Violencia en Colombia: organizaciones de DDHH piden al gobierno proteger a líderes sociales durante la pandemia

Organizaciones de DD.HH. piden al gobierno proteger a líderes sociales durante la pandemia

Varias oenegés internacionales pidieron al Gobierno Nacional proteger a activistas de derechos humanos, ante el riesgo de que sean presa fácil de los grupos armados en un momento en que la atención oficial se centra en la lucha contra pandemia del nuevo coronavirus.

“Instamos al gobierno colombiano a que brinde garantías efectivas para los defensores de derechos humanos, los líderes sociales y aquellos que trabajan para construir la paz en Colombia”, indicaron en un comunicado conjunto 21 organizaciones, entre ellas Amnistía Internacional, Oxfam Colombia y la Incidencia a favor de los derechos humanos en las Américas (Wola).

Los firmantes hicieron el llamado tras el asesinato del líder comunitario Marco Rivadeneira el 19 de marzo a manos de tres hombres armados que irrumpieron una reunión en la que campesinos y autoridades discutían sobre la erradicación de narcocultivos en el departamento de Putumayo, fronterizo con Ecuador.

“Colombia no debe perder más líderes que como Marco Rivadeneira han trabajado valientemente para brindar protección de los derechos humanos y la paz a sus comunidades”, agregaron.

Rivadeneira era el representante de la Coordinación Colombia-Europa-Estados Unidos, que reúne a 275 organizaciones defensoras de derechos humanos en Colombia.

Esa plataforma instó al gobierno de Iván Duque a actuar con decisión para evitar que los grupos armados utilicen la situación de emergencia creada por el nuevo coronavirus para continuar asesinando a los líderes sociales.

Aunque la violencia se ha aliviado desde el acuerdo de paz de 2016 que desarmó a las Farc, la otrora guerrilla más poderosa de América, Colombia aún vive un conflicto armado que la azota desde hace casi seis décadas.

Al menos 108 activistas sociales fueron asesinados en Colombia en 2019, según la ONU. La mayoría de las muertes ocurrió en zonas donde operan grupos armados involucrados con el narcotráfico. En 2018 hubo 115.

En las últimas dos semanas fueron ultimados varios activistas, entre ellos dos líderes indígenas confinados por la pandemia, que en Colombia deja seis muertos y 491 contagios detectados desde el 6 de marzo.

El Espectador


Pese a cuarentena por coronavirus, siguen asesinando líderes sociales

Por Andrea Carolina Tapia Godoy

El feminicidio de una lideresa social en el municipio de San Pablo, sur de Bolívar y el asesinato de dos líderes indígenas en el corregimiento de Naranjal, Valle del Cauca muestran que, aún en medio de la crisis por la pandemia, la vida de los líderes sociales sigue en peligro.

La Organización Femenina Popular (OFP) denunció el feminicidio de Carlota Salinas, ocurrido el 24 de marzo sobre las 8 de la noche en San Pablo, uno de los municipios priorizados en el país para los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET).

Según la Organización, hombres armados llegaron hasta su vivienda, en el barrio Guarigua, la obligaron a salir unos metros y la asesinaron con armas de fuego. Su pareja está desaparecida.

“Nos duele su asesinato, que se suma a los más de 800 líderes y lideresas asesinadas desde la firma de los Acuerdos de Paz y reconocemos la urgencia de que el Estado colombiano cumpla con sus obligaciones de protección de la vida de quienes luchan por las comunidades, la justicia y la dignidad” señaló la Organización en un comunicado.

Carlota Salinas hizo parte de la Organización por más de diez años. Allí impulsó grupos de mujeres productoras, ahorradoras, lideresas, defensoras de víctimas y defensoras de una vida libre de violencias.

La OFP pidió medidas urgentes al Gobierno para garantizar la protección de las lideresas sociales en el marco del aislamiento preventivo obligatorio e hicieron un llamado a la comunidad internacional para que le exija al Gobierno nacional garantizar la vida: “Nos unimos al cese al fuego humanitario en todo el mundo para que la vida prevalezca”.

