Brasil: el expresidente Fernando Henrique Cardoso y excancilleres piden reconstruir la política exterior

114

Repudio a la antidiplomacia de Jair Bolsonaro

Repudio a la “antidiplomacia” de Jair Bolsonaro. El embajador Celso Amorim, ministro de Relaciones Exteriores durante los dos gobiernos de Luiz Inácio Lula da Silva, y el expresidente Fernando Henrique Cardoso, del conservador Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB) ,firmaron un documento sobre la política externa del gobierno cívico-militar al que le imputan haber abdicado frente a Estados Unidos hipotecando una tradición diplomática de décadas, inspirada en la Constitución de 1988, surgida de un pacto político amplio posteror el fin de la dictadura (1964-1985).

Es imperioso dejar “atrás esta página vergonzosa de servilismo e irracionalidad y colocar de vuelta en el centro de la diplomacia la defensa de la independencia, la soberanía y los intereses nacionales”, afirma el texto.

En una alusión al vinculo de Bolsonaro con Donald Trump, se considera imposible “conciliar la independencia nacional con la subordinación a un gobierno extranjero cuyo confesado programa político consiste en la promoción de sus intereses por encima de cualquier otra consideración”.

Las críticas también parecen dirigidas la posición del capitán-presidente frente a Venezuela (que amenazó invadir) , aunque sin nombrar al país caribeño.

Este “gobierno se declara aliado de ese país (presuntamente Estados Unidos) asumiendo como propia una agenda que amenaza arrastrar a Brasil a conflictos con naciones con las cuales mantenemos relaciones de amistad y mutuo interés”.

Entre los excancilleres firmantes del documento están José Serra y Aloysio Nunes Ferreira, ambos del PSDB cardosista, que sirvieron al gobierno surgido del golpe contra Dilma Rousseff, del Partido de los Trabajadores (PT) en 2016. Bajo la gestión Serra y luego de Nunes Ferreira, la diplomacia brasileña condujo la desintegración de Unasur y cedió bases en la Amazonia para que fuerzas norteamericanas realizaran maniobras junto a efectivos de otros países de la región.

Por su parte Amorim fue el titular del Palacio Itamaraty entre 2003 y 2011, y actualmente se desempeña como virtual canciller de Lula a quien acompañó en febrero al Vaticano para una reunión privada con el papa Francisco y en julio de 2019 fue el anfitrión de Alberto Fernández cuando el entonces candidato presidencial argentino visitó al líder petista en la Superintendencia policial de Curitiba. Aquella reunión con el preso condenados por razones políticas en la causa Lava Jato, desató el encono de Bolsonaro que por entonces hacía proselitismo en favor de la reelección de Mauricio Macri.

Resulta improbable que Amorim haya estampado su firma junto a Cardoso sin consultar a su jefe político.

En rigor la actitud de Amorim al acompañar un manifiesto apoyado por diplomáticos de varios gobiernos democráticos, incluso el del expresidente Fernando Collor de Mello (1990-1992), se vertebra con otros movimientos de Lula dirigidos hacia el campo conservador. Lo que se busca es acercar posiciones con fuerzas de derecha democrática que en su hora llegaron a tolerar y/o apoyar al bolsonarismo por oportunismo o mera fobia antipetista.

El mes pasado Lula tuvo dichos elogiosos hacia las medidas contra el coronavirus del gobernador de San Pablo Joao Doria, del PSDB, quien devolvió la gentileza. Señal de deshielo entre petistas y pesedebistas.

Posteriormente Lula y Cardoso participaron en la celebración on line del Día del Trabajador organizada por la Central Unica de los Trabajadores, ligada del PT, y varias organizaciones gremiales. Ese gesto aportó otro paso de aproximación, si bien cada uno de los expresidentes grabó su discurso del 1 de Mayo por separado y no hubo intercambio entre ambos.

¿ Estas operaciones indican que hay una alianza político-electoral en ciernes?

La respuesta más plausible es “no”, lo que está surgiendo en forma embrionaria – este documento firmado por Amorim y Cardoso alimenta esa hipótesis- es un coalición contra la barbarie bolsonarista materializada en el avance de la pandemia que este sábado superó las diez mil víctimas fatales, y el miércoles pasado ubicó a Brasil en el segundo lugar del mundo en número de fallecimientos considerando solamente los registrados ese día.

