Ecuador: reportan 1.878 fallecidos en Guayaquil durante la emergencia sanitaria

119

Fuerza de Tarea registra 1.878 fallecidos en Guayaquil, entre levantamientos y certificados de defunción

La Fuerza de Tarea del Gobierno informó que ha registrado 1 878 muertes en Guayaquil durante la emergencia sanitaria. La cifra consolidada solo corresponde al levantamiento de cadáveres en hospitales y domicilios y a la entrega de certificados de defunción por parte de este organismo.

La entidad difundió la tarde del domingo 12 de abril de 2020, el desglose de las atenciones que ha realizado en torno a los fallecidos. En sus estadísticas se indican que 631 cuerpos fueron retirados en hospitales. Otros 771 fueron levantados en viviendas. Además, se ha emitido 476 certificados de defunción.

Hasta el pasado domingo 5 de abril de 2020, la Fuerza de Tarea informó a este Diario que tenía en su registro 1 350 levantamientos. Eso quiere decir que en la última semana se realizaron 528 procesos más.

Jorge Wated, que dirige la Fuerza de Tarea, también insistió en consultar la página web ‘coronavirus Ecuador’ la ubicación de las personas sepultadas. Si los datos de una persona no constan en el registro, se debe a que el fallecido reposa en la morgue a la espera de ser sepultado.

Otro de los anuncios que se conoció la tarde de este domingo fue la donación de “cientos de ataúdes de madera”. Wated, a través de su cuenta de Twitter, dijo que la ayuda la realizó la empresa privada.

Actualmente, en los sepelios organizados por el Gobierno se utilizan féretros de cartón. Esos insumos también fueron parte de una donación.

Una denuncia planteada en la Fiscalía

​Wated señala que es responsabilidad de las morgues tener control de la identificación de los cuerpos recibidos. En ese marco, refiere, se ha puesto una denuncia en la Fiscalía porque existen casos en los que se manipularon contenedores en hospitales públicos y no se identificó a las víctimas. “Las morgues deberán enfrentar a la Ley”, según Wated.

El trabajo con cadáveres en la Fuerza de Tarea está divido en dos áreas. Los fallecidos levantados en viviendas o en el MSP son trasladados al Campo Eterno ubicado en Pascuales, mientras que los registrados en el IESS son sepultados en el Campo Eterno de la Paz, La Aurora.

https://public.flourish.studio/visualisation/1594562/?utm_source=showcase&utm_campaign=visualisation/1594562

Una vez que la persona sea sepultada su nombre será publicado en la página web y se colocará el lugar en el que está enterrado con un código del campo santo para que pueda ser inhumado, insiste el funcionario. En el caso de no existir identificación, la Fuerza de Tarea, en cooperación con Criminilística de la Policía Nacional, realizará labores de reconocimiento para determinar los nombres de las víctimas y así poder sepultarlos.​

https://public.flourish.studio/visualisation/1631922/?utm_source=showcase&utm_campaign=visualisation/1631922

Los cádaveres que se reportan en viviendas de Guayaquil son recogidos y trasladados a los campos santos en un “promedio que no debería pasar de seis horas”, dice Wated. Una vez que se reporta al 911 la Fuerza de Tarea se dirige a las casas.

Un video con imágenes de cadáveres en Guayaquil

El viernes 11 de abril del 2020, tras la difusión de un video que muestra un camposanto lleno de cadáveres en bolsas negras o en cajas aún sin enterrar, Wated reconoció el hecho. Dijo que las imágenes fueron filtradas por personal de una empresa pública y que corresponden a cadáveres que fueron trasladados a Parques de la Paz, donde se atienden fallecidos de forma privada y otros son los que ubica la Fuerza de Tarea, con los nombres, y se entierran en bóvedas.

Según Wated, todos los cementerios de Guayaquil están con una alta demanda. Este domingo, el funcionario ha solicitado solidarizarse con las familias que han perdido un ser querido a causa del covid-19.

