Refugios para migrantes, sin protocolos sanitarios ni condiciones de higiene

Migrantes en estaciones migratorias, sin protocolos para prevenir Covid-19

En plena emergencia sanitaria por el Covid-19, México mantiene a mujeres y niñas y niños de diferentes países (principalmente centroamericanos) encerradas en Estaciones Migratorias, donde duermen, comen, conviven y juegan en una misma área sin condiciones de higiene básicas como acceso a atención médica, artículos de primera necesidad o mobiliario y ropa limpia, y sin protocolos para prevenir el contagio del nuevo virus.

Así lo dieron a conocer en entrevista con Cimacnoticias organizaciones de la sociedad civil que visitan regularmente algunas de las Estaciones Migratorias (EM) ubicadas en el norte, centro y sur del país.

La directora de Asylum Access México (que tiene siete oficinas a lo largo del país), Alejandra Macías Delgadillo, explicó en entrevista que desde el lunes pasado, su organización suspendió la visita a las EM como medida preventiva hacia su equipo y las personas migrantes.

Sin embargo, solicitó por medio de oficios al Instituto Nacional de Migración (INM) y la Subsecretaría de Derechos Humanos y Migración, de la Secretaría de Gobernación (Segob), información en la que obren las acciones y protocolos de atención preventiva para evitar o limitar el contagio de Covid-19 entre las personas migrantes detenidas en las EM y estancias provisionales. Hasta ahora, Asylum Access México no ha obtenido respuesta.

En concreto, esta organización que brinda acompañamiento a personas solicitantes de asilo o refugio en nuestro país pidió a las autoridades información sobre las medidas que ha puesto en práctica para evitar o limitar la propagación del coronavirus; si dispone o no de protocolos preventivos; cómo se está informando a las personas (personal y visitantes) dentro de las estaciones; en qué circunstancias se va a someter a las y los migrantes a prueba de detección; si existe un estimado de las pruebas que se requieren; y si las personas deberían ser puestas en cuarentena o, si se enfermaban, cómo continuarán operando las instalaciones del Instituto.

De acuerdo con Macías Delgadillo, previo a la contingencia sanitaria, las condiciones de higiene en las EM eran críticas, ya que –como han constatado en sus monitoreos habituales y por el testimonio de las personas migrantes– a las familias que tienen bebés, por ejemplo, se les provee de hasta máximo tres pañales al día; a las mujeres que requieren se les da una o dos toallas sanitarias; hay hacinamiento; y en las estaciones del sur, las temperaturas son muy altas y no hay suficiente ventilación ni aire acondicionado.

Macías Degollado ha constatado por cuenta propia, durante las visitas, que a veces algunos de los sanitarios no funcionan, sólo uno está disponible para 40 personas. “Ahí mismo están las habitaciones donde duermen, no hay algún espacio adecuado para tomar los alimentos. Los alimentos son ingeridos en las habitaciones donde duermen. Sabemos que las condiciones no son adecuadas, mucho menos en este momento”, expresó la defensora de los derechos de las personas migrantes.

De acuerdo con Asylum Access, luego de la declaratoria del inicio de la pandemia en México, se ha observado una reducción del número de personas que están dentro de las EM. “Vemos que se ha reducido el número de las personas que están dentro, y las personas que son solicitantes para el reconocimiento de la condición de refugiado, que están dentro de las estaciones, están saliendo como alternativa a la detención que ofrece este programa”, dijo.

Sin embargo, no se ha podido corroborar que las personas no sigan en hacinamiento y desconocen, por falta de respuesta oficial, si continúan (como se observó en semanas pasadas) las detenciones por parte del INM, sobre todo en la frontera sur, donde las personas migrantes eran llevadas directamente a las EM.

Por todo esto, la directora de Asylum Access México, solicitó a las autoridades sanitarias garantizar derecho a servicios de todas las personas migrantes solicitantes de asilo o refugiadas, y enfatizó en que si una persona se contagia de coronavirus y no se detecta a tiempo, podría poner en riesgo a más personas.