Amorim y Cardoso emplean la expresión “antidiplomacia” para referir a las posiciones disparatadas del gobierno en el campo internacional. Citan como ejemplo la actitud hostil hacia China y sus consecuencias negativas en la obtención de insumos .

“La gravísima crisis de salud pública reveló la irrelevancia del Ministerio de Relaciones Exteriores y su papel contraproducente para que Brasil obtenga equipamientos”.

“Los ataques inexplicables a China y la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la falta de respeto a las vidas demostradas por el presidente de la República, tornaron al gobierno en objeto de repulsa internacional”. En uno de sus recientes arrebatos Bolsonaro soltó un tuit acusando a la OMS de inducir a los niños a la “homosexualidad y la masturbación”. En suma, la carta conjunta golpea en uno de los flancos más vulnerables de un gobernante aislado del mundo, a quien hasta el propio Donald Trump comenzó a ver con recelo. En los últimos días el republicano se manifestó preocupación sobre el avance del coronavirus sugirió bloquear los vuelos procedentes de Brasil.

Página 12


A reconstrução da política externa brasileira

O artigo abaixo é de autoria de Fernando Henrique Cardoso, ex-presidente da República e ex-ministro das Relações Exteriores; Aloysio Nunes Ferreira, Celso Amorim, Celso Lafer, Francisco Rezek e José Serra, ex-ministros das Relações Exteriores; Rubens Ricupero, ex-ministro da Fazenda, do Meio Ambiente e ex-embaixador do Brasil em Washington; e Hussein Kalout, ex-secretário especial de Assuntos Estratégicos da Presidência.

Apesar de nossas distintas trajetórias e opiniões políticas, nós, que exercemos altas responsabilidades na esfera das relações internacionais em diversos governos da Nova República, manifestamos nossa preocupação com a sistemática violação pela atual política externa dos princípios orientadores das relações internacionais do Brasil definidos no Artigo 4º da Constituição de 1988.

Inovadora nesse sentido, a Constituição determina que o Brasil “rege-se nas suas relações internacionais pelos seguintes princípios: I- independência nacional; II- prevalência dos direitos humanos; III- autodeterminação dos povos; IV- não-intervenção; V- igualdade entre os Estados; VI- defesa da paz; VII- solução pacífica dos conflitos; VIII- repúdio ao terrorismo e ao racismo; IX- cooperação entre os povos para o progresso da humanidade; X- concessão de asilo político”.

“Parágrafo único. A República Federativa do Brasil buscará a integração econômica, política, social e cultural dos povos da América Latina, visando à formação de uma comunidade latino-americana de nações.”

É suficiente cotejar os ditames da Constituição com as ações da política externa para verificar que a diplomacia atual contraria esses princípios na letra e no espírito.

Não se pode conciliar independência nacional com a subordinação a um governo estrangeiro cujo confessado programa político é a promoção do seu interesse acima de qualquer outra consideração.

Aliena a independência governo que se declara aliado desse país, assumindo como própria uma agenda que ameaça arrastar o Brasil a conflitos com nações com as quais mantemos relações de amizade e mútuo interesse.

Afasta-se, ademais, da vocação universalista da política externa brasileira e de sua capacidade de dialogar e estender pontes com diferentes países, desenvolvidos e em desenvolvimento, em benefício de nossos interesses.

Outros exemplos de contradição com os dispositivos da Constituição consistem no apoio a medidas coercitivas em países vizinhos, violando os princípios de autodeterminação e não-intervenção; o voto na ONU pela aplicação de embargo unilateral em desrespeito às normas do direito internacional, à igualdade dos Estados e à solução pacífica dos conflitos; o endosso ao uso da força contra Estados soberanos sem autorização do Conselho de Segurança da ONU; a aprovação oficial de assassinato político e o voto contra resoluções no Conselho de Direitos Humanos em Genebra de condenação de violação desses direitos; a defesa da política de negação aos povos autóctones dos direitos que lhes são garantidos na Constituição, o desapreço por questões como a discriminação por motivo de raça e de gênero.

Além de transgredir a Constituição Federal, a atual orientação impõe ao país custos de difícil reparação, como o desmoronamento da credibilidade externa, perdas de mercados e fuga de investimentos.