Wated dice estar de acuerdo con las medidas implementadas para el coronavirus, como la decisión del presidente Lenín Moreno de reducir en un 50% los sueldos de altos funcionarios del Gobierno y del Estado para enfrentar la crisis sanitaria por el covid-19. “Estamos dispuestos a asumir aquello, como una medida de apoyo, sobre todo para los más pobres”.

El Comercio


Los casos por coronavirus en Ecuador ascienden a 7.466; hay 333 fallecidos

El ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, informó este domingo 12 de abril que los casos confirmados por coronavirus en Ecuador ascienden a 7.466. Mientras que la cifra de fallecidos es de 333, con los últimos datos tomados a las 08:00.

Hasta el momento se han realizado cerca de 24.000 pruebas y se han descartado 7.118  casos. Se ha dado el alta hospitalaria a 501 personas. Las dos provincias más afectadas siguen siendo las más pobladas: Guayas y Pichincha. La primera tiene el 72,1% de casos y la segunda el 8,4%.

En cuanto a la semaforización, Zevallos dijo que de acuerdo con la curva epidemiológica se tomarán las decisiones sobre las medidas de restricción, para evitar propagación del virus. “Iniciamos la semana con el semáforo en rojo. Las prohibiciones se mantienen”.

Zevallos informó que desde el sábado 11 de abril que ya funciona el secuenciador automatizado en el Instituto Nacional de Investigación para la Salud (Inspi), lo que quiere decir que se multiplicarán a 1.400 las pruebas diarias. “Nos permitirá identificar con rapidez los casos de contagio para adopatar las medidas que eviten la propagación”, Esto quiere decir que van a aumentar las cifras.

Casos por provincia

-Azuay: 178
-Bolívar: 33
-Cañar: 97
-Carchi: 24
-Chimborazo: 74
-Cotopaxi: 42
-El Oro: 150
-Esmeraldas: 38
-Galápagos: 11
-Guayas: 5.381
-Imbabura: 33
-Loja: 65
-Los Ríos: 239
-Manabí: 214
-Morona Santiago: 19
-Napo: 6
-Orellana: 6
-Pastaza: 13
-Pichincha: 627
-Santa Elena: 77
-Santo Domingo: 60
-Sucumbíos: 33
-Tungurahua: 42
-Zamora Chinchipe: 4

La Hora


Testimonios de la interminable odisea de enterrar a un ser querido en Guayaquil 

La crisis de los cadáveres continúa en Guayaquil, donde varias familias aún no han podido enterrar a sus seres queridos porque, o no los localizan, o la elevada presión en los camposantos y las restricciones por COVID-19, lo impiden.

El Gobierno indicó a inicios de semana que la recolección de cadáveres “estaba al día” y habilitó un servicio en línea para que los familiares pudieran conocer dónde se hallaban sus difuntos, pero siguen las colas en los cementerios para poder conocer el paradero de fallecidos así como para proceder a los enterramientos.

MÁS DE DOS SEMANAS SIN SABER PARADERO DE UN CUERPO

Alcides Gutiérrez deambula por la ciudad sin conocer cuál ha sido la suerte de su tía Lourdes, fallecida el 25 de marzo en el hospital del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) Teodoro Maldonado Carbo.

“Mi tía ingresó al hospital del IESS con insuficiencia respiratoria el 14 de marzo, pasaron los días y nos dijeron que estaba mejorando, incluso que la pasarían a la unidad de cuidados intermedios, hasta que desde el 23 de marzo no supimos más de ella”, recuerda.

En la tarde del 26 comunicaron a una de sus hijas el fatídico desenlace, el comienzo de una odisea que se inició con el trámite para intentar sacar el cuerpo de su tía del centro médico.

