Sigue la matanza pese a la cuarentena: 14 líderes sociales asesinados en marzo

Reportan 14 líderes sociales colombianos asesinados en marzo

El Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz) de Colombia, reveló que durante la crisis sanitaria provocada por el coronavirus, 14 líderes sociales han sido asesinados por grupos armados.

De acuerdo al instituto los líderes sociales y defensores de Derechos Humanos (DD.HH.) asesinados fueron los siguientes: William Montoya el 6 de mazo; Alexis Vergara el pasado 10 de marzo; Cristián Adrián Angulo y Humberto Gúzman Morales el 11 de marzo; Lorindo Membache el día 15 de marzo; Laureano Trochez, 16 de marzo; para el 19 del mismo mes fueron acribillados Marco Leopoldo Rivadeneria, Ivo Humberto Bracamonte Quiroz y Ángel Ovidio Quintero.

Asimismo, Indepaz revela que para el 25 de marzo Carlos Salinas, Omar Guasiruma y Samper Guasiuma fueron asesinados; mientras que el pasado día 26 del mismo mes sicarios acabaron con la vida del defesnrode DD.HH., Alejandro Carvajal.

Por su parte, la Comisión de la Verdad, en su capítulo Antioquia y el Eje Cafetero, condenó los sistemáticos asesinatos contra líderes sociales. La entidad denunció que, durante la cuarentena por el Covid-19 en ese país, grupos armados han intimidado a dirigentes sociales y pobladores en zonas de los departamentos de Caldas, Risaralda, Quindío y Antioquia.

La Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos (Acnudh) ha recibido 56 denuncias de asesinatos de líderes sociales y defensores de derechos humanos, seis de los cuales fueron verificados, entre ellos, los asesinatos de dos mujeres.

teleSUR


Juan Carlos Castillo, excombatiente de Farc es asesinado en Putumayo

La violencia en el suroeste del país no se detiene, según la red de Derechos Humanos del Putumayo durante los últimos días, cuatro personas han sido asesinadas; el caso más reciente es el de Juan Carlos Castillo, excombatiente, integrante del Espacio de Capacitación y Reincorporación (ETCR) Heiler Mosquera Carmelita.

Juan Carlos Castillo, tenia 29 años y fue hallado sin vida y con varios impacto de arma de fuego en su cuerpo por indígenas del resguardo Kwisna Cxhab, ubicado en el mismo corregimiento La Carmelita, en Puerto Asís.

Wilmar Madroñero, integrante de la Red de Derechos Humanos del Putumayo señaló que, «La comunidad lo encontró al parecer ya hace 5 días , pero al ver que ninguna autoridad procedió a recogerlo, ellos decidieron enterrarlo». Con este caso ya son 14 excombatientes asesinados en Putumayo y 191 en todo el país.

Y agregó que el caso de Juan Carlos entristece a la población por dos razones, la primera tiene que ver con que él, hacia parte de una «población muy especial para nosotros, ellos dejaron las armas por estar tranquilos en un territorio y ahora tienen que afrontar nuevamente la violencia»; y el segundo con que es caso ya anunciado, donde hacia pocos días se había vivido algo similar.

«En Putumayo en los últimos días han muerto más personas asesinadas que por causa del Covid-19»

Según Madroñero son tres razones las que han intensificado la persecución asesinato y estigmatización de líderes sociales en el Putumayo; la primera se refiere a la disputa del territorio por parte de grupos armados.

«Se han identificado tres de estos, uno y al cual podemos decir que le corresponden el 90% de los asesinatos en Putumayo es, «La Mafia» que trabaja al servicio narcotráfico»; el defensor añadió que otro responsable de la violencia es el frente Carolina de las FARC.

La segunda razón está relacionada a la presencia de multinacionales, «el poder que tienen las multinacionales y empresas en relación al tema minero, ha causado no solo un profundo daño ambiental, también amenazas y miedo en la comunidad que defiende su territorio«.

Finalmente señaló que la erradicación forzada ha sido uno de los mayores promotores de violencia, pero especialmente del olvido por parte del Estado que desde hace hace años, «viene anunciando sus tragedias, y de las cuales hoy se han podido registrar mas asesinatos por causa de la violencia que por el coronavirus».

