Honduras: al menos ocho personas fallecidas en lo que va de 2020 por dengue grave

Se elevan a ocho los fallecidos por dengue grave en Honduras en 2020

Un total de ocho personas han fallecido por dengue grave o hemorrágico en Honduras en lo que va del año, tras reportarse una nueva muerte, informó este lunes el director de la región metropolitana de la Secretaría de Salud, Harry Brooks.

De acuerdo con cifras de la Secretaría de Salud, en Honduras entre enero y marzo unas 8.737 han sufrido dengue, enfermedad causada por la picadura del mosquito transmisor, el “Aedes Aegypti”.

Sin precisar más detalles, Brooks indicó a periodistas que el nuevo fallecimiento fue confirmado a través de análisis de laboratorio, mientras que otros siete han sido descartados.

El 75 % de las víctimas por la mortal enfermedad, que puede ser mortal en su modalidad hemorrágica, sigue siendo menores de edad y entre sus síntomas destacan fiebres altas, dolor de cabeza, vómitos y erupciones en la piel, añadió.

Las autoridades sanitarias de Honduras han venido recordando a la población la importancia de eliminar los criaderos del mosquito transmisor.

La población, según la Secretaría de Salud, debe mantener limpios los patios, no guardar agua en recipientes al aire libre, no automedicarse y acudir a los servicios médicos cuando detecten alguno de los signos de alarma.

Las autoridades sanitarias activaron en enero pasado el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager) para coordinar y reforzar las medidas preventivas ante la propagación del dengue en el país.

Además, han intensificado las visitas a viviendas para destruir los criaderos de larvas del mosquito, que es transmisor también de otras enfermedades como el chikunguña y el zika.

La Secretaría de Salud también ha fortalecido las jornadas de limpieza y la fumigación con pesticidas, de forma coordinada con instituciones del Estado y la población en general.

El dengue causó la muerte de 180 personas en Honduras el año pasado, en el que se registraron un total de 112.708 enfermos.

A lo largo de 2019 y lo que va de 2020 se han presentado en Latinoamérica más de 1,3 millones de casos confirmados, con 27.903 considerados graves, entre los cuales se han registrado 1.530 muertes, según datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

La Tribuna


Honduras puede afrontar en 2020 epidemia de dengue más grave que la de 2019

Honduras puede afrontar este año una epidemia de dengue “más grande” que la de 2019, cuando hubo 180 muertos, por lo que las autoridades sanitarias han vuelto a encender las alarmas ante la proliferación del mosquito Aedes aegypti, dijo el viceministro de Salud, Roberto Cosenza.

El país registra un promedio de mil casos sospechosos de dengue a la semana, de ellos 80 son del grave o hemorrágico, indicó Cosenza, un especialista en cardiología y enfermedades infecciosas.

Ante esta situación, las autoridades mantienen una alerta epidemiológica y han activado un plan preventivo para la adquisición de material médico, la formación de especialistas y la puesta en marcha de medidas como la eliminación de los focos del mosquito.

“Hemos redoblado esfuerzos y estamos implementado otras estrategias como gobierno”, pero también se requiere “la participación” de la población, subrayó el funcionario.

Datos de la Secretaría de Salud muestran que tres personas han muerto a raíz del dengue en lo que va de enero de 2020, mientras que las autoridades investigan otros dos casos sospechosos.

En total se registran en la tercera semana epidemiológica de este año 3.232 casos de personas infectadas por el virus, de ellos 275 son del hemorrágico.

CONCIENCIA EN LA POBLACIÓN

Cosenza, que se graduó como médico en la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM), un proyecto gratuito de formación impulsado por el fallecido Fidel Castro, advirtió que de continuar la tendencia de casos de dengue Honduras podría afrontar “una epidemia más grande” a la registrada el año pasado.

Honduras sufrió en 2019 la peor epidemia de dengue de su historia, con 112.708 enfermos casos registrados y 180 muertos en un país de más de 9,2 millones de habitantes.

El dengue es una enfermedad “multifactorial”, por lo que el combate al mosquito depende del esfuerzo de las autoridades y “la conciencia” de la población, añadió.

La población del mosquito debe ser controlada en los primeros seis meses del año, para frenar el número de enfermos y evitar “una epidemia más grande” que la del año pasado, insistió el alto cargo.

Las autoridades sanitarias, señaló, están “activadas para darle una respuesta” a las personas infectadas, pero “necesitamos la participación de la población en las medidas de prevención”.

