Crisis sin fronteras: migrantes varados, detenidos y con poca atención

61

México | Migrantes indocumentados, crisis sin fronteras

Por Rubén Zermeño

Por el territorio nacional circulan miles de migrantes indocumentados, quienes son víctimas de un sinfín de abusos por parte de las autoridades del Instituto Nacional de Migración, mientras que en Estados Unidos se enfrentan a políticas cada vez más radicales en su contra.

A la par de la pandemia del Covid-19 ocurre otra tragedia silenciosa, la de los migrantes indocumentados, que al igual que el virus de Wuhan no reconoce fronteras, y si no se atiende a tiempo podría ocasionar una crisis humanitaria.

Por la frontera norte de México todos los días ingresan camiones de indocumentados deportados, muchos de ellos son connacionales y otros tantos migrantes centroamericanos, que al llegar a territorio nacional se quedan en el limbo debido a que sus países cerraron sus fronteras por la crisis de salud y no pueden ser repatriados.

En la frontera sur, en las Estaciones Migratorias y Estancias Provisionales del Instituto Nacional de Migración (INM) la crisis se agravó, las personas que se encuentran en esos lugares viven en hacinamiento, sin atención médica y sin las condiciones mínimas de higiene.

Esta situación provoca miedo de contagio entre la población detenida, temor que detonó un motín el 31 de marzo en la estación de Tenosique, Tabasco, en el que murió un ciudadano guatemalteco y 15 personas más resultaron lesionadas.

Mientras tanto, en Estados Unidos las políticas antimigratorias del presidente Donald Trump no cesan, incluso se han intensificado durante la pandemia.

El magnate neoyorkino anunció que ningún migrante indocumentado será beneficiario de los programas sociales para mitigar la crisis económica, además, debido a la pandemia, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) anunciaron que prohibirán la entrada de extranjeros considerados como un “peligro grave” para la propagación de la enfermedad.

La medida emitida el 21 de marzo pasado también anula las leyes de inmigración existentes, lo que agiliza los procesos de deportación.

Según datos del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE por sus siglas en inglés), desde que entró en vigor la medida han deportado a 6 mil 300 personas por su frontera sur, pero según cifras de la asociación Pueblo Sin Fronteras, cada día llegan a México alrededor de mil personas a quienes no se les verifica su nacionalidad y no les dan atención médica, solo les toman la temperatura y los dejan del lado mexicano.

“Está difícil la situación aquí en la frontera, los americanos están deportando las 24 horas del día y de este lado no se encuentra nadie recibiendo ni a los mexicanos, ni a los centroamericanos.

“Nadie los recibe, por lo mismo no sabemos cómo está su salud. Supimos de dos personas repatriadas de Guatemala que tenían coronavirus, pero no sabemos más, la situación no se está tomando con seriedad por ningún gobierno”, advierte Irineo Mujica, defensor de los derechos de los migrantes y quien actualmente dirige dos albergues, uno en Sonoyta y otro en Caborca, Sonora.

Ante el abandono de las autoridades por la cabeza de Irineo nunca cruzó la idea de cerrar los albergues, pese a que en conjunto tienen una población de más de 250 personas y que las carencias cada día son mayores.

El activista sabe que si cierra nadie más va a ayudarlos, ya que es imposible para los migrantes indocumentados quedarse en casa porque no tienen una.

“No tenemos los recursos para poderlos ayudar a todos pero vemos la manera. Por ejemplo, el otro día para mantener esto más limpio pedimos a todos que se bañaran antes de dormir y cuando entran y salen del albergue hay botes con agua”, narra.

Debido a la falta de filtros en ambos lados de la frontera, Irineo cuenta que todos los días llegan decenas de migrantes, varios de ellos con síntomas de Covid-19, a quienes tratan de ayudar improvisando con lo que tienen y cómo pueden.

