Siguen las protestas en las barriadas colombianas por la falta de alimentos

334

Siguen las protestas por falta de alimentos en el sur de Bogotá

En las últimas horas se registraron nuevas protestas y bloqueos intermitentes en el sur de Bogotá, protagonizados por decenas de personas de poblaciones vulnerables quienes aseguran que no tienen aún las ayudas del Gobierno Nacional y de la Alcaldía de la ciudad para enfrentar la cuarentena por la COVID-19.

En zonas como Arborizadora Alta, Tihuaque Altamira y la Avenida Boyacá, entre otras, las personas se reunieron para bloquear por momentos las vías y no permitir el paso de nadie, exceptuando a la Policía, las ambulancias y otros vehículos de autoridades y emergencias que pasen por allí.

“Lo que estamos comiendo acá no es porque haya llegado ayuda, es por la ayuda de la comunidad y la mayoría somos gente independiente. Van a abrir trabajos para gente que trabaja en empresas y los que no trabajamos en empresas; ¿qué vamos a ponernos a hacer?”, cuestionó una mujer de la zona.

“¿Qué va a ser de nuestras vidas?, eso es lo que yo me pregunto. ¿Qué van a comer nuestros hijos?, no podemos salir a vender nada porque nos los van a quitar y hasta nos van a multar. Podemos terminar hasta en la UPJ”, agregó un trabajador independiente, quien afirmó que vive del comercio de alimentos en las calles de Bogotá.

Sin embargo, han sido entregados mercados en gran parte de las localidades que más se han visto afectadas social y económicamente por la cuarentena decretada en el país ante el riesgo por ese tipo de coronavirus y que irá, por ahora, hasta el próximo 11 de mayo, según indicó el presidente de la República, Iván Duque.

En las últimas horas, la Alcaldía de la ciudad hizo presencia en las localidades de Usme, Ciudad Bolívar y Rafael Uribe Uribe, en el sur de la capital colombiana, para entregar mercados a familias afectadas por el aislamiento. Con apoyo de autoridades como la Policía Metropolitana de la ciudad y los bomberos, se realizan las jornadas.

RCN Radio


Habitantes de Chapinero aseguran que también necesitan alimentos para la cuarentena

La comunidad de varios barrios de la localidad de Chapinero, al nororiente de Bogotá, asegura que allí también hay problemas económicos y para acceder a alimentos en medio de la cuarentena decretada por la COVID-19 en el país, por lo que pidieron la presencia del Gobierno Nacional y local.

Aunque ya han sido entregadas ayudas, afirman desde allí que son muchas las familias con esta problemática debido a que son barrios de estratos bajos en donde habitan personas que viven del día a día y no han podido salir a conseguir el sustento diario por el aislamiento decretado en todo el país.

Gloria Castañeda, integrante de esa comunidad, decidió tomar la vocería de sus vecinos y explicó que la situación es preocupante debido a que hay población en riesgo como niños y adultos mayores que están siendo afectados por la falta de alimentos y aseguró que les preocupa ese coronavirus.

“El hambre no da espera. Son comunidades donde hay niños, donde hay personas adultas, son comunidades donde la mayoría de su población es vendedora informal. Está bien que se prolongue la cuarentena porque es por el beneficio y la salud de todos, pero las consecuencias están siendo grandes en cuando a la falta de alimentación”, expuso.

“En total son seis barrios. Es bastante comunidad la cual está afectada. Hemos recorrido todos los barrios, hemos hablado con las personas, con todos y cada uno de ellos y las necesidades son realidad”, agregó la mujer, que pide a las autoridades que intervengan para evitar más problemas allí.

En los últimos días se han generado protestas en sectores del sur de la ciudad porque hay decenas de familias allí con las mismas peticiones. La Alcaldía de la ciudad ha atendido, durante todos estos días, las peticiones de alimentos de miles de habitantes de la capital con la entrega de mercados.

Desde el Distrito afirman que continúan identificando a la población en riesgo y llevando a sus hogares mercados, productos donados y acompañamiento de las autoridades, con el fin de que todos tengan techo y comida para pasar la cuarentena que irá, por el momento, hasta el próximo 11 de mayo.

RCN Radio


Cacerolazos en barrios de Manizales para pedir mercados

Esta es la historia de Gloria, pero puede ser la de cualquier vecino de La Avanzada o de otro barrio en Manizales que no ha recibido mercado en esta pandemia.

En marzo, Gloria recibió $250 mil del subsidio Familias en Acción por sus dos hijos, cuando en meses regulares la ayuda es de $100 mil. Sin embargo, dice que está “varada” porque es la única que genera ingresos.

Hasta hace un mes fabricaba bolsos, lograba así igualar lo de un salario salario mínimo (cerca de $800 mil). Ahora se aferra al Gobierno, con la máquina de coser que estorba en la sala.

