El Salvador: Bukele autoriza a la policía y al Ejército el uso de “la fuerza letal” contra las pandillas

10

Bukele avala usar fuerza ante ola de violencia

Una jornada llena de homicidios dejó 20 personas asesinadas en diferentes puntos del país. El oriente del país registró el mayor número de casos: 13. En medio de este recrudecimiento de la violencia, el presidente de la República, Nayib Bukele dijo, a través de su cuenta de Twitter, que tanto la Policía como la Fuerza Armada deberán priorizar el resguardo de sus vidas, de sus compañeros y de los ciudadanos honrados, y que “el uso de la fuerza letal está autorizado para defensa propia o para la defensa de la vida de los salvadoreños”.

“El Gobierno se encargará de la defensa legal de quienes sean injustamente acusados, por defender la vida de la gente honrada”, agregó.

Este llamado generó reacciones encontradas y especialistas en seguridad advirtieron sobre el efecto que esto pueda tener. Celia Medrano, de la organización Cristosal, señaló que ya la legislación salvadoreña contempla la circunstancia de defensa propia.

“Desde el poder Ejecutivo podía citarse dicha legislación penal, lo que evitaría que un mensaje desde cuenta Twitter oficial de la Presidencia de la República se pudiera entender como que el Presidente autoriza a las personas a cometer el delito de homicidio y a las autoridades a cometer nuevos abusos y arbitrariedades, incluyendo ejecuciones extrajudiciales, garantizando incluso la defensa legal desde fondos públicos para quienes pudiesen ser procesados por la comisión de este delito”, señaló.

En la misma línea, Rodolfo González, exmagistrado de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), indicó que lo de responder a las agresiones a policías y soldados que provengan de pandilleros ya está regulado en el Código Penal, como legítima defensa, con la exigencia de que sea proporcional, no matando con arma de fuego, por ejemplo, a quien ha agredido con arma blanca. “La función de la policía es neutralizar y poner a la orden de los tribunales”, dijo.

Mientras Jeannette Aguilar, experta independiente en seguridad, afirmó que ningún funcionario puede dar órdenes para matar. “El recurso de la fuerza letal solo puede justificarse bajo circunstancias que establece la ley y códigos de conducta sobre el uso de la fuerza”, aseguró.

Añadió que tanto el funcionario que cumpla órdenes ilegales como el que las dé, pueden ser procesados por las leyes nacionales e incluso por tribunales internacionales cuando se trata de delitos que comprometen la vida y la integridad.

Jornada violenta

La mayoría de crímenes de este domingo se registraron en San Miguel y Morazán, con cinco casos cada uno; seguidos por La Unión con dos, y Usulután con una muerte violenta según confirmó la Policía Nacional Civil (PNC).

Entre los fallecidos hay dos menores de edad: Fredy H., de 17 años, en Corinto, Morazán, y en La Laguna, siempre en Corinto, Mauricio M., también de 17 años.

Durante los últimos tres días se han registrado las jornadas más violentas de los últimos meses. Desde el inicio de la cuarentena hubo incluso varias fechas con cero homicidios, pero el viernes fue el día más violento en lo que va de la gestión de Bukele, con 24 homicidios.

La Prensa Gráfica


Abogados consideran ilegal orden de Bukele de usar fuerza letal

El presidente Nayib Bukele autorizó a los agentes de la Policía Nacional Civil y al Ejército a emplear la fuerza letal en defensa propia o de la vida de los salvadoreños.

La orden del mandatario ocurre cuando, por tercer día consecutivo, en el país se ha registrado un incremento desproporcionado de homicidios a escala nacional: el viernes hubo 24 homicidios, ocho el sábado y ayer, hasta las 6:00 de la tarde, un total de 19 asesinatos.

Como mensaje de tranquilidad a los agentes policiales, el mismo presidente escribió en su cuenta de Twitter: “El Gobierno se encargará de la defensa legal de quienes sean injustamente acusados, por defender la vida de la gente honrada”.

