Dirigentes y expresidentes conservadores de la región se reúnen en Guatemala

64

Líderes políticos y económicos buscan trabajar por destino común

Por Felipe Garrán

Cerca de 500 mil kilómetros cuadrados y 50 millones de habitantes que alguna vez fueron provincia de la corona española, para luego formar una federación, se enfrentan al mundo actual como siete pequeños países independientes.

A un año del bicentenario de la emancipación de Centroamérica, varios expresidentes, líderes políticos y económicos de América se reúnen para participar en el V Encuentro Ciudadano, organizado por la Fundación Libertad y Desarrollo, cuyo temas es “Centroamérica: amenazas y oportunidades compartidas; un destino común”.

Desde José María Aznar y Mauricio Macri, expresidentes de España y Argentina, respectivamente, hasta Kevin McAleenan, ex secretario interino de Seguridad Nacional de Estados Unidos, las personalidades que tomarán partido en el evento público, que se desarrolla hoy en un hotel de la ciudad de Guatemala, se reunieron en la víspera, en la sede de Libertad y Desarrollo, fundación dirigida por el empresario guatemalteco Dionisio Gutiérrez.

En ese preludio, la mencionada fundación presentó el estudio Centroamérica: amenazas y oportunidades compartidas; un destino común, que da nombre y tema central al encuentro.

Integración regional

Entre las instituciones que ya trabajan por mejorar las relaciones y mecanismos internos del Istmo está el Sistema de Integración Centroamericana.

Su impulsor, José María Figueres, presidente de Costa Rica entre 1994 y 1998, es uno de los asistentes al evento.

Para Figueres, cuyo padre también fue gobernante costarricense, la integración centroamericana pasa por que los países se pongan de acuerdo con una visión. “Acordada la visión, lo que ocupamos es apoyo de los presidentes para realizarla, y con base en esa visión modernizar la institucionalidad centroamericana”, expuso.

La conferencia estuvo restringida para los medios de comunicación, ya que el estudio y sus conclusiones no se harán oficiales sino hasta el momento del evento . Sin embargo, explicaron algunos aspectos del estudio.

El establecimiento de un bloque regional para abordar los mercados internacionales o el trato de los flujos migratorios irregulares a Norteamérica son de los asuntos por discutir.

El presidente guatemalteco, Alejandro Giammattei, también se hizo presente a la actividad, en la cual coincidió con Julio Héctor Estrada, excandidato presidencial por el partido Compromiso, Renovación y Orden (Creo) y el exministro de Gobernación Francisco Rivas.

Muchos desafíos
Mauricio Macri, expresidente de Argentina, expresó en entrevista con Prensa Libre que una integración económica basada en reglas claras podría reducir el impacto de los movimientos pendulares en el poder en América Latina, en referencia a los cambios abruptos de ideología en los gobiernos de gobiernos como Uruguay o en su propio país.

“La alternancia actual hace que un gobierno desande todo lo que hizo el anterior”, enfatizó Macri.

Asimismo, Laura Chinchilla, expresidenta de Costa Rica, reconoció que la integración centroamericana aún tiene muchos desafíos por superar, sobre todo en logística y conectividad en favor del crecimiento social.

Respecto del Parlamento Centroamericano (Parlacén), la exmandataria opina que no aporta nada.

“No trae beneficio para los centroamericanos y nos está costando dinero que beneficia a quienes han comprado en él su impunidad”, sentenció Chinchilla, cuyo país no forma parte de ese parlamento.

El exgobernante español José María Aznar también participará en el encuentro y ayer afirmó que su país es una nación de inmigrantes.

“Yo siempre digo que España sin Iberoamérica, sin América, no se puede explicar. Y que, por tanto, al no poder explicar a mi país sin América, difícilmente me podría explicar a mí mismo sin América”, manifestó.

“Centroamérica somos todos”

José María Figueres fue presidente de Costa Rica entre 1994 y 1998. Es hijo del impulsor de la segunda república de ese país y artífice del Sistema de Integración Centroamericana (SICA).

