#CuarentenaCultural La cineasta tica Adriana Cordero presenta su película “La Dixon” para ver online

Artistas presentan sus obras en Nodal Cultura
Desde Nodal Cultura invitamos a artistas a acompañar la #CuarentenaCultural facilitando el acceso a sus creaciones a través de internet. Pueden ser obras de teatro, danza, performance o películas. Nuestra intención no es simplemente compartir el vídeo, también queremos contar el proceso de creación y sus proyectos del presente. Porque en tiempos de incertidumbre, mantener vivos los proyectos es mantenernos vivxs entre todxs.

La Dixon y yo

Por Adriana Cordero Chacón (para Nodal Cultura)

Adriana Cordero Chacón – cineasta costarricense

Deborah Dixon se cruzó en mi vida más de una vez antes de que yo supiera quién era ella, e incluso antes de que yo decidiera estudiar cine. Cantar, tomar algo con los músicos más conocidos de Argentina, estar rodeada de rock era todo lo que yo quería para mi vida a los 14 años.

Su voz es conocida y no tengo nada nuevo que decir al respecto. Basta dar play a uno de sus videos en youtube. Pero su carisma, su risa, su aura los descubrí el día que la vi entrar a un gran salón en el que la Embajada de Costa Rica en Buenos Aires había organizado una fiesta el día de la independencia. Escuché una risa y una energía que me tocaron el hombro, como esas manitos que aparecen en los dibujitos y se llevan como hipnotizados a los personajes. No me animé a hablarle ese día. Pero sabía que algo tenía que hacer.

Unas semanas después, en un festival de cine sobre música, viendo un documental sobre una cantante de jazz, se conectaron todos los cables. Deborah tenía que ser conocida en Costa Rica, yo ya tenía tema para mi primera película. Salí corriendo del cine en media película y llamé a la cónsul para pedirle el número de teléfono de Deborah.

Nunca voy a olvidar el silencio que hizo cuando le pregunté si aceptaba ser la protagonista de un documental dirigido por mí, una estudiante de cine medio tica, medio argenta como ella. Pensé que me iba a decir que no. El resultado de esa llamada es la película.

Deborah nos consiguió todas las entrevistas. El proceso tomó 7 años, desde el primer día hasta que incluimos la entrevista al Indio Solari, luego de haber sido estrenado el documental en Costa Rica. Comencé en Buenos Aires, donde entrevistamos a la mayoría de los músicos. Terminé en la provincia de Limón, Costa Rica, donde paseamos con Deborah para rememorar sentimientos y momentos de su infancia y sus raíces, luego de haber logrado las entrevistas de los IKV y Fito Paez gracias a que dieron recitales en San José.

Uno de los objetivos de hacer cine, desde mi visión de mundo, es aportar algo, cambiar algo. Cada vez que la película y la voz de Deborah entran en la vida de alguien, hay una reacción, y creo que eso es lo que me da más satisfacción, hace que haya valido la pena cada uno de los días que durante esos 7 años trabajé contra viento y marea por la película.

Lo que se viene: Ellas y la gasolina

Mi próximo proyecto se llama A ellas les gusta la gasolina. Nuevamente es un largometraje documental musical, pero esta vez no retrata a una mujer sino más bien a un movimiento de mujeres. Son 8 mujeres raperas feministas de América Latina. Con ellas vamos a recorrer desde México hasta Argentina, visibilizando la lucha feminista de las nuevas generaciones de mujeres por medio de esta expresión artística, que va de la mano de otras artes, consideradas menos intelectuales, menos correctas políticamente, y que reflejan cómo el mismo feminismo, siendo un movimiento político social, debe reinventarse, reflexionarse y contextualizarse a las nuevas necesidades.

Yo, mujer de más de 40 años, educada bajo el ideal del acceso a la cultura como derecho y al conocimiento como herramientas de empoderamiento, me confronto en este proyecto a mis prejuicios etarios. Ahora lo tienen las nuevas generaciones, y es acompañando sus expresiones como puedo aportar más. La música siempre es central en mi vida y creo que lo será también en mis proyectos.

El movimiento de raperas feministas es muy amplio, incluye diferentes expresiones artísticas como el graffiti, las artes audiovisuales, y sobre todo contiene una fuerte conciencia e importantes espacios de articulación regional entre las cantantes, que no se conforman con rapear lo que sienten y se van a los barrios a trabajar.