DETECCIÓN TEMPRANA

En su opinión, uno de los retos de Honduras para evitar la propagación del dengue sigue siendo la detección temprana de los criaderos del “Aedes aegypti”, transmisor además del zika y el chikunguña.

Cosenza indicó que el dengue cuenta con cuatro tipos de virus y aseguró que las personas que padecieron ya la enfermedad son “susceptibles” a contraer el hemorrágico, la variante letal del virus, que se contagia a través de la hembra del Aedes aegypti.

El Gobierno activó a inicios de enero el Sistema Nacional de Gestión de Riegos (Sinager) para coordinar y reforzar las medidas preventivas ante la propagación del dengue en el país.

Las autoridades sanitarias mantienen además habilitadas alrededor de una veintena de unidades para atender a los pacientes con dengue grave y evitar que más personas mueran a causa de la enfermedad.

LA PREVENCIÓN INICIA EN CASA

El dengue “es prevenible”, subrayó Cosenza, quien destacó que la prevención inicia en cada casa e hizo un llamamiento a la ciudadanía a integrarse a las labores de control del mosquito.

Recomendó a las familias mantener limpios los patios, no guardar agua en recipientes al aire libre, eliminar los criaderos y acudir a los servicios médicos cuando detecten alguno de los signos de alarma, como fuertes fiebres, dolor de cabeza intenso, náuseas, vómitos o dolores abdominales.

El funcionario anunció que el Gobierno invertirá en los próximos seis meses alrededor de 1,5 millones de dólares en la compra de insumos médicos para abastecer los hospitales y centros de salud.

Grupos de fumigación y abatización, así como enfermeras, se movilizan para sensibilizar a los hondureños, indicó Cosenza, quien pidió a la población que permita la entrada a sus viviendas de las brigadas.

La Prensa


¿Que es el dengue?

El dengue es una infección vírica transmitida por la picadura de las hembras infectadas de mosquitos del género Aedes. Hay cuatro serotipos de virus del dengue (DEN 1, DEN 2, DEN 3 y DEN 4). Los síntomas aparecen 3–14 días (promedio de 4–7 días) después de la picadura infectiva. El dengue es una enfermedad similar a la gripe que afecta a lactantes, niños pequeños y adultos.

No hay ningún tratamiento específico contra el dengue. El dengue grave es una complicación potencialmente mortal, pero su diagnóstico clínico precoz y una atención clínica cuidadosa por personal médico y de enfermería experimentado suele salvar la vida de los pacientes.

Más del 70% de la carga de morbilidad por esta enfermedad se concentra en Asia Sudoriental y en el Pacífico Occidental. En los últimos años, la incidencia y la gravedad de la enfermedad han aumentado rápidamente en Latinoamérica y el Caribe. En las regiones de África y el Mediterráneo Oriental también se han registrado más brotes de dengue en los últimos 10 años. Desde 2010, también se ha notificado la transmisión indígena del dengue en Europa. Al aumento mundial del dengue han contribuido la urbanización, los movimientos rápidos de personas y bienes, las condiciones climáticas favorables y la falta de personal capacitado.

Prevención y control

Hoy por hoy, el único método para controlar o prevenir la transmisión del virus del dengue consiste en luchar contra los mosquitos vectores:

  • Evitar que los mosquitos encuentren lugares donde depositar sus huevecillos aplicando el ordenamiento y la modificación del medio ambiente;
  • Eliminar correctamente los desechos sólidos y los posibles hábitats artificiales;
  • Cubrir, vaciar y limpiar cada semana los recipientes donde se almacena agua para uso doméstico:
  • Aplicar insecticidas adecuados a los recipientes en que se almacena agua a la intemperie;
  • Utilizar protección personal en el hogar, como mosquiteros en las ventanas, usar ropa de manga larga, materiales tratados con insecticidas, espirales y vaporizadores;
  • Mejorar la participación y movilización comunitarias para lograr el control constante del vector;
  • Durante los brotes epidémicos, las medidas de lucha antivectorial de emergencia pueden incluir la aplicación de insecticidas mediante el rociamiento.
  • Se debe vigilar activamente los vectores para determinar la eficacia de las medidas de control.

La Representación de la OPS/OMS en Honduras brinda cooperación técnica y financiera a la Secretaría de Salud para el abordaje del Dengue y otras arbovirosis como Chikungunya y Zika.

Organización Panamericana de la Salud

VOLVER