“Empezamos a hacer gestiones con la Junta de Beneficencia y nos hicieron pagar una multa, pues decían que el certificado de defunción señalaba que había fallecido el 25 y no el 26”, explicó a Efe.

Cuando los parientes regresaron al hospital con los papeles en regla, el cuerpo de su tía ya no estaba y un guardia les dijo que “había entrado un carro de Medicina Legal y se había llevado cuatro cadáveres al Hospital Guasmo Sur, entre ellos el de mi tía”.

Sin embargo, en ese hospital no había señales del ingreso de ningún vehículo con cuerpos, incertidumbre que aumentó aún más tras una llamada del hospital en la que aseguraron que el cadáver había sido incinerado.

La familia sabía que el cadáver ya no estaba en ese hospital, sino que lo habían llevado Medicina Legal, e incluso trataron de entrar a buscar el cuerpo en la morgue tras el ofrecimiento del guardia, misión que no pudieron acometer al carecer de indumentarias de bioseguridad.

Tras 18 días, el nombre de su tía tampoco aparece en la página que habilitó el Gobierno para localizar a los sepultados.

“Nos queda la culpa al pensar que quizá no hicimos lo suficiente para encontrar el cuerpo”, lamenta embargado por la impotencia.

DOCE DÍAS DE INCERTIDUMBRE

Otro nombre que tampoco aparece en las listas oficiales es el del papá de Liliam Larrea, que perdió la vida el 31 de marzo en el hospital del IESS de Los Ceibos, tras cuatro días hospitalizado.

“Antes de ingresarlo recorrí tres clínicas privadas y ninguna quiso recibirlo porque tenía problemas respiratorios y necesitaba oxígeno”, explica la hija, que lo vio por última vez el 30 de marzo.

Larrea rememora cómo la doctora de guardia le comentó que se preparara porque su progenitor “de esta no pasaba”, pese a que entró caminando y consciente. “Nunca le hicieron la prueba de COVID-19, pese a que yo insistí”, asevera a Efe.

Desde la notificación del fallecimiento, Larrea empezó a recorrer todos los cementerios de la ciudad en busca de los restos del padre.

“No me dieron ni el certificado de defunción, que no solo lo necesito para trámites personales, sino que tengo el derecho a tenerlo”, reclama.

Diez días después del deceso recibió una llamada del hospital: “Me dijeron que los restos de mi papá están en el Parque de La Paz, en La Aurora, en el segundo contenedor”.

La hija debe esperar al lunes para poder dirigirse en vehículo hasta el cementerio para corroborar los datos, debido a la restricción vehicular.

CON EL CUERPO PERO SIN PODER ENTERRARLO

El calvario de María Paredes tampoco concluye. Lleva cinco días de espera para poder inhumar a su padre.

Junto a su hijo hace cola en los exteriores del cementerio Jardines de la Esperanza, en el norte de Guayaquil, con el cuerpo de su esposo guardado en un ataúd de cartón.

Su marido murió de un paro cardíaco el 7 de abril y aunque nunca cursó síntomas de coronavirus, Paredes asegura que su situación es la misma que atraviesan los que han perdido a un familiar por la pandemia, que ya deja 7.466 contagiados y 333 fallecidos en Ecuador, sin contar otros 384 “casos probables”.

Con su marido en casa durante tres días hasta que las autoridades procedieron a su levantamiento, Paredes siente que “esta situación te destroza. Nunca pensé que pasaríamos por algo así”.

Varias veces le ha tocado hacer fila en el cementerio, un esfuerzo infructuoso, incluso llegando muy temprano puesto que lo normal es que, tras la espera, te toque dar la vuelta por la cantidad de cuerpos que aguardan sepultura: “He visto más de 100 ataúdes en los últimos días”.

PRONUNCIAMIENTO 

El responsable de Tarea Conjunta para la crisis de los cadáveres, Jorge Wated, indicó que la página del Gobierno tiene identificados 600 sepultados en dos cementerios de la ciudad.

