Estallido social: evasiones al metro y cortes de calles marcan el inicio de las clases

334
Contexto Nodal
El 4 de octubre de 2019 el presidente Piñera anunció el aumento del transporte público en unos 30 pesos (1,16 USD, aproximadamente), lo que provocó que estudiantes secundarios impulsaran evasiones masivas en el metro. Esa forma de protesta se masificó desde el 18 de octubre y dio lugar a un estallido social en el que salieron a la luz las múltiples demandas del pueblo chileno. La respuesta del gobierno fue la represión y la implementación del Estado de Emergencia. Las movilizaciones y cacerolazos continúan en todo el país mientras proliferan las denuncias de violaciones a los DDHH por parte de Carabineros. El 26 de abril se realizará un plebiscito para definir si se cambia la Constitución y, en caso de aprobarse, la modalidad con la que se llevará a cabo.

Protestas en las calles y en la red de Metro marcan retorno a clases de colegios

Más de 688 mil estudiantes volvieron este miércoles a clases solo en la Región Metropolitana, equivalentes al 50% de la matrícula de la zona, con lo que se dio inicio definitivamente al año escolar.

Sin embargo, esta vuelta al colegio comenzó con manifestaciones: decenas de alumnos de diversos establecimientos participaron de protestas en las calles, se registraron evasiones masivas en estaciones de Metro e incluso realizaron barricadas en algunos puntos de la capital. Esto llevó a que se dispusieran desvíos de tránsito y también se interrumpiera el servicio del tren subterráneo, lo que produjo trastornos en los viajes.

A partir de las 11 horas se produjeron los mayores problemas. A través de redes sociales, la empresa Metro informó que a las 13.30 se debió suspender la corriente eléctrica en la Estación Quinta Normal, de la Línea 5, debido a que en los andenes se sentaron personas, lo que también impidió que avanzaran los trenes durante una hora. Lo mismo sucedió en Plaza de Armas, donde se produjo una evasión masiva por parte de un grupo de estudiantes que saltaron los torniquetes, similar a las evasiones de octubre del año pasado. Además, desde temprano, la Estación Plaza de Puente Alto, de la Línea 4, tuvo manifestaciones en el exterior, por lo que se cerró durante varias horas.

También hubo interrupción del tráfico en la superficie, en la calle Concha y Toro, en Puente Alto, y en la Gran Avenida, en La Cisterna, donde se encendieron barricadas, lo que obligó a desviar el tránsito.

Alrededor de 12 accesos han dejado de operar durante el transcurso de la jornada.

Entre los escolares que volvieron a clases están los 4.300 alumnos del Instituto Nacional, el establecimiento con la mayor matrícula del país. Y el regreso no fue pacífico: a las 9 horas, apenas una hora después del ingreso, un centenar de jóvenes salió a protestar a la Alameda, cortando esta vía principal a la altura de la calle Arturo Prat.

La protesta fue pacífica y se extendió por media hora, hasta que Carabineros dispersó a los estudiantes, quienes reingresaron al colegio. Pero se trató de la primera manifestación que tuvo que encarar la nueva directora interina, Patricia Beltrán, quien se presentó este miércoles ante la comunidad.

Según cuentan los apoderados, la nueva directora está validada por los estudiantes, porque lleva 30 años trabajando en el liceo. De hecho, ella conversó con los escolares antes de que salieran a protestar, y luego se encargó de ingresarlos al colegio cuando terminó la manifestación.

“Ella conversó con los estudiantes que salieron, tuvo un diálogo con ellos, lo que el rector antiguo no tenía. Hay un nivel de cercanía”, dijo una apoderada, quien dijo tener la expectativa de que este año sea más tranquilo que el anterior.

Al mediodía, la protesta en la Alameda se repitió, cuando los jóvenes intentaron infructuosamente hacer una “evasión masiva” en la Estación Universidad de Chile.

Respecto de las manifestaciones y pérdidas de clases, el ministro de Educación, Raúl Figueroa, hizo un llamado a que las comunidades escolares expliciten la importancia que tiene el asistir a clases para la mejora de la calidad escolar.

“Se necesita el compromiso de todos respecto de que para avanzar en calidad, una de las cosas básicas es darle continuidad al sistema educativo. En eso pondré todo mi esfuerzo y pediré toda la ayuda que sea necesaria”, dijo la nueva autoridad.

