En medio de la pandemia, EEUU intensifica la ofensiva contra Venezuela y plantea un consejo de transición

La extorsión a Venezuela crece 

Por Marco Teruggi

El ajedrez golpista se acelera en tiempo de pandemia. Estados Unidos, al frente de la estrategia para derrocar a Nicolás Maduro, dio un nuevo paso: planteó la creación de un “Consejo de Estado para un gobierno de transición”, en el cual no estén ni Maduro ni el líder opositor Juan Guaidó, que convoque a elecciones presidenciales antecedidas por el levantamiento del bloqueo.

El anuncio fue dado por el secretario de Estado, Mike Pompeo y los detalles publicados por el Departamento de Estado bajo el título de “Marco de transición democrática para Venezuela”.

La hoja de ruta planteada por EE.UU. sostiene que la Asamblea Nacional (AN) encabezada por Guaidó, debe nombrar un nuevo Consejo Nacional Electoral, un nuevo Tribunal Supremo de Justicia, y crear el Consejo de Estado que se convierta en poder ejecutivo. Ese Consejo sería conformado por cuatro miembros de la AN -pudiendo participar los diputados del chavismo- que a su vez desiginaría al quinto integrante para desempeñarse como presidente.

Una vez asumidos todos los poderes presidenciales por el Consejo, y con la salida de “las fuerzas de seguridad extranjera”, EE.UU. levantaría las sanciones “contra el gobierno, PDVSA y la industria petrolera”. Finalmente, el Consejo de Estado, convocararía elecciones legislativas y presidenciales en un lapso de seis a doce meses, y, luego de su realización, se quitarían las “sanciones restantes”.

La arquitectura de transición creada por EE.UU. busca sostenerse sobre la figura del Consejo de Estado que aparece en el artículo 251 y 252 de la Constitución. Sin embargo, el texto constitucional afirma que dicho órgano es de consulta de Gobierno y no para reemplazar a un presidente, y el sistema de elección descrito por EEUU no es el que dicta el texto constitucional.

La dimensión legal y constitucional es, en realidad, secundaria. Las palabras de Pompeo y de Elliot Abrams, enviado especial para el expediente Venezuela, se dan cinco días después de que el Fiscal General, William Barr, anunció una recompensa de 15 millones de dólares por Maduro y 10 millones por Diosdado Cabello.

El denominado “marco de transición” aparece en este contexto como un intento de ofrecer una salida o claudicación donde sean apartados Maduro, Cabello, y algunos dirigentes más, pero no toda la dirección. El texto del Departamento de Estado afirma que el “alto mando militar permanece en el lugar durante el gobierno de transición”, al igual que gobernadores y alcaldes, y no excluye al Partido Socialista Unido de Venezuela del nuevo tiempo político.

Según los cálculos de correlación de fuerza que maneja EE.UU., se ha llegado al punto de cerco tan grande que podría darse la ruptura interna. Esa lectura se basa sobre un factor central: la economía y, en particular, la situación de los precios petroleros que llevan varias semanas de caída sostenida. El presidente Maduro afirmó que el precio de venta del barril venezolano no cubre su costo de extracción, lo que, en la economía venezolana representa un impacto transversal y profundo.

La perspectiva de una mejora de los precios es aún lejana debido a la crisis económica global dentro de la cual se enmarca la baja de la demanda petrolera, un exceso de producción, una progresiva saturación de los almacenamientos, y una baja de los precios sobre el marco de una falta de acuerdo entre Arabia Saudita y Rusia, y un diálogo incipiente entre Donald Trump y Vladimir Putin al respecto.

La combinación de bloqueo económico y caída petrolera conforma así un cuadro de gran dificultad para la economía venezolana. Sin embargo, el gobierno venezolano cuenta con el respaldo, por ejemplo, de Rusia, donde, entre otras cosas, el gobierno de Putin ha comprado los activos de la petrolera Rosneft en Venezuela.

No sería la primera vez que Washington realice un cálculo equivocado respecto a la situación en Venezuela. La misma conformación de un gobierno paralelo con Guaidó a la cabeza, incapaz de llevar adelante la transición anunciada, fue la expresión de un error de esa naturaleza.

No resulta sorpresivo que su figura sea puesta de lado en el esquema del Consejo de Estado: Guaidó ha perdido progresivamente su capital político hasta quedar desdibujado ante la pandemia. Según Abrams, el pedido de renuncia de Guaidó responde al hecho de que quien presida el Consejo no podrá presentarse en las elecciones y, por lo tanto, quitar al autoproclamado permitiría que luego se presente.

Resulta improbable que este nuevo llamado norteamericano genere un quiebre interno. Su presentación puede en cambio leerse, por ejemplo, como la preparación del terreno que seguiría a la salida de Maduro planificada través de una operación encubierta. Esa hipótesis volvió a verse evidenciada la semana pasada cuando fue desmontada una operación militar que se preparaba desde Colombia.

