Colombia: tensión entre Iván Duque y la alcaldesa de Bogotá por la reactivación de algunos sectores económicos

327

Claudia López: ‘No es posible reactivar construcción y manufactura al tiempo en Bogotá’

La alcaldesa Claudia López, a través de Twitter, envió un mensaje de rechazo al anuncio del presidente Iván Duque de reactivar los sectores de la construcción y la manufactura a partir del 27 de abril. Según la mandataria distrital, esto no podría aplicarse en Bogotá.

“No es posible que el próximo lunes puedan reactivarse en Bogotá la construcción y manufactura al tiempo. La primera genera 560.000 viajes al día y la segunda 567.000 viajes al día”, escribió López.

En ese sentido, para la alcaldesa esto haría que se aumentaran las aglomeraciones en el transporte público: “Las dos al tiempo dispararían el riesgo de salud de los trabajadores y aglomeración en transporte.

López ya había dicho que, en caso de que Transmilenio supere en 35 % su capacidad, este sistema será cerrado para evitar los contagios. Sin embargo, el presidente Duque coincide en esa postura y el pasado domingo 19 de abril aseguró que el “transporte masivo puede ser foco de contagio” por lo que se debe “limitar su capacidad a no más del 35 %”.

En todo caso, el Gobierno nacional ha dispuesto una serie de protocolos para reactivar el sector de la construcción en el país, entre los que se incluye la obligación de entregarle al Ministerio de Vivienda un plan de bioseguridad antes de volver a operar.

Además, el presidente Duque indicó que desde el 27 de abril y hasta el fin de la cuarentena, el 11 de mayo, se evaluará el impacto de la reactivación de ambos sectores para, en ese sentido, determinar si se reabren otros o si se imponen medidas más drásticas. Todo esto depende de si la capacidad hospitalaria se satura en Colombia.

El mandatario también ha hecho una invitación a que las personas usen medios de transporte alternativos, como la bicicleta, algo en lo que también ha coincidido con la alcaldesa de Bogotá.

RCN Radio


“Yo soy el Presidente de la República”: Iván Duque a Claudia López

El presidente de la República, Iván Duque, aseguró este miércoles que “no es momento para pugilatos políticos”, en referencia a las declaraciones a RCN Radio de la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, en las que criticó las recientes decisiones del Gobierno con respecto a la reactivación de varios sectores económicos.

Pese a las críticas de la mandataria capitalina, el Jefe del Estado aseguró que “nosotros no estamos en choques” y que lo que se debe hacer es “analizar las experiencias del mundo”, pero le recordó que “yo soy el Presidente de la República”.

“Una pandemia no se enfrenta por reducción de áreas, uno puede tener medidas restrictivas pero esto tiene que tener una visión general, una estrategia general”, dijo el Jefe del Estado en entrevista con el canal internacional NTN 24.

Duque enfatizó que “este no es momento para pugilatos políticos, este no es momento para divisiones políticas, este no es un momento para competencias de ninguna índole. Yo soy el Presidente de la República y pienso en el interés de todos los colombianos y también trabajo con los gobernantes locales para que sus políticas sean exitosas, en función del bienestar general de los ciudadanos”.

Previamente, la alcaldesa López había advertido en RCN Radio que no iba a permitir “de ninguna manera” entrará desde el lunes a trabajar el sector de la manufactura en la capital colombiana, como parte de la estrategia anunciada por la Casa de Nariño para reactivar este sector económico en medio de la cuarentena, junto al de la construcción.

“La manufactura no entrará el lunes en Bogotá porque no estamos preparados; yo me enteré antier por una alocución presidencial, pero se tienen que tomar medidas”, afirmó la mandataria capitalina.

Para la alcaldesa López, “es muy fácil sacar un decreto que dice que se abra la manufactura. Pero no es lo mismo en el Chocó que en Bogotá, que tiene millones de personas y que además tiene el mayor número de casos contagiados”.

La mandataria capitalina aseguró que entiende la decisión del presidente Iván Duque por todo lo que está ocurriendo con el desempleo, pero que también se tiene que garantizar que los trabajadores no resulten contagiados con la COVID-19.

Sobre el tema, el presidente Duque señaló que “hemos establecido los lineamientos generales, que hasta ahora lo han acatado todos los gobernantes locales. Fijamos los sectores que podían estar operando en el marco del aislamiento preventivo; muchos de ellos son conscientes de la necesidad de ir dando este paso con los otros sectores y con esa restricción puntual para el tema de transporte masivo”.

Según el primer mandatario, “los protocolos que hemos diseñado para la industria manufacturera para la construcción, los que diseñamos para las obras, para las industrias que estaban haciendo reconversión, hoy nos los están pidiendo otros países de América Latina para aprender de este proceso”.