Admirado na área ambiental, desde a Rio-92, como líder incontornável no tema do desenvolvimento sustentável, o Brasil aparece agora como ameaça a si mesmo e aos demais na destruição da Amazônia e no agravamento do aquecimento global.

A diplomacia brasileira, reconhecida como força de moderação e equilíbrio a serviço da construção de consensos, converteu-se em coadjuvante subalterna do mais agressivo unilateralismo.

Na América Latina, de indutores do processo de integração, passamos a apoiar aventuras intervencionistas, cedendo terreno a potências extrarregionais.

Abrimos mão da capacidade de defender nossos interesses, ao colaborarmos para a deportação dos Estados Unidos em condições desumanas de trabalhadores brasileiros ou ao decidir por razões ideológicas a retirada da Venezuela, país limítrofe, de todo o pessoal diplomático e consular brasileiro, deixando ao desamparo nossos nacionais que lá residem.

Na Europa ocidental, antagonizamos gratuitamente parceiros relevantes em todos os domínios como França e Alemanha. A anti-diplomacia atual afasta o país de seus objetivos estratégicos, ao hostilizar nações essenciais para a própria implementação da agenda econômica do governo.

A gravíssima crise de saúde da Covid-19 revelou a irrelevância do Ministério das Relações Exteriores e seu papel contraproducente em ajudar o Brasil a obter acesso a produtos e equipamentos médico-hospitalares.

O sectarismo dos ataques inexplicáveis à China e à Organização Mundial de Saúde, somado ao desrespeito à ciência e a insensibilidade às vidas humanas demonstradas pelo presidente da República, tornaram o governo objeto de escárnio e repulsa internacional.

Criaram, ao mesmo tempo, obstáculos aos esforços dos governadores para importar produtos desesperadamente necessários para salvar a vida de milhares de brasileiros.

O resgate da política exterior do Brasil exige o retorno à obediência aos princípios constitucionais, à racionalidade, ao pragmatismo, ao senso de equilíbrio, moderação e realismo construtivo.

Nessa reconstrução, é preciso que o Judiciário, guardião da Constituição, e o Congresso Nacional, representante da vontade do povo, cumpram o papel que lhes cabe no controle da constitucionalidade das ações diplomáticas.

A fim de corresponder aos anseios do nosso povo e corresponder às necessidades reais do Brasil, a política externa precisa contar com amplo respaldo na opinião pública, e a colaboração na sua concepção de todos os setores da sociedade.

Requer também o engajamento do nosso corpo de diplomatas: uma política de Estado e não uma ação facciosa voltada para excitar os ânimos e exacerbar os preconceitos de uma minoria obscurantista e reacionária.

Nossa solidariedade e decidido apoio aos diplomatas humilhados e constrangidos por posições que se chocam com as melhores tradições do Itamaraty.

A reconstrução da política exterior brasileira é urgente e indispensável. Deixando para trás essa página vergonhosa de subserviência e irracionalidade, voltemos a colocar no centro da ação diplomática a defesa da independência, soberania, da dignidade e dos interesses nacionais, de todos aqueles valores, como a solidariedade e a busca do diálogo, que a diplomacia ajudou a construir como patrimônio e motivo de orgulho do povo brasileiro.

Fernando Henrique Cardoso , Aloysio Nunes Ferreira , Celso Amorim , Celso Lafer , Francisco Rezek , José Serra , Rubens Ricupero e Hussein Kalout

Folha de Sao Paulo


Bolsonaro se pasea en jet ski ante luto oficial y 10.000 muertos por Covid-19

Las imágenes de su viaje acuático fueron difundidas por el portal Metrópoles y el área de comunicación de la presidencia no confirmó la información y solo sostuvo que el presidente contaba con una agenda privada. Este acto del presidente fue criticado por los líderes de la oposición, según la prensa brasileña.

El acto de esparcimiento del presidente, no previsto en la agenda, contó con partidarios que se acercaron a tomarse fotos con Bolsonaro, y en ningún momento se usaron mascarillas ni se respetó el distanciamiento social como lo recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS), confirman medios del Brasil.

Este episodio ocurre tras confirmarse 10.627 muertos por coronavirus, según cifras oficiales que reportaron un total de 155.939 casos de contagio confirmados.

