Gobernadora de Puerto Rico busca que EEUU apruebe plebiscito sobre la incorporación como estado 51

1.359

Wanda Vázquez estará a cargo de las negociaciones con Justicia federal sobre el referéndum

La ley que convocó al referéndum estadidad sí o no deja en manos de la gobernadora Wanda Vázquez Garced y el presidente de la Comisión Estatal de Elecciones (CEE) la carrera contrarreloj para tratar de lograr que el Departamento de Justicia de Estados Unidos valide esa consulta.

La primera reacción de la Casa Blanca, sin embargo, reafirma lo complicado que le resultará al gobierno del Partido Nuevo Progresista (PNP) obtener una respuesta favorable del gobierno de Estados Unidos.

“La primera prioridad para todos los líderes de Puerto Rico debe ser poner en orden su casa financiera”, indicó un funcionario de la Casa Blanca al reaccionar el sábado de manera oficial a la firma de la ley que convoca al referéndum junto a las elecciones del 3 de noviembre.

El presidente Donald Trump ha dado un no rotundo a la estadidad, lo que pone aun más en duda de si su Departamento de Justicia querrá vincularse con una consulta que propone convertir la Isla en un estado de Estados Unidos.

La ley indica que “la gobernadora será la principal representante oficial de Puerto Rico ante el secretario de Justicia de Estados Unidos y otras dependencias de la rama ejecutiva federal en lo concerniente a todo asunto relacionado con esta ley”.

Pero, el presidente de la CEE, Juan Ernesto Dávila, será el coordinador de los procesos requeridos para intentar que el Departamento de Justicia de EE.UU. determine si la papeleta y la campaña educativa del ente electoral cumple con las normas constitucionales, legales y de política pública del gobierno estadounidense, como permite una ley federal de 2014.

Si Justicia federal aprueba la consulta, la CEE pudiera recibir $2.5 millones para ayudarle a financiar una consulta que se calcula costará $3.5 millones.

El nuevo estatuto le otorga al presidente de la CEE 30 días – hasta el 15 de junio -, para enviarle al Secretario de Justicia de Estados Unidos el borrador de la papeleta, copias del código electoral, la ley y el reglamento del plebiscito, el diseño general de la campaña de educación masiva – con un presupuesto de no más de $2 millones-, y el plan de gastos adicional de cerca de $1.5 millones, entre otras cosas.

La ley, sin embargo, plantea que el gobierno de Puerto Rico solo aguardará hasta el 30 de junio – el último día para la Junta de Supervisión Fiscal decidir el presupuesto del próximo año fiscal-, para conocer si al gobierno de Trump le interesa aprobar la papeleta y la campaña educativa del referéndum.

En 2017, cuando el gobierno de Ricardo Rosselló Nevares propuso el más reciente plebiscito, a Justicia federal le tomó tres meses dar una respuesta, la cual obligó a incluir el Estado Libre Asociado territorial entre las alternativas de status.

De todos modos, el gobierno de Rosselló decidió celebrar la consulta del 11 de junio de 2017 sin esperar por una evaluación final del gobierno de Trump, lo que impidió obtener los $2.5 millones y limitó hasta entre sus aliados en el Congreso lograr apoyo para un proyecto pro estadidad.

La ley señala que si logra la certificación del Departamento de Justicia de Estados Unidos, la papelera indicará que se trata de un “plebiscito promovido y auspiciado con fondos asignados por el gobierno de Estados Unidos de América…”.

El Nuevo Día


Wanda Vázquez firma proyecto para realizar consulta de estatus

En medio de la emergencia provocada por el COVID-19, la gobernadora Wanda Vázquez firmó hoy, sábado, el proyecto de ley que dispone celebrar un plebiscito de ‘estadidad sí o no’ en las próximas elecciones generales el próximo 3 de noviembre.

Durante la conferencia de prensa, también estuvo presente el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, el exgobernador Carlos Romero Barceló y el representante y expresidente de la Cámara de Representantes José Aponte Hernández.

Pese a que la firma del proyecto de ley surge en momento donde el país continúa en vilo debido a la pandemia del COVID-19, Vázquez rechazó que la firma del proyecto sea inoportuna ya que, según la mandataria, se trata de un reclamo de igualdad. “De ninguna manera que está fuera de tiempo”, dijo a preguntas de la prensa. Tras estampar su firma en el proyecto del Senado 1467, la medida se convirtió en la Ley 51 en una clara alusión a las aspiraciones del Partido Nuevo Progresista (PNP) de convertirse en el estado 51 de Estados Unidos.

La consulta tendría un costo de $3.5 millones pero no se precisó de dónde provendrían los fondos. Durante su alocución, Aponte descartó que la celebración de este plebiscito constituya un gasto y lo catalogó como una “inversión”. La consulta consiste en que los electores contesten sí están de acuerdo con ser admitidos como un estado de la Unión o no.

Rivera Schatz, por su parte, se mostró confiado en que el Departamento Justicia federal avale la consulta y que esto podría significar que asignen unos $2.5 millones para celebrar dicha consulta. “En términos de costos, el hecho de hacerlo el mismo día de la elección general reduce esencialmente a la impresión de papeletas y a uno que otro gasto incidental al costo de la consulta del plebiscito”, dijo el presidente senatorial durante la conferencia de prensa.

