Misión de la OEA denuncia el asesinato de ocho líderes sociales durante la cuarentena

24

OEA denuncia asesinato de 8 líderes en medio de crisis por covid-19

A través de un comunicado, La Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la Organización de los Estados Americanos (MAPP/OEA) denunció los crímenes “de Carlota Salinas, en el sur de Bolívar; Marco Rivadeneira, en el Putumayo; Ángel Ovidio Quintero, en Antioquia; y Omar Guasiruma y Ernesto Guasiruma, del pueblo indígena Embera en el Valle del Cauca, así como de tres personas en proceso de reincorporación en zona rural de La Macarena, Meta”.

También recordó la amenaza que viven actualmente varias comunidades del país por causa del conflicto armado en medio de la crisis y el aislamiento obligatorio por causa la pandemia por el virus covid-19.

Asegura el organismo multilateral que “ha constatado con preocupación la continuidad de afectaciones por parte de grupos armados ilegales, como amenazas, confinamientos y desplazamientos forzados de comunidades en el Alto Baudó (Chocó), Roberto Payán (Nariño), Argelia y El Tambo (Cauca), y de hostigamientos a estaciones de policía en el Norte del Cauca que ponen en alto riesgo a la población civil”.

También denuncia que han aumentado las tensiones sociales por causa de la decisión estatal de avanzar en erradicaciones forzosas de cultivos ilícitos “en regiones como Caquetá, Putumayo y el Catatumbo, donde se registró una lamentable muerte”.

Al respecto, le pide al Estado multiplicar y fortalecer las medidas de prevención y protección de los líderes sociales de y derechos humanos que habitan zonas fuertemente impactadas por la violencia.

El Tiempo


Un indígena awá fue asesinado frente a su familia en Nariño

Ni en tiempos de pandemia en Colombia se frena la violencia contra el pueblo indígena awá en Nariño.

La nueva víctima mortal es Wílder García, un joven de 18 años, casado y quien deja dos hijos de 7 y 9 años.

Según la Unidad Indígena del Pueblo Awá (Unipa), fue asesinado por miembros de un grupo armado ilegal, al interior de su vivienda localizada en el resguardo Tortugaña – Telembí, en zona rural del municipio Barbacoas. El caso se conoció el fin de semana, pero el crimen ocurrió el pasado jueves.

“Los victimarios entraron a su vivienda y lo asesinaron frente a su familia”, informaron en esa organización que, además, indicó que ante la situación del aislamiento por el coronavirus en el país y por las amenazas procedentes de los grupos armados que hacen presencia en la región, no se ha logrado hasta hoy practicar el levantamiento del cadáver.

A este lamentable hecho se suma la presencia de varios integrantes de un grupo armado ilegal el pasado martes, en la zona de acceso del centro educativo Los Telembíes, en el corregimiento Buenavista, intimidando a quienes se movilizaban por el lugar.

“Realizaron varios disparos sin tener que cerca del lugar viven familias Awá en situación de desplazamiento”, informó y agregó además que “estos hechos se presentaron en una zona que se encuentra fuertemente militarizada y controlada por el Ejército”.

La situación se torna aún más crítica para este pueblo, porque en los últimos días aumentaron las amenazas contra los gobernadores indígenas y los líderes sociales que asesoran a dicha organización.

Según la denuncia, las amenazas provienen de hombres armados que se movilizan en vehículos sin placas y con vidrios polarizados.

“Sabemos que la preocupación por el coronavirus ha hecho que la atención de todos se vuelque a la pandemia y con justa razón, pero en nuestros territorios se sigue atentando contra los derechos humanos de quienes buscamos vivir en paz”, precisaron en la Unipa.

La población indígena awá en el departamento indicó que a pesar de la pandemia que también afecta a sus alejados territorios en Nariño, ha sido insuficiente la atención en salud por parte del Estado. “Varios estudios médicos han demostrado nuestra vulnerabilidad frente a enfermedades infectocontagiosas importadas”, señalaron en Unipa.

Entre tanto, indígenas del Cauca pidieron a los grupos violentos un cese del fuego por hostigamientos en el norte de la región, teniendo en cuenta la crisis en el país por coronavirus.

El Tiempo


VOLVER

Más notas sobre el tema