Honduras: exjefe de la policía vincula al presidente Hernández con una red de narcotráfico

Exjefe de la policía de Honduras arremete contra presidente

Juan Carlos Bonilla, exjefe de la policía hondureña acusado por narcotráfico, calificó de delincuente al presidente, Juan Orlando Hernández, y se desligó de cualquier actividad que lo relacione con él o con su hermano.

No tengo ni he tenido relación alguna con el narcotraficante convicto Juan Antonio Hernández, ni con su hermano (Juan Orlando) u otros delincuentes, afirmó en un pronunciamiento público el exmilitar, quien la semana anterior fue acusado en Estados Unidos de varios cargos relacionados con las drogas.

La Corte del Distrito Sur de Manhattan, en la ciudad de Nueva York, anunció el 29 de abril que Bonilla presuntamente abusó de su posición oficial para proteger envíos de droga al país norteño y participó en conspiraciones de violencia extrema, que incluyeron el asesinato de un narcotraficante rival.

El documento, emitido por el fiscal neoyorquino Geoffrey S. Berman, indicó que sus acciones están vinculadas al hermano del actual mandatario, quien se encuentra en prisión también por delitos de esa índole desde 2019.

En su declaración de este lunes, el excomisionado policial, de 60 años de edad y conocido como El Tigre, reiteró que se trata de una conspiración en su contra, la cual se gestó desde el gobierno de Honduras y también desde ambientes internacionales.

Mi carrera en la institución policial desmiente, sin lugar a duda, los delitos que esa infame conspiración pretende imputarme, señaló, según el texto divulgado por los medios de prensa del país.

Lejos de esa construcción judicial con información falsa puedo aseverar que he dedicado mi vida a servir desde la Policía Nacional y a denunciar las irregularidades dentro de la institución de una forma responsable, aseveró.

Bonilla agregó que demostrará la falsedad de las acusaciones con pruebas que tiene aquí y también con otras que posee en los Estados Unidos por si algo llega a sucederle.

De igual forma, anunció que en los próximas días brindará una conferencia de prensa, en la cual intentará demostrar su inocencia y ofrecerá detalles de su actuación al frente de la Policía Nacional, responsabilidad que desempeñó entre los años 2011 y 2012.

Bonilla se suma a un amplio número de funcionarios hondureños que ya han sido procesados en Estados Unidos por delitos relacionados con drogas, muchos de los cuales fueron declarados culpables y condenados a prisión.

En este caso, los cargos podrían costarle una pena de por vida en prisión.

Prensa Latina