Evo Morales: “Bolivia es el único país donde se combate la pandemia con tanques de guerra”

533

Evo: “Bolivia es el único país donde la pandemia se combate con tanques de guerra”

Por León Darío

Hace cinco semanas que Evo Morales no sale a la calle. De cuarentena en su casa en Buenos Aires, el ex presidente de Bolivia se despierta a las cinco de la mañana, trota media hora en la cinta y, luego, habla por teléfono con Luis Arce, candidato a la presidencia del MAS (Movimiento al Socialismo), con dirigentes de su partido y la prensa. Su mirada está puesta, exclusivamente, en lo que sucede en Bolivia, donde las autoridades reportaron por el momento 703 casos positivos y 43 muertes por coronavirus. Morales, sin embargo, cree que la cifra es superior.

“La pandemia nos mata de enfermedad y la dictadura nos mata de hambre” -asegura en exclusiva a PERFIL-. “El coronavirus y el gobierno de Bolivia destrozaron la economía”.

-¿Hay más muertos y contagiados de lo que las autoridades de su país informan?

-Lamentablemente no hay verdad sobre los datos de contagiados y muertos por coronavirus en Bolivia. Durante la cuarentena debiera haber equipado el sistema de salud, tener más equipos para laboratorios y nuevos hospitales. No hicieron absolutamente nada. Bolivia es el país con menos testeos de toda América Latina. No son datos confiables los que informa el gobierno de facto de Bolivia.

-¿Cómo evalúa lo que está haciendo Jeanine Áñez para enfrentar la pandemia?

-Está manejando la pandemia con fines netamente electorales. Áñez tenía que renunciar a la candidatura a la presidencia justamente para ayudar al candidato de Estados Unidos, que es Carlos Mesa. Fracasaron. Intentaron elecciones. También fracasaron. Áñez es candidata repartiendo bonos, pero sin equipar hospitales. El pueblo se da cuenta. Ahora aparecen más muertos y más contagiados. Además de eso, hay toda una represión. Al pueblo solidario lo detienen. Anteayer detuvieron a Patricia Arce, nuestra alcaldesa del municipio de Vinto, que estaba haciendo trabajo social para que la gente aguante la cuarentena. La semana pasada a compañeros del trópico que llevaban frutas a la gente humilde del interior del país. Le dictaron arrestos domiciliarios pero no los trasladan de Sucre al Trópico y están ahí abandonados. Pese al uso electoral de esta cuarentena, igual no le está yendo bien al gobierno de facto.

-¿Cuándo habrá elecciones en Bolivia?

-El pueblo está pidiendo elecciones. Como estaban definidas para el 3 de mayo, la Asamblea plurinacional tiene que fijar una nueva fecha. Están debatiendo eso. Estoy seguro de que la Asamblea va a dar un ultimátum para que haya elecciones nacionales.

-Si Añez lo llamara y le pidiera una reunión para que en Bolivia haya unidad nacional frente a la pandemia, ¿usted iría?

-Yo hace dos meses planteé un encuentro nacional antes de la pandemia. En ese encuentro quería un acuerdo para evitar estas confrontaciones en las calles. Lamentablemente, la derecha boliviana y Estados Unidos organizaron grupos para quemar casas de la gente pobre, nuestros militantes y dirigentes sindicales. Tiene que acabarse esa enemistad. Somos hermanos y hermanas en nuestra querida Bolivia. Cuando lo propuse, la derecha golpista lo rechazó.

Los 7 países que mejor enfrentan el coronavirus son gobernados por mujeres

-¿Qué responde a las quejas del gobierno de Áñez por sus manifestaciones públicas?

-Pregunté aquí a las autoridades del gobierno de Alberto Fernández cuáles son mis responsabilidades como refugiado. Me dijeron que yo no puedo hablar sobre temas políticos de la Argentina. Sobre Bolivia y sobre el mundo tengo todo el derecho de comentar, de explicar. Cumplo con estas recomendaciones que son parte de las normas internacionales.

-¿Alguien del gobierno de Alberto Fernández le pidió que baje el tono?

-No, no tengo ninguna observación o comunicación sobre ese tema. Tuve hasta ahora dos reuniones con el presidente Fernández, es un hermano, un presidente muy solidario, al que he conocido mucho antes.

-¿Cómo es su cuarentena en Buenos Aires?

