Bolivia | Ministra del gobierno defiende los transgénicos: “¿Quién no consumió Coca Cola, Snikers o Zucaritas de Kelloggs?

Capobianco defiende transgénicos: ¿Quién no consumió Coca Cola, Snikers o Zucaritas de Kelloggs?

Munida de productos alimenticios, golosinas y bebidas de importación, la ministra de Desarrollo Rural y Tierras, Eliane Capobianco, defendió este jueves la decisión del Gobierno de ampliar el uso de transgénicos y confirmó que ya trabaja en su reglamentación.

“Quién no ha consumido una Coca Cola, una Fanta, quien no ha comido un Snikers, un chicle Clorest, un M&M y las Zucaritas de Kelloggs”, cuestionó la autoridad gubernamental en una conferencia de prensa.

Luego argumentó: “Muchos de los productos que consumimos todos los días en Bolivia que vienen de otros países, que han utilizado la biotecnología, creo que es un aspecto fundamental que hay que desmitificar. O sea, ésta es nuestra realidad en Bolivia”.

En medio de la crisis sanitaria por el nuevo coronavirus, la presidenta Jeanine Áñez promulgó el Decreto Supremo 4232.

La norma autoriza “de manera excepcional” establecer procedimientos abreviados “para la evaluación del maíz, caña de azúcar, algodón, trigo y soya, genéticamente modificados en sus diferentes eventos” o tipos “destinados al abastecimiento del consumo interno y comercialización externa”.

En la crisis generada por la pandemia que golpea al país hace dos meses y que ha motivado al Gobierno a declarar una cuarentena, “creo que todos nos hemos dado cuenta de lo importante que es tener alimentos en nuestra mesa”, dijo Capobianco

“Tenemos que pensar cómo producir más y cómo rendir más, por eso es que creemos que es importante que podamos utilizar esta biotecnología que está siendo utilizada en todo el mundo”, dijo.

“Y más allá de que nuestros productores no pueden competir con el resto del mundo, porque no tienen acceso a esta biotecnología, creo que lo más importante es garantizar el alimento para todos los bolivianos”, argumentó.

Insistió en que el Gobierno optó por autorizar esa biotecnología “para garantizar la seguridad alimentaria en el país”.

El uso de transgénicos en Bolivia no es nuevo, pero estaba limitando a una experiencia. Capobianco puntualizó que el agro introdujo entre 2005 y 2015 la soya RR, o de tipo Roundup Ready que evita le afectación del glifosato, herbicida que elimina malezas y es cuestionado por sus efectos en la salud.

“Se ha beneficiado el país con esta biotecnología”, puntualizó la ministra tras calificar las críticas de sectores detractores como una actitud de “hipocresía”.

La aplicación de la decisión gubernamental avanza sin pausa y ante la atenta mirada de la Asociación Nacional de Productores de Oleaginosas (Anapo) y la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), que han aplaudido la anuencia gubernamental a su insistente pedido.

Capobianco confirmó este jueves que se alista la reglamentación que será sometida al juicio del Comité Nacional de Bioseguridad (CNB).

“Por supuesto ya se está trabajando en la reglamentación, tiene que ser aprobada por la CNB y serán ellos quienes lo aprueben”, reveló.

No obstante, aclaró que “no se va a aprobar ningún cultivo de un día para otro”, sino se va a definir el “procedimiento abreviado” y luego se activarán los estudios de campo, según requerimiento, que “van a demorar entre uno a dos años, dependiendo del cultivo”.

“Entonces, no es que se va aplicar absolutamente nada ya, y todo dependerá de los informes y los científicos que participan en la comisión y de los estudios”.

La Razón


VOLVER