Colapso sanitario: según el gobierno hay cuatro mil contagiados y 220 fallecidos

70

Casi 4.000 contagiados por coronavirus en Ecuador

Cerca de las 18:25 de este martes 7 de abril el Ministerio de Salud (MSP) publicó el balance de los casos de coronavirus en Ecuador, señalando que la cifra de contagiados es de casi 4.000 y que ya van 220 fallecidos confirmados.

En su cuenta de Twitter, el MSP indicó que hay 3995 casos confirmados, que se han descartado otros 3956 y que a 140 personas se les ha dado el alta hospitalaria.

El Gobierno reconoce además que otras 182 personas “probablemente” murieron por el nuevo virus.

Con 2706 casos, Guayas sigue siendo la provincia más golpeada. En 23 de sus 25 cantones se registran infectados, solo en Marcelino Maridueña y Palestina no se reportan enfermos por el coronavirus.

Guayaquil es la ciudad más golpeada. Desde el 29 de febrero han existido 1846 contagiados.

Pichincha, Los Ríos, Manabí y Azuay son las otras cuatro provincias más atacadas por este mal.

Ecuavisa


Conaie pide ayuda a militares y policías para movilizar productos 

En las comunidades indígenas rige una regla para prevenir los contagios con coronavirus: quien sale a la ciudad no puede regresar al pueblo. Lo informó el presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), Jaime Vargas, durante una rueda de prensa virtual.

Esa disposición, reconoció el dirigente, complica la salida de productos desde las zonas rurales hasta los mercados en las ciudades, especialmente de la Costa.

Vargas dijo que hay que “garantizar la movilización de productos”. El problema, añadió, es que los productores no cuentan con los equipos de bioseguridad necesarios.

Por eso, pidió que las Fuerzas Armadas y la Policía presten sus camiones para trasladar los víveres. “No ha sido fácil, si no nos toman en cuenta no habrá cómo llegar con nuestro grano de arena”, dijo.

Vargas también propuso al Gobierno crear un fondo de emergencia que compre directamente los productos al agricultor. Llamó a controlar el correcto funcionamiento del comercio.

“Tal cual se está haciendo no se va a poder abastecer a todos”.

En Guayaquil escasean productos provenientes de la Sierra y los precios han aumentado considerablemente por la poca oferta.

Primicias


Hospitales en Ecuador con problemas por contagio de médicos y auxiliares

El viceministro Ernesto Carrasco explicó que hay más de 1600 casos, entre médicos, enfermeras, tecnólogos, que están entre los casos confirmados y sospechosos de COVID-19. Agregó que la cifra también incluye a personal administrativo que labora en los hospitales.

De este total, el ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, refirió que 417 son médicos, lo que complicaría aún más la atención.

El viceministro añadió que son casos que no son de gravedad y que cumplirán con 15 días de aislamiento en sus hogares, para retomar sus labores.

Personal médico del hospital Universitario explicó que allí existen tres médicos que dieron positivo de coronavirus y que están aislados. Esto generó preocupación en enfermeras e internos de ese hospital.

“Solo nos dan mascarillas N95 y las batas de siempre, pero no hay zapatones, protección ocular y demás implementos necesarios. Aquí sí llegan pacientes con síntomas de COVID-19, pero son derivados al hospital Guayaquil y al del Guasmo porque ellos son los encargados”, explicó una de las personas que trabaja en ese hospital.

Internos de los hospitales del Guasmo y del Guayaquil indicaron que a muchos sí les dieron permiso para que estén en sus hogares por el alto riesgo de contagio.

Sin embargo, en otros centros médicos como la maternidad Matilde Hidalgo de Procel y el hospital Francisco de Icaza Bustamante hay reclamos del personal porque existen algunas “bajas”, médicos que no han ido por su enfermedad, duelos u otras complicaciones.

Mientras, en los centros y hospitales del IESS se reporta similar situación, decenas de contagiados y de fallecidos a causa de este virus.

Pese a que no detallaron cifras, se abrió la contratación de manera inmediata a todo el equipo médico para que pueda atender en la crisis sanitaria.

Personal que trabaja en el Teodoro Maldonado Carbo explicó que el pasado viernes no hubo nadie que atienda en la sala de emergencia de ese hospital, ya que hubo un colapso total por los fallecidos y la contaminación de esas áreas.

En el ámbito médico, especialistas dicen que la velocidad de contagio en el sistema de salud podría debilitarlo aún más antes de que llegue lo peor.

“Fuimos a la guerra sin armas”, lamentó una enfermera de 55 años que permanece encerrada en su habitación con síntomas de coronavirus. “No se prepararon con los insumos adecuados, sabiendo que esto ya venía arrasando Europa”, sostuvo.

En Portoviejo, llorando una enfermera del hospital del IESS llamó a las autoridades para que le realice las pruebas para el coronavirus, pues señala que tiene la sintomatología asociada a esta pandemia.

Ella indicó que día tras día, a ese hospital llegan pacientes con síntomas. “El Gobierno nos ha abandonado, no tenemos quién nos ampare, señores por favor hagan conciencia, nosotros también tenemos familiares, nosotros tenemos hijos y no queremos que se nos contagien por la irresponsabilidad que hay, mándennos materiales que los necesitamos, ni a una prueba tenemos acceso, por favor hagan conciencia”, señaló la enfermera.

María Luisa Moreno, coordinadora zonal 4 del IESS, no respondió sobre el tema. (C.D.A.)

