Duque anuncia que Colombia participará en la operación militar de EEUU contra Venezuela

Duque anuncia Campaña Naval Internacional contra el narcotráfico con Venezuela como trasfondo

El Presidente Iván Duque informó este martes el comienzo de la Campaña Naval Internacional de Lucha contra el Narcotráfico Orión 5, a la que calificó como “una de las más importantes que hay hoy en el mundo en la lucha contra el narcotráfico, y se hace compartiendo información de inteligencia, información operacional, información logística, y también, la combinación de las fortalezas de las armadas de los países que participan en ella”.

A su turno, el Comandante de la Armada dijo que “entre enero y el mes de marzo, en este esfuerzo también integrado, como preámbulo a la inauguración y a la instalación de esta Campaña Orión, se ha logrado incautar más de 130,6 toneladas de clorhidrato de cocaína, que equivalen a 326’700.000 dosis que se avalúan, aproximadamente, en 4 mil 400 millones de  dólares, puestas en las calles de los Estados Unidos”.

Añadió que esas 130,6 toneladas “representan un poco más de 52 mil hectáreas de cultivos ilícitos”.

Igualmente, precisó que en el preámbulo de este esfuerzo integrado de países de la región, “logramos incautar 15.4 toneladas de marihuana, que están representando, aproximadamente, más de 38 millones y medio de dosis, con un valor aproximado de más de 77 millones de dólares en los Estados Unidos”.

El oficial destacó, además, “la inmovilización de 12 semisumergibles, 57 embarcaciones y se capturaron 174 personas, en tan solo este primer trimestre”.

Durante la etapa preliminar se integraron capacidades de más de 20 agencias e instituciones de Colombia, Bélgica, Belice, Brasil, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, España, Estados Unidos, Francia, Guatemala, Honduras, Jamaica, México, Nicaragua, Panamá y República Dominicana.

Por su parte, el Comandante General de las Fuerzas Militares, general Luis Fernando Navarro, indicó que en la Campaña Orión 5 participan 25 países de la región y de Europa, que integran los esfuerzos y capacidades de “51 instituciones, agencias nacionales e internacionales, comprometidas en afectar el narcotráfico y sus delitos conexos por vía marítima, fluvial, terrestre y aérea”.

Si bien el presidente Duque, ni la cúpula militar, no mencionaron a Nicolás Maduro y el llamado ‘Cartel de los Soles’, el balance de esta operación se da luego que el presidente estadounidense, Donald Trump, anunciara el incremento de las actividades del Comando Sur, que supervisa operaciones en Latinoamérica y el Caribe, alegando que los carteles de la droga intentan aprovechar la pandemia para impulsar su negocio.

EEUU prevé el despliegue de destructores de la Marina, barcos de combate y aeronaves de vigilancia

Colombia participa a través de la Armada Nacional, que coordina la operación junto al Ejército Nacional, la Fuerza Aérea, la Policía Nacional, la Unidad de Información y Análisis Financiero (Uiaf) y la Fiscalía General de la Nación.

El Heraldo


Mike Pompeo: “Ha llegado la hora de que Maduro abandone el cargo”

El secretario del departamento de Estado de EEUU, Mike Pompeo, señaló este martes que ha llegado la hora de que el presidente Nicolás Maduro, abandone el cargo para que así los venezolanos puedan celebrar unas elecciones “libres y justas”.

“El objetivo es reemplazar la dictadura ilegítima de Maduro con un gobierno de transición legítimo, que pueda celebrar unas elecciones presidenciales libres y justas para todos los venezolanos. Es hora de que Maduro se vaya”, aseguró Pompeo durante una rueda de prensa celebrada en Washington.

Como se recordará hace una semana Estados Unidos anunció que está dispuesto a levantar las sanciones hacia Venezuela si se adopta un plan presentado por el Departamento de Estado, con el respaldo del líder de la oposición Juan Guaidó, para conformar un gobierno de transición en el país.