Entrevistada por separado, María Alejandra Espinosa Moreno, integrante de la organización Formación y Capacitación (FOCA A.C.) –que acompaña a mujeres migrantes en la frontera sur del país– explicó que como defensoras de esta población han estado en comunicación con autoridades del INM para conocer la situación de las personas detenidas en las EM ante el COVID-19.

Sin embargo, se dijo preocupada porque han observado que hay información desarticulada entre las diferentes oficinas del INM en el sur, lo que revela –dijo– que no existen protocolos para la atención de las personas migrantes en las Estaciones Migratorias frente a la nueva epidemia.

De acuerdo con Espinosa, las autoridades con quienes han sostenido conversaciones informales (porque tampoco se han emitido oficios) les han dicho que no han definido si dejarán salir o no a las personas migrantes alojadas en los centros de detención, ello a pesar de que Guatemala ya cerró las fronteras para la deportación. “Éstas son situaciones que devendrá en procesos más complejos de hacinamiento y de posibilidades de contagio muy altas donde, sabemos, hay mujeres embarazadas, niñas y niños”, expresó la defensora.

En San Cristóbal de las Casas, Chiapas, por ejemplo, las autoridades migratorias dijeron al personal de FOCA A.C. que quienes están en procedimientos de solicitud de asilo tendrán que ir a firmar una vez a la semana, lo que podría representar riesgo para ellas, mientras que en Comitán las autoridades dijeron que no sabían qué hacer.

Lo mismo pasa con el tema de las detenciones de personas migrantes (que hasta la semana pasada eran frecuentes y las llevaba a cabo la Guardia Nacional, militares y autoridad migratoria). Las autoridades desconocen si éstas van a continuar. De acuerdo con Espinosa Moreno, hasta la semana del 16 al 20 de marzo, la estación migratoria de Comitán, que es para 60 personas, tenía una ocupación de entre 80 y 90.

Como documentó Cimacnoticias en el reportaje Mujeres migrantes: el temor a ser deportadas (publicado el pasado 11 de marzo), las EM en las que son llevadas mujeres y las niñas después de detenciones intimidantes, no cuentan con condiciones de alojamiento digno, pues –según el testimonio de las propias familias– las colchonetas en las que se acuestan no están limpias y tienen chinches, la propagación de enfermedades respiratorias es una constante, la alimentación no es adecuada, y la atención médica o abastecimiento de productos de primera necesidad es básico.

Todo esto es así a pesar de que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) hizo en años pasados varias recomendaciones a las EM ubicadas en la frontera sur, como la de Comitán, la cual llegó a reportar una saturación de hasta 120 personas que conviven en sólo dos salones.

De acuerdo con un comunicado dado a conocer este 25 de marzo por el “Colectivo de Observación y Monitoreo de Derechos Humanos en el Sureste Mexicano” (integrado por varias organizaciones civiles, entre ellas FOCA A.C), un día antes, más de 50 personas protestaron al interior de la Estación Migratoria Siglo XXI, ubicada en Tapachula, Chiapas -con al menos 30 por ciento de población femenina- ante la prolongación indefinida de su detención y el temor a sufrir consecuencias para su salud en el contexto de la actual pandemia.

Lejos de permitirles el libre tránsito, como es su Derecho Humano, personal de la Guardia Nacional y la Policía Federal reprimieron violentamente a las personas migrantes, para luego sacarlas de las Estaciones Migratorias y llevárselas, de acuerdo con las organizaciones.

Por ello, el Colectivo urgió a presentar con vida a las personas que se manifestaron por su libertad, a que se tomen medidas que garanticen la salud, así como la integridad física y mental de las personas en detención; y que se aclaren los hechos en los que presuntamente se hizo uso excesivo de la fuerza. “Si no se pueden garantizar –expresó el Colectivo–, exigimos la liberación inmediata de todas las personas migrantes y solicitantes de Protección Internacional.

LA RESPUESTA OFICIAL
Tras el inicio de la epidemia por Covid-19 en México, la CNDH emitió dos comunicaciones al INM, en las que expresó su preocupación por el aumento de personas en contexto migratorio alojadas en las EM y las estaciones provisionales a pesar de las medidas de mitigación emitidas por el Gobierno Federal.