Pichincha


Largas filas en los cementerios de Guayaquil para los sepelios

El levantamiento de cadáveres en Guayaquil se regularizó. Así lo informaron las autoridades de la Fuerza de Tarea que el Gobierno conformó para gestionar estos procesos. El organismo amaneció ayer con apenas siete retiros pendientes, un número mínimo en comparación con los más de 100 cuerpos que recogía cada día, desde el pasado 23 de marzo de 2020.

Pero el drama de las familias de los fallecidos no termina con el retiro de los restos. Ahora, las demoras se concentran en los cementerios de la ciudad. Hasta ayer, en estos sitios se registraban decenas de personas que esperaban un turno para sepultar a sus parientes. Eso sucedía en el camposanto Parques de la Paz, en el sector de La Aurora, en el norte.

https://public.flourish.studio/visualisation/1778614/?utm_source=embed&utm_campaign=visualisation/1778614

Allí las familias esperaban con los cofres para realizar los sepelios. Personal del cementerio confirmó estas demoras e indicó que se originaron por el incremento de fallecidos que tiene la ciudad por la emergencia sanitaria. Antes este camposanto tenía unos 15 sepelios al día, ahora ese número fácilmente se ha triplicado.

Lo mismo ocurre en los cementerios de la Junta de Beneficencia y Jardines de Esperanza. Ahí las familias también esperaban su turno para sepultar a sus parientes fallecidos por diferentes causas en esta crisis.

https://public.flourish.studio/story/243664/?utm_source=embed&utm_campaign=story/243664

En el camposanto patrimonial de la Junta, en el norte, entre los asistentes había personas que contaban que el tiempo de espera era de “varias horas”. Por eso, la entidad instaló carpas con sillas para que los deudos pudieran descansar, mientras llegaba el momento del sepelio. Así lo indicó ayer a Ecuavisa, César Salmon, gerente de la Junta. Él también indicó que como parte de su protocolo de seguridad han entregado a las familias gel antiséptico para evitar posibles contagios durante las esperas.

Las tareas de inhumaciones en los camposantos se reforzaron con más personal. El Gobierno optó por una estrategia similar con los entierros que está gestionando. Hasta ayer, el encargado de la Fuerza de Tarea, Jorge Wated, informó que 146 compatriotas ya han sido sepultados en terrenos unipersonales. Desde hoy se espera que esa cifra aumente, pues al día se estima que se realicen al menos 100 inhumaciones.

https://public.flourish.studio/visualisation/1594562/?utm_source=showcase&utm_campaign=visualisation/1594562

De esta forma, se quiere agilizar la sepultura de más de 500 personas que están en el programa de entierro digno. Según Wated este servicio se encarga de gestionar, de forma gratuita, un espacio en dos cementerios de la ciudad.

Los camposantos son parte de Parques de la Paz y están ubicados en los sectores de Pascuales y La Aurora. Las familias de las víctimas pueden conocer el lugar donde reposan los restos de sus seres queridos a través del sitio Coronavirus Ecuador. Allí las familias deben colocar el número de cédula o el nombre del familiar y tendrán los datos de ubicación de la tumba.

https://public.flourish.studio/visualisation/1631922/?utm_source=showcase&utm_campaign=visualisation/1631922

Los servicios estatales no incluyen la formolización de los cadáveres. Así lo explicó ayer Wated en RTS y añadió que el Ministerio de Salud Pública (MSP) estableció que este proceso no es necesario. Lo que sí informó fue que los sepelios se realizan con ataúdes de cartón y en tumbas de gran profundidad. Además, garantizó que se toman “todas las medidas de seguridad” para evitar posibles afectaciones en el futuro.

Para René Cueva, experto en Medicina Forense, los procesos de sepultura durante la emergencia deben ser más rigurosos, en especial para casos de covid-19. Lo más recomendable es la cremación del cuerpo, dijo. Pero entiende que por la poca capacidad de los hornos crematorios en Guayaquil, el MSP cambió el protocolo.

Por eso, se deben enterrar a una profundidad de entre tres y cinco metros. Otra observación que realiza es que los procesos de formolización sí son necesarios en estos casos, para evitar la proliferación de bacterias en el medioambiente. En especial en lugares con terrenos húmedos o fangosos.

Los procesos que se usan en los entierros generan temores en los moradores de Monte Sinaí. Los vecinos de este sector del noroeste de Guayaquil están molestos por el anuncio de la alcaldesa Cynthia Viteri sobre la creación de un cementerio en esta populosa zona.

Por dos días consecutivos, los vecinos han tratado de impedir que la maquinaria pesada del Municipio empiece las labores. Ayer este Diario se comunicó con una moradora que habita 15 años en el sitio. “Aquí hay fuentes de agua natural, nosotros no tenemos alcantarillado”, dijo. En la llamada se escuchaban otras voces de vecinos rechazando la obra. “No es posible que nos pongan un cementerio cerca de nuestras casas” y “tenemos miedo de contagiarnos” eran parte de las quejas que repetían ayer los habitantes.

Mientras tanto, en el cementerio Ángela María Canals, ubicado en el Suburbio, el Cabildo ya empezó la ampliación. Además, gestiona la creación de otros dos camposantos en otros sectores de la urbe, con capacidad para 12 000 tumbas.

El ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, informó ayer que destituyó a un funcionario del Hospital del Guasmo porque cobraba a las familias de las víctimas por entregarles los cuerpos. El Ministro exhortó a la ciudadanía a que denuncie estos hechos.

El Comercio


VOLVER

Más notas sobre el tema