Figueres es uno de los asistentes al Encuentro Ciudadano organizado por Libertad y Desarrollo, y concedió una entrevista a Prensa Libre.

¿Qué es para usted la integración centroamericana?

Entender el mundo para que Centroamérica le saque ventaja. Somos 50 millones de habitantes, un territorio con 500 mil kilómetros cuadrados. Políticamente, en los organismos internacionales tenemos peso con nuestro voto conjunto. Igual lo tenemos en las instituciones financieras internacionales.

Durante su gobierno se impulsó el Sica. ¿Qué supuso esto?

El reforzamiento de las instituciones centroamericanas. Con mucho apoyo de Guatemala propiciamos la Alianza para el Desarrollo Sostenible en Centroamérica.

Uno de los temas fue el ambiental, que hoy en día es muy importante. La iniciativa fue lanzada en Managua, Nicaragua, con la presencia del vicepresidente de Estados Unidos Al Gore, ratificada por el presidente Clinton. Era una oportunidad para modernizar la institucionalidad centroamericana y ponerle norte al proceso de integración.

¿Qué significa Parlamento Centroamericano para usted?

Una instancia que quisiera ver es que tenga mucho más peso del que tiene hoy.

¿Tiene sentido la existencia de una institución no vinculante como el Parlacén?

Lo importante es ponernos de acuerdo respecto a una visión de integración centroamericana. Acordada la visión, lo que ocupamos es apoyo de los presidentes para realizarla, y con base en esa visión modernizar la institucionalidad centroamericana, que hoy en día no cumple con todos los cometidos para los que fue creada hace 40 o 50 años, cuando Centroamérica era otra por completo.

¿En qué punto de integración estamos en Centroamérica?

De uno a 10, probablemente en tres.

EE. UU. ha hecho su propia tipificación de la división de Centroamérica, con lo que ellos llaman el Triángulo Norte, por un lado, y Costa Rica y Panamá por otro. ¿Qué supone esto para los intentos de integración?

Debemos partir de una integración propia, donde seamos nosotros los centroamericanos los que nos pongamos de acuerdo. Luego debemos invitar a la comunidad internacional a que se nos una. No creo que deba ser un proceso de afuera hacia adentro.

¿Cómo debe responder Centroamérica a gobiernos como el de Daniel Ortega?

Al presidente Ortega hay que invitarlo a todos los eventos centroamericanos, hay que tomarlo en cuenta, hay que conversar y dialogar con él. Me parece poco productivo excluirlo porque al fin y al cabo es un país importante en Centroamérica. Una Centroamérica unida significa que estemos todos.

Usted privatizó la banca que su padre nacionalizó. ¿Cuál de las dos acciones es más congruente con la Centroamérica actual?

Las dos. Cuando mi padre nacionalizó la banca quería que fuera un motor de desarrollo nacional, un propiciador del crédito, que lograra reactivar la economía.

Cuando yo abrí el monopolio de las cuentas lo hice después de fortalecer a los bancos del Estado. La competencia debía fortalecer a todos los bancos.

Prensa Libre


Siete aspectos del V Encuentro Ciudadano

Por Joel Maldonado y Amilcar Avila


Integración centroamericana será puesta en discusión

Con el propósito de encontrar una solución a los problemas que vive la región centroamericana, con la participación de al menos 30 líderes globales, entre presidentes de Iberoamérica, intelectuales, líderes cívicos y expertos en seguridad hemisférica, la Fundación Libertad y Desarrollo impulsa entre ayer y hoy el V Encuentro Ciudadano: “Centroamérica, amenazas y oportunidades compartidas; un destino común”. La idea, de acuerdo con el sitio web de la fundación, es hablar de las dos caras del desarrollo: Crecimiento económico vía la integración económica de Centroamérica y el fortalecimiento de las instituciones democráticas.