Por esa misma operación el Ministerio Público llamó a Guaidó a presentarse el próximo jueves. Esa citación puede transformarse en un nuevo momento de elevación de las tensiones ya que seguramente Guaidó no acudirá.

Este escenario deja claro que el escenario de pandemia, en lugar de permitir un diálogo y levantamiento del bloqueo -como pidió, entre otros, el Grupo de Puebla o Michelle Bachelet- ha generado que Estados Unidos busque acelerar el desenlace con ofertas millonarias de información, captura y muerte_la semana pasada ofreció quince millones de dólares por la cabeza de Maduro-, así como con una asfixia económica utilizada como moneda extorsiva.

Página 12


Venezuela rechaza instalación de pretendido gobierno de transición de EEUU

El Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, expresó este martes su rechazo ante las injerencias de Estados Unidos (EEUU) al pretender instalar un supuesto gobierno de transición en el país y que ha sido promovido por dirigentes de la derecha venezolana.

Mediante un comunicado publicado por el ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza, en su cuenta de la red social Twitter, Venezuela expone que EEUU a través de los medios de comunicación ha presentado un plan denominado; «Marco para la Transición Democrática», que representa el extravío del rumbo de su política.

«La política de los Estados Unidos hacia Venezuela ha extraviado su rumbo por completo. En una semana ha divagado entre constantes contradicciones: transita desde la extorsión y amenaza a funcionarios del Gobierno Bolivariano,incluyendo recompensas por su captura;hasta la presentación de un adefesio de acuerdo para la instalación de un supuesto gobierno de transición inconstitucional,desconociendo la voluntad democrática expresada por el pueblo venezolano en las urnas», indica parte del comunicado.

A continuación el Comunicado íntegro:

Ante la pretensión del Departamento de Estado de EEUU de imponer en nuestro país una pseudo propuesta intervencionista de gobierno tutelado, el Gobierno Bolivariano reitera que Venezuela no acepta, ni aceptará jamás tutelaje alguno, de ningún gobierno extranjero.

La República Bolivariana de Venezuela ha tenido conocimiento a través de medios de comunicación social de la presentación de un supuesto «Marco para la Transición Democrática» por parte del Departamento de Estado de Estados Unidos, el día de hoy.

Al respecto, el Gobierno Bolivariano reitera que Venezuela es un país libre, soberano,independiente y democrático,que no acepta,ni aceptará jamás tutelaje alguno, de ningún gobierno extranjero.

La política de los Estados Unidos hacia Venezuela ha extraviado su rumbo por completo. En una semana ha divagado entre constantes contradicciones: transita desde la extorsión y amenaza a funcionarios del Gobierno Bolivariano,incluyendo recompensas por su captura;hasta la presentación de un adefesio de acuerdo para la instalación de un supuesto gobierno de transición inconstitucional,desconociendo la voluntad democrática expresada por el pueblo venezolano en las urnas.

La pseudo propuesta estadounidense confirma que los funcionarios de ese país desconocen por completo el ordenamiento jurídico venezolano y el funcionamiento de sus instituciones. Llama la atención, eso si, que incorporen la curiosa decisión de retirarle la silla al diputado auto proclamado ilegalmente como presidente interino, que fue escogido por ellos en 2019 como punta de lanza de su estrategia golpista y que ha cumplido a pie juntillas las órdenes dictadas desde Washington, a través de los caminos de la violencia y la persistente conspiración.

Las acciones de la Administración Trump en los últimos días contra Venezuela, no pueden catalogarse de otra manera: son miserables. Tratar de sacar ventajas geopolíticas en medio de la más pavorosa pandemia mundial, sólo puede provenir de la miseria de personas sin la menor sensibilidad y preocupación social,máxime si se considera que el pueblo de los Estados Unidos es uno de los más afectados en el mundo, ante el estrepitoso fracaso del sistema de salud de ese país y el manejo errático, improvisado e inhumano de la pandemia por parte de sus gobernantes.

Es precisamente la Administración Trump, la que debe hacerse a un lado, levantando las medidas coercitivas unilaterales que hasta sus propios legisladores reconocen que impiden en la práctica que Venezuela pueda adquirir insumos humanitarios para enfrentar el COVID-19. Es tiempo ya de que abandonen su fracasada estrategia de cambio de gobierno por la fuerza en Venezuela, cesen en su continuada y obsesiva agresión y se concentren en sus graves asuntos internos.

Ni las amenazas, ni las estrategias extorsivas, ni la pretensión de imponer falsos acuerdos, lograrán distraer la atención y las energías del Presidente Nicolás Maduro, de su Gobierno, de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y del Estado venezolano como un todo, en la protección del pueblo de Venezuela en momentos tan difíciles para la humanidad. Venezuela se mantendrá incólume ante cualquier agresión y unida en la defensa de su soberanía e independencia.

