, y lo será también cuando haya pasado.

Una parte de las personas afectadas requieren hospitalización. Entre ellas, “una parte significativa necesita cuidados intensivos”, aseguran.

Advierten que “la velocidad de la transmisión, la severidad y duración de los casos graves ha puesto en jaque al sistema hospitalario en muchos países”.

Por ello indican que “las medidas de protección ya no sólo son necesarias, resultan imprescindibles”. No obstante, gran parte de los servicios de salud del primer nivel de atención “carecen de los recursos necesarios para las condiciones de trabajo adecuadas”.

“La situación se torna más grave con los lineamientos vigentes por los cuales no se están tomando muestras en la comunidad, tanto a personas sintomáticas como a personas asintomáticas con alguna noción de contacto con el COVID-19 (trabajadores de salud incluidos)”, denuncian.

Medidas de protección

Aseguran que las medidas de protección del personal son necesarias para “cuidar la salud del personal, lo cual constituye un derecho a defender, no sólo para cada trabajador de la salud sino también para sus familia, particularmente expuesta”.

Añaden que la protección es fundamental para cuidar a la población y controlar la epidemia. “Las personas que trabajamos en la salud somos potenciales transmisores, particularmente peligrosos pues estamos en contacto con población vulnerable durante nuestra labor”.

Remarcan que es fundamental cuidar la dotación de recursos del sistema de salud. “Ya se están acumulando bajas en puestos laborales clave del sistema de salud en distintos servicios. La falta de personal puede afectar seriamente la capacidad de respuesta del Sistema Nacional Integrado de Salud (SNIS) ante la epidemia”.

LR21


Médicos plantearon al gobierno un plan de cuarentena hasta el 12 de abril

El Sindicato Médico del Uruguay (SMU) elevó al gobierno un documento en el que expresa por qué debería decretarse la cuarentena general para evitar que continúen los contagios de coronavirus en nuestro país. De esta forma entienden que se evitaría que colapse el sistema de salud, lo que ayudaría a trabajar mejor con los enfermos.

El pasado martes, el SMU exhortó al gobierno a decretar la cuarentena general, lo que restringe la circulación callejera de la ciudadanía y alienta la distancia social.

Sin embargo, desde el Ministerio de Salud Pública pidieron al SMU un informe en el que se detallen los argumentos por los que entienden que debería decretarse la cuarentena.

Dicho informe, al que accedió Montevideo Portal, se divulgó este viernes. En el documento se expresa que el objetivo primordial es controlar la epidemia del Covid-19 y, más específicamente, “maximizar la desaceleración de la curva de contagio (números de casos/tiempo) y disminuir al mínimo las posibilidades de saturación y colapso del sistema de salud dando lugar a una gestión adecuada”.

El plan se divide en tres etapas. La primera sería la declaración de la cuarentena general, la segunda (que entienden que debería empezar hoy y terminar el 12 de abril, o sea, el último domingo de la Semana de Turismo) sería la del desarrollo de la cuarentena y la tercera sería la del desarme progresivo de dicha cuarentena.

Este “desarme progresivo, programado y estructurado de la cuarentena” a partir del 12 de abril debería ser aplicado, entienden, de forma similar a como se hizo en Corea del Sur.

Para qué

Los médicos señalan que la cuarentena limita al máximo posible “la circulación de personas con el objetivo del control sanitario epidemiológico”. En ese sentido, entienden que otros países que no tomaron esta medida a tiempo sufrieron las consecuencias.

“Se estima que la instalación de la cuarentena en forma paulatina no es adecuada como ha sucedido en otros países, por el contrario, se propone una medida radical en el inicio, acompañando la suspensión de clases y eventos públicos, y manteniendo los servicios esenciales. Esta medida ha demostrado ser el mecanismo más efectivo para disminuir de forma drástica la transmisión del virus en la comunidad para evitar un pico máximo de infección y de pacientes potencialmente graves”, expresaron los médicos.

“Se considera necesario que el gobierno, a través del equipo económico (MEF, BCU y OPP), establezca las condiciones y los sectores de la economía considerados esenciales. Estos sectores deberían permanecer en funcionamiento parcial o total mientras dure la cuarentena general, poniendo especial énfasis en la producción y provisión de alimentos, medicinas, recolección de residuos, logística mínima imprescindible y transporte, entre otros”, añaden en el comunicado.

Uno de los objetivos de declarar la cuarentena sería poder reorganizar el sistema de salud, principalmente con el foco en el desarrollo, producción y distribución de insumos y kits para el test de diagnóstico en pos de “la mejora de las estrategias de prevención y aislamiento adecuado de casos y contactos”.

Otra reestructura sería en la modalidad asistencial, que desea dejarse a un lado para “orientar los esfuerzos a potenciar la teleasistencia”, sea por teléfono o videollamada. Para ello, el SMU entiende que debería desarrollarse en cada prestador de salud un centro de estas características.