“El que quiera la defensa común, la moneda común, las dos banderas y los dos idiomas, vota que sí. El que no quiera eso, vota que no. Puede mirar a Cuba y a Venezuela”, sostuvo Rivera Schatz. Agregó que la consulta pretende la estadidad es necesaria para eliminar la desigualdad que enfrentan los puertorriqueños cuando ya sea en la asignación de fondos federales o que no cuentan con el poder del voto en el Congreso o para elegir un presidente.

Metro


Directorio del PNP defiende el plebiscito de estadidad

Por Osman Pérez Méndez

Miembros del directorio del Partido Nuevo Progresista (PNP), así como sus dos candidatos a la gobernación, la gobernadora Wanda Vázquez y el excomisionado residente en Washington, Pedro Pierluisi, defendieron la determinación de realizar un plebiscito de estadidad sí o no en las próximas elecciones, y aseguraron que el resultado, que anticipan sería abrumadoramente a favor, sería la mejor arma para convencer a Washington de aceptar a Puerto Rico como el estado 51.

Washington ha ignorado plebiscitos anteriores sobre el tema de la estadidad, bajo diversos argumentos, y no ha dado señales de que vaya a prestar mucha atención a este que se llevaría a cabo en noviembre. Inclusive un funcionario de Casa Blanca indicó que sería mejor que Puerto Rico se ocupara de arreglar otros asuntos en lugar de ir por la estadidad.

Pero los directivos del PNP insistieron en que continuarían adelante con su plebiscito y las gestiones para convertir a Puerto Rico en el estado 51, y aseguraron que el voto a favor eventualmente forzaría a Washington a tener que atender el asunto.

Pierluisi indicó que ya había hecho una propuesta para que se llevara a cabo una votación con esa pregunta, y aseguró que “no tenemos dudas de que la gran mayoría del pueblo de Puerto Rico quiere la igualdad como ciudadanos americanos, así que le va a decir que sí a la estadidad”.

“La realidad es que en Washington nunca han tenido una contestación como la que van a tener luego de ese plebiscito en noviembre de este año. Un rotundo sí a la igualdad, un rotundo sí a la estadidad. Desde ese momento en adelante vamos a tener la mejor carta de presentación para cada vez que tengamos que reunirnos con un congresista para reclamar un trato justo, para reclamar un trato igual, reclamar democracia plena para los puertorriqueños. De eso es que esto se trata”, afirmó Pierluisi.

Insistió en que, contrario a la sugerencia de que Puerto Rico debía enfocarse en atender la pandemia del Covid-19 o los problemas económicos, “este asunto del estatus hay que resolverlo ya. Y nos va a ayudar en todos los temas, en el tema de la salud, en el tema del desarrollo económico, en el tema de la educación, en todos los temas que afectan a nuestro pueblo. Por eso lo estamos atendiendo”.

El presidente de la Cámara de Representantes, Carlos “Johnny” Méndez, también se refirió a las palabras del vocero de Casa Blanca sobre que “había que poner la casa en orden primero”, y afirmó que “lo primero que hay que poner en orden en Puerto Rico es la situación colonial. Ese es el gran problema que tiene el pueblo puertorriqueño. De ahí nacen todos los demás problemas, por la falta de igualdad que tienen en términos de la condición colonial que tiene el pueblo puertorriqueño frente al Congreso de los Estados Unidos”.

“No podemos poner la casa en orden si se sigue discriminando al pueblo puertorriqueño en términos de las ayudas federales. En términos de a lo que tenemos derecho, porque no es que tenemos que estar de rodillas mendigando, es a lo que tenemos derecho, lo que nos hemos ganado, pagando contribuciones, en los campos de batalla, en otras jurisdicciones peleando guerras, que nos envía un comandante en jefe que no tenemos el derecho a votar por él”, insistió Méndez. “Por eso lo primero que hay que poner en orden es la situación colonial de Puerto Rico”.

El presidente del Senado y del PNP, Thomas Rivera Schatz descartó las palabras del vocero de Casa Blanca, señalando que ni siquiera se mencionaba por nombre.

“Nadie sabe quién fue el vocero, así que no le contestemos a un anónimo”, afirmó Rivera Schatz, agregando que la premisa de no hacer un plebiscito porque sería ignorado por Washington no puede aceptarse.

“La premisa derrotista de no exigir la justicia y la igualdad no tiene espacio para los puertorriqueños. Si fuera así, pues los independentistas no deberían luchar por la independencia porque Puerto Rico no la quiere. Puerto Rico no quiere la independencia. Puerto Rico rechazó el Estado Libre Asociado. Puerto Rico ha reclamado reiteradamente la admisión como un estado de la nación norteamericana”, aseguró el presidente del Senado.

“Nosotros vamos a seguir exigiendo la igualdad porque las causas justas, uno no claudica, uno va a insistir. Y estamos logrando cada vez más respaldo. Lo que ocurre es que alguna gente pues sencillamente no quiere hacer nada. Pero la mayoría de los puertorriqueños valora su ciudadanía, valora la moneda, las cortes federales, la milicia, todo lo que representa ser ciudadano norteamericano”, agregó Rivera Schatz.