-Soy disciplinado. Llevo cinco semanas sin dar ni medio paso de mi puerta hacia la calle. A las 5 de la mañana hago ejercicio, esta mañana troté media hora en la cinta. Después a las 17 hago ejercicios otra vez. Doy entrevistas, estoy escribiendo un libro. Y comunicándome permanentemente con los compañeros del Trópico de Cochabamba, con mi candidato Lucho Arce, con los movimientos sindicales, con los dirigentes del MAS, coordinando para garantizar la cuarentena, pero también esperando que la reacción del gobierno sea dar más equipamientos. Ayer murió un policía que no tenía equipos de bioseguridad. Anteayer, una niña se ha suicidado por sufrir hambre. Sugerí que los barrios humildes hagan ollas populares con las Fuerzas Armadas, con la policía, con los trabajadores del estado. Lamentablemente, Bolivia es el único país del mundo donde se combate la pandemia con tanques de guerra, fusiles, gases, con detenciones y persecuciones. Hay una persecución política permanente.

-En Argentina hay polémica con respecto a la posible llegada de médicos cubanos para enfrentar la pandemia. ¿Cómo mira usted la asistencia de los médicos cubanos?

-Yo no puedo comentar sobre los médicos cubanos. Antes de ser presidente me reuní con Fidel Castro y Hugo Chávez en La Habana, Cuba. Entre varios temas que debatían Fidel decía Hugo, hermano, vamos a operar gratuitamente en América Latina a 100 mil personas que tienen problemas de la vista. Yo escuchando a Fidel dije está loco. En Bolivia una operación promedio de la vista salía 1000 dólares. Cuando llegué al gobierno firmamos un acuerdo de solidaridad con Cuba. Hasta el año pasado se han hecho en Bolivia 727.138 cirugías oftalmológicas gratuitas. ¿Cuánta plata nos ahorró la Misión Milagro de Cuba? Lo que quiero que sepas es que esta cooperación es totalmente incondicional. A cambio nunca nos han pedido privatizar nuestros recursos naturales, ser dueños de empresas, o privatizar los servicios básicos. Esa es la profunda diferencia de cooperación de Cuba con respecto a Estados Unidos y algunos países europeos.

Perfil


Cocaleros anuncian proceso contra autoridades por falta de combustible en el Chapare; el Gobierno dice que no fomenta el narcotráfico

Por Jesus Reynaldo Alanoca Paco

Los cocaleros del Trópico de Cochabamba anunciaron un proceso contra las autoridades del Gobierno nacional por la falta de combustible en esa región del país. Sostienen que se perjudicó la actividad piscícola que requiere combustible para la oxigenación de los criaderos.

Leonardo Loza, dirigente del sector, anticipó que la denuncia será formulada contra los ministros de Gobierno y de Hidrocarburos, Arturo Murillo y Víctor Hugo Zamora, y contra las autoridades de Hidrocarburos y de la ANH, a quienes consideran responsables del “atentado contra la vida”.

“Más de 11 millones de peces muertos en esa región. Atentaron contra la vida, contra la alimentación y contra la economía nacional”, explicó el representante, lamentando que se “castigue” al Chapare por su afinidad al MAS.

Manifestó que “hay familias que perdieron al cien por cien su producción, que están llorando y orando para que no se mueran más peces, porque solo viven de esa actividad”. Loza también lamentó que se estigmatice a esa región con el narcotráfico.

Al respecto, el ministro Murillo consideró extraño que se utilice diésel y gasolina para la crianza de peces, señalando que los productores emplean electricidad y que dichos carburantes son desviados al narcotráfico.

La semana pasada, Murillo advirtió que, si se recrudece la actividad ilícita y si hubiera una arremetida de personas contra los uniformados en el Chapare, “meterá” aviones de Guerra a la zona.

“No se va a aflojar, todo lo contrario, se va a fortalecer esto”, expresó la autoridad nacional, quien además considera que la población del Trópico de Cochabamba vive amedrentada por los dirigentes cocaleros y por los narcotraficantes.

El Deber


Sociedades científicas desaconsejan el uso de hidroxicloroquina en tratamientos de Covid-19

Las sociedades científicas de Bolivia decidieron hoy ya no coordinar con el Gobierno para coadyuvar en el tratamiento contra el Covid-19 y también expresaron su negativa a la aplicación de la hidroxicloroquina, medicina que fue adquirida por un laboratorio privado y que el Ejecutivo gestionó su llegada.

Los médicos advierten de riesgos negativos, ya que todavía siguen los estudios para verificar si este compuesto es recomendado.

“Es fundamental evitar crear falsas expectativas en torno a este y otros medicamentos en fase de estudio, ya que, al no estar probada su eficacia y seguridad, podrían resultar ser iatrogénicos más que beneficiosos, con posibilidad de aparición de reacciones adversas no deseadas, incluso fatales. Por otra parte, existe el riesgo de promover la automedicación (aquellos de venta libre) y consecuente desabastecimiento de fármacos de eficacia probada para otras enfermedades (LES, artritis reumatoide, VIH)”, detalla parte de la carta enviada a Navajas por parte del comité científico.