“Los prestadores públicos y privados deberán contar con un centro de atención remota en donde los profesionales puedan realizar una adecuada selección de pacientes y asistencia primaria de forma tal de reducir al máximo la llegada al centro asistencial de pacientes que no requieran del mismo”, señala el informe.

También entienden necesario que se haga un “rediseño de áreas asistenciales para internación en sectores o nosocomios según cohortes para Covid-19”.

“Una vez logrado el mínimo desarrollo de centros de teleasistencia, la reestructura laboral y la disponibilidad y aplicación de los materiales de testeo adecuado, se daría paso a la siguiente fase”, dice el comunicado.

La tercera fase, la del desarme progresivo de la cuarentena, también sería fundamental para evitar el colapso del sistema de salud y la propagación generalizada del virus.

“De acuerdo con las posibilidades amplias de realizar test, tanto para casos sospechosos como para personal de salud, se deberían diseñar estrategias de testeo por sectores de población, pacientes, contactos y grupos de personas según modelos ya implementados en otros países (ejemplo: Corea del Sur)”, dice el informe.

“Se trata de mantener aislada a la población vulnerable en cuarentena, con desarme progresivo acompañado de un monitoreo y testeo permanente de la población para evitar el avance del virus”, expresaron.

Montevideo Portal


Trabajadores de la salud reclaman protocolo de seguridad y denuncian falta de insumos

El Comité Intersectorial de Crisis, creado como consecuencia de la epidemia de coronavirus que afecta al país, se reunió este viernes por primera vez.

La Federación Uruguaya de la Salud (FUS), que nuclea a los trabajadores de las instituciones privadas, reclama un protocolo de seguridad para el personal médico y no médico.

Hace más de una semana que le acercaron a las autoridades sanitarias un instructivo de actuación, tanto para los trabajadores como para las instituciones de asistencia médica colectiva, recordó Jorge Bermúdez, integrante de la FUS.

“Hoy, todas las instituciones del país están utilizando una forma de trabajo que es la que creen es la mejor. No hay una sola forma de trabajo”, dijo Bermúdez a Subrayado.

Ante “esta pandemia, lo que hay, es que unificar criterios. “Tener un protocolo, que sea utilizado para cuidar a los trabajadores de la salud, es una necesidad impostergable”, enfatizó.

“De no haberlo, estaríamos en una situación muy delicada y difícil de afrontar”, indicó Bermúdez.

Los trabajadores, tanto de la salud pública como de la salud privada, denuncian la falta de insumos médicos y elementos de bioprotección para enfrentar esta situación.

“Hay faltante de insumos”, afirmó Bermúdez.

El presidente de la Federación de Funcionarios de Salud Pública (FFSP), Martín Pereira, fue más allá y aseguró que “ si en 24 o 48 horas no ingresan insumos habrá hospitales que no podrán estar protegiendo a los trabajadores y a la población en general”.

El integrante de la FUS recordó que hace una semana le propusieron al gobierno que defina una canasta sanitaria mínima con precios accesibles para que las personas puedan acceder a insumos para su protección.

“Hay una situación bien compleja a lo largo del sistema que no está resuelta, porque no hay directivas claras del Ministerio de Salud Pública”, reclamó Bermúdez.

Puso como ejemplo, los casos de trabajadores de las emergencias móviles que acuden a llamados no clasificados como riesgosos y se enfrentan a posibles casos positivos de coronavirus sin los implementos de seguridad necesarios.

“En estos momentos de crisis, se ven las deficiencias del sistema que veníamos planteando tanto la FUS como la FFSP”, acotó Pereira.

A nivel de ASSE, el protocolo de seguridad se viene cumpliendo y los propios trabajadores son los encargados de así sea, indicó el integrante de la FFSP.

Pereira habló también del reconocimiento que la sociedad ha hecho al personal médico a través de los aplausos. “Es un mimo que se hace a los trabajadores”, dijo.

El Comité Intersectorial de Crisis está integrado por el MSP, el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, el Sindicato Médico (SMU), la Federación Médica del Interior (FEMI), la FUS y la FFSP.

Subrayado


Lacalle Pou confirmó 94 casos de coronavirus en Uruguay

El presidente Luis Lacalle Pou anunció este jueves que son 94 los casos confirmados de coronavirus Covid-19 en Uruguay.

El viernes comenzó con 8 casos, luego pasaron a 29, más tarde 50, después 79 y ahora 94 casos.

Lacalle Pou dijo que este jueves hubo 15 casos nuevos, y se refirió al fallecimiento de una mujer de 82 años que tenía cáncer y además dio positivo en el examen de coronavirus.

En base al informe de los médicos que trataron este caso, el mandatario aseguró que el fallecimiento se dio por la enfermedad preexistente y no por el coronavirus.

Subrayado


VOLVER

Más notas sobre el tema