“Merco con $350 mil, más o menos pago $250 mil en facturas de agua, luz, gas, internet y parabólica. Mi mamá recibe el subsidio Adulto Mayor ($80 mil mensual) y me ayuda a pagar esas facturas”.

No les alcanza

La Presidencia de la República lo dejó claro: solo recibirán los hogares en condición de pobreza y vulnerabilidad, afectados en sus ingresos como consecuencia de la pandemia, que no hagan parte de Familias en Acción, Colombia Mayor, Jóvenes en Acción y Devolución del IVA.

“Con estos subsidios no nos alcanza, no vivimos, necesito es el empleo. Le agradezco al Gobierno, pero todo se acaba, la comida no da espera. Vamos gastando lo que necesitamos; almuerzos de arroz, tajadas y huevo”, agrega Gloria.

Protestan

Tanto esperan las ayudas en La Avanzada que cuando se escucha el motor de un carro, la gente se asoma de soslayo por las ventanas, a ver si son los mercados que llevaron ya a los barrios vecinos de Galán o El Jazmín.

Sebastián Valencia se para frente al fotógrafo de LA PATRIA y sin mediar, reclama: “El alcalde no nos ha colaborado con alimentos, somos nivel 1, llevamos tres protestas y no nos paran bolas. Buscamos que nos colaboren”.

Las mismas peticiones, prendiendo fogatas en la calle y con cacerolazos se repiten desde la semana pasada en barrios de la Comuna Ciudadela del Norte como Solferino, Samaria, Portón del Guamo y Comuneros. También se quejan porque no tienen con qué pagar facturas, en especial la del agua.

Cómo se hace la distribución

El alcalde de Manizales, Carlos Mario Marín, explica que el 30 de marzo empezaron a entregar mercados según base de datos Sisbén, pero encontraron que buena parte de la población relacionada no era la que necesitaba. Con apoyo de la Secretaría de Planeación, diseñaron una nueva herramienta que privilegia familias estratos 1, 2 y algunas de estrato 3 que no reciban otras ayudas del Estado.

Es un aplicativo que capta información en tiempo real (barrio, nombre, datos y foto de la persona) cuando recibe el mercado, y queda georreferenciada en el mapa de Manizales. Se puede estar chequeando. Entregan ayudas por etapas, según un cronograma. Son 45 mil familias focalizadas. La Cruz Roja se encarga de las ayudas del Estado y personal de la Alcaldía de las donaciones. El alcalde dijo que habían entregado 8 mil 500 mercados.

“Entiendo la indignación de la gente. Al parecer hay gente incitando a protestas y saqueos, pero el llamado es a que tengan calma y estén atentos en sus casas para que reciban las ayudas. No voy a responder a los cacerolazos con policía, estamos encomendando a gente de la Administración para que explique en las comunidades lo que está sucediendo”.

Expresó que a usuarios de estratos 1, 2, 3 y 4 les van a financiar sin ningún interés el pago de las facturas de agua: a 36 meses en estratos 1 y 2, y a 24 meses para los 3 y 4.

A través de parroquias

La Arquidiócesis de Manizales informa que la Pastoral Social y el Banco de Alimentos escogieron 20 parroquias para hacer llegar a cada una 20 mercados para familias en situaciones de dificultad alimentaria. El párroco, con su equipo pastoral entregarán de manera personal estas ayudas.

La Patria


Hospitales del país están en riesgo de quiebra por deudas de la EPS

La Procuraduría hizo un llamado a que se paguen las deudas del sector público de la salud, pues afecta gravemente las finanzas de 900 Empresas Sociales del Estado.

“Es indispensable adoptar medidas que garanticen el flujo continuo de recursos hacia las ESE, con el fin de asegurar el pago de honorarios, salarios, prestaciones y aportes a la seguridad social de su personal médico, paramédico, administrativo, y el cumplimiento a los acuerdos financieros con los proveedores de insumos médicos hospitalarios”, aseguró.

El Ministerio Público dijo que existe el riesgo de que por la mora los hospitales puedan caer en quiebra en plena época del coronavirus.

La entidad pidió a las ESE “no ceder ante las presiones” que supuestamente hacen las EPS, “ofreciendo desembolsos rápidos por la compra de cartera anunciada por el Gobierno Nacional”.

El ente de control le pidió al Gobierno pagar “de inmediato de estas deudas mediante cruce de cuentas de ADRES con EPS y entidades territoriales, o haciendo efectiva de manera inmediata la compra de cartera”. Según las cuentas de la Procuraduría la deuda supera los 5,4 billones de pesos y el 60% tiene una mora superior a los 90 días.

Caracol

Más notas sobre el tema