Pompeo reiteró que la finalidad de esa transición en Venezuela es lograr unas elecciones presidenciales libres “donde los venezolanos sean los que tengan la posibilidad de elegir”.

La propuesta denominada Marco Democrático, plantea la conformación de un Consejo de Estado, en el que no participarían Guaidó ni Nicolás Maduro, y convocaría a elecciones presidenciales y parlamentarias en un plazo de seis a doce meses. También planea el retiro de todas las fuerzas de seguridad extranjeras que se encuentran en territorio venezolano.

Pompeo aseguró que, tras anunciar la propuesta, el pasado 31 de marzo, Washington ha recibido el apoyo de “docenas” de países que aprueban el “marco de trabajo” de la iniciativa.

El Universal


Asociación de juristas con más de 200 mil miembros exige a Estados Unidos cesar el intervencionismo en Colombia y Venezuela

La Asociación Internacional de Abogados Democráticos (IADL, por sus siglas en inglés), una federación que agrupa a organizaciones de juristas progresistas fundada en 1946, con secciones y miembros en 50 países y territorios, ha exigido mediante una misiva dirigida al departamento de Estado de Estados Unidos (EEUU) el cese del despliegue militar y sus políticas intervencionistas y guerreristas contra Venezuela y la región latinoamericana en general. La Asociación tiene estatus de organización consultiva reconocida con las Naciones Unidas a través de Ecosoc, Unesco y Unicef, y agrupa a asociaciones que, en total, agrupan a unos 200 mil juristas.

El petitorio de la asociación jurídica, publicado en páginas especializadas, también fue compartido en Twitter por el canciller de la República Bolivariana de Venezuela, Jorge Arreaza. La asociación también ha publicado en su sitio web una carta similar en contra de las medidas coercitivas contra Irán, Siria, Cuba, Venezuela y la franja de Gaza, en el marco de la pandemia de Covid-19.

En la carta original se insta al gobierno estadounidense a promover la solidaridad en medio de la pandemia por Covid-19. «Ahora es el momento para tales acciones de solidaridad—no de guerra. Ahora es el momento para actuar de acuerdo a los principios del derecho que nosotros, como nación, mantenemos en la más alta estimación», subraya parte del contenido de la carta.

A continuación, el texto íntegro de la misiva:

Estimado secretario de Estado Pompeo y honorables miembros del Comité de Asuntos Internacionales del Senado Estadounidense:

El 23 de marzo de 2020, el secretario general de la Naciones Unidas Antonio Guterres hizo un llamado para un cese al fuego inmediato en todos los rincones del mundo y unificar esfuerzos en la batalla mayor en contra del Covid-19 – un enemigo común amenazando a toda la humanidad. Guterres dijo: ‘La furia del virus ilustra la tontería de la guerra… Es el momento para poner al conflicto armado en cierre de emergencia y enfocarnos juntos en la verdadera pelea de nuestras vidas… Pongamos fin a la enfermedad de la guerra y luchemos contra la enfermedad que está devastando nuestro mundo’.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, hasta la fecha, hay más de 1,056,159 casos a nivel mundial con más de 57,206 muertes confirmadas, en más de 208 países.

Los Estados Unidos es el epicentro actual del virus con al menos 241,703 casos confirmados de Covid-19. Aunque los esfuerzos del gobierno Estadounidense deberían estar enfocados en esta crisis de salud pública en vez de acciones bélicas, los Estados Unidos ha, sin embargo, decidido hacer movilizaciones militares que amenazan el bienestar de los Estados Unidos y la región latinoamericana.

El gobierno de Estados Unidos, en vez de promover la solidaridad mundial, ha elegido el camino peligroso de incitar a un conflicto armado mediante su más reciente movilización y tour de force en América Latina con el propósito específico de desestabilizar al gobierno Venezolano y buscar un cambio de gobierno bajo el pretexto de aumentar operaciones ‘anti-narcóticas’ en un momento en el que el mundo se enfoca en responder a una pandemia mundial debido a Covid-19.

