Nicaragua: crecen los contagios y la oposición denuncia que el gobierno oculta casos

NOTA DE PRENSA

Durante la presente semana que comprende del 12 al 19 de Mayo, hemos atendido y dado Seguimiento Responsable y Cuidadoso a 254 nicaragüenses con COVID-19 confirmados o probables por clínica.

De la misma forma 45 personas de las que estaban en Seguimiento Responsable y Cuidadoso han cumplido con el período establecido.

Desde el inicio de la pandemia hasta el día de hoy, hemos atendido y dado Seguimiento Responsable y Cuidadoso a 470 personas.

Continuamos trabajando para dar atención a las familias nicaragüenses.

La gran mayoría de las personas confirmadas con COVID 19 o en Seguimiento Responsable y Cuidadoso tienen varias Comorbilidades, siendo las más frecuentes: Diabetes mellitus, hipertensión arterial, enfermedades car-díacas, síndrome de inmunodeficiencia, insuficiencia renal crónica, obesidad mórbida, antecedentes de accidente cerebro vasculares, tuberculosis pulmonar y enfermedades pulmonares crónicas.

En la presente semana hubo nueve fallecidos atribuibles a COVID-19 y se presentaron otros fallecimientos en personas que han estado en seguimiento, debido a tromboembolismo pulmonar, diabetes mellitus, infarto agudo de miocardio, crisis hipertensivas y neumonías bacterianas.

Hasta la fecha hemos logrado la recuperación de 199 nicaragüenses.

Se han presentado casos en brotes a través de Contactos claramente establecidos.

Seguimos trabajando, en la prevención y la atención de las personas, ¡En el Nombre de Dios!

La Voz del Sandinismo


Cifra de pacientes recuperados devela que el Minsa ha ocultado casos de Covid-19 en Nicaragua

Las cifras brindadas por el Ministerio de Salud (Minsa) en Nicaragua sobre el avance del Covid-19 en el país dejan al descubierto que la institución ha ocultado casos de coronavirus en el país. Este martes el Minsa aseguró que 199 nicaragüenses se habían recuperado de la enfermedad cuando una semana antes tenían registrados apenas 25 casos en todo el país.

La incongruencia del Minsa es delatada por el comportamiento del virus en el cuerpo humano. La Organización Mundial de la Salud (OMS) explica que el tiempo que transcurre entre la exposición de una persona a la Covid-19 y la aparición de los síntomas toma alrededor de cinco a seis días, pero el período de incubación total es de catorce días. No funciona como una gripe común que al tercer día los síntomas desaparecen y en una semana la recuperación puede ser completa. Es decir, no hay forma de que 199 pacientes se hayan recuperado en una semana y si se trata de casos desde el inicio de la pandemia, eso indica que el Minsa no los reportó como positivos en su momento.

La titular del Minsa, Martha Reyes, dijo en un informe que comprende la semana del 12 al 19 de mayo, que «hasta la fecha hemos logrado la recuperación de 199 nicaragüenses», y aseguró que «desde el inicio de la pandemia hasta el día 19 de mayo, hemos atendido y dado seguimiento responsable y cuidadoso a 470 personas». No dio mayores detalles, pero la semana anterior, el 12 de mayo, en su informe el Minsa dijo que en el país había únicamente 25 casos.

El infectólogo Carlos Quant explica que el tiempo de recuperación de los pacientes puede variar por el nivel de severidad del caso, iniciando por los que son asintomáticos, pero en un 80 por ciento de los contagios, según estudios realizados en otros países, la presentación de la enfermedad es leve. Son personas que desarrollan un cuadro catarral, no hay cansancio, puede haber fiebre o no, molestia en la garganta, entre otros. Estos pacientes en promedio pueden recuperarse en unas dos semanas.

Los casos graves son aquellos que muestran algunos de los síntomas después de la primera semana de haberse infectado, son los que atraviesan la fase pulmonar o inflamatoria, sienten fatiga, su saturación de oxígeno disminuye, y requieren hospitalización e incluso apoyo ventilatorio; en promedio tardan de tres a seis semanas, para que su cuerpo vuelva a estabilizarse.

En los casos muy graves, que son los pacientes que llegan a la Unidad de Cuidados Intensivos y requieren conexión a un ventilador, pueden estar un largo tiempo en el hospital, incluso, pueden tardar dos meses hasta que fallezcan o se recuperen, desde el inicio de los síntomas. Todo paciente hasta en la forma más leve tarda en recuperarse de la Covid-19.

¿Casos desde abril?

Si los 199 pacientes recuperados que registra el Minsa fueron casos leves de la enfermedad, que implican unas dos semanas de recuperación, estos casos tuvieron que haber sido confirmados a finales de abril o inicios de mayo. Si dentro de esa estadística hay de los casos más graves, de los que llevan de tres a seis semanas para mostrar mejoría, eso indica que son pacientes que iniciaron su padecimiento a la mediados de abril. Al 20 de abril el Minsa apenas contabilizaba diez casos de Covid-19 en todo el país.

Contrario a ocasiones anteriores, este martes el Minsa brindó más datos que en otras conferencias de prensa, pero mantuvieron su patrón de estadísticas confusas, sin claridad del impacto real de la pandemia. Para los médicos consultados no es posible que las 199 personas se hayan recuperado de repente, sino que la explicación lógica es que se habían diagnosticado con anterioridad y no habían sido registrados por el Minsa.

“Literalmente es imposible que en una semana se enfermen y se recuperen. Eso no es posible desde el punto de vista médico”, expresó Quant. El Minsa no solo sorprendió con los números de recuperados, además aseguró que habían confirmado 254 nuevos casos de Covid-19, un salto estadístico en una semana que rompe el comportamiento del contagio en otros países en el mismo período de ascenso de la curva, que es donde se encuentra Nicaragua.

El epidemiólogo Rafael Amador explica que el Minsa ya tenía estos casos, pero no los había reportado, esto refuerza el hecho que los 25 contagios que ellos habían referido era un “subregistro absoluto”, expresó.

Agregó que los casos severos desarrollan otras complejidades, pero esto sucede no directamente por el virus, sino a consecuencia de la respuesta del cuerpo al virus, que es la fase inflamatoria y de coagulopatía generalizada, que implica el manejo hospitalario de un paciente, cuyo período de recuperación es mayor, lo que también dependerá de las enfermedades crónicas que padezca.

La OMS apunta que la mayoría (81 por ciento) de las personas con Covid-19 presentan cuadros leves sin complicaciones, en algunos aparecen cuadros graves que requieren oxigenoterapia (14 por ciento), y aproximadamente un 5 por ciento debe ser tratado en unidades de cuidados intensivos. De los enfermos críticos, la mayoría requiere ventilación mecánica.

En marzo el director general de la OMS, Tedros Adhanom, expresó que las personas recuperadas por Covid-19 