Paro de repartidores de las apps en varios países de la región por mejores condiciones de trabajo

859

Repartidores de app reclaman barbijos, guantes y alcohol en gel

Los trabajadores de las app de delivery se unieron en un mismo reclamo, algunos convocaron a un paro de actividades. Piden mayores medidas de seguridad para evitar infectarse con el coronavirus. El sector de jóvenes trabajadores reclama que no existe un protocolo unificado y piden al Gobierno que haga controles.

La Agrupación de Trabajadores de Reparto (ATR) y Glovers Unidos Argentina convocaron a un paro que se replicó en otros países. Lucas, integrante de ATR, quienno da el nombre por temor a represalias, denunció: “Estamos en plena pandemia y sólo recibimos un kit con un barbijo descartable y una botellita de alcohol en gel por parte de Pedidos Ya y un kit de barbijo y guantes en Glovo La Plata y en Capital, un barbijo y un alcohol en gel pequeño. Yo trabajo en Rappi y no recibí nada, Ubber Eats tampoco brindo elementos de seguridad. Necesitamos trabajar tranquilos. La empresa tiene que proveernos de los elementos necesarios”.

Desde la Asociación de personal de plataformas (APP) señalaron: “nos vemos en la obligación de alertar a los usuarios sobre el comportamiento altamente peligroso de las app. Necesitamos que garanticen la distribución de implementos de seguridad, otorguen licencias y compensación por cuarentena”.

“Lo único que hicieron es montar una patética campaña de marketing basada en nuestro trabajo y nuestro riesgo. En varias semanas de trabajo, sólo algunos repartidores, por ejemplo, de Glovo un pequeño kit con un barbijo descartable y un alcohol en gel pequeño. Los trabajadores no pueden arriesgarse y tener encima que pagar por los elementos que la empresa está obligada a entregar”, señaló la vocera de APP.

En Rappi y Pedidos Ya confirmaron a BAE Negocios que crearon un fondo de emergencia para los repartidores que presenten el virus COVID-19. “Este fondo brindará asistencia financiera hasta por 14 días, que será calculado de acuerdo con las ganancias diarias que el repartidor haya tenido en los últimos dos meses”, señalaron.

Juan Manuel Otaviano, abogado de la APP: “Pedimos al Gobierno de la Ciudad que convoque a las app y a los comercios para que se acuerde un protocolo de seguridad común, que colaboren para dar masivamente elementos de seguridad y establecer puntos de reparto. Es necesario que les permitan entrar para poder ir al baño. La Ciudad debe ayudarlos para que puedan hacer compras a precios accesibles”.

Según el abogado de la App, en el caso de Glovo pusieron autos en algunos puntos de la ciudad para repartir un kit pequeño con un solo barbijo y un alcohol en gel chiquito. Algo que no alcanza ni para un día, para trabajadores que están todo el día en la calle. Por eso reclaman mayores controles.

Otra alternativa, si esta situación no se resuelve, es hacer una presentación en la Justicia, con el riesgo de que suspendan toda clase de actividades en las app hasta que no regularicen la entrega de elementos de seguridad. Algo que evalúan, aunque saben que los trabajadores precarizados no pueden arriesgarse a quedar sin trabajo en este contexto donde la pandemia les impide una reinserción en ninguna clase de empleo.

BAE Negocios


“Nos pintan como superhéroes pero solo somos laburantes súper explotados”

Al menos 72 familias en Delhi, India, fueron puestas en cuarentena luego de que un joven que trabaja entregando pizzas a domicilio diera positivo por COVID-19. Puede parecer una rareza, pero situaciones como esta se volvieron cotidianas en distintos países del mundo.

Y si bien hasta el momento en Argentina no hay registros oficiales de contagios entre los trabajadores del sector, desde la Agrupación de Trabajadores de Reparto (ATR) advierten: “hay que abordar el problema ahora, no cómo en algunas ciudades de Europa en las que recién se acordaron cuando 3 de cada 10 positivos eran deliverys”.

Es frente a este riesgo que trabajadores repartidores de Glovo, Rappi y PedidosYa -entre otras empresas de repartos a domicilio- llevan adelante un paro internacional por 24 horas. ¿Los reclamos? Salario dignos y el fin de una precarización laboral que se vio agravada por la crisis del coronavirus.

La convocatoria que lleva el lema #22ANoReparto está respaldada por Glovers Unidos Argentina, la Asociación de Trabajadores de Reparto (ATR), Glovers Unidos España, Glovers Ecuador, Glovers Costa Rica, Glovers Elite de Guatemala, y Repartidores de Perú.