Enfatizó en que “se trata de un proceso también de colaboración entre todos y ese es el sentido del paso que nosotros queremos dar y también, lo reiteró, son medidas que se dan buscando la recuperación de vida productiva, pero donde nosotros veamos que estamos teniendo retrocesos también tenemos la facultad y el deber de actuar y de hacer las medidas adicionales que se requieran. Por eso lo dije con claridad: así como nosotros damos pasos para recuperar si nosotros a vemos qué hay retrocesos también tendremos siempre la potestad de aplicar sanciones más duras”.

Según el más reciente reporte del Ministerio de Salud, revelado este martes 22 de abril, los contagios por coronavirus en Colombia aumentaron a 4.149, con 172 nuevos casos. Las muertes se elevaron a 196, mientras que la cifra total de recuperados es de 804.

LA FM


La puja política entre Claudia López y el Gobierno

Que esta semana la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, reprochara la decisión del Gobierno Nacional sobre retomar la actividad productiva en los sectores de la construcción y la manufactura, es un capítulo más de las tensiones que se han presentado en las últimas semanas entre el Distrito y el Ejecutivo sobre cómo se debe manejar la crisis del coronavirus.

Incluso, desde que comenzó la contingencia, Bogotá decidió emprender un simulacro de aislamiento obligatorio antes de que el Gobierno ordenara la medida en el ámbito nacional. Ahora, después de 29 días de clausura, el plan del Ejecutivo es que a partir del 27 de abril se retome de manera paulatina la actividad productiva en todo el país.

No todos podrán salir a trabajar, sino que se establecerán planes para ciertos sectores, con el fin de comenzar la reactivación de la economía. Pero López asegura que aún no hay condiciones para seguir esa disposición del Ejecutivo en la capital.

El debate de este miércoles se centró en que la alcaldesa asegura que solo hace dos días recibieron la notificación para reabrir la manufactura el próximo lunes, lo que en Bogotá, de acuerdo con las cifras del Distrito, implica lo movilidad de 436.000 personas. En el sector de la construcción su puesta en marcha significa que otros 300.000 ciudadanos salgan a la calle.

“Como apenas antier nos enteraron, apenas esta semana empezará la organización de reactivación futura, no para este lunes. Hasta tanto no aseguremos la organización e impacto de riesgo del ingreso de esos dos sectores, no reiniciará otro en Bogotá”, afirmó López.

El director del Departamento Administrativo de la Presidencia, Diego Molano, respondió a las críticas de la alcaldesa asegurando que sí es posible ejecutar esa medida siguiendo protocolos de bioseguridad y adaptando condiciones para el transporte de los trabajadores. “Entendemos la preocupación, pero hay que empezar a coordinar para poder avanzar (…) Es un esfuerzo colectivo para adaptarnos a nuestra realidad”, aseguró Molano, en diálogo con Blu Radio.

Así las cosas, el Gobierno y el Distrito van en direcciones diferentes en este capítulo de la contingencia por el coronavirus. Más allá de un debate sobre si la ciudad está preparada o no para retomar ciertas actividades, o de la extensión que debe tener la cuarentena para mantener el bienestar de la ciudadanía, en el fondo también hay una puja política.

Duque y López: tensión de liderazgos políticos

López, por un lado, ostentando el segundo cargo de elección popular más importante del país, ha tenido una carrera política que la llevó a pelear la Presidencia con la Alianza Verde y se convirtió en la primera alcaldesa de la capital. Entre tanto, el mandatario Iván Duque ha recuperado su gobernabilidad con el manejo de esta contingencia.

“Hay un tinte político muy marcado. Por un lado, Claudia López perfilándose como una líder presidenciable. Del otro, Duque tratando de legitimar su imagen como presidente y no dejarse ganar”, apunta Néstor Julián Restrepo, PhD en Comunicación Política y profesor de la Universidad Eafit.

Con solo cuatro meses en ejercicio como alcaldesa, dice Restrepo, desde la administración local salió un liderazgo ajeno al del Gobierno Duque, que es encabezado por López. En este punto también señala que los políticos de Latinoamérica están persiguiendo un modelo de estar en campaña permanente, así no se acerquen unos comicios, para mantener visibilidad y liderazgo.

La alcaldesa López tiene un perfil semejante. En sus tiempos como senadora encabezó la lucha anticorrupción en el país, promovió la consulta sobre este asunto en agosto de 2018 y luego entró de lleno en su carrera por la Alcaldía de Bogotá, una contienda en la que ganó el cargo ante personajes de historia en la política como Carlos Fernando Galán.

