Argentina: condenan por primera vez en Rosario a dos represores por delitos sexuales

594

El Tribunal Oral Federal II de Rosario condenó a prisión perpetua a los ex agentes del Servicio de Inteligencia de la Policía de Rosario, identificados como Mario Alfredo Marcote, José Rubén Lofiego, Ramón Rito Vergara, Telmo Ibarra, Carlos Scortechini y Ernesto Vallejo.

A su vez, el juzgado dispuso 22 años de prisión para Eduardo Dugour y Héctor Oscar Gianola, por privación ilegítima de la libertad, con abuso funcional, violencias, amenazas, torturas y asociación ilíticita.

Por su parte, Julio Héctor Fermoselle recibió 18 años de prisión por privación ilegítima de la libertad, abuso funcional, violencia, amenazas y tortura, las misma lectura que tuvo Lucio César Nast, quien recibió 16 años de prisión.

Bajo la orden de los jueces Lilia Carnero, Jorge Gallino y Osvaldo Facciano, el caso fue caratulado como “homicidio agravado por el concurso de dos o más personas, privación de la libertad agravada, imposición de tortura agravada, abuso sexual y asociación ilícita y sus acumuladas a lo largo del proceso”.

Se trata de un fallo histórico ya que es la primera vez que se condena un caso de abuso sexual agravado, que fue conseguido luego de que la fiscalía solicitó que se destaquen los abusos que habían sufrido las mujeres en los centros clandestinos de detención donde fundionaba el Servicio de Informaciones provincial. Además, la sesión se realizó de manera online por la cuarentena.

Los ex agentes fueron condenados por su participación como coautores en delitos de lesa humanidad durante la última dictadura militar, como parte de la megacausa Feced III y IV que dejó al menos 188 víctimas.

“Estos sucesos trágicos nos imponen una reflexión, una autocrítica como sociedad, por haber permitido que se llegase a tal extremo de barbarie e irracionalidad, para que en el futuro no se repita esa tragedia”, indicó el camarista Carnero durante la sesión.

La causa, que comenzó en 2018, sigue a los delitos de 14 imputados de la policía de Rosario, conocidos como “la patota”. De esta manera, en el lugar donde funcionaba el Servicio de Informaciones (SI) de la Policía se desarrollaba el mayor centro clandestino del sur de la provincia de Santa Fe, conocido como “El Pozo”.

Entre los procesados también se encontraban procesados Eugenio Zitelli, Daniel González, Ovidio Olazagoitía y Carlos Altamirano, aunque murieron antes del juicio por lo cual se declaró extinta la acción penal.

Filo

Más notas sobre el tema