Además de la luz verde que da a las autoridades, Bukele advierte a la Fiscalía General de la República que deberá “procesar a los aliados de las pandillas por asociaciones terroristas y/o apología del terrorismo o podrá caer en el delito de omisión”.

El Fiscal General, Raúl Melara, al cierre de esta nota aún no se había pronunciado ante la exigencia que le hizo el presidente.

“Los policías y los soldados no están obligados a obedecer órdenes ilegales, por lo que yo interpreto que esa orden solo tiene sentido si lo hace con base en un protocolo para disparar en defensa propia”

Francisco Bertrand Galindo, abogado constitucionalista

El procurador para la Defensa de los Derechos Humanos, José Apolonio Tobar Rodríguez, tampoco se quiso pronunciar ante la aseveración del mandatario; sin embargo, trascendió que la medida los hizo reunirse de emergencia para discutir el tema. Manifestó, sin embargo, que será hasta hoy que brindará su postura.

El presidente afirmó que los pandilleros están aprovechando “que casi la totalidad de nuestra fuerza pública está controlando la pandemia del COVID-19” para realizar esta ola de asesinatos en el fin de semana.

Ante la escalada de homicidios, el mandatario recomienda “a la Policía Nacional Civil ya la Fuerza Armada que deberán priorizar el resguardo de sus vidas, de sus compañeros y de los ciudadanos honrados”.

Las reacciones a esta última orden que el mandatario dio contra las pandillas, causantes de miles de homicidios en El Salvador, no se hicieron esperar.

El abogado constitucionalista Francisco Bertrand Galindo fue tajante en afirmar que la orden del presidente de aplicar la fuerza letal contra las pandillas y todo aquel que atente contra la vida de los salvadoreños es ilegal.

“Si un pandillero va corriéndose de un policía o un soldado y si ellos le disparan por la espalda, ese sería homicidio agravado por agente de autoridad. Lo que tienen que hacer es alcanzarlo y neutralizarlo”

Dennis Muñoz, abogado constitucionalista

“Soldados y policías no están obligados a obedecer órdenes ilegales, por lo que yo interpreto que esa orden solo tiene sentido si se hace con un protocolo”, afirmó el jurista en plática con El Diario de Hoy.

Los policías y soldados tienen un protocolo para disparar en defensa propia, “pero asesinar a una persoma que va huyendo y va desarmada, eso es delito, sea quien sea no lo puede hacer ni la Policía ni la Fuerza Armada. Ahí estaríamos frente a una típica violación de derechos”,
subrayó Bertrand Galindo.

Esta advertencia legal está sustentada cuando “la regla es que el subordinado no está obligado por muy soldado que sea a negociar órdenes ilegales, lo que se le conoce como la debida obediencia o actúa porque se le ha dado una orden. No importa que sea el superior, eso no está permitido”, argumentó el abogado constitucionalista.

Entre tanto, el jurista Dennis Muñoz, también abogado constitucionalista, afirmó que de acuerdo con el marco normativo en El Salvador, consideró absurdo y aberrante el dar una orden de letalidad a los agentes de autoridad, porque eso no está enmarcado en la ley.

Existen protocolos para utilizar la fuerza letal

“Si bien es cierto pueden utilizar la fuerza bruta o en todo caso el uso de las armas para neutralizar a las personas que estén delinquiendo, pero eso solo lo pueden hacer en legítima defensa o en cumplimiento de un deber, según está establecido en el artículo 27 del Código Penal vigente”, dijo el abogado Muñoz.

“Aquí no se trata de que las autoridades van a actuar como con un cheque en blanco, ni a priori van a intentar matar a la gente porque supongan que está cometiendo un delito. Hay un debido proceso si se está cometiendo un delito y lo que concurre es la detención en flagrancia o in fraganti de parte de los agentes de seguridad con las personas que estén cometiendo un delito, llámese homicidio, violación, robo, etc.”, explicó.

“Por lo tanto me parece muy grave que se le esté ordenando letalmente que actúen así con la población”, afirmó el profesional.