López está al mando de la capital del país y Bogotá, a la vez, es el lugar con más casos de coronavirus en Colombia, 1.752 de los 4.149 contagiados que registra el Instituto Nacional de Salud hasta este miércoles 22 de abril.

Se trata de una disputa en la que entra en discusión la pregunta de qué políticas públicas son las más pertinentes para el escenario actual del país, apunta Carlos Andrés Arias, profesor de la maestría en Comunicación Política de la Universidad Externado. También, dice el analista, “hay una tensión política porque López ha demostrado más sus atributos de liderazgo que Duque”.

“Mientras el Gobierno debate el deber ser, intentando medidas de aislamiento de la mano con la economía, el Distrito está más preocupado por la salud”, agrega Arias.

En este contexto del coronavirus algunas administraciones locales han tomado decisiones de carácter municipal antes de que el Gobierno emita un decreto ley sobre esos asuntos: con los simulacros de aislamiento, el uso de tapabocas en el transporte público y las restricciones para circular, a través del pico y cédula o el pico y género.

Y este miércoles el presidente Duque ya intentó cerrar el capítulo de la nueva disputa con la alcaldesa con esta frase: “No es momento para pugilatos políticos”.

El Colombiano


Consecuencias del cruce de posiciones entre Gobierno y Alcaldía

A estas horas, los ciudadanos en Bogotá no saben con precisión qué pasos van a dar a partir del lunes 27 de abril. ¿La razón? El cruce de órdenes entre el presidente Iván Duque y la alcaldesa mayor Claudia López.

El cruce de decisiones entre los dos mandatarios ha creado una inquietante incertidumbre en la capital que tiene no solo el mayor número de habitantes, casi ocho millones, sino que es la urbe más afectada por el número de contagios. De los 4.149 casos confirmados en el país, en Bogotá están 1.752 casos.

El último capítulo de este choque entre ambos se dio en las últimas horas con el anuncio del Gobierno Nacional de liberar, con exigentes condiciones de bioseguridad en los sitios de trabajo, el sector manufacturero y el de la construcción.

La alcaldesa le salió al paso poniendo la lupa sobre los riesgos que conlleva la movilidad de estos trabajadores. Según sus cuentas, serían 1 millón 127 mil viajes diarios lo que “dispararían el riesgo de salud de los trabajadores y aglomeración en transporte”.

El enfrentamiento se dio el mismo día en que el Presidente le lanzó, sin mencionarla, una pulla a la mandataria sobre la apertura del aeropuerto Eldorado. Ella lanzó una frase tan efectista como contundente: “Sobre mi cuerpo muerto vuelven a reabrir el 27 de abril. De ninguna manera. Esa sí que sería una irresponsabilidad”, dijo ella.

“Hay que salir de la discusión de echarle la culpa al aeropuerto. La pandemia está sacudiendo al mundo y no veo a nadie en Estados Unidos echándole la culpa al aeropuerto John F. Kennedy”, replicó él.

El ejemplo es llamativo porque exhibe el grado de sensibilidad que hay entre ambos. En realidad, Duque nunca había dicho que iba a abrir el aeropuerto. Por el contrario, había dicho, horas antes de la sonora frase de ella, que no había ninguna posibilidad de reiniciar operaciones internacionales. Y las nacionales ni siquiera las mencionó.

Pero, ¿por qué se llegó a esta situación? León Valencia, director de la Fundación Paz y Reconciliación, un importante centro de análisis político, cree que en la “la disyuntiva entre proteger la vida y la salud o proteger la economía, Claudia decidió priorizar la vida y la salud sin descuidar la producción y la economía y en cambio Duque ha puesto al mismo nivel los dos factores”.

Además, valora que “Claudia ha sido más ágil que Duque en la toma de decisiones y pegó primero en la cuarentena y las medidas preventivas”.

Del ejercicio al hecho

De hecho, ella fue quien impuso la primera cuarentena durante el puente festivo del 21 de marzo. Aunque fue de obligatorio cumplimiento, e incluía sanciones, el llamado “simulacro vital” fue concebido por la alcaldesa Claudia López como un ejercicio pedagógico y de autorregulación de la ciudadanía.

Con acuerdos o desacuerdos, los ciudadanos vieron en ella un valor de peso en cualquier mandatario: la toma de decisiones. Duque impuso la cuarentena nacional que en un principio fue aplaudido por ella.

Hasta ese momento parecía que había más afinidades entre ambos que diferencias. De hecho, en una entrevista con EL TIEMPO la alcaldesa destacó que tiene una “muy buena relación con el presidente”.