El 1 de abril de 2020, el presidente Trump anunció durante una conferencia de prensa, que los Estados Unidos estaría llevando a cabo ‘operaciones contra-narcóticos avanzados en el Hemisferio Occidental para proteger al pueblo estadounidense del flagelo mortal de narcóticos ilegales’ y además dijo: ‘En cooperación con otras 22 naciones, el Comando Sur de EEUU aumentará la vigilancia, disrupción, e incautación de envíos de drogas y proveerá soporte adicional para esfuerzos de erradicación que están sucediendo en estos momentos a paso acelerado. Estamos desplegando destructores de la Marina, barcos de combate, aeronaves y helicópteros, cortadores de guardia costera, aeronaves de vigilancia de fuerza aérea, duplicando así nuestras capacidades en la región’.

El 2 de abril de 2020, fuentes mundiales de noticias reportaron el despliegue de barcos de guerra de Estados Unidos a la región Caribe para parar drogas ilegales. Este anuncio se hizo dos días después que el secretario de Estado Pompeo ofreciera levantar las sanciones paralizantes en contra de Venezuela si el presidente Nicolás Maduro aceptara un acuerdo de compartir el poder, propuesta que fue rechazada.

Entre el 3 y 4 de abril de 2020, reportes preocupantes de diferentes fuentes de noticias en Colombia al igual que medios sociales, han mostrado videos de movilización de fuerza armada en Colombia cerca de la frontera con Venezuela, en el Norte de Santander y Cúcuta, algunos de los cuales parecen indicar participación de Estados Unidos.

Aunque la fuerza militar Colombiana ha dicho que tales movilizaciones corresponden a ejercicios ‘anti-narcóticos’ y niegan intervención extranjera militar, hay aún preguntas sin respuestas respecto a la presencia actual de fuerza militar Estadounidense en Colombia y la región.

Lo que se avecina es una tormenta perfecta para un conflicto armado incitado por el intervencionismo estadounidense y la movilización armada en la región. Un conflicto armado entre Estados Unidos y Venezuela, con apoyo de Colombia a los EEUU, no tan solo resultaría en un conflicto regional, sino también tiene implicaciones mayores para un posible conflicto transnacional. Además, cualquier conflicto entre naciones de América Latina, efectivamente inhabilitaría a los gobiernos de Venezuela y/o Colombia en tomar las medidas adecuadas para el bienestar de sus ciudadanos debido a la catástrofe de salud mundial del Covid-19.

Tales acciones del gobierno estadounidense están en violación directa del derecho internacional y de las Cartas de las Naciones Unidas (ONU) y la Organización de los Estados Americanos (OEA) – las cuales están incorporadas al derecho Estadounidense mediante el Articulo 6 de la Constitución de Estados Unidos. Articulo 2(3) de la Carta de la ONU dice: ‘Los miembros de la organización arreglarán sus controversias internacionales por medios pacíficos de tal manera que no se pongan en peligro ni la paz y la seguridad internacionales ni la justicia’.

De igual forma, el Artículo 2(4) indica que todo miembro deberá abstenerse de ‘recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de cualquier Estado’. Finalmente, Articulo 19 de la 3 de la carta de la OEA indica que ningún Estado ‘tiene derecho de intervenir, directa o indirectamente, y sea cual fuere el motivo, en los asuntos internos o externos de cualquier otro… [y prohíbe] no solamente la fuerza armada, sino también cualquier otra forma de injerencia o de tendencia atentatoria de la personalidad del Estado, de los elementos políticos, económicos y culturales que lo constituyen’.

Por consiguiente, debido a lo anteriormente expuesto, como miembros de la comunidad internacional jurídica exigimos lo siguiente y llamamos al Departamento de Estado a:

Reexaminar el despliegue reciente de fuerza militar estadounidense en la región latinoamericana.