Por ello, la CNDH llamó a la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y al INM a gestionar los acuerdos internacionales que se requieran a fin de implementar mecanismos que faciliten la digna y sana repatriación de extranjeros varados en territorio mexicano y garanticen sus derechos.

La Comisión alertó que la prohibición de ingreso de extranjeros y sus connacionales provenientes de otras naciones imposibilitan al INM a ejecutar los procedimientos jurídicos migratorios para este grupo de personas, por lo que pidió a las autoridades consulares de las personas involucradas o afectadas, protejan sus intereses, les brinde ayuda y asistencia.

El 20 de marzo, el INM dijo en un comunicado que en las estaciones y estancias migratorias del INM en la República Mexicana, “las acciones implementadas son similares” a las que se harán en los aeropuertos y cruces fronterizos, las cuales consisten en tomar y registrar la temperatura de las personas, aplicar entrevistas para solicitar información referente a su estado de salud y naciones visitadas, y proporcionar gel antibacterial a base de alcohol.

De presentarse un posible caso de contagio, la autoridad migratoria en estas instalaciones procederá a notificar de manera inmediata a las instancias médicas nacional e internacional, mientras la persona extranjera es conducida a un área de aislamiento, en espera de las instrucciones sanitarias que correspondan, dice el comunicado.

Y para las áreas de internación, como en las estaciones y estancias migratorias, el INM aseguró que dispuso la observación de medidas preventivas de higiene, tanto para personas servidoras públicas que atienden, visitantes y personas migrantes alojadas, pero no informó cuáles.

El 25 de marzo (dos días después de declararse la Fase 2 de la contingencia) la Comar publicó una ficha técnica en la que da a conocer que la obligación de firma (de las personas solicitantes de trámite) queda suspendida a partir del día 24 de marzo del 2020 y hasta el 17 de abril del 2020; que se suspenden entrevistas y emisión de resoluciones hasta nuevo aviso, por lo que se sugiere estar atentos a las comunicaciones de la Comar y que, por lo tanto, no se emitirán autorizaciones para trasladarse a otra entidad.

Angélica Jocelyn Soto Espinosa |Cimacnoticias

LJA


Detenidos, 36 mil 162 migrantes en 2 años en Veracruz

Por Fabiola González

Durante el periodo 2018 a febrero de 2020 la entidad veracruzana registró 36 mil 162 detenciones de migrantes extranjeros y devuelto a 46 mil 808, lo que la ubica en la segunda posición nacional; el mayor registro se concentró en 2019, año en que el gobierno estadounidense a cargo del presidente Donald Trump ejerció presión sobre la política migratoria mexicana.

En 2018 en la entidad fueron retenidos un total de 13 mil 011 migrantes extranjeros; en 2019, alcanzó la cifra de 22 mil 080, 40.6% más (8 mil 969) comparado con el año anterior.

Mientras que el número de migrantes devueltos en 2019 se incrementó 45.7%, al pasar de 16 mil 163, en 2018, a 29 mil 753 ciudadanos extranjeros provenientes en su mayoría de América Central: 15 mil 409 de nacionalidad hondureña, 8 mil 532 de origen guatemalteco, 5 mil 039 salvadoreños y 320 migrantes nicaragüenses.

De acuerdo con la Unidad de Política Migratoria, Registro e Identidad de Personas, de la Secretaría de Gobernación, durante 2019 en Veracruz también fueron deportados 383 migrantes cubanos, 32 colombianos, 15 migrantes procedentes de Belice, 11 estadounidenses, cuatro de República Dominicana, tres migrantes chilenos, y de Haití, Costa Rica, Argentina, España, Serbia, Japón y Turquía, fue devuelto uno por país.

Para este año, la entidad veracruzana mantiene la segunda posición con 971 migrantes presentados ante la autoridad migratoria, en eventos registrados principalmente en Acayucan (763), Orizaba (51), Veracruz (36), Cosoleacaque (23), Río Blanco (20), Actopan (17), Poza Rica (15), Cotaxtla (14), Cosamaloapan (12), Alvarado (7), Ozuluama (4), Naranjos y Córdoba (3, cada uno), Fortín (2) y Villa Aldama (1).

