Ana Erazo, concejala de Cali: “Durante la pandemia Duque no dejó de comprar tanquetas y dirigir presupuesto al área de Defensa”

19

Entrevista a Ana Erazo, concejala de la ciudad de Cali

Por Denise Godoy, de la redacción de NODAL

En las últimas semanas Colombia ha estado bajo protestas en diversas ciudades del país en reclamo de alimentos para sobrellevar la cuarentena por el coronavirus. En conversación con NODAL, Ana Erazo, concejala de la ciudad de Cali por el partido Polo Democrático Alternativo, integrante de Ciudad en Movimiento y del Congreso de Los Pueblos, explica las medidas tomadas por el gobierno en un contexto de emergencia por la pandemia y el sistemático asesinato de lideresas y líderes sociales que se ha incrementado durante el aislamiento social.

¿Cuáles son los principales reclamos de las protestas de estas últimas semanas? ¿Qué sectores se ven más vulnerados durante el aislamiento obligatorio?

Después de más de 30 días de confinamiento obligatorio, es normal que se empiecen a agudizar las necesidades de la gente en los distintos barrios. Sobre todo en los sectores más populares que es donde sabíamos que más iba a afectar el Covid-19 en términos del ingreso por sus empleos, que muchos de ellos son informales, por el pago de sus obligaciones y por la seguridad alimentaria. En ese sentido, luego de tantos días de confinamiento se han empezado a dar los brotes de manifestaciones diversas en Cali y el resto de las ciudades donde más se concentran los sectores populares. Estas se dan en función de la demanda de los distintos subsidios o bonos de alimentación que es a lo que las personas están accediendo por el momento. Como estos beneficios no han llegado a todos los barrios y a todas las familias, evidentemente comenzaron a surgir diversas protestas. Entre las exigencias, la garantía de la seguridad alimentaria creo que es la más básica y primordial. La segunda tiene que ver con el hecho de la prolongación del confinamiento ya que de ello derivan también sus ingresos para el pago de sus arriendos. Otra de las demandas importantes es el tema del pago de los servicios públicos y facturas que deben hacer las familias.  Esas son las principales razones de las manifestaciones en el marco del Covid-19.

¿En qué consisten las medidas tomadas por el gobierno para evitar la propagación del coronavirus y qué efectos tuvieron hasta el momento?

En el marco nacional lo que hemos visto son las diversas medidas adoptadas por el presidente Iván Duque que tienen que ver sobre todo en beneficiar a los sectores bancarios y financieros del país. Son múltiples los decretos que se han emanado, entre ellos la creación del Fondo de Mitigación de Emergencias (FOME) y la utilización de recursos del Fondo Nacional de Pensiones de las Entidades Territoriales (FONPET) que tienen que ver con los recursos que utilizan los entes territoriales en función de garantizar la liquidez del sector bancario en el país. Esas medidas han estado en función de los intereses del sector de la banca. En términos de los sectores más ciudadanos se han emitido algunos decretos que tienen que ver con la creación de nuevos subsidios y el incremento de los históricos subsidios. Sin embargo, se han generado muchos problemas a la hora de entregarlos por el colapso de los sistemas y esto evidencia que en este momento el gobierno nacional tiene muchas falencias en relación al mapeo del territorio y en términos de las necesidades de las clases sociales. También otros beneficios dirigidos a las entidades territoriales para que busquen recursos y puedan subsidiar los servicios públicos. Como no hay los suficientes recursos, los municipios y distritos no cuentan con la capacidad para poder apoyar las diferentes iniciativas que plantea el gobierno nacional.

¿Cómo se vive el confinamiento en la ciudad de Cali?

En el caso de Cali, las medidas que ha tomado el gobierno han sido en función de cinco ejes fundamentales. El primero está ligado al tema de la salud. En Colombia y en Cali hace ya más de treinta años que no se crea una clínica o un hospital público. En ese sentido, se debieron readecuar los espacios para poder tener Unidades de Cuidados Intensivos y estar preparados ante cualquier contingencia. El segundo, es el de la seguridad alimentaria que tiene que ver con la entrega de bonos o con los mercados en los barrios. El tercero, es la seguridad ciudadana en el cumplimiento del confinamiento para evitar la propagación. Otro eje es el de la salud mental, en la que se incluye todo el tema de violencia intrafamiliar y casos de feminicidios que se han dado en Cali en el marco también del confinamiento y las distintas situaciones psicológicas. El tema de los servicios públicos es otro de los ejes fundamentales porque es real que las familias lo necesitan para poder estar confinadas.

¿Qué opinión tiene acerca del incremento de los asesinatos de líderes sociales, indígenas y excombatientes a pesar de la pandemia?

Sabíamos que esta pandemia iba a afectar sobre todo a los centros urbanos y a los sectores más rurales y creo que esto lo está aprovechando el paramilitarismo y las disidencias de Farc para poder seguir llevando a cabo sus planes de asesinatos a líderes sociales. Creo que los ojos están puestos directamente en el Covid-19 y se agudizan las tensiones en el sector rural pero como siempre el presidente no tiene políticas eficaces para poder disminuir esta situación. En este sentido, es necesario resaltar que desde que estamos en el marco de la pandemia Iván Duque no ha dejado de comprar tanquetas o de dirigir presupuesto para el área de defensa. Esto es algo que hemos criticado en todo sentido. En lugar de direccionar otros tipos de presupuestos de otras áreas para el sector social, se sigue invirtiendo en la guerra. Es preocupante porque el Ejército de Liberación Nacional ha planteado el cese al fuego unilateral y no sabemos que se pueda estar cocinando en este sentido frente a las FFAA y el cuerpo militar. El llamado siempre va a ser el de buscar el diálogo para negociar esta paz, a dar cumplimiento a los acuerdos que se tienen con las Farc y a buscar políticas certeras que acaben con el flagelo del paramilitarismo y del asesinato de líderes y lideresas sociales más allá del marco de la pandemia, que no solamente se ha dado ahora sino que ha sido histórico y es lamentable la historia sobre la sangre que se escribe en nuestro país.


VOLVER
Más notas sobre el tema