Mientras, el ministro Navajas explicó que esta medicina es una más de las que se aplica en el tratamiento contra el coronavirus y que su uso depende de la valoración médica individual.

Las sociedades científicas de Bolivia decidieron hoy ya no coordinar con el Gobierno para coadyuvar en el tratamiento contra el Covid-19 y también expresaron su negativa a la aplicación de la hidroxicloroquina, medicina que fue adquirida por un laboratorio privado y que el Ejecutivo gestionó su llegada.

Los médicos advierten de riesgos negativos, ya que todavía siguen los estudios para verificar si este compuesto es recomendado.

“Es fundamental evitar crear falsas expectativas en torno a este y otros medicamentos en fase de estudio, ya que, al no estar probada su eficacia y seguridad, podrían resultar ser iatrogénicos más que beneficiosos, con posibilidad de aparición de reacciones adversas no deseadas, incluso fatales. Por otra parte, existe el riesgo de promover la automedicación (aquellos de venta libre) y consecuente desabastecimiento de fármacos de eficacia probada para otras enfermedades (LES, artritis reumatoide, VIH)”, detalla parte de la carta enviada a Navajas por parte del comité científico.

Mientras, el ministro Navajas explicó que esta medicina es una más de las que se aplica en el tratamiento contra el coronavirus y que su uso depende de la valoración médica individual.

La autoridad explicó que existen pacientes afectados por el Covid-19 que no podrían resistir a la aplicación de la hidroxicloroquina, como aquellos que sufren de arritmia o una serie de trastornos.

“Lo que sucede es que la hidroxicloroquina es también una posibilidad para utilizar en el tratamiento, pero no es la única. Nadie tiene la última palabra sobre los medicamentos y lo que sucede es que el tratamiento está sujeto a la valoración clínica de cada paciente individualmente. Si es un paciente que tiene arritmia, trastornos, de seguro le irá mal”, remarcó Navajas.

Hace dos semanas llegó 200 kilogramos de hidroxicloroquina a Santa Cruz. Laboratorios IFA adquirió el embarque que equivale a un millón de comprimidos, lo que puede alcanzar a unos 40.000 tratamientos. La empresa donó al Gobierno 100.000 comprimidos. Además, llegó al país 100 kilogramos de cefotaxima sódica y 250 kilogramos de metamizol.

Las sociedades científicas de Bolivia decidieron hoy ya no coordinar con el Gobierno para coadyuvar en el tratamiento contra el Covid-19 y también expresaron su negativa a la aplicación de la hidroxicloroquina, medicina que fue adquirida por un laboratorio privado y que el Ejecutivo gestionó su llegada.

Los médicos advierten de riesgos negativos, ya que todavía siguen los estudios para verificar si este compuesto es recomendado.

“Es fundamental evitar crear falsas expectativas en torno a este y otros medicamentos en fase de estudio, ya que, al no estar probada su eficacia y seguridad, podrían resultar ser iatrogénicos más que beneficiosos, con posibilidad de aparición de reacciones adversas no deseadas, incluso fatales. Por otra parte, existe el riesgo de promover la automedicación (aquellos de venta libre) y consecuente desabastecimiento de fármacos de eficacia probada para otras enfermedades (LES, artritis reumatoide, VIH)”, detalla parte de la carta enviada a Navajas por parte del comité científico.

Mientras, el ministro Navajas explicó que esta medicina es una más de las que se aplica en el tratamiento contra el coronavirus y que su uso depende de la valoración médica individual.

La autoridad explicó que existen pacientes afectados por el Covid-19 que no podrían resistir a la aplicación de la hidroxicloroquina, como aquellos que sufren de arritmia o una serie de trastornos.

“Lo que sucede es que la hidroxicloroquina es también una posibilidad para utilizar en el tratamiento, pero no es la única. Nadie tiene la última palabra sobre los medicamentos y lo que sucede es que el tratamiento está sujeto a la valoración clínica de cada paciente individualmente. Si es un paciente que tiene arritmia, trastornos, de seguro le irá mal”, remarcó Navajas.

Hace dos semanas llegó 200 kilogramos de hidroxicloroquina a Santa Cruz. Laboratorios IFA adquirió el embarque que equivale a un millón de comprimidos, lo que puede alcanzar a unos 40.000 tratamientos. La empresa donó al Gobierno 100.000 comprimidos. Además, llegó al país 100 kilogramos de cefotaxima sódica y 250 kilogramos de metamizol.

La hidroxicloroquina es un fármaco inmunomodulador usado desde hace muchos años contra la malaria, el paludismo y la artritis severa.

Ayer, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) advirtió sobre los riesgos del uso de este medicamento. Según esta institución reguladora, el compuesto no demostró ser seguro ni efectivo para tratamientos de infección por coronavirus.

El Deber


VOLVER
Más notas sobre el tema