El abogado y analista Eduardo Escobar estimó “que no se necesita que el presidente (Bukele) lo diga porque las fuerzas de seguridad saben que esa es una posibilidad, aunque es la última, y debe usarse solo si es necesario. El uso de la fuerza debe ser proporcional a la amenaza. Está mandando a la PNC a violar sus protocolos de actuación”.

Escobar afirmó que siempre que hay alza de homicidios es atribuible a la actividad de las pandillas, pero nunca hay demostración de esa responsabilidad.

“Este gobierno retoma ese discurso y tampoco lo respalda en pruebas. No estoy con las pandillas pero el gobierno no puede seguir ese guión”, afirmó el analista.

El abogado Muñoz recalcó que un policía o soldado no puede disparar por la espalda a un delincuente que huye.

Elsalvador.com


Cárceles en emergencia por alza de homicidios

El presidente de la República, Nayib Bukele, ordenó a la Dirección de Centros Penales que se decretará un estado de emergencia máxima en las cárceles donde se encuentran recluidos pandilleros, luego que el viernes se registraran 24 homicidios en todo el país y que lo convierte en el día con más asesinatos bajo su administración presidencial.

El mandatario informó que inteligencia del Estado detectó órdenes provenientes de centros penales donde están recluidos pandilleros acusados de aumentar los homicidios en El Salvador.

El mandatario dio órdenes, desde su cuenta de Twitter, al director de Centros Penales, Osiris Luna, de decretar “emergencia máxima en todos los Centros Penales de pandilleros, por información de inteligencia de órdenes de homicidios emitidas desde ahí”.

Al mismo tiempo, Bukele ordenó un encierro total las 24 horas, sin contacto con el exterior en cada centro penitenciario. Esto significa que ninguno de los presos podrá salir de sus celdas como diariamente lo hacen o circular en los pasillos y patios en el interior del centro penal.

Además el presidente salvadoreño ordenó que las tiendas penitenciarias estarán cerradas y el resto de actividades quedan suspendidas.

Dijo que en el caso de los señalados como cabecillas de estos grupos de delincuentes deberán permanecer en un encierro solitario, sin contacto con nadie.

“Los cabecillas irán a aislamiento solitario. Nada de contacto con el exterior. Las tiendas permanecerán cerradas y todas las actividades quedan suspendidas, hasta nuevo aviso”, agregó Bukele, siempre por la misma red social.

Además puntualizó que la Policía Nacional Civil “no descansará hasta encontrar a los responsables”.

La disposición tomada por el presidente fue respondida por el director general de centros penales, Osiris Luna Meza; y por el ministro de Justicia y Seguridad Pública, Rogelio Rivas, quienes expresaron que se encargarían de aplicarla y realizar las diligencias respectivas.

El director de Centros Penales aseguró que tomarán medidas inmediatas y que “se procede a declarar emergencia máxima en todos los Centros Penales de pandilleros y encierro absoluto 24 horas al día. En estos momentos nos encontramos realizando todas las medidas dando fiel cumplimiento a sus órdenes”.

Rivas, por su cuenta, aseguró que el Ministerio de Seguridad desplegó un fuerte dispositivo para encontrar a los involucrados en los hechos violentos del viernes. “Ya tenemos las primeras capturas en flagrancia y serán presentados ante la justicia”, enfatizó el funcionario.

De acuerdo a información de la Secretaría de Prensa de la Presidencia, ayer por la mañana se comenzó la intervención en algunos centros penales del país, entre ellos el de Zacatecoluca de donde se sospecha ordenaron el alza de homicidios.

La PNC, junto con personal de Centros Penales, realizó requisas para tratar de encontrar a los culpables, así como para cumplir las órdenes de aislamiento.

Hasta el pasado viernes, el día más violento en la administración presidencial de Bukele fue el 20 de septiembre de 2019, cuando se registraron 19 asesinatos. En esa ocasión el mandatario aseguró que el repunte de homicidios era dirigido por grupos opositores al Gobierno que trataban de desestabilizarlo.

La Prensa Gráfica


 

Más notas sobre el tema