Ecuador: alcaldes anuncian que continúan la cuarentena y rechazan delegación de autoridad de Lenín Moreno

274

La mayoría de cantones no están preparados para dejar el aislamiento e ir a un proceso de alejamiento, como llamó el Gobierno a lo que sería una baja en la rigidez de las medidas para evitar el contagio del coronavirus que, según el informe del COE del lunes, registraba 23240 contagiados y 1801 muertos, entre comprobados con pruebas y los sospechosos.

El presidente Lenín Moreno y la ministra de Gobierno, María Paula Romo, anunciaron que desde el 4 de mayo regirá un semáforo para definir el retorno a la jornada laboral y dejaron en manos de los municipios esa definición. Inicialmente los alcaldes rechazaron aquello, lo llamaron un “lavado de manos”, pero ya el lunes la mayoría había decidido seguir con el aislamiento, o en rojo. Otros hacían consultas para decidir.

La alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, destacó que la ciudad continuará en aislamiento al menos por tres semanas luego del 4 de mayo. Que quienes regresen a los trabajos se hagan las pruebas con antelación de forma obligatoria.

En el cabildo funciona una mesa técnica liderada por el epidemiólogo Washington Alemán, quien aclaró que no hay las garantías para volver a la calle, porque no hay los estudios: “Esas cifras de contagios no son las reales porque no se han hecho las pruebas necesarias”.

Una serie de argumentos citaron unos 30 alcaldes consultados por este Diario, quienes además pidieron que se les transfieran los recursos adeudados por el Estado. En el caso de Quito, el problema es el aumento de casos.

A 30 alcaldes se les consultó sobre tres ejes: si estaban de acuerdo con el paso de la decisión a ellos y si aplican el semáforo; las cifras de casos y la capacidad de atención médica, y los recursos con los que enfrentan la emergencia.

En esta edición publicamos lo que dicen seis personeros y durante la semana, lo de otras autoridades.

Otto Vera, Santa Elena: ‘Hay 6 veces más muertos que en 2019’

“Santa Elena es uno de los cantones con mayor contagio y mortalidad, lo que no hace posible que podamos pasar del aislamiento al distanciamiento por el riesgo de que los números se incrementen.

La realidad de nuestro cantón es trágica, entre el 25 de marzo y 25 de abril tuvimos 361 muertos, seis veces más que el año anterior (60 fallecimientos en el mismo periodo).

Tenemos un hospital para casos COVID-19 con capacidad para 90 camas, el problema es que solo hay 10 respiradores mecánicos que son básicos para los casos graves y no se tienen las suficientes pruebas que permitan identificar los casos.

En cuanto a recursos, no hemos recibido las transferencias estatales que la ley obliga por cerca de tres meses; sin embargo, como la Municipalidad de Santa Elena mantiene un fondo para contingencias, esto ha permitido que tengamos sueldos al día, que se brinden sin problemas los servicios de agua potable y recolección de basura, así como brigadas de desinfección, fumigación y entregar cerca de 13 000 raciones alimenticias a familias”.

Darío Macas, Machala: Nuestro sistema de salud ha colapsado

“Solicitamos al Ministerio de Salud Pública la lista de contagiados por coronavirus en Machala, con el objetivo de crear un cerco epidemiológico y asistirlos con kits alimenticios. Como COE cantonal vamos a exigir nuevamente esa información. Creo que la ciudad no está preparada para ir del aislamiento al distanciamiento.

En diciembre del 2019 fueron sepultadas en los tres cementerios, un total de 104 personas. En enero del 2020, 119; en febrero, 93; en marzo, 156 y en lo que va de abril, 326. Esto hace pensar que tenemos que estudiar bien las condiciones.

Nuestro sistema de salud está colapsado, no hay camas, no hay medicina, hay escasez de ambulancias, médicos solicitan bioseguridad y hemos hecho los esfuerzos para ayudarlos.

Recibimos la transferencia de febrero, de marzo aún no y tampoco han devuelto el IVA. Hemos entregado insumos y de bioseguridad a hospitales y centros de salud, bombas de desinfección y amonio (…). Retiramos el mobiliario de comerciantes del centro, para evitar la propagación y se construye un mercado provisional”.

