Brasil: Bolsonaro dice que Argentina “va camino al socialismo”

Sin respuestas por el coronavirus, Bolsonaro dice que Argentina “va camino al socialismo”

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, respondió con enojo ante la pregunta de un periodista que le comparó la situación del coronavirus en la Argentina, donde las muertes suman 321, con la de su país, que ya acumula 13 mil fallecidos.

Bolsonaro se limitó a responder que la Argentina marcha “camino al socialismo” y aseguró que esa diferencia en el número de muertos se debe solo a la distinta cantidad de habitantes. Dijo que la comparación debía hacerse en las muertes por millón de habitantes, pero allí también se evidencia el mal manejo de la pandemia en Brasil, con 62 fallecidos cada milón de habitantes, contra 7 de la Argentina.

El ultraderechista elogió además el modelo de Suecia para enfrentar la pandemia, a pesar de las más de 3500 muertes registradas allí. “Es sólo hacer la cuenta por millón de habitantes, pero hablemos de Suecia, que no cerró la economía. Ustedes hablan del lado ideológico, ustedes hablan de un país que camina hacia el socialismo, que es la Argentina”, dijo Bolsonaro.

Al hablar con periodistas en el Palacio de la Alvorada, Bolsonaro también volvió a apuntar contra los gobernadores e intendentes que ejecutan medidas de distanciamiento social. Afirmó que su país se encamina a una realidad de “pobreza” y “miseria” similar a la del África subsahariana si no vuelve la actividad económica.

El líder de la ultraderecha brasileña tiene en la mira a los gobernadores de Sao Paulo y Río de Janeiro, dos de los estados más ricos y poblados del país y principales promotores de las cuarentenas.

El fuego cruzado recrudeció esta semana cuando el presidente publicó un decreto para incluir a los gimnasios, los salones de belleza y las barberías como “servicios esenciales” que deben continuar funcionando pese al agravamiento de la crisis.

La decisión fue interpretada como una presión contra los gobernadores, pues el Tribunal Supremo ratificó en abril la autonomía de los estados y municipios para decidir las medidas de aislamiento social. Tanto el gobernador de Sao Paulo, Joao Doria, como el de Río, Wilson Witzel, siguieron las directrices de la máxima corte e ignoraron el decreto presidencial.

Página 12


El presidente brasileño Jair Bolsonaro relativizó el éxito de la cuarentena en la Argentina y dijo que el gobierno de Alberto Fernández lleva al país al socialismo

Jair Bolsonaro afirmó este jueves que la Argentina marcha “camino al socialismo” y que tiene miles de muertos menos que Brasil por coronavirus por la diferencia en la cantidad de habitantes. Al mismo tiempo, elogió el modelo aplicado por Suecia para enfrentar la pandemia.

Al hablar con periodistas en el Palacio de la Alvorada, la residencia oficial, el presidente brasileño fustigó a los gobernadores e intendentes de Brasil que ejecutan medidas de distanciamiento social. Además, afirmó que su país se encamina a una realidad de “pobreza” y “miseria” similar a la de partes de África.

Brasil tiene ya más de 13.100 muertos por coronavirus y casi 190.000 casos, mientras que Argentina tiene 344 decesos y unos 6.800 contagios. Bolsonaro fue consultado sobre la diferencia de muertes por coronavirus entre los dos países, teniendo en cuenta que los casos comenzaron a registrarse prácticamente en paralelo, a inicios de marzo.

“Es sólo hacer la cuenta por millón de habitantes, pero hablemos de Suecia, que no cerró la economía. Ustedes hablan del lado ideológico, ustedes hablan de un país que camina hacia el socialismo, que es la Argentina”, dijo Bolsonaro.

Brasil tiene 210 millones de habitantes, más de cuatro veces y media más que los 44 millones de Argentina. Pero tiene casi 40 veces más muertos por Covid-19.

El recrudecimiento de la enfermedad ha puesto en jaque a los estados brasileños, muchos de los cuales están al borde del colapso sanitario, y ha obligado a las principales regiones del país, como Sao Paulo y Río de Janeiro, a endurecer las restricciones de circulación para contener los contagios. Dichas medidas han sido duramente criticadas por Bolsonaro, quien ha alentado a volver al trabajo para “salvar la economía” bajo el argumento de que el desempleo mata tanto como el virus.

