Deuda: el gobierno propone a los bonistas tres años de gracia y una quita de intereses del 62%

60

Los detalles del plan que propone Argentina: tres años de gracia y quita de intereses del 62%

El Gobierno presentó ayer su propuesta para renegociar US$ 66.238 millones de deuda emitida bajo legislación extranjera, en la que prevé un período de gracia de tres años sin ningún tipo de pagos, con una quita reducida sobre el capital y un recorte del 62% en los intereses, que suman un monto total de US$ 41.500 millones.

La propuesta será presentada formalmente hoy ante la comisión de valores de los Estados Unidos (SEC, según su sigla en inglés) en la que se darán los detalles técnicos de este canje.

“Tal vez sea la oportunidad para construir un país mejor”, dijo Fernández, luego de que Guzmán anunciara los detalles de la propuesta.

Los detalles del plan

La propuesta busca reestructurar 21 títulos emitidos bajo legislación extranjera por US$ 66.238 millones, algo más de US$ 1.000 millones menos que los US$ 68.843 millones anunciados inicialmente.
Detalles del plan que propone Argentina: tres años de gracia y quita de intereses del 62%

Conlleva una mayor reducción de intereses que de capital. La reducción de capital sería de US$ 3.600 millones, equivalente a una quita del 5,4% sobre el stock adeudado y una reducción en los intereses de US$ 37.900 que implica una reducción del 62%.

Por otra parte, el Gobierno argentino ya solicitó a la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC, por su siglas en inglés) autorización para emitir bonos por un monto total de hasta US$ 50.500 millones, en el marco del proceso de reestructuración en el que prevé un canje de títulos viejos por nuevos a los tenedores que acepten la propuesta.

La nota enviada por el Palacio de Hacienda a la SEC solicita autorización para la emisión de nuevos títulos por US$ 20.000 millones, que se suman a otros pedido formulado varias semanas atrás por otros US$ 30.500 millones, con lo que la suma total asciende a US$ 50.500 millones.

Además, Guzmán le solicitó formalmente al Club de París posponer por un año el pago de US$ 2.100 millones que vencen en mayo próximo y planteó la posibilidad de encarar una renegociación del acuerdo alcanzado con ese foro de países en 2014.

Argentina mantiene además un diálogo con el FMI para renegociar una deuda de US$ 44.000 millones que mantiene con ese organismo multilateral de crédito, al tiempo que prorrogó para el año próximo, sin fecha, el pago de unos US$ 8.000 millones de títulos de deuda en dólares, pero emitidos bajo legislación local.

Guzmán explicó que esta propuesta se alcanzó luego de hablar con el Fondo Monetario Internacional, al cual Argentina le debe US$ 44.000 millones, y que de ese diálogo “se encontraron similitudes” sobre la capacidad de la Argentina para hacer frente a esa deuda.

“Argentina hoy no puede pagar nada. No solo hoy, sino que durante ciertos años no podrá pagar nada y con el Fondo hemos coincidido en que tiene que haber una fuerte reducción” de la carga de la deuda para que el país pueda crecer, dijo el funcionario.

Guzmán explicó que mantuvo conversaciones con los acreedores “y en ellas aún no hemos llegado a un entendimiento entre Argentina y los bonistas sobre qué es sostenible”.

“Insisto, lo que Argentina propone es un marco económico sostenible, algo que también el FMI considera”, destacó el funcionario, quien también explicó que en este tipo de negociaciones “lo que dicen los acreedores externos de Argentina es que tiene que haber más ajuste fiscal, más rápido y en mayor cantidad”.

Sin embargo, “la realidad es que eso (el mayor ajuste fiscal) destruiría el futuro de millones de argentinos. Hay un límite al que se puede ir y ese límite es la oferta que se presentará”, subrayó.

Lo que proponemos es cambiar la estructura de deuda por otra que implique un período de tres años, con lo que Argentina no pagaría nada en el 2020, 2021 y 2022, y recién en el 2023 comenzaríamos a pagar un cupón promedio del 0,50% y esas tasas irían creciendo hasta una tasa de interés promedio del 2,33% (A)(A)”

uzmán advirtió que “esta oferta tiene una fecha de cierre, va a haber aproximadamente 20 días después de su lanzamiento formal”.