La Tercera


Joven que perdió visión parcial de un ojo en Concepción presentó demanda indemnizatoria contra el Estado

Una demanda por reparación de daños y perjuicios contra el Estado de Chile interpuso la joven estudiante de periodismo Martina Polanco, tras perder el 40 por ciento de la visión de su ojo izquierdo a causa del impacto de un balín de perdigón disparado por Carabineros en Concepción.

El hecho se registró cerca de las 20:00 horas del 11 de noviembre en la Diagonal Pedro Aguirre Cerda cuando grababa con su teléfono los incidentes en el marco del estallido social.

Andrés Durán, abogado demandante, señaló que “acá ocurre que una estudiante de periodismo de la Universidad del Desarrollo, freelance, trabajadora de TVN, se encontraba en la Diagonal, con su celular, para tratar de grabar los hechos que estaban ocurriendo, que son de público conocimiento en este estallido social. Recibe un balín en su ojo izquierdo, lo que detona a la larga en la pérdida de visión en un 40 por ciento”.

Por lo anterior, añadió Durán, “el día de hoy se ingresó la querella criminal por el delito de violencia innecesaria y lesiones graves, pero a su vez, también se ingresó una demanda civil por daños y perjuicios, que entiendo es la primera que se presenta en este país después de los hechos de octubre”.

Lo sucedido significó que la joven, aparte del daño físico, se sometiera a distintas intervenciones quirúrgicas, perder su práctica profesional en el extranjero y también el daño emocional, motivo por el que se busca una indemnización por 110 millones de pesos.

Sergio Giacaman, intendente del Biobío, indicó que “están en su absoluto derecho. Lo que nos preocupa desde el Gobierno es que se generaron políticas desde el punto de vista de la salud para apoyar la recuperación de esas personas y ellos están en su absoluto derecho de poder tomar las acciones judiciales y legales que consideren pertinentes”.

El Tercer Juzgado Civil de Concepción declaró admisible la acción civil.

Cooperativa


De persecución selectiva a pesca de arrastre: El nuevo modus operandi de Carabineros en Plaza de la Dignidad

El pasado 10 de enero, en las cercanías del cerro Santa Lucía, detuvieron a Nicolás Ríos. El video del momento se viralizó de inmediato: un vehículo blanco se detuvo al lado del joven y se bajó un grupo de personas. Con violencia, lo tomaron entre varios, lo subieron al auto y salieron a toda velocidad ante la sorpresa de quienes estaban en el lugar.

Parecía un secuestro, pero en realidad los captores eran carabineros de civil y todo el asunto se trató de un procedimiento. Según los policías, Ríos habría sido identificado con anterioridad, a través de cámaras de seguridad, lanzando bombas molotov. Ya con el registro en su poder, se le hizo un seguimiento selectivo y fue apresado mientras abandonaba la manifestación.

A contar de marzo, sin embargo, el método cambió. En la tarde del martes, se realizó un operativo policial en las cercanías de la Plaza de la Dignidad. Usando el método de la “encerrona”, Carabineros se movilizó hacia la intersección de las calles Carabineros de Chile con Ramón Corvalán, epicentro de los enfrentamientos con la Primera Línea. Desde Vicuña Mackenna y la Alameda, avanzaron piquetes a toda velocidad y cerraron las salidas de los manifestantes. En la barrida tomaron a decenas de detenidos como si se tratase de una inusual “pesca de arrastre”. Estrategia que fue valorada por el ministro del Interior, Gonzalo Blumel, y que calificó como una buena noticia.

Así, a diferencia del caso de Nicolás Ríos, la forma de operar se invirtió. Testigos del nuevo modus operandi de Fuerzas Especiales aseguran que la técnica usada en el operativo del martes consistió en arrestos masivos y, una vez con las personas en custodia, Carabineros comenzó a revisar grabaciones para ver si podían identificar a alguien. De las 62 personas que fueron detenidas, 44 pasaron a control de detención, entre ellos 5 extranjeros, 4 con antecedentes penales y 16 menores de edad. Estos últimos salieron todos libres y sin medidas cautelares.