Expresidentes participan en el programa “A Primera Hora”

Previo al V Encuentro Ciudadano, el expresidente de Uruguay Alberto Lacalle y el de Bolivia Jorge Fernando Quiroga recomendaron a Centroamérica que trabajen en lograr la unión económica y financiera para que sean tratados como iguales por las demás bloques regionales. “El desafío en la región es poner a la sociedad civil, empresarios, iglesias, universidades y Estados a trabajar a un ritmo de integración como el que trabaja el mal y la criminalidad, si no les estamos dando demasiada ventaja a los sectores nocivos”, dijo Quiroga. Lacalle, por su parte, acuñó que la unión centroamericana puede ser una oportunidad para negociar en bloque.

Reunión de trabajo y una cena de gala

El evento inició ayer con una reunión de trabajo que contó con la presencia de presidentes en funciones, expresidentes de Iberoamérica, empresarios, altos funcionarios de organismos multilaterales y tanques de pensamiento de Centroamérica para discutir sobre la creación de la Comunidad Económica de Centroamérica como la ruta para alcanzar el desarrollo económico y social del istmo. Luego, hubo una cena en la que se proyectó el documental “Centroamérica comparada”. Además, el alcalde capitalino, Ricardo Quiñónez, entregó más llaves de la ciudad al director del Banco Interamericano de Desarrollo, Luis Alberto Moreno.

El V Encuentro Ciudadano

Hoy, de 8:30 de la mañana a 12:30 del mediodía, se realizará el V Encuentro Ciudadano en el Centro de Convenciones del Hotel Camino Real, en donde más de 30 expresidentes iberoamericanos y expertos nacionales e internacionales discutirán sobre las ventajas y los beneficios que obtendría Centroamérica si logra la integración económica y comercial. “Centroamérica es una de las regiones más violentas del planeta, con los peores índices sociales del continente, debilidad institucional, escaso crecimiento económico, fuente de migración ilegal y puente y bodega del narcotráfico. La fórmula perfecta de los Estados fallidos”, dice la fundación.

Distintas visiones para lograr un mismo objetivo

Dionisio Gutiérrez, presidente de Fundación Libertad y Desarrollo, comentó que “en los últimos 30 años, además de democracias disfuncionales, las economías de la región han tenido un crecimiento marginal e insuficiente, con el que tardarían, en promedio, otros 30 años en duplicar su PIB per cápita. Y la población ha crecido 67%, aumentando la pobreza. Con estos números, estos países serán siempre pobres”. Por ello, espera que desde la visión de distinguidos líderes se proponga una solución bicéfala: Crecimiento económico vía la integración económica y el fortalecimiento de sus instituciones democráticas.

¿Quiénes participarán?

Además de Lacalle y Quiroga, entre las personalidades nacionales e internacionales del ámbito político económico y social que participarán, están: Alejandro Giammattei, presidente de Guatemala; Carlos Alvarado, presidente de Costa Rica; Nayib Bukele, presidente de El Salvador; Juan Orlando Hernández, presidente de Honduras; José María Aznar, expresidente del Gobierno de España; Felipe Calderón, expresidente de México; Vinicio Cerezo, expresidente de Guatemala y secretario general del SICA; Laura Chinchilla, expresidenta de Costa Rica; Mauricio Macri, expresidente de Argentina; y Luis Alberto Moreno, presidente del BID. También se espera que estén presentes algunos exfuncionarios estadounidenses como Kevin McAleenan.

Firmarán una declaración conjunta

El presidente de la Fundación Libertad y Desarrollo agregó que el encuentro terminará con una declaración conjunta firmada por los presidentes, exmandatarios y personalidades internacionales para motivar a los gobiernos y a las élites de la región a concretar una agenda que lleva más de 60 años en discusión. “El año 2020 presenta una ventana de oportunidad en la actual coyuntura regional que desde hace décadas no teníamos, a lo que se suma que la integración económica está cada vez más incorporada en el discurso de los presidentes centroamericanos”, dicen los organizadores del evento.