“Es un periodo suficiente para que nuestro acreedores puedan tomar decisiones, y es un período en el cual va ha haber gente jugando muy fuerte”, advirtió.

“Acá hay muchos intereses en juego y las voces de nuestros acreedores, que quieren que Argentina pague más van a estar resonando, y es necesario que estemos unidos como sociedad por esta oferta”, dijo el ministro.

Télam


Deuda: el gobierno sumó apoyos en el oficialismo y la oposición

Tras el anuncio de la oferta a los bonistas, el gobierno nacional cosechó apoyos entre propios y ajenos, objetivo que se había planteado el presidente Alberto Fernández al convocar a todos los gobernadores y gobernadoras junto a los representantes de ambas cámaras del Congreso. El mandatario santafesino Omar Perotti, el presidente de la cámara de Diputados Sergio Massa y el presidente del Interbloque de Juntos por el Cambio Mario Negri, fueron los primeros dirigentes en salir a apoyar la reestructuración de la deuda soberana.

El santafesino Perotti posteó en su cuenta de Twitter: “Apoyo total a la propuesta del presidente Alberto Fernández y Martín Guzmán porque entendemos que en el éxito de esa propuesta está la posibilidad real de estructurar una nueva etapa para la Argentina. Una Argentina que uno desea profundamente más federal y más equitativa”.

Por su parte, Negri sostuvo de manera pública en sus redes sociales: “Reestructuración de la deuda: Están dadas las condiciones para un arreglo favorable al país. Aun faltando conocer los detalles, creo que hay dos razones por las que hay que llegar a un acuerdo con acreedores. La primera: preservar nuestros recursos para la etapa de reconstrucción de la economía y recuperación de la producción y el empleo, superada la dura crisis que impone la pandemia. La segunda: evitar un nuevo default que comprometa esta recuperación que tanto necesitamos.

En tanto, Massa, señaló que Argentina le “mostró al mundo lo que el Estado argentino puede pagar” y el compromiso de “toda su dirigencia”, con relación a la propuesta que el ministro de Economía Martín Guzmán hará hoy a los acreedores externos para el pago de la deuda.

“Así como la batalla sanitaria la tenemos que dar entre todos y de alguna manera no puede haber grieta, alrededor de darle a la Argentina un perfil de deuda sostenible en el tiempo, que nos saque de los ciclos que cada 10 años nos llevan a caer en el fracaso, también es una responsabilidad de toda la dirigencia argentina”, argumentó Massa.

El gobernador de Corrientes, el radical Gustavo Valdés, sostuvo que a partir de hoy, cuando la propuesta será presentada formalmente ante la comisión de valores de los Estados Unidos (SEC, según su sigla en inglés) quedará “tela para cortar” y juzgó que del eventual acuerdo con los tenedores de bonos tiene que resultar una “deuda que tiene que ser sostenible para que la República Argentina pueda cumplir sus compromisos”.

El mandatario de la alianza opositora, Juntos por el Cambio, celebró el inicio de las negociaciones con los acreedores externos, algo que -dijo- desde la “oposición habíamos hablado que hay que comenzar” y agregó que “hay una propuesta, este es el primer paso y comienza una nueva negociación”.

En declaraciones a la prensa, al salir de la Residencia de Olivos, donde el presidente Alberto Fernández y el ministro de Economía, Martín Guzman, anunciaron la propuesta del pago de parte de la deuda externa, Valdés consideró que “Argentina hoy tiene inconvenientes en pagar su deuda y hay provincias que también tienen dificultades, donde se combina la cuestión de los salarios, con la cuestión de la deuda púbica de las provincias y también de la Nación. Todos tenemos problemas y si a esto le sumamos el coronavirus, estamos en una situación complicada”.

Otros gobernadores que escucharon el mensaje del Presidente a través de videoconferencia dejaron su respaldo en la red social twitter, como fue el caso del cordobés, Juan Scharetti (estuvo representado en Olivos por su vice, Manuel Calvo ). “Apoyo la oferta del gobierno nacional a los acreedores de la deuda externa del país porque es una oferta responsable y sostenible en el tiempo ya que está acorde a la verdadera capacidad de pago de nuestra Argentina”, remarcó Schiaretti en esa red social.

Tiempo Argentino

Más notas sobre el tema