En el nivel nacional, durante 2018 y hasta febrero de 2020, el estado de Chiapas ocupa el primer lugar nacional en cifras de migrantes detenidos y deportados, con la cifra de 148 mil 545 y 109 mil 773, respectivamente.

VERACRUZANOS REPATRIADOS

Por otra parte, desde 2018 a febrero de 2020, el gobierno estadounidense ha repatriado a 25 mil 556 migrantes veracruzanos, de los cuales 23 mil 168 son hombres y 2 mil 388 mujeres.

También en 2019 el número de veracruzanos expulsados del país norteamericano aumentó en 4.5%, en comparación con lo registrado en 2018, al pasar de 11 mil 982, a 12 mil 546 migrantes.

En los primeros dos meses de este año mil 028 migrantes veracruzanos (946 hombres y 82 mujeres) fueron devueltos desde Estados Unidos de América (EUA), por lo que la entidad ocupa el sexto lugar, después de Guerrero, Oaxaca, Guanajuato, Michoacán y Chiapas.

LOS DECESOS

De acuerdo con la información proporcionada a través de la solicitud de información 00642020, la Dirección General de Atención a Migrantes (DGAM), a cargo de Carlos Enrique Escalante Igual, contabilizó un total de 144 migrantes veracruzanos fallecidos en el periodo 2018 a marzo de 2020: en 2018 ocurrieron 55 decesos, en EUA e Inglaterra; en 2019, 72 veracruzanos fallecieron en EUA y Canadá; y 17, hasta el 10 marzo de 2020, en EUA.

Por concepto de gastos de traslado de cuerpos de migrantes veracruzanos fallecidos en el extranjero, la DGAM reportó la cifra de 894 mil 367 pesos, lo cual difiere con la cifra reportada por la Unidad Administrativa de la Segob, que refiere una erogación mayor, por un monto de un millón 198 mil 894.03 pesos de 2018 a febrero de 2020.

Según las cifras de la Segob, fue en 2019 cuando se registró el monto más alto por concepto de gastos de traslado, con 608 mil 150.03 pesos; mientras que en 2018 se erogaron 504 mil 926 pesos y, en 2020, el gasto fue de 504 mil 926 pesos.

INCUMPLIMIENTO DE LA LEY DE ATENCIÓN A MIGRANTES

Durante la administración estatal de Miguel Ángel Yunes Linares, el 6 de agosto de 2018 se publicó en la Gaceta Oficial del Estado la Ley de Atención a Personas Migrantes y sus Familias para el Estado de Veracruz, con el propósito de sentar las bases de la política en materia de atención a migrantes centrada en el respeto a sus derechos humanos, y que estableció la creación del Instituto Veracruzano de Atención a Migrantes, lo cual no existe hasta la fecha.

Con dicha ley no sólo se definirían las atribuciones de las autoridades estatales en la atención a migrantes y las tareas de los ayuntamientos en la materia, además se estableció la creación del Registro Estatal de Personas Migrantes y un Padrón Municipal, no sólo para migrantes extranjeros, también para todos los migrantes veracruzanos y sus familias.

Las disposiciones generales de la Ley estatal señalan que el Estado tiene como obligación “garantizar la protección y promoción de los derechos de todas las personas migrantes que salen, retornan, se establecen o transitan por la entidad, con independencia de su situación migratoria”.

Asimismo, señala como derechos de las personas migrantes y sus familias: la preservación de la unidad familiar, el reconocimiento de su personalidad jurídica, recibir información sobre sus derechos, así como de los planes y programas a los que pueden adherir; acceder a los servicios públicos prestados por las dependencias estatales y municipales del Estado y recibir un trato respetuoso, digno y de calidad por parte de las autoridades.

De acuerdo con el Artículo 14 de la referida ley, las asignaciones presupuestarias destinadas a la atención a migrantes, por ser de interés público, “no podrán ser disminuidas para otros conceptos en el ejercicio fiscal correspondiente”.

También señala que el “Instituto Veracruzano” colaborará con las autoridades federales competentes en temas como la repatriación de migrantes de origen veracruzano, cuando sea deportado de un país extranjero, y podrá contribuir con el costo de traslado desde el punto de deportación hasta su lugar de origen.

