Una oportunidad en oro para el presidente Martín Vizcarra – Por Hugo Salinas

Por Hugo Salinas *

La crisis que ha generado el coronavirus ofrece una oportunidad en oro a Martín Vizcarra, Presidente de la República del Perú. Como reza el dicho: no hay mal que por bien no venga.

Este bicho maligno, el coronavirus, le ofrece en bandeja de oro la posibilidad de mejorar sustancialmente el área del sector salud en cuanto a su infraestructura física, cantidad de personal, presupuesto para gastos corrientes y de capital que permitan equiparlos adecuadamente.

Veamos los hechos en cifras. Mientras que en Austria existen 7.6 camas de hospitalización por mil habitantes, el Perú solo tiene 1.5 camas de hospitalización por cada mil habitantes. Es decir, para un buen servicio de salud, al Perú le faltan 189 mil camas de hospital.

Si tomamos como unidad de medida al Hospital Rebagliati, al Perú le estarían faltando 118.2 hospitales del tamaño de Rebagliati para estar a la altura de Austria. Una tarea de construcción civil que, aparte de mejorar el sistema de salud, daría empleo a miles y miles de peruanos actualmente sin trabajo

Existe igualmente una deficiencia en médicos. Mónaco tiene 7.17 médicos por cada mil habitantes, mientras que el Perú tiene solamente 1.1 médicos por mil habitantes. Es decir, tenemos una carencia del orden de 188 mil médicos. Es indispensable refundar el sistema de formación médica.

En el caso del Perú, los que laboran para el Estado alcanzan solamente el 8% de la PEA ocupada (población económicamente activa ocupada), mientras que en Noruega alcanza el 29.3%. Es decir, tenemos más que triplicar el personal al servicio de la comunidad. Nos estarían faltando contratar 3.4 millones de nuevos servidores si queremos estar a la altura de Noruega en el servicio civil.

Según el Dr. Laurence Molinier, la relación de personal de servicio no medical por cada médico, en los establecimientos hospitalarios del Estado, es de 8.6. Es decir, si nos están faltando 188 mil médicos, nos estarían faltando alrededor de 1.6 millones de personal no medical. Esto, sin contar los 2 millones de personal auxiliar que faltan al servicio de los médicos en plaza.

Son tiempos de grandes retos. No son tiempos de ambigüedades ni de ir por las ramas, ni querer avanzar a paso lento. Este reto debemos aceptarlo, así como nuestros antepasados supieron aceptar el reto de su tiempo, y realizaron maravillosas obras que sorprenden al mundo entero.

Pero, desgraciadamente, bien lo sabemos, Martín Vizcarra no está a la altura ni siquiera de modernizar y hacer avanzar al país en términos del actual modelo socioeconómico capitalista. Su gobierno prefiere atender el día a día, sin tomar medidas en profundidad y de largo alcance.

Pasado la pandemia del coronavirus, los que queden sobrevivientes, seguirán viviendo en un país del Tercer o Cuarto Mundo, sin contar con un servicio salud adecuado a los tiempos modernos. Y seguiremos haciendo colas desde el día anterior para sacar un ticket que nos permitirá ver a un médico después de dos o tres meses, en el mejor de los casos.

* Doctor en Economía.


VOLVER