Se trata del país latinoamericano más castigado por la pandemia y el sexto del mundo en número de muertes, que ya superan las 277.000 en el orbe. A pesar de tratarse de una cifra elevada, científicos estiman que el número de casos podría ser más de 15 veces superior, dada la incapacidad del país de realizar pruebas generalizadas.

En las últimas 24 horas, el Gobierno registró 10.611 casos nuevos y 730 muertes, una cifra por debajo del récord diario de defunciones registrado el viernes (751).

LUTO

El Congreso de Brasil decretó ayer luto oficial por tres días en tributo a los más de 10.000 muertos por el coronavirus. “Este Parlamento, que representa el pueblo (brasileño), no está indiferente a este momento de pérdida, de tristeza y de pesar”, señalaron los presidentes de la Cámara de Diputados y del Senado, Rodrigo Maia y Davi Alcolumbre, respectivamente.

Según la medida, se prohíben todas las celebraciones o festividades durante los tres días de luto, que llevó más de 10.000 almas en Brasil.

“El Congreso también sufre el dolor de tantas familias brasileñas que perdieron sus seres queridos, sin que pudieran rendirles los justos homenajes”, dijeron los líderes parlamentarios, y agregaron que la crisis sanitaria sin precedentes es “una tragedia que nos devasta cada día más”.

“Brasil saldrá de esta pandemia herido, enlutado, entristecido, así como otras naciones. Pero también saldrá con un desafío de reconstrucción”, expusieron. También instaron a los brasileños a quedarse en casa y mantener “las recomendaciones de las autoridades de Salud”.

CORTE

La Suprema Corte de Brasil igualmente decretó luto oficial de tres días y recordó que “los derechos a la vida y la salud” deben ser “largamente resguardados por el Poder Público y por toda la sociedad”.

“La salida para esta crisis está en la unión, en el diálogo y en la acción coordinada, amparada en la ciencia”, recalcó el titular de la Corte, José Antonio Dias Toffoli.

El luto de los entes llega en momentos en que Bolsonaro tiene una dura puja con el Parlamento y la Corte debido a su censura abierta a las cuarentenas de los gobernadores para contener al virus.

Hospital en Maracaná

Río de Janeiro, el segundo estado brasileño más azotado por la pandemia del coronavirus, abrió ayer el hospital de campaña construido en el mítico estadio del Maracaná, que será para atender pacientes con Covid-19 en estado de gravedad. El hospital, que operará en el área externa del estadio, fue construido en 38 días y habilitó ayer 170 del total de 400 camas que tendrá. De las camas ya disponibles, 50 son de terapia intensiva y 120 de enfermería. Según la Gobernación del estado de Río, las 230 camas restantes deberán ser entregadas el próximo viernes 15 de mayo.

Última Hora


Protestas de los seguidores de Bolsonaro contra la Corte Suprema y la cuarentena

El inminente colapso del sistema de salud en Brasil que se acerca a los 10 mil contagios y 900 muertes cada 24 horas, no basta para modificar el leitmotiv de Jair Bolsonaro. El presidente quiere recuperar la autoridad personal en todas las decisiones relacionadas con las cuarentenas y, desde ese lugar, apuesta a reconquistar espacios de poder dentro de su propio gobierno. De allí su embestida contra los gobernadores e intendentes, que por obra y gracia de una sentencia reciente de la Corte Suprema tienen prerrogativas para resolver el aislamiento social e incluso el lockdown y es vista por los seguidores de Bolsonaro como la cabeza de una conspiración para derrocar al Presidente, como quedó en claro en las protestas de este sábado.

Deseoso de imponer sus criterios en la batalla contra el coronavirus, el jefe de Estado convocó el jueves último a un nutrido grupo de industriales, dueños de grandes empresas, a Brasilia. Primero los agasajó con un almuerzo, que presidió en compañía de cuatro ministros, entre ellos el general Walter Braga Neto, jefe de la Casa Civil y “presidente operativo” y el ultra liberal Paulo Guedes, de Economía.

Pero la parte más importante vino después del festín. Por iniciativa del presidente, él y los empresarios cruzaron a pie la Plaza de los Tres Poderes para golpear la puerta del Supremo Tribunal Federal (STF). Sin aviso previo, consiguió que los atendiera de inmediato el titular del máximo organismo judicial, José Antonio Dias Toffoli. Según le dijo Bolsonaro, el objetivo era “sensibilizar” a la Justicia sobre las demandas de flexibilización de los confinamientos, impuestos para controlar la difusión del Covid-19.