Además, en caso de que un migrante veracruzano fallezca en el extranjero, “el Instituto y los ayuntamientos brindarán todas las facilidades para que los deudos puedan tramitar la documentación oficial necesaria para la repatriación del cuerpo”.

Las autoridades estatales en materia de atención a migrantes son el gobernador del estado, el secretario de Gobierno, el Consejo Consultivo de Atención a Migrantes, el Instituto Veracruzano de Atención a Migrantes y los ayuntamientos a través de sus comisiones de Población y direcciones de Atención a Migrantes.

En la revisión de la información contenida en la página oficial de la Secretaría de Gobierno de Veracruz, en el apartado de Atención a Migrantes, se pudo constatar que la entidad tampoco cuenta con un Registro Estatal de Personas Migrantes, que sumado a la falta del Instituto Veracruzano de Atención a Migrantes, representaría un incumplimiento a lo establecido por la ley estatal.

Finalmente, para el actual ejercicio fiscal, el Presupuesto Estatal de Egresos asignó a la Dirección General de Atención a Migrantes un monto de 4 millones 367 mil 515 pesos, por concepto de servicios migratorios.

Diario de Xapala


Sin cerco sanitario la frontera con EU, nuevo foco de coronavirus

En momentos en que Estados Unidos se perfila como nuevo foco de coronavirus a nivel internacional y las autoridades de ese país reconocen que hasta 200 mil personas podrían morir por la enfermedad, los cruces de personas hacia México continúan con pocas medidas en puntos específicos.

Este domingo, en la frontera de Ciudad Juárez, Chihuahua, se observó a un grupo de agentes de la Policía Vial cuya labor se limitaba a entregar una hoja con información general sobre coronavirus.

Sin ser precisamente un cerco sanitario, puesto que no se hicieron revisiones médicas, los agentes que se apostaron en el puente internacional Córdova-Américas vestían trajes especiales para evitar el contagio de COVID-19 y su trabajo fue entregar volantes con información de las medidas sanitarias y recomendaciones para prevenir el contagio del virus.

Chihuahua tiene seis casos confirmados de coronavirus, cuatro de ellos en Ciudad Juárez, mientras que en Texas suman más de 2 mil 500. Pese a ello, las autoridades no han endurecido las medidas.

DESPROTEGIDA

En Tijuana, uno de los cruces más transitados, tampoco existe un filtro sanitario. Una mujer estadounidense que cruza todos los días a México dijo que al pasar a territorio mexicano nadie le pregunta nada, pero cuando regresa a Estados Unidos los agentes migratorios de ese país sí le cuestionan si ha tenido síntomas de la enfermedad.

En las fronteras de Piedras Negras y Acuña, en Coahuila, tampoco hay cercos sanitarios.

Hasta este domingo, sólo dos estados tenían operativos. En Tamaulipas, el 23 de marzo se desplegaron más de 250 funcionarios de salud en los 15 cruces internacionales con Estados Unidos.

El personal a cargo realiza tomas de temperatura y aplicación de gel antibacterial a quienes cruzan la frontera.

REVISAN SÍNTOMAS

En Sonora, desde el 25 de marzo, personal de salud y de aduanas toman la temperatura y revisan si las personas tienen síntomas de COVID-19 a quienes cruzan la frontera.

Hasta la tarde de este domingo, Estados Unidos registraba más de 135 mil casos de COVID-19 y 2 mil 400 fallecimientos, de acuerdo con el conteo de la Universidad Johns Hopkins, aunque se cree que el número real de infecciones es más elevado.

El especialista en enfermedades infecciosas del gobierno de Estados Unidos, Anthony Fauci, dijo este domingo en entrevista con CNN que la epidemia podría causar la muerte de entre 100 mil y 200 mil estadounidenses.

El viernes pasado los gobernadores de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón; Coahuila, Miguel Ángel Riquelme y Tamaulipas, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, hicieron un llamado al gobierno federal a tomar medidas en la frontera norte que eviten la llegada del virus.

Vanguardia


VOLVER