Detienen a dos funcionarios de Salud por la compra de respiradores con sobreprecio

43

Dos altos funcionarios de Salud caen por denuncia de sobreprecio en compra de 170 respiradores

Geovanni Pacheco, director general de la Agencia de Infraestructura en Salud y Equipamiento Médico (AISEM), y Fernando Valenzuela, director general de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Salud, fueron detenidos este martes por la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) para declarar por denuncias de irregularidades y sobreprecio en la compra de 170 respiradores para pacientes con coronavirus.

“Voy a hacer mi declaración y después podré hablar”, fue la escueta declaración de Valenzuela al momento de ser trasladado a las oficinas policiales para su declaración informativa. El funcionario fue el encargado del proceso de compra de los respiradores portátiles.

Pacheco también fue detenido para su declaración ante la Unidad Anticorrupción por el mismo caso. Él asumió el cargo de director ejecutivo de AISEM el 29 de abril. En un escueto contacto con La Razón indicó que no dará su versión de los hechos hasta no declarar ante la Fiscalía.

La detención se dio un día después de que el Gobierno negara la existencia de un sobreprecio en la adquisición de los respiradores por un valor de $us 27.683 cada uno, cuando la empresa española GPA Innova, contratada para la provisión, precisó que cada equipo tiene un costo de fábrica de $us 7.194.

La presidenta Jeanine Áñez indicó horas después de las dos detenciones que se compromete “a impulsar todo el peso de la ley contra los que hayan cometido corrupción”. “He instruido que la investigación de este tema llegue hasta el fondo caiga quien caiga”, añadió.

Anunció que a partir de ahora las próximas adquisiciones para el equipamiento hospitalario serán sometidas a una revisión a “detalle” de la ciudadanía a través de las redes sociales, aunque no dio más información al respecto.

La Razón


Ministerio de Salud solicita a la cartera de Justicia que investigue la compra de los 170 respiradores

“Hoy día hicimos un memorial para que, el Ministerio de Justicia y Transparencia Institucional, haga todas las investigaciones y si hay alguien que hubiera cometido algún delito o algo por el estilo, entonces tiene que responsabilizarse de sus actos”, anunció Marcelo Navajas, Ministro de Salud, en exclusiva con EL DEBER.

La autoridad en salud se refirió así al debate que ha generado el sobreprecio en los 170 ventiladores de emergencia que llegaron el jueves pasado al país.

El gobierno nacional terminó pagando casi $us 28.000 por un modelo básico de respiradores que el fabricante vende en $us 8.000, según información revelada por Pau Sarsanedas, CEO de la empresa GPA Innova que fabrica los respiradores.

Navajas conversó con este medio y respondió a las preguntas que se plantearon durante la jornada.

-Hubo un intermediario para la compra de los 170 respiradores ¿Se sabe cuánto es el costo que este cobró por hacer este trabajo?

Eso es lo que no sabemos porque nosotros nunca tuvimos un precio oficial de fábrica. En todo caso, hemos presentado un memorial para que el Ministerio de Justicia y Transparencia Institucional haga todas las investigaciones y si hay alguien que hubiera cometido algún delito o algo por el estilo, entonces tiene que responsabilizarse de sus actos, pero estoy seguro de que esa figura no hay y la denuncia (de ese supuesto delito) tiene un tinte netamente político.

¿Por qué entra en escena el cónsul de Bolivia en Barcelona?

Normalmente es así. Cuando se compra en algún lugar tiene que ir uno de nuestros representantes diplomáticos a verificar que efectivamente existe. Imagínese que nosotros compremos algo y la empresa no exista, no existan los depósitos o los equipos, no tenemos una persona que pueda verificar con mayor fiabilidad que uno de los personeros diplomáticos.

-¿Este cargamento que llegó fue financiado por el Banco Mundial?

Sí. Este que ha llegado ahora es una parte de todo lo que está pagando el Banco Mundial. Son varios ventiladores.

-¿Cuántos ventiladores para emergencias y para terapia intensiva va a tener Bolivia?

Para emergencias son solo los 170, no se ha comprado más porque esos (ventiladores) son solamente de transición. Respiradores del tipo convencional cálculo que serán más de 600.

-¿Ahora solo tenemos los 35 que llegaron?

No, porque ya se han ido entregando. Fácilmente se dieron entre 40 o 50. A parte de todo lo que se ha entregado, llegarán entre 550 a 600.

-¿Cuándo llegarán?

Las fechas exactas es algo difícil de saber, porque a veces uno dice una fecha, allá se atrasan y luego existen reclamos. En el peor de los casos será a finales de julio cuando tendremos todas nuestras compras aquí.

-Existe la información de que a raíz de esta situación, un intermediario que contaba en su poder con 50 respiradores convencionales decidió no entregarlos al país y venderlos a otro. ¿Esto es así?

No tengo idea de esa información, porque trabajamos generalmente con gente que es confiable, por eso hacemos verificar que efectivamente están haciendo su trabajo. Muchas veces esas denuncias falsas hacen quedar mal país, nadie sabe si es cierto si el intermediario tenía los respiradores, si los desvió, si era cierto o no, tampoco estoy seguro que esa información sea cierta.

El Deber


El BID avaló la compra de respiradores sobre la base de un informe del Ministerio de Salud

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en un comunicado, aclaró que facilitó la compra de los 170 respiradores RESPIRA hechos en España tras la solicitud del Gobierno de Bolivia y después de que el Ministerio de Salud del país identificara a los equipos como “pertinentes para responder al incremento en la demanda de pacientes de COVID-19 que requerirán ventilación mecánica en municipios donde se carezca de servicios de terapia intensiva”.

“Tras la solicitud del Gobierno de Bolivia, el BID facilitó la compra de estos equipos como parte de los recursos de financiamiento que por hasta 82 millones de dólares fueron reasignados a la atención de la pandemia”, explicó el BID.

El organismo también destacó que la contratación de bienes y servicios financiados por el BID la realizan las agencias ejecutoras que dependen de la entidad gubernamental encargada del proyecto, para lo cual llevan adelante la solicitud, recepción, y evaluación de ofertas y la adjudicación de contratos.

Según el BID, su trabajo consistió en examinar “los procedimientos de licitación y el contrato, con el objeto de observar que el proceso se lleva de acuerdo con los procedimientos convenidos”.

Asimismo, junto con los organismos ejecutores, el Banco Interamericano de Desarrollo “da seguimiento a los proyectos, y efectúa revisiones y verificaciones posteriores, así como al resultado de estos esfuerzos y a la experiencia adquirida”, agrega en el comunicado.

El BID asegura que siguió los conceptos mencionados, analizando la solicitud del organismo ejecutor, el contrato entre partes, las figuras legales y los argumentos técnicos del ejecutor, tras lo cual se dio la no objeción al proceso.

“El resultado a la fecha es la disponibilidad en el país de los mencionados 170 respiradores en un lapso muy breve considerando la complejidad del proceso y la gran demanda de equipos médicos que hay en el mundo”, afirmó el BID.

La aclaración del organismo se dio en medio de la polémica por la utilidad y precio de los respiradores RESPIRA que llegaron a Bolivia la pasada semana. Los propios médicos intensivistas, cuestionaron que sean adecuados para el tratamiento de personas con COVID-19.

Opinión

Más notas sobre el tema