“Aplicamos las medidas sanitarias recomendadas, les pedimos que se laven las manos y hacemos mascarillas con la ropa ya desgastada. Tratamos de mantener lo más que se pueda la buena salud de los migrantes porque decidimos no cerrar los albergues en la frontera, porque si cerramos la gente se va a quedar afuera y si alguno está infectado no habrá manera de que los atiendan. Aunque sea peligroso queremos seguir atendiéndolos, no les vamos a dar la espalda”, sentencia.

El ICE informó al Congreso que 11 nuevos migrantes dieron positivo por coronavirus, sumando en total a 72 personas, población que de ser deportada sin los debidos cuidados ni el seguimiento médico podrían infectar a muchos individuos más.

Para Irineo, el principal problema es la indiferencia de las autoridades mexicanas, quienes ni siquiera le han ofrecido jabón para continuar ayudando a los migrantes indocumentados.

“El Gobierno federal así como los estatales y municipales brillan por su ausencia, no tienen ningún plan de contención para los albergues y la verdad es que de la salud de los migrantes también depende la salud de los mexicanos.

“Nos preocupa también que el Gobierno federal no haya elaborado un plan para la protección de los migrantes, ha sido sordo a todas nuestras peticiones.

“No sabemos en dónde va a terminar todo esto, pero sí pedimos al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, y al licenciado Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, que no pongan más en riesgo la vida de los mexicanos ni la de los migrantes”.

Reporte Índigo


Varados 21 mil migrantes en México por la pandemia

Los países de Centroamérica cerraron sus fronteras por la emergencia del COVID-19 y ello ha generado que alrededor de 21 mil 500 personas se hayan quedado varadas en México.

De acuerdo con las estadísticas del Instituto Nacional de Migración (INM) en la frontera norte del país se tiene el registro de 12 mil 500 extranjeros varados; mientras que en el sur se cuentan a 9 mil personas.

Muchos (migrantes) quieren regresar a sus países de origen en Centroamérica y los gobiernos de sus mismos países no los están recibiendo bajo pretexto del COVID-19, hay que poner atención en esos países para que puedan recibir dignamente protegiendo la salud de los connacionales que quieren regresar a sus países de origen”, señaló en ese sentido la oficina de Washington para América Latina.

A través de una videoconferencia con diversos especialistas en migración de varias regiones del mundo y organizada por el Colegio de la Frontera Norte (Colef), la directora para México y Derechos de Migrantes de Wola, Maureen Meyer, señaló que también se viven situaciones de sobrepoblación en los centros de detención en las fronteras de México con Estados Unidos y Guatemala, por lo que ponen en riesgo a los migrantes que se encuentran detenidos.

Meyer plantó que los centroamericanos que buscaron llegar a Estados Unidos y –que por la emergencia sanitaria del COVID-19– son devueltos de inmediato a México, pero que ahora buscan llegar a sus países vía terrestre, sobre todo de El Salvador y Honduras, tiene un reto enorme por las restricciones del gobierno guatemalteco de cerrar los cruces fronterizos con México.

“¿Qué pasó con la comunidad migrante de Centroamérica para regresar a su país cuando existen estas restricciones?”, cuestionó. Al registrarse los primeros días de la pandemia como en El Salvador, cerraron sus fronteras, incluso para sus propios connacionales.

La experta en migración detalló que hay una doble carga para México, ya que hace dos semanas, el gobierno mexicano acordó con Estados Unidos recibir a personas de Guatemala, El Salvador y Honduras que han sido deportadas de territorio estadounidense.

Eso es muy preocupante, que (EU) esté procesando a gente en menos de dos horas y estén devolviendo a gente al país, incluyendo personas que no son mexicanas.

El Heraldo de México


Guatemala | Por emergencia sanitaria, migrantes se encuentran varados en Río Suchiate

Más de 70 migrantes se encuentran varados a la orilla del Río Suchiate, en espera de que Guatemala abra su frontera debido a la pandemia del coronavirus Covid-19.