“El paro ya lo veníamos coordinando antes de que se declare la pandemia, sobre todo porque en los últimos dos años no hubo un incremento de nuestro salario, mientras que la comisión que pagan los clientes subió hasta un 100%”, contó a Canal Abierto uno de los voceros de ATR y repartidor de Glovo, Maximiliano Martínez.

Desde su arribo al país, las apps de envíos a domicilio se convirtieron en las estrellas de un modelo laboral flexibilizador y mal pago, incentivado por el discurso de emprendedurismo que supo reinar en tiempos de Cambiemos. Sin embargo, y ya con Mauricio Macri fuera del poder, la situación no cambió demasiado.

“Las apps siguen ganando mucho dinero, y más aún en tiempos de cuarentena. La plata está, y es algo evidente cuando ves todo lo que destinan en publicidad para competir entre ellas. Por eso, creemos que están en condiciones de pagar mejor, incluso sin la intervención ni subsidios por parte del Estado. De todas maneras, no podemos dejar de advertir que el Gobierno de la Ciudad hace la vista la gorda sobre las cuestiones de higiene y seguridad”, aseguró Martínez.

Para tomar noción del grado de explotación que sufren, ATR calcula que “un repartidor tiene que pedalear entre 10 o 12 horas, 7 días a la semana, para juntar 40 mil pesos; un salario por debajo de la línea de pobreza”.

“Las empresas no se están haciendo cargo”

Los servicios de delivery son una de las tantas actividades que con la cuarentena pasaron a ser consideradas esenciales. De hecho, basta con caminar por cualquier calle o avenida de la Ciudad de Buenos Aires para caer en la cuenta de cuántos trabajadores se exponen al contagio en locales y puertas de domicilios.

“Pedidos Ya, por ejemplo, está dando mil pesos mensuales para materiales de higiene, cuando calculamos que para estar mínimamente seguros necesitaríamos alrededor de 5 mil. Por aún es la situación de Glovo, que en dos ocasiones nos dio un barbijo descartable, un par de guantes descartables que se nos rompían a la hora y capaz que una botellita de alcohol en gel de 70 ml”, detalló Maximiliano Martínez, y agregó: “las cadenas de comida rápida nos exigen higienizar las mochilas donde llevamos la comida, pero siempre es al costo de los repartidores”.

“Entendemos el rol social que estamos cumpliendo, pero nos indigna cuando nos pintan como superhéroes, cuando en la realidad somos laburantes explotados, hiper flexibilizados y súper expuestos”, lanzó el referente de los repartidores. “La realidad es que -en estas condiciones- cada vez que salimos a trabajar, cruzamos los dedos para, al volver, no contagiar a nuestras familias”.

“Hay una contradicción clara: nos caracterizan como trabajadores esenciales pero no nos cuidan como tales, sin las medidas de seguridad correspondientes y salarios de hambre”.

Canal Abierto


Ecuador: Paro internacional de repartidorxs

El día de hoy cientos de repartidorxs de la plataforma Glovo en Quito salieron a las calles como parte del paro internacional contra la precarización laboral que viven y que se ha agudizado en estas semanas de cuarentena.

Desde que iniciaron las medidas en el país, lxs trabajadorxs que son parte de la primera línea que sostiene con su trabajo la cuarentena, no cuentan con material de bioseguridad para protegerse de posibles contagios de COVID-19. Esto se suma a los abusos e incumplimientos laborales de la empresa, que desde hace 5 meses recortó a nivel mundial la tarifa para lxs glovers y que se hace efectiva en Ecuador desde el 13 de abril.

Exigimos que Glovo cumpla con los derechos de lxs trabajadorxs y que el Estado ecuatoriano garantice las condiciones dignas de trabajo, la salud y la protección de lxs repartidorxs.

Finalmente, denunciamos la intervención desmedida de la policía nacional que en este paro, niega a lxs trabajadorxs su derecho a protestar a pesar de que en esta jornada cumplen con las normas de distancia y cubrimiento.