Bastián Urzúa fue parte del grupo arrestado por Fuerzas Especiales, el joven estudiante de 24 años estuvo en el centro de la “encerrona”. “Primero nos toman a todos, después van mirando las cámaras y van seleccionando”, asegura. “Nos sacaron fotos, al principio del torso para abajo para mostrar la ropa que llevas puesta y después de la cara”, aseguró. Urzúa agrega que las fotografías se realizaron en plena calle y que “a todos se les hizo lo mismo antes de subir al retén”.

El estudiante asegura que los funcionarios iban revisando videos y fotografías de las protestas en sus celulares y que la información se compartía a través de un grupo de WhatsApp. “Dentro del retén, yo estaba cerca de la ventana, así que podía verlos. Veían las cámaras y apuntaban a algunos”, explica. “Parecían imágenes de cámaras de vigilancia de los edificios”, agrega.

Sebastián Araya, electricista de 27 años, también fue detenido por Carabineros en el operativo. “Estaba en el retén cuando un carabinero se sentó al lado y otro se quedó parado al frente. Ahí pude ver sus celulares. Tienen un grupo donde se mandan todo, información, fotos, videos”, relató. Además, afirmó que, una vez en la comisaría, habían “infiltrados” ayudando a identificar personas. “Habían muchos, unos veinte. Pasan piola”.

A estos dos relatos se suma el testimonio de N.C.C., uno de los 16 menores de edad que fue detenido en el operativo y que posteriormente fue dejado en libertad durante la tarde del miércoles. El joven confirmó haber visto a funcionarios revisando videos en el retén y asegura que fue obligado a ponerse una capucha para sacarle una fotografía: “Yo no me resistí al arresto, me subí solo al retén. Ahí me obligaron a ponerme la capucha y me sacaron una foto”. Parte de estas imágenes fueron filtradas a algunos canales de televisión que las exhibieron en sus noticieros centrales.

Alejandro Preminger es el defensor privado de uno de los menores de edad que fueron arrestados esa tarde y considera que todo el procedimiento fue parte de una estrategia comunicacional por parte del Gobierno. “Es un asunto comunicacional, la abogada querellante del Ministerio del Interior pidió la prisión preventiva de todos los imputados sabiendo que no se lo iban a dar”, aseguró, agregando que “de esta forma ellos pueden decir que el Gobierno pidió que todos quedaran presos”.

Al final de la audiencia todos los adultos quedaron en libertad y con la medida cautelar de firma cada dos meses. De todos los detenidos la noche del martes sólo un imputado quedó preso, siendo el único a quien el Ministerio Público pidió la prisión preventiva, debido a que tenía antecedentes penales previos.

Tanto Urzúa como Araya fueron puestos en libertad cerca de las 05.00 de la mañana, a ninguno le dieron explicaciones de por qué los liberaban. “Yo supongo que a mí me soltaron porque no me vieron tirar piedras en los videos, porque cuando me soltaron solo me dijeron que me fuera, sin explicar nada”, aseguró el joven estudiante.

El Desconcierto


Siguen mutilando: Joven de Mejillones que recibió perdigón de Carabineros perdió la visión de uno de sus ojos

Un joven estudiante y trabajador de la comuna de Mejillones que recibió un perdigón de Carabineros, finalmente perdió la visión de uno de sus ojos, según informaron sus familiares durante esta jornada.

De acuerdo a la madre del afectado, su hijo había terminado su jornada laboral de repartidor de sushi cuando ocurrieron los hechos. La mujer detalló que el joven no podía pasar debido a que las calles estaban cortadas y en el ambiente había olor a lacrimógena. En ese momento, se encontró con un grupo de amigos, cuando fueron interceptados por una camioneta civil de la cual se bajaron varios carabineros, quienes comenzaron a dispararles perdigones.

“Señores de Mejillones, ustedes, los que estaban en las manifestaciones, saben lo que le pasó a mi sobrino de cuarto medio. En estos momentos estamos pasando por un mal momento al enterarnos que el doctor ya dio su diagnóstico que fue pérdida total de ojito”, señaló una tía del afectado a través de las redes sociales, confirmando además que la denuncia ya fue realizada al Instituto Nacional de Derechos Humanos.

En tanto, desde el Colegio de Profesores de Chile repudiaron esta nueva agresión de Carabineros, y denunciaron además el incomprensible «gaseo» que afectó a varios niños de jardines infantiles de la comuna de Mejillones, por parte de la policía uniformada.

El Ciudadano


VOLVER
Más notas sobre el tema