El resto de los decesos, aclaró, están repartidos “en puntos logísticos que se establecieron por la incapacidad de las morgues”, tanto los fallecidos en hospitales, como en domicilios particulares.

Metro Ecuador


Este lunes, el Ejecutivo remitirá a la Legislatura el proyecto de ley económica para enfrentar la emergencia

El secretario de Finanzas, Richard Martínez, adelantó que este lunes, 13 de abril de 2020, será enviado a la Asamblea Nacional el proyecto de ley para la reactivación económica, que propone el Ejecutivo para enfrentar la emergencia económica causada por el coronavirus.

Martínez señaló que no se envió este domingo, como estaba previsto, porque se está calibrando algunos puntos, luego de los diálogos sostenidos con los diversos bloques parlamentarios y actores políticos, como Guillermo Lasso, de CREO, de quienes recibieron observaciones y comentarios.

El funcionario dijo que la tabla de contribución será aplicada para trabajadores del sector privado: quienes perciban desde los 500 dólares contribuirán 2 dólares mensuales y quienes ganen 50.000, pagarán 4.400 dólares.

En el caso de los empleados del sector público, quienes ganen hasta mil dólares se acogen a la tabla y los que ganen más de mil dólares se les pide un 10% equivalente a su salario, excepto quienes laboren en los sectores de la seguridad, Fuerzas Armadas, Policía, educación y salud.

A más de esta contribución, Martínez adelantó que el Ejecutivo continuará con los procesos de optimización para reducir la nómina burocrática.

Tanto empleados privados como servidores públicos tendrán que aportar durante nueve meses, y no tres como se propone para las empresas, porque, a decir del ministro, se quiso evitar que la contribución sea más grande.

A las empresas, que el año anterior ganaron más de un millón de dólares de utilidades, se les pide una contribución del 5%, en tres pagos mensuales. El secretario de Finanzas aclaró que habrá excepciones. Es decir, no pagarán las empresas que, a pesar de las utilidades el año que pasó, actualmente no tienen liquidez.

El aporte del sector privado irá a ayuda humanitaria para las personas, sobre todo, para protección social, con transferencias directas. La colaboración de las empresas servirá para financiar a las pequeñas empresas, para evitar que cierren. La contribución de los servidores públicos se computará como un ahorro, para que el Estado pueda disminuir la presión de recaudación que se necesita, según explicó Martínez.

La cuenta de asistencia humanitaria, a donde irán las contribuciones económicas, no será manejada por las ocho personas privadas, sino que estas realizarán una suerte de veeduría y seguimiento, para comprobar que los recursos son utilizados de forma transparente, aclaró.

Sobre los cuestionamientos por el pago de los intereses de los bonos 2020 y los anuncios de los dos mil millones de dólares que llegarían tras ese desembolso, el ministro de Finanzas espera que arriben entre abril y mayo.

Aseguró que esos recursos provendrán: 500 millones del Banco Mundial, mil 500 millones del FMI, de China 2.400 millones y otros recursos pequeños de rápida activación.

Pichincha Comunicaciones


El presidente Moreno dispuso reducción de ingresos para Presidente, Vicepresidente y Ministros

a noticia fue confirmada a través de un mensaje en Twitter. Sin dar mayor detalle, el presidente Lenín Moreno dijo haber dispuesto una reducción del 50% en los ingresos mensuales de altos funcionarios del gobierno.

Menciona al Presidente y Vicepresidente de la República, a los Ministros y a los Viceministros de Estado.

Según Moreno, esta medida también alcanza a todas las funciones del Estado, a los gobiernos seccionales y “en especial a la Asamblea Nacional”.

“Al Ecuador lo sacamos todos”, señaló el Primer Mandatario.

Esto como parte de las medidas económicas para afrontar la emergencia sanitaria a causa de la pandemia del covid-19.

El Comercio


VOLVER

Más notas sobre el tema