«Pedimos un alto al Gobierno, y que valore formas distintas de abordar las situaciones en nuestro departamento»

Madroñero destacó que de cara al tema de los tres migrantes venezolanos asesinados , se puede reflejar no solo la violencia sistemática que aqueja el territorio, sino también la insuficiencia del Ejército, «es absurdo pensar que este hecho paso a solo 10 minutos del casco urbano donde tiene jurisdicción el Ejército que tiene como objetivo velar por la seguridad y paz en el territorio».

En el mismo sentido afirmó que hoy ven con preocupación esto hechos «nosotros hemos venido denunciando desde un inicio de que hay que tomar medidas para minimizar esta acción que está viviendo el departamento del Putumayo, así como medidas que realmente presenten resultados que justifiquen la presencia militar empezando por la identificación y captura de los responsables».

«Nosotros decimos que si realmente hay un compromiso del Gobierno para trabajar el tema de la salubridad que hoy vive mundo, debe hacer un alto a la erradicación, y buscar construir una propuesta diferente a lo que hoy está planteando, y que no ha lleva nada» Wilmar Madroñero| Red de Derechos Humanos del Putumayo.

Y concluyó con el llamado que hacen desde la Red de DDHH para que las misma autoridades cumplan con las medidas sanitarias del Covid-19, «la erradicación genera concentraciones, de erradicadores, antinarcóticos e integrantes de Ejército, que a su vez causan que cerca de 300 personas salgan a defender su territorio».

Contagio Radio


Los asesinatos no paran: encuentran tres venezolanos muertos en Puerto Asís

A las ocho de la noche del domingo 29 de marzo fueron asesinados en Puerto Asís, Putumayo dos hombres y una mujer de origen venezolano. El crimen se cometió específicamente en la vereda Brisas de Hong Kong, donde la comunidad halló sus cuerpos abandonados.

Según habitantes de la región, las tres víctimas habían llegado hace menos de una semana a la vereda y sin motivo alguno fueron acribillados. La Red de Derechos Humanos de Putumayo, Piamonte, Cauca y Nariño dio a conocer que en el centro urbano de Puerto Asís hay planfletos amenazantes contra la población venezolana y que estas alertas no han sido atendidas por las autoridades.

Mientras el país tiene los ojos puestos en atender la emergencia por el coronavirus, Putumayo sigue en medio de los grupos criminales que se disputan el control del territorio. Además de las disidencias de los frentes 1 y 48 de las Farc, que rigen en las zonas rurales, está el grupo neoparamilitar La Mafia o La Constru, la cual impone su ley de terror en las cabeceras municipales para dominar las rutas del narcotráfico.

Este último grupo lleva más de seis meses haciendo presencia en varios municipios del departamento —situación denunciada por la Defensoría del Pueblo— en donde se cometen asesinados de líderes sociales o de cualquier persona que se interponga en su cometido.

El Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz) regista 16 casos de líderes y defensores de derechos humanos asesinados en Putumayo en lo que va de este 2020. Y aunque llevar un registro de los migrantes asesinados es más complejo, la Fundación Paz y Reconciliación señaló, a comienzos de este año, que 378 venezolanos fueron asesinados entre 2017 y 2019 en toda Colombia.

Volviendo a los tres últimos casos en Brisas de Hong Kong, la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz denunció la falta de presencia del Escuadrón Móvil de Carabineros de la Policía Nacional durante la noche del crimen.

“A pesar de que el Escuadrón Móvil de Carabineros de la Policía Nacional que venía haciendo presencia de manera permanente en este sector desde hace más de un mes, extrañamente anoche no cumplieron con su deber misional, facilitando el accionar de los armados”, dice un comunicado de la organización.

La Comisión también informó del asesinato de Mario Campaña, hecho que ocurrió el mismo día del triple homicidio de los migrantes. Con la diferencia de que este joven habría sido retenido en Cofania Jardines de Subumbios, municipio de Ipiales (Nariño), para luego ser llevado hasta El Rosal en el Valle del Guamuez (Putumayo), donde finalmente lo mataron. De estos casos no hay pronunciamiento de parte de las autoridades locales.

Aunque la cuarentena mantiene a millones de colombianos en sus casas para evitar el contagio de covid-19, en departamentos como Putumayo, Chocó y Nariño los habitantes se quedan en sus domicilios más por temor de ser asesinados que de contraer los síntomas de la pandamia.

Semana


VOLVER