“Esta historia del lockdown (cierre o cuarentena) es un fracaso, va a quebrar a Brasil. Les digo a los gobernadores que den marcha atrás, que vamos a dialogar”, dijo el mandatario. “Es mentira que habrá recuperación económica. (Brasil) no se recuperará. Seremos un país de miserables, hay que enfrenar el virus con coraje, morirán muchos, lamento, lamento, lamento, pero morirán más destrozados por hambre y falta de empleo”, subrayó.

El gobierno de Brasil calculó ayer que el PIB caerá 4,7% en 2020, mientras que la fuga de inversores de la plaza brasileña provocó una devaluación superior al 46% en lo que va del año, con el dólar cotizado este jueves a más de 5,91 reales.

Bolsonaro ha colocado en su punto de mira a los gobernadores de Sao Paulo y Río de Janeiro, dos de los estados más ricos y poblados del país y principales promotores de las cuarentenas, y les ha retado en diversas ocasiones, alargando la batalla política en plena pandemia. El fuego cruzado se recrudeció esta semana, cuando el presidente publicó un decreto para incluir a los gimnasios, los salones de belleza y las barberías como “servicios esenciales” que deben continuar funcionando pese al agravamiento de la crisis.

La decisión fue interpretada como una presión contra los gobernadores, pues el Tribunal Supremo ratificó en abril la autonomía de los estados y municipios para decidir las medidas de aislamiento social. Tanto el gobernador de Sao Paulo, Joao Doria, como el de Río, Wilson Witzel, siguieron las directrices de la máxima corte e ignoraron el decreto presidencial, ampliando la brecha que les separa del jefe de Estado, que parece aislarse políticamente.

Infobae


Brasil aprueba uso de pesticidas en medio de brote de Covid-19

A pesar del avance de la Covid-19 y las medidas de aislamiento social en Brasil, el Gobierno aprobó nuevos pesticidas que se venderán en el mercado brasileño.

Según un artículo de Reporter Brasil, desde marzo de este año se han registrado 118 nuevos productos, 84 de los cuales están destinados a agricultores y 34 a la industria.

En el mismo período, las compañías productoras de pesticidas pidieron al Ministerio de Agricultura que aprobara otros 216 productos, los cuales el Gobierno se encuentra evaluando en estos momentos.

Además, el número de aprobaciones creció respecto a fechas similares de 2019, cuando se implementaron 80 plaguicidas.

Sin embargo, ya en 2019 se alcanzó el récord histórico de aprobaciones de pesticidas, con 475 nuevos productos lanzados. Mientras, 2020 acumula ya en los primeros cinco meses del año un total de 150.​​​​​​​

Estos procesos que concentran esfuerzos en los agrotóxicos no se detuvieron en tiempos de emergencia sanitaria mundial. Al respecto, la administración de Jair Bolsonaro firmó la medida provisional 926 y el decreto 10.282.

Ambos, fechados del 20 de marzo, disponen que la prevención, control y erradicación de plagas y enfermedades, así como las actividades de apoyo y la disponibilidad de los insumos necesarios para la cadena de producción se consideran actividades esenciales durante la pandemia y no deben interrumpirse. Entre estas actividades se incluyen los pesticidas.

El Sindicato Nacional de la Industria de Productos para Defensa Vegetal (Sindiveg), que representa al sector, enfatizó que el número de registros de pesticidas se mantiene en el mismo promedio de 2019 y que las actividades del sector fueron consideradas por el Gobierno como esenciales en el período cuarentena.​​​​​​​

La Campaña Permanente contra los Pesticidas y por la Vida criticó los lanzamientos. “En medio de la pandemia de coronavirus, la confusión generalizada en el Gobierno federal, el caos de salud pública y el colapso económico, el Ministerio de Agricultura sigue el camino del veneno”, dijo el proyecto.

Entre las sustancias que recibieron luz verde en el país, se encuentra el fipronil, un insecticida relacionado con la muerte de más de 500 millones de abejas el año pasado. Asimismo, se implementó un insecticida de clorpirifos, producto relacionado con la malformación en el cerebro de los bebés, lo que incluso puede causar una reducción en el coeficiente intelectual.

Telesur


VOLVER