Caracas,31 de marzo de 2020

Ciudad CCS


Almagro apoya la propuesta de USA y pide libertad “inmediata” de los presos políticos

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, ha mostrado este martes su apoyo a la propuesta realizada por Estados Unidos para una “transición democrática” en Venezuela y ha reafirmado la importancia de poner en libertad de forma “inmediata” a todos los presos políticos del país.

En un comunicado, Almagro ha abordado la presentación del llamado ‘Marco para la Transición Democrática en Venezuela’ y ha insistido en la necesidad de “recuperar la institucionalidad representada por la Asamblea Nacional y sus integrantes democráticamente electos, así como la institucionalidad del Tribunal Superior de Justicia”.

Según el texto, la vía para recuperar la democracia en el país caribeño pasa, “inexorablemente”, por la salida del país de los miles de agentes de seguridad e Inteligencia extranjeros.

Así, el secretario general de la OEA ha manifestado su apoyo al plan y ha expresado que éste constituye una “propuesta válida de solución para salir de la dictadura usurpadora y recobrar la democracia en el país”.

En este sentido, Almagro ha destacado que la propuesta del Departamento de Estado estadounidense “merece todo el apoyo de los que bregan por elecciones libres y transparentes en Venezuela de acuerdo a los estándares de la Carta Democrática Interamericana y con observación internacional”.

Para ello, sostiene el texto, es “fundamental” que la comunidad internacional se vea involucrada para ayudar a resolver la “dramática situación humanitaria que vive el pueblo venezolano y sus migrantes”.

Almagro ha querido así resaltar la relevancia de reconstruir la economía venezolana y su tejido social, así como los procesos electorales.

“La Secretaría General de la OEA reitera su disposición a continuar trabajando en favor del regreso de la democracia a Venezuela y compromete su apoyo a la presente propuesta en defensa de la libertad y de los valores del Sistema Interamericano”, ha remachado.

Sumarium


Venezuela denuncia agresión en costas marítimas

Desde el Ministerio de la Defensa de Venezuela, se compartió un comunicado que rechaza el acto de agresión marítima que sufrió una embarcación de guardacostas venezolanos, este martes 30 de marzo en horas de la madrugada a siete millas de la isla La Tortuga.

El documento informa, que el hecho ocurrió a las 00H45 horas Venezuela, cuando el buque de patrullaje, Naiguatá (GC-23), recibió un impacto del buque de pasajeros de nombre Resolute, con bandera de Portugal.

El choque se dio en medio de un procedimiento de control de tráfico marítimo, ocasionando “daños de gran magnitud” según lo indica el comunicado.

Del impacto, el barco de guardacostas salió afectado con el hundimiento de la flota. Las labores de rescate fueron realizadas por la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

Desde Caracas, la capital del país, fue denunciado por el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, el acto de agresión marítimo el cual señaló como “un acto de piratería internacional”, ordenando un reforzamiento inmediato de los protocolos de las fuerzas navales en espacios venezolanos.

Asimismo, desde la cancillería de Venezuela se exige a la jurisdicción de Países Bajos iniciar una investigación con respecto al incidente, considerado como una violación al derecho marítimo internacional.

Desde el Ministerio de Defensa se informa que aún no se recibe una respuesta de las autoridades de la isla sobre el acontecimiento.

Según últimos informes, el buque de pasajeros atracó en el puerto de Willemstad capital de Curazao, desde la mañana de este martes.

teleSUR


Venezuela donará dos máquinas a Colombia para detectar el coronavirus

El presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, informó que su Gobierno donará dos máquinas a Colombia para detectar el nuevo coronavirus (Covid-19). «Vamos a donar dos máquinas para hacer exámenes al pueblo de Colombia, con las máquinas que van a llegar ahora, que adquirimos de China”, acotó Maduro.

Medios colombianos informaron el 28 de marzo que una máquina automatizada para la extracción de ácido nucleico, usada para procesar las pruebas de Covid-19, se había dañado. Luego, el Instituto Nacional de Salud informó que había vuelto a funcionar.

El mandatario Nacional, aseveró que tuvo conocimiento que en Colombia estaban tomando las pruebas para despistaje por Covid-19 con una sola máquina, luego de haberla reparado.

“Daremos todo el apoyo que le hace falta al pueblo de Colombia. La solidaridad. Salvar, nos salva, dicen los cubanos y dice Cristo Redentor, ayudar al desvalido, ayudar al que lo necesita», reflexionó tras detallar que en el país vecino los casos positivos ascienden a 906.

Este martes se instaló el Consejo de Estado, declarado en sesión permanente en medio de la pandemia del coronavirus, -donde Venezuela registra 143 casos en total- sobre la base en los artículos 251 y 252 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV), que atiende políticas de Estado y Sociedad, en aras de enfrentar el virus.

Alba Ciudad


VOLVER