Condenamos el feminicidio de nuestra lideresa social Carlota Salinas, en el municipio de San Pablo Bolívar #NiUnaMas #NoMasFeminicidios pic.twitter.com/OR1R2oAtZH

— OFP (@OFPMujeres) March 25, 2020
Omar Guasiruma Nacabera, de 27años, y Ernesto Guasiruma Nacabera, de 33 años, líderes Embera, fueron asesinados en la noche del 23 de marzo. Así lo denunciaron La Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) y la Organización Regional del Valle del Cauca (ORIVAC). José y Víctor Guasiruma, de la misma familia, resultaron heridos.

Los líderes estaban acatando la orden de cuarentena con su familia, en la comunidad de Buenavista, donde llegaron desconocidos a invitarlos a una reunión urgente. Engañados, los 4 miembros de la misma familia salieron de su vivienda, los llevaron a unos 20 metros hacia la orilla del río San Quinini y les dispararon. El hecho ocurrió en el corregimiento de Naranjal, municipio de Bolívar, Valle del Cauca.

#ATENCIÓN| En la mañana de hoy fueron ASESINADOS dos líderes indígenas Embera y otros dos indígenas resultaron heridos. El hecho se presentó en el corregimiento de Naranjal en Bolívar, Valle del Cauca. La pandemia es el genocidio hacia los Pueblos Indígenas. @luiskankui.

— Organización Nacional Indígena de Colombia – ONIC (@ONIC_Colombia) March 24, 2020

La ORIVAC hizo un llamado urgente al Estado colombiano y a las organizaciones defensoras de derechos humanos para proteger la vida de las familias.

“No cabe que se siga derramando sangre de nuestros hermanos indígenas y socavando a los defensores de nuestra madre naturaleza y el exterminio físico y cultural a los Pueblos Indígenas en Colombia”, anunció la ORIVAC en un comunicado.

Pero estos no son los únicos asesinatos registrados en este mes. La Asociación para la Investigación y Acción social Nomadesc denunció el 19 de marzo el asesinato de Marco Rivadeneira, el líder campesino del Coordinador Nacional Agrario (CNA), presidente de ASOPUERTOASÍS y defensor de derechos humanos.

Ese día, alrededor de las 2:30 de la tarde, tres hombres vestidos de civil que portaban armas de fuego lo sacaron de la vereda Nueva Granda en Puerto Asís, Putumayo y lo asesinaron.

Denuncia Publica
Por el asesinato del presidente de la asociación campesina de puerto asis putumayo Marco Rivadeneira pic.twitter.com/5QVOJQFtnR

— Asociación Nomadesc (@Nomadesc) March 20, 2020

La situación en Colombia es tan crítica que ha llamado la atención de la prensa internacional. El País, de España, publicó esta tarde que “miles de campesinos enfrentan una doble preocupación: la pandemia y las organizaciones armadas.”

Este año ha sido uno de Los más violentos para los líderes sociales del país. Solo en los primeros 15 días del año se registraron 17 asesinatos.

Según el Informe del Relator Especial sobre la situación de los defensores de los derechos humanos, Colombia es el país latinoamericano con más asesinatos de defensores de derechos humanos.

Este informe, presentado por la ONU el 4 de marzo ante el Consejo de Derechos Humanos señala que “las personas defensoras son asesinadas y violentadas por implementar la paz; oponerse a los intereses del crimen organizado, las economías ilegales, la corrupción y la tenencia ilícita de la tierra; y por proteger sus comunidades. Las defensoras son, además, objeto de violaciones específicas de género y sus familias son también el blanco de ataques”.

Además, se señala que los asesinatos de defensores de derechos humanos han aumentado desde 2016.

La Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos (ACNUDH), en su informe anual para Colombia, reveló que al menos 66 miembros del pueblo indígena Nasa fueron asesinados en 2019.

El Tiempo


VOLVER