#PorNuestrosDerechos
#ParoDeRepartidorxs
#NoMásXenofobia

Parlamento Plurinacional y Popular de Mujeres y Organizaciones Feministas


Comunicado: Al paro por nuestros derechos

En el medio de la pandemia, nos llegó un mail, que nos instruía para que nosotros produzcamos nuestro propio barbijo. Un “arreglate vos en esta pandemia”, una forma más en el que el empresariado nos muestra su desprecio por nuestra vida. Reclamos sobran para llamar a distintas medidas de fuerza

El sindicato de cadetes ASIMM (Asociación Sindical de Motociclistas Mensajeros y Servicios) mira para un costado al reclamo por la falta de materiales de protección sanitaria que las empresas deberían darnos. También se hacen los distraídos con la ART, la obra social, las licencias pagas para los pacientes de riesgo y ni siquiera salieron en el ingreso familiar de emergencia (IFE). Para nosotros, la miseria sobre nuestras espaldas, para unos pocos, la sed de ganancia.

Nuestras vidas primero

En medio de esta crisis, esto pesa aún más sobre nuestras espaldas ya qué tenemos que sumar horas y horas para agarrar “una moneda más”.

Para la clase trabajadora el avance del neoliberalismo significó peores condiciones materiales y laborales de miles y miles en todo el mundo. Hoy quieren imponernos la uberización de los trabajadores como el eslabón más débil de la cadena de trabajo.

Lejos de resignarse las y los jóvenes que trabajan en casas de comida rápida como Mcdonalds, Burguer King y Mostaza se organizaron frente al ataque que las empresas quieren asestar a sus bolsillos, echando mano a las trampas de la flexibilización del salario. Nosotros sabemos de sus extensas horas, de que para muchos de ellos y ellas es su primer laburo, con el que pueden, con suerte, costear sus estudios. Por eso los y las tomamos como ejemplo.

Hoy somos más de ochenta mil repartidores que salimos a ganarnos el mango por las empresas de apps frente al desempleo que vienen en crecimiento. Muchos venimos saltando de agencia en agencia, de trabajo en negro a trabajo en negro. Con la economía de plataformas y las benditas apps quisieron vendernos el cuento de que podemos manejar nuestros horarios y de trabajar sin jefes ni nadie encima que nos vigile. Pero lo cierto es que dejamos nuestra vida en este trabajo, como le ocurrió a nuestro compañero en Rosario. No tendremos supervisor encima pero están todo el tiempo controlandonos y tomándonos el tiempo de pedido a pedido. Tienen que reconocernos como trabajadores con todos los derechos elementales

Somos esenciales

Durante la pandemia demostramos ser esenciales, se ven más trabajadores con mochilas que ambulancias como destacó el periodista Bercovich, sin embargo, como venimos diciendo, no tenemos derecho ni a un barbijo. Es tal la irracionalidad de estas empresas qué con tal de saciar sus ganancias dejan a la deriva a miles de trabajadores a qué puedan contraer él coronavirus.

Como venimos señalando por este medio y reflejado en distintas notas, el plan de los empresarios a escala mundial es hacer pagar la crisis económica a los, trabajadores aprovechando esta pandemia como excusa para avanzar sobre derechos laborales con reducciones salariales, suspensiones y despidos masivos. Frente a esta política de los ricos organicémonos para formar comisiones de seguridad e higiene frente a los faltantes de insumos sanitizantes para nuestra labor como barbijos y alcohol en gel, y a exigir que los sindicatos se pongan a la cabeza de pelear por nuestros derechos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Hoy nos sumamos al paro de trabajadorxs de las apps – Que las empresas de las apps garanticen las condiciones de higiene y seguridad para todxs. – Organicemos comités de higiene y seguridad con delegados de las distintas empresas de aplicación para controlar que se cumplan las condiciones necesarias para trabajar – Por mejores condiciones salariales. Por un sueldo igual a la canasta básica familiar Somos trabajadorxs escenciales, queremos condiciones sanitarias y económicas mínimas para seguir trabajando! @gloversunidosargentina @noelarganaraz17 @javi.musso @lvilches2019 @juvptscba @empleados.fastfood @starbucksenlucha.arg @pedidosyariocuarto @monotributistasorganizadxs

Una publicación compartida por Rappis y furioses (@rappisyfurioses) el

Los y las pibas de casas de comidas rápida muestran el camino, organizándose frente al ataque por la reducción salarial, salieron a responder y desmantelaron toda la fachada de las empresas billonarias que no les importa si sus empleados pueden comer o no. Esos chicos y chicas demuestran que por medio de las redes podemos hacer oír la voz de los de abajo, exigiendo por nuestra salud y a ser reconocidos como trabajadores y por todos nuestros derechos.

La Izquierda Diario


 

Más notas sobre el tema