Se trata de 58 hombres, 22 mujeres y cino menores de Honduras, El Salvador y la propia Guatemala, quienes esperan retornar a sus países. Todos cuentan con el documento que les dio el Instituto Nacional de Migración. Salvoconducto de 90 días para abandonar el país. No tienen señales de coronavirus.

Aquí en Frontera Talismán y también en Ciudad Hidalgo, Guatemala cerró su frontera desde el 17 de marzo, informa el capitán Ángel López del Albergue Ejército de Salvación, quien brinda apoyo a 4 migrantes: uno de Nicaragua y otro de Guatemala y dos jóvenes que acaban de adquirir la mayoría de edad. Son mexicanos. “El DIF nos los trajo, eran menores de edad. Aquí los tenemos”.

Solo en Talismán operan 14 albergues. “Pero ya no podemos aceptar a migrantes por la emergencia sanitaria”, refiere en entrevista.

“Trabajamos de la mano de ACNUR y el INM”, dijo. Comentó que la semana pasada, el INM abandonó a decenas de migrantes en Villahermosa. Los trasladaron aquí a la frontera, pero está cerrada por Guatemala y esperan que se reabra.

Y coincide el presidente de la Comisión de la Frontera Sur, de la Cámara de Diputados, Raúl Eduardo Bonifaz (Morena). “México no cerró su frontera. Se atiende a los migrantes a través de 194 puntos de internación formales y 67 puntos de revisión adicionales para cubrir los 1,149 kilómetros en la frontera sur”.

El flujo de migrantes descendió drásticamente a partir de la pandemia del coronavirus. Entre el 15 de enero al 10 de marzo fueron 4,200 migrantes que llegaron en 3 caravanas a la frontera sur del país, actualmente no llegan a 600, dijo en entrevista.

Comentó que de los 39 millones de extranjeros que estuvieron en el país el año pasado, 3% lo hizo de manera irregular. Y de éstos, 179 mil 971 fueron alojados en Estaciones o Estancias Migratorias de las cuales Chiapas tiene dos.

Se trata de la Estación Siglo XXI en Tapachula y “La Mosca” en Chiapa de Corzo. Subrayó que desde que el Consejo de Salubridad General emitió las medidas sanitarias para la contención del Covid-19, en Chiapas se toman al pie al pie de la letra.

“El riesgo es permanente en la frontera sur, pero se toman precauciones y todo lo que marcó el Consejo de Salubridad General. Somos un Estado con riesgo por el coronavirus, pero el gobierno del Estado y el federal actúan con mucha responsabilidad”, enfatizó.

La Prensa


Honduras | Deportaciones bajan, pero migrantes viven zozobra en tiempos de COVID

Las deportaciones de hondureños han mermado en Honduras como consecuencia de la emergencia por la pandemia del COVD-19 que ya deja más de 102 mil muertes en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

– En el presente año las autoridades migratorias de EE.UU. han deportado a 7 mil 568 hondureños, según datos oficiales.

Lo datos oficiales de Honduras, sitúan en 17 mil 714 los connacionales deportados hasta el 6 de abril del presente año, tiempo en que Honduras ya permanecía en alerta roja a causa del COVID-19 que deja en este país 25 muertos y casi 400 casos positivos.

Aunque las autoridades hondureñas no se han pronunciado, la Dirección Policial de Investigación (DPI) confirmó el viernes el ingreso de 78 hondureños deportados por la vía terrestre.

Lo anterior confirma que las deportaciones de hondureños continúan en medio de la crisis sanitaria.

Deportados deben cumplir cuarentena

La vicecanciller para asuntos consulares y migratorios de Honduras, Nelly Jerez, ha dicho que todo hondureño deportado debe cumplir cuarentena como medida de prevención para frenar la propagación del coronavirus.