Publinews


Encuentro Ciudadano: Centroamérica, amenazas y oportunidades compartidas; un destino común

En esta oportunidad, invitamos a los presidentes de las democracias de Centroamérica, a más de veinte expresidentes de Iberoamérica y a importantes personalidades internacionales quienes tendrán una agenda de trabajo de dos días por la causa centroamericana.

Este grupo de relevantes personalidades del mundo político, económico y social; y agencias de seguridad de Estados Unidos, pondrán sobre las mesas del debate público regional la gran oportunidad que puede ser para Centroamérica su integración económica.

El mundo podrá ser testigo del compromiso de los presidentes de Centroamérica; a quienes acompañarán los expresidentes José María Aznar, de España; Mauricio Macri, de Argentina; Felipe Calderón, de México; Andrés Pastrana, de Colombia, Tuto Quiroga, de Bolivia; Laura Chinchilla, de Costa Rica; Luis Alberto Lacalle, de Uruguay; Jalid Mahuad, de Ecuador; José María Figueres y Miguel Ángel Rodríguez, también de Costa Rica; el secretario de la OEA, Luis Almagro; el exsecretario del Departamento de Homeland Security de los Estados Unidos, Kevin McAleenan; Jim Milford, Deputy Director de la DEA, Ret.; Luis Alberto Moreno, presidente del BID y Moisés Naím, Chairman del G50, entre otros.

2020 puede ser el año en que Centroamérica rescate el gran proyecto de la integración económica regional; para el desarrollo, el bienestar y el porvenir de los 50 millones de seres humanos que la habitamos.

Tan solo 1.900 kilómetros separan Ciudad de Guatemala de Panamá, distancia similar a la que hay entre Lisboa y Paris.

¿Por qué entre esas dos ciudades europeas, camiones con mercancías o buses con turistas pueden hacer la ruta sin parar para control migratorio y llegar a su destino en 14 horas?

¿Por qué en Centroamérica tendrían que pasar 4 largos controles fronterizos, y, posiblemente tardar 48 horas, corriendo riesgos, en llegar de Guatemala a Panamá?

La respuesta es porque Centroamérica adolece de integración económica, infraestructura, seguridad y certeza jurídica. Elementos básicos del desarrollo que Europa sí tiene.

Aunque ahora, la Unión Europea enfrenta importantes desafíos, la visión que trasciende décadas y anula prejuicios es que la unión y la integración son el camino certero hacia la prosperidad.

El sueño de la unión centroamericana es tan antiguo como nuestras independencias. El establecimiento del Sistema de Integración Centroamericano, inaugurado en 1991, aunque insuficiente, ha traído avances y beneficios a nuestra región.

¿Puede Centroamérica alcanzar los mismos resultados que la Unión Europea?

¿Hay lecciones aprendidas que se puedan adaptar al contexto de nuestra región?

Armonizar, homologar y actualizar legislación fiscal, migratoria, financiera, sanitaria y ambiental sería la primera puerta para que Centroamérica inicie, de una vez por todas, el camino al desarrollo.

La Unión Aduanera con Honduras logró que el tiempo para mover mercancías en la aduana pasara de 15 horas a 15 minutos. Sí se puede.

El comercio y la migración entre Guatemala y Costa Rica o Panamá debe ser igual que entre Francia, España o Alemania.

El desafío de construir la Comunidad Económica de Centroamérica no es fácil; pero, es la gran oportunidad para subirnos al tren de la prosperidad.

2020 presenta una ventana de oportunidad en la actual coyuntura regional que desde hace décadas no teníamos; a lo que se suma que la integración económica está cada vez más incorporada en el discurso de los presidentes centroamericanos.

Está pues, en manos de los presidentes de hoy, tomar la decisión de construir la Comunidad Económica de nuestra región y pasar a la historia como los líderes, los estadistas que consumaron aquel viejo sueño centroamericano que lleva casi dos siglos en las gavetas del olvido.

Fundación Libertad y Desarrollo


VOLVER
Más notas sobre el tema