México, contra corriente – Diario El Universal

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

El reporte de este lunes de la Organización Mundial de la Salud informó de la presencia de casos de coronavirus en 151 países. La situación se ha agravado en naciones como España, Canadá y Estados Unidos… y no cede en Italia o Irán. Solo en China, lugar de origen de la enfermedad, los registros van a a la baja. Desde el viernes pasado la OMS hizo la declaración de pandemia.

Decenas de países adoptan medidas drásticas para tratar de paliar el problema desbordado y muchos más para evitar que la enfermedad alcance niveles en los que sea casi imposible atender al mismo tiempo a miles de enfermos.

“Estamos en una guerra. En una guerra sanitaria, pero el enemigo está ahí. Invisible, escurridizo”, afirmó el presidente francés Emmanuel Macron, cuando anunció que su gobierno impondrá a partir de hoy martes un confinamiento casi total para la población, que solo podrá salir de sus casas para dirigirse o volver al trabajo, ir al supermercado o acudir a centros sanitarios.

El mundo está en un elevado nivel de alerta, pero en México el gobierno federal ha decidido tomar las acciones de prevención a una velocidad más lenta, a pesar de que los casos confirmados en el país comienzan a mostrar un aumento más acelerado. El lunes sumaron 82 casos, el domingo había 53, el sábado 41, el viernes 26. En un día el incremento fue de casi 30 eventos, mientras que 24 horas antes solo se habían registrado 12 nuevos casos.

Quienes han decidido no escatimar medidas para tratar de contener la propagación son los gobiernos estatales, municipales, la iniciativa privada, los centros educativos y los sitios de entretenimiento.

En algunas entidades las autoridades educativas determinaron suspender las clases desde hoy, en lugar del próximo lunes 23, como lo anunció la Secretaría de Educación Pública

En este como en otros casos que se han presentado en los últimos 15 meses, el país se encuentra en dos pistas. Aunque esta vez no se trata de la forma de enfrentar el huachicol, de la rifa de un avión, ni de la construcción de un aeropuerto o una refinería sino de un tema que puede desbordar el precario sistema público de salud y las finanzas de la nación.

¿Pecar de exageración o de excesiva confianza? ¿Prevenir o lamentar?

El Universal