Indicó que estos protocolos se deben cumplir también con los hondureños que se encuentran varados en otros países y se logra su traslado a territorio nacional.

Para tal objetivo, externó que se cuenta con la logística, así como con el apoyo de la Policía Nacional para hacer cumplir el periodo de aislamiento de 14 días para descartar o confirmar el contagio de coronavirus.

Se conoce que actualmente existen 77 hondureños varados en Colombia, así como varios connacionales en Estados Unidos, quienes serán repatriados en días siguientes.

Llegan deportados

Entre tanto, el vocero de la DPI, Cristian Nolasco, informó que el viernes pasado, por el punto fronterizo de Corinto, ha ingresado un grupo de 78 de emigrantes retornados.

Acotó que todos estos hondureños llegaron en un microbús, y se les aplicó todas las medidas protocolarias.

En ese sentido, reveló que todos estos emigrantes dieron negativo a la prueba de coronavirus.

“Es por eso por lo que Sinager, tomó la determinación de aislarlos domiciliariamente donde se les está dando el respectivo seguimiento”, sostuvo el funcionario policial.

EE. UU. continúa deportando en medio de pandemia

En tanto EEUU ha expulsado a 10 mil inmigrantes desde el inicio de la crisis por el coronavirus amparado en las normas de emergencia adoptadas para evitar su propagación, según reportes de prensa.

De acuerdo con una publicación del The Washington Post, que cita a funcionarios de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), las deportaciones sumarias o «expulsiones» se empezaron a aplicar el pasado 21 de marzo.

Bajo las medidas de emergencia de salud pública, las autoridades fronterizas han devuelto a México a los indocumentados saltándose los procedimientos habituales de las leyes migratorias.

Cabe señalar que el pasado 18 de marzo, el presidente Donald Trump confirmó que negará la entrada al país a todos los solicitantes de asilo debido a la crisis del coronavirus.

La medida abarca tanto la frontera con México como la de Canadá y permite a Estados Unidos expulsar del país a los inmigrantes indocumentados sin ningún periodo de detención, ni el debido proceso.

Dos días después, el 20 de marzo, el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, informó que su país recibirá a los migrantes centroamericanos que Estados Unidos decida regresar de inmediato a su territorio al rechazar su solicitud de asilo debido a la pandemia.

Iglesia pide cesar deportaciones

La Pastoral de la Movilidad Humana de las Conferencias Episcopales de México, Honduras y Guatemala solicitaron el fin de semana a los gobiernos de esos tres países detener las deportaciones para evitar la propagación del nuevo coronavirus.

Las tres entidades humanitarias de la Iglesia Católica solicitaron en un comunicado conjunto «detener las deportaciones, así como hacer cumplir el derecho internacional que prohíbe a un país deportar a un extranjero a otro país que no sea su país de origen o donde tenga establecida su legal residencia».

De igual manera, instaron a no exponer a los migrantes a mayores riesgos y a considerar el coronavirus un fenómeno de vital importancia.

En ese orden, exhortaron a los gobiernos a que consideren a la pandemia como «un fenómeno de vital importancia en este periodo de propagación (…) para no exponer a los migrantes a mayores riesgos ni a la población por donde pasan».

Departamento 19


Guatemala | Migrantes fueron interceptados y puestos en cuarentena

Un grupo de 15 migrantes fue detenido por agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) cuando trataban de llegar a sus hogares en Chiquimula.

Las personas fueron deportadas y se transportaban en un bus que fue detenido por la PNC, debido a las restricciones establecidas para evitar la propagación del Covid-19.

El vehículo fue detenido en el kilómetro 160 de la ruta al Pacífico a la altura de Zacapa.

Los deportados fueron llevados a un Área de Salud de Chiquimula donde se tomaron las medidas sanitarias correspondientes.

Según informaron las autoridades locales, todos son asintomáticos, pero deberán guardar cuarentena en sus viviendas.

Soy 502

Más notas sobre el tema