Agustín Intriago, Manta: Proponemos distritos con el mismo color

“Lo pedimos al principio. Empezaremos con el semáforo en rojo y propondremos a los colegas alcaldes iniciar de forma similar. Una propuesta es hacerlo por distritos. De nada serviría empezar en rojo si Montecristi o Jaramijó están en otro color; al igual que en Portoviejo, Santa Ana y Rocafuerte, que estamos en un mismo circuito.

Según reportes de casas de salud, el control que hacemos y seguimiento, en Manta el tema está controlable. No es para confiarse sino para reforzar seguridades y cuidado. No valido cifras de lo que no está bajo nuestro control. Que el MSP transparente la información.

Mantenemos recolección de basura, agua potable, control de tránsito. Se ha priorizado el pago de sueldos, equipo de bioseguridad. Con entes públicos y privados entregamos más de 16 000 raciones, desinfectado más de 200 barrios… el centro geriátrico es de aislamiento para pacientes con síntomas respiratorios leves…”.

Edson Alvarado, Santa Lucía: Nos tiran la pelota y sin recursos

“Hemos apoyado al sistema de Salud. Ahora nos lanzan la pelota, que los GAD tienen la responsabilidad cuando en materia de salud el Gobierno es el que tiene que sustentar, y pregunto: ¿están preparados los centros de salud, hospitales? No, porque en mi cantón un promedio de 15 personas se han sepultado, no sabemos si fue COVID-19 u otro problema… No estamos preparados para un semáforo en amarillo, la ciudadanía no respeta, cree que es un juego, cuando decimos que protejamos a nuestras familias…

Le han dado plata a los municipios, dicen. Nos deben, si muere uno y qué van a decir ‘el alcalde’ y no dicen si tenemos los implementos necesarios… Hacemos desinfecciones de calles, en recintos, a militares le ayudamos con la logística de nuestro dinero. Puse a disposición mi sueldo para raciones que es lo que pide la gente, a los funcionarios municipales les pedí colaboración, nos apoyó la empresa privada…”.

Rodrigo Mena, El Carmen: Debemos parar la movilidad

Debemos ser radicales, parar la movilidad, permitirla progresivamente sin que haya problemas de contagio masivo. El Carmen tiene semáforo en rojo, la situación es de 22 casos y 7 fallecidos (…), es preocupante ya que no tenemos un hospital acorde con la realidad poblacional de 134 790 habitantes (…), no existen unidades de cuidados intensivos, ni cuidados intermedios, solicitamos como GAD contratar esa área. Entregamos equipos como concentradores de oxígeno, trajes de bioseguridad, mascarillas…

Tenemos protocolos de bioseguridad, rodiluvios que son aparatos de fumigación de carros, túneles de desinfección, fumigación dentro de carros, personal médico midiendo temperatura, personal del GAG vigilando se cumplan protocolos. Falta el 50 % de febrero, marzo entero y $2,5 millones de abril, que el Gobierno se ponga al día (…), la devolución del IVA. Nos deben $800 000, se ha invertido casi $60 000”.

Hipólito Carrera, La Maná: Cancelen al menos las asignaciones

“Es un acto irresponsable. Es el Estado el que debe apoyar a los municipios, considero que ahora nos dejó solos y sin recursos para afrontar esta emergencia sanitaria de la que nadie estaba preparado, ahora nos toca asumir a los municipios del país, pero para eso, al menos yo solicitó que se nos cancelen las asignaciones presupuestarias que nos adeuda el Estado que son el 50 % de los recursos del mes febrero, todo el mes de marzo y el que está por fenecer.

En el cantón hay por ahora diez casos confirmados de COVID-19, y de esa cifra, ocho han fallecido.

Por ahora, las restricciones de circulación en la ciudad continuarán todo el mes de mayo y se mantendrán en semáforo rojo, por ahora solo el hospital tipo C atiende a pacientes con COVID-19 y que cuenta con cuatro ambulancias para el trasladado de contagiados en estado crítico a casas de Salud de Latacunga”.

El Universo

Más notas sobre el tema