Fiel a su estilo, sin notificar al dueño de casa Dias Toffoli, el presidente pasó a transmitir en vivo y en directo lo que se discutía en ese encuentro, a través de su portal en Facebook.

Según testimoniaron los empresarios, miembros de la Coalición Industria, la misión había aceptado ser parte de esa visita a la Corte porque buscaban relatar la situación del sector productivo. Inclusive, iban con propuestas de realizar acciones y donaciones para el combate al coronavirus. Pretendían, además, obtener información sobre los planes para el momento de retomar las actividades.

Bolsonaro les llegó a preguntar si ellos estaban convencidos de afirmar que la industria brasileña estaba en la Unidad de Terapia Intensiva y precisaba de oxígeno. El grupo prefirió describir los problemas de acceso al crédito de los pequeños y medianos empresarios, antes que hablar del “aislamiento” por la pandemia. Pero esto se supo después por las declaraciones de algunos de los participantes. Fue el caso de la Asociación Nacional de Fabricas de Vehículos Automotores (Anfavea), cuyo titular emitió un comunicado institucional para indicar: “No hemos pedido ninguna flexibilización” de las cuarentenas.

Con el ojo puesto en cepillar las sospechas de debilidad política, Bolsonaro sintió que la compañía de encumbrados industriales “daba volumen” a su proyecto de recobrar empoderamiento. Pero la maniobra de marketing duró lo que el vuelo de una gallina. Algunos pasos que dio a posteriori el presidente, como por ejemplo declarar que este domingo iría a invitar a 300 personas a comer un asado en su residencia, quitaron el lustre adquirido con ese respaldo empresarial. Pero este domingo puede acaecer otro traspié, tal vez mucho más pesado: centenas de sus seguidores han montado campamento en la célebre Plaza de los Tres Poderes de Brasilia. Y amenazan con invadir el Congreso y la propia Corte, de un momento para otro.

No es que los planteos de Bolsonaro, sobre acelerar las salidas de las cuarentenas carezcan de lógica. El presidente brasileño subrayó en cónclave del viernes: “Tenemos un problema que nos preocupa cada vez más: la cuestión de una economía que deja de funcionar y el desempleo que genera”.

Advirtió entonces: “El efecto colateral del combate al virus no puede ser más dañino que la propia enfermedad”. Para el jefe del Planalto “llegó el momento en que se vuelve difícil recuperar la economía. Y nosotros, los jefes de los Poderes, tenemos que decidir”. Durante la reunión en el STF, el ministro Guedes dramatizó: “No queremos correr el riesgo de una Venezuela. Tampoco de una Argentina que se desorganizó y entró en inflación”.

Más allá del tremendismo, hay una realidad que no es posible minimizar. No sólo cayó casi 10% la industria, también se desplomó en marzo la inversión bruta fija en 8,9%. Según el Instituto de Investigación Económica Aplicada (IPEA), esa retracción refleja “el impacto simultáneo de la pandemia sobre la demanda y la oferta”. En la visión del instituto, que depende del Ministerio de Economía, las decisiones de inversión se toman “en función de la confianza que fue afectada”.

Otros datos corroboran el sentimiento de alarma. En abril, la industria automotriz produjo tan sólo 1.847 vehículos. El promedio, para ese mes, es tradicionalmente de 267.000 unidades. Roberto Setúbal, presidente del Banco Itaú, advirtió el viernes último que la economía post coronavirus será muy diferente de la que existió hasta ahora. “Tendremos empresas y actividades que serán triunfadoras, y otras en cambio desparecerán. Hay que aceptar ese ajuste de la economía porque no hay cómo salvar a todo el mundo”. El banquero consideró que el sector financiero deberá recibir una ayuda adicional del Estado para garantizar la liquidez.

Para el jefe de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, es “comprensible” la preocupación por el retorno a la actividad económica. Pero juzgó que cualquier presión contra las cuarentenas decretadas por gobernadores “es un acto delictivo”, al tiempo que alertó sobre la flexibilización del aislamiento social: “Salvar vidas está en primer lugar”.

La Política Online


VOLVER
Más notas sobre el tema