  • Cesar toda forma de intervencionismo en América Latina y parar cualquier movilización adicional de fuerzas armadas en la región.
  • Respetar la soberanía nacional de la República Bolivariana de Venezuela y de la República de Colombia.
  • Mientras que Colombia ayuda a facilitar la movilización militar de los Estados Unidos en la región, a pesar de esto, Venezuela ha ofrecido a su país vecino dos máquinas necesarias para pruebas de Covid-19.

Ahora es el momento para tales acciones de solidaridad—no de guerra. Ahora es el momento para actuar de acuerdo a los principios del derecho que nosotros, como nación, mantenemos en la más alta estimación.

Alba Ciudad


La oposición estudiará un mecanismo para que Venezuela colabore con la DEA

Juan Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por más de 50 países, anunció este martes la creación de una comisión de seguridad e inteligencia para cooperar con agencias internacionales y combatir el narcotráfico y el terrorismo.

En ese sentido, apuntó que esta comisión deberá presentar propuesta para retomar tratados con la DEA.

“Enfrentamos un enemigo muy poderoso que ha acabado con sociedades, como lo es el terrorismo y el narcotráfico. La Comisión Especial Presidencial para Seguridad Policial e Inteligencia deberá presentar un documento técnico de cómo va a ser el mecanismo de Venezuela para reinsertar en los tratado con la DEA, en los tratados de la lucha del narcotráfico a nivel internacional, y también deberá compartir información con las agencias de inteligencia internacionales”, indicó.

Asimismo, detalló que la conforman David Smolansky, asesor especial de la presidencia en materia de seguridad, inteligencia y migración; el diputado Carlos Paparoni, comisionado presidencial de inteligencia financiera y crimen organizado y el comisionado de seguridad e inteligencia en la embajada de Venezuela en USA, Iván Simonovis.

“Venezuela no es un país de narcotraficantes; Venezuela es un país solidario, fuerte, que ha luchado durante años contra esos flagelos. Por culpa del dictador, hoy señalado de narcotraficante, no vamos a permitir que tachen a nuestro país; por el contrario, vamos a fortalecer la lucha”, dijo.

Guaidó manifestó que dentro del trabajo de la comisión está el de delinear estrategias en el ámbito estrictamente policial, cooperar con agencias de inteligencia internacional y continuar con el rastreo financiero producto de la corrupción, del terrorismo y narcotráfico en Venezuela en los últimos 20 años.

Destacó que deberán presentar un informe a la Asamblea Nacional para que se puedan adelantar los acuerdos y convenios respectivos y necesarios para enfrentar el flagelo del terrorismo y narcotráfico que afecta a Venezuela.

RECOMPENSA MILLONARIA POR MADURO

La Administración de Donald Trump ofreció, incluso, recompensas que van desde los 15 hasta los 10 millones de dólares por información que conduzca a la captura de Maduro y los otros 14 acusados.

Estados Unidos también anunció a finales de marzo que reforzará su presencia naval en las aguas del Caribe para luchar contra el narcotráfico, y con especial atención a México y Venezuela.

“La dictadura -en alusión al Gobierno de Nicolás Maduro- se vinculó al narcotráfico”, aseveró este martes Guaidó.

EL CHAVISMO NIEGA LAS ACUSACIONES

“Por el dictador, hoy señalado de narcotraficante, no van a poder señalar a nuestro país. Por el contrario, debemos fortalecer nuestra participación, nuestra lucha”, prosiguió el jefe del Parlamento venezolano.

Pero el Gobierno de Maduro ha informado que se incautó de más de 200 toneladas de drogas y destruyó cientos de laboratorios y pistas para el uso del narcotráfico en zonas cercanas a Colombia en los últimos 5 años, al tiempo que rechaza las acusaciones de Estados Unidos que considera “vulgares”.

Sumarium


VOLVER