“Los medios, con todo respeto, se inventan y meten cizaña donde no la hay. Yo con el Presidente tengo una buena relación y una buena comunicación”, dijo ella.

Pero también precisó: “Claro, tengo desacuerdos, hay que entender que uno no tiene que estar de acuerdo en todo para coordinar. Al principio fue difícil, para nadie es un secreto que Bogotá decidió hacer cuarentena antes que el Gobierno Nacional. Nosotros teníamos que ir a una velocidad y ellos se demoraron un poquito en empatar, yo creo que eso se ha venido reduciendo”.

A medida que aumenta el número de casos confirmados, con las cifras de muertos en ascenso y con la evidente incertidumbre sobre el deterioro de la economía, la cuerda ha vuelto a tensarse.

¿Pulso político?

“Hay un pulso político entre la alcaldesa de Bogotá y el presidente de la República en el manejo de la pandemia porque hay dos miradas en el cómo debe ser asumida la prevención en el contagio desde el aislamiento y la reactivación de la economía”, dice Carlos Arias Consultor en Comunicación Política y Persuasión, y docente de la Facultad de Comunicación Social del Externado.

Mientras el presidente busca hacer una reactivación de la economía en paralelo a la mitigación del contagio, para la alcaldesa está primero la salud y luego la economía, dice él.

“Por otro lado la falta de operatividad de los decretos propuestos por el presidente, contrasta con la realidad que en la ejecución debe llevar la alcaldesa y esto ha ocasionado una tensión política para dar solución inmediata a diferentes situaciones que se manifiestan más en Bogotá por la concentración mediática y volumen poblacional en relación a otras ciudades”, argumenta el docente.

Para Arias, es una tensión entre el deber ser, inscrito en un sin número de decretos que en pocos casos están materializándose desde la Casa de Nariño y en el hacer diario que requiere una acción más oportuna desde el Palacio Liévano, pero que en muchos casos y por orden constitucional requiere de una trabajo más rápido y prospectivo del vecino del barrio.

Finalmente, para este analista de las comunicaciones, “la tensión también se evidencia por las características de personalidad política de los dos tipos de liderazgo que se están ejerciendo; mientras en la alcaldía siempre ha habido un único vocero con una discurso directo, oportuno, aunque a veces en exceso crudo y con errores porque confunde la denuncia política con la gestión”.

“En la presidencia hay un liderazgo mediado ocasionalmente por ministros, secretarios y asesores que han terminado en dobles narrativas y discursos. Ejemplo de ello fueron las declaraciones del ministro Carrasquilla, advirtiendo una posible reforma tributaria, y el presidente saliendo a desmentirlo. Esto ocasiona ruido en la comunicación del presidente porque se reclama una mirada prospectiva y asociada a la confianza de los datos y medidas en beneficio de todos”.

Las características de personalidad también se han hecho más evidentes en esta emergencia. El presidente ha optado por ser más institucional y con un programa formal de televisión para transmitir sus mensajes. Mientras ella, en ocasiones, ha sido más emocional. Un hecho que provoca aplausos en el auditorio, pero también, en ocasiones, incomoda:

Diana Calderón, directora del programa de análisis político Hora 20 de Caracol, llegó a decirle: “Ya el tonito de que es que ‘yo voy a cerrar, es que los mayores no pueden salir’. Aquí hay un tema de derechos y de libertades, aquí toda la ciudadanía tiene que ser responsable y tiene que poder y aquí se necesitan liderazgos, pero los liderazgos tienen que pasar por unas tranquilidades para la ciudadanía que necesita mensajes claros sobre lo que se puede hacer”, dijo la periodista.

Hay un hecho también a tener en cuenta y es que cada día, hay más personas que aplauden por un lado al Presidente y por el otro a la alcaldesa.

En efecto, Claudia López es la mandataria local más valorada por sus ciudadanos. Un 78,1 por ciento tiene una imagen favorable de la alcaldesa de la capital y con solo un 17,6 por ciento de desfavorable.

En el ámbito nacional, la gestión del presidente Iván Duque tiene una aprobación del 63,2 por ciento de los colombianos. Mientras que un 29,4 por ciento la desaprueba.

Estas cifras son de la encuesta Percepción País de las firmas Guarumo y EcoAnalítica y en la que se consultó a 2.044 colombianos, mayores de 18 años, en el territorio nacional y de todos los estratos sociales, hecha entre el 12 y el 16 de abril.

Esto significa que en el horizonte se está abriendo una riesgosa polarización que en estos tiempos sería un elemento más de perturbación. De ahí, la importancia para los ciudadanos de que entre el Presidente y la Alcaldesa exista más coordinación.

El Tiempo


VOLVER
Más notas sobre el tema