La gobernadora Wanda Vázquez también restó valor a “unas expresiones que no tiene autor, de un funcionario que no se quiso identificar y no representa a la Casa Blanca”, y aseguró que, por el contrario, Puerto Rico mantiene una “excelente” comunicación con la Casa Blanca.

“Con relación al plebiscito, esto es claro y sencillo. Preguntémonos todos, ¿quién quiere se discriminado, tratado de manera desigual, tratado como un ciudadano de segunda categoría? ¿Alguien quiere eso? Pues el que quiera eso para Puerto Rico, para sus hijos, que vote no. El que quiera la igualdad, el que adelantar, el que quiera ser tratado de la misma naturaleza, que vote sí”, agregó Vázquez.

Mientras, el exgobernador Carlos Romero Barceló celebró que finalmente, después de 54 años “luchando por la igualdad” se llevara a cabo un plebiscito como este.

“Tenemos un discrimen geográfico. Estamos reclamando la igualdad. La persona que recibe el Seguro Social en Puerto Rico no recibe suficiente, no recibe el ‘suplemental security income’. Todos los beneficios que tenemos en Puerto Rico casi todos son menos que los que recibe ese mismo puertorriqueño si se muda a un estado de la unión. Tenemos una desigualdad económica”, comentó Romero Barceló.

“Pero la peor de todas es la desigualdad política. Porque no hay nada más frustrante, para mí inaceptable, que siendo ciudadano de la democracia más fuerte, más reconocida en el mundo entero, no pueda tener derecho al voto, ni derecho a representación, ni para votar por el presidente. Eso es inaceptable. Por lo tanto, tenemos que luchar por la igualdad, sobre todo por la participación política, el derecho a tener dos senadores al igual que tiene California, que tiene Texas, que tiene Florida, que tiene Nueva York, los estados más grandes y más poblados de la nación. Tendríamos el mismo poder en el Senado. Eso es lo que representa la igualdad para los puertorriqueños”, aseveró el exgobernador, resaltando que sería la misma consulta que se hizo en Alaska y en Hawái.

“Y no tenemos duda que la inmensa mayoría de los puertorriqueños van a responder para que entonces nosotros vamos a exigir la igualdad política, y Puerto Rico será el estado 51”, sentenció Romero Barceló.

Primera Hora


Presidente Partido Demócrata de Puerto Rico apoya el referéndum ‘Estadidad sí o no’

El Presidente del Partido Demócrata de Puerto Rico, Charlie Rodríguez, anunció su apoyo a la reciente ley local aprobada para realizar un referéndum en noviembre para decidir si Puerto Rico debe convertirse en el estado 51 de Estados Unidos. El referéndum hará una pregunta: ¿Debe Puerto Rico ser admitido inmediatamente como un estado de los Estados Unidos?

Rodriguez dijo que “los ciudadanos estadounidenses de Puerto Rico tienen derecho a la autodeterminación para decidir en un referéndum democrático el futuro de su territorio a través de un voto de “sí o no” sobre la estadidad como otros territorios han hecho en el pasado en sus luchas para convertirse en estados de Estados Unidos”.

El líder de los demócratas en Puerto Rico cree firmemente que la estadidad ganará en medio de la creciente desilusión que existe con el estatus territorial de la isla. “Después del huracán María, los terremotos, la crisis económica del territorio, la Junta de Supervisión Fiscal impuesta por el gobierno federal, la pandemia del coronavirus y el trato separado y desigual que se otorga a Puerto Rico, los puertorriqueños saben que la única manera de lograr la igualdad de derechos, un trato justo y un desarrollo económico sostenido es convirtiendo a la isla en un estado,” sostuvo Rodríguez.

Rodríguez quien fuera presidente del Senado de Puerto Rico, agregó que “el referéndum es necesario porque, históricamente, el Congreso de los Estados Unidos sólo se involucra en la discusión de estatus de los territorios cuando se somete a votación una petición inequívoca para la estadidad y es apoyada por el pueblo del territorio”.

Rodríguez observó que el camino hacia la estadidad puede ser prolongado y controversial como resultó ser para Nuevo México, Arizona, Alaska y Hawái, los últimos 4 territorios admitidos como estados. “Pero tenemos que provocar una discusión seria y una acción por parte del Congreso. Esto es lo que logrará el voto del referéndum. El momento es ya para Puerto Rico lograr la igualdad después de haber sido un territorio estadounidense por 122 años, mucho más tiempo que cualquier otro territorio en la historia de Estados Unidos”, dijo Rodríguez.

El líder demócrata de Puerto Rico también subrayó que el referéndum de estadidad es consistente con los principios sostenidos por mucho tiempo por el Partido Demócrata sobre la igualdad de derechos para cada ciudadano estadounidense y el derecho a votar por las personas que hacen sus leyes, así como el derecho del pueblo de Puerto Rico a determinar su estatus político final.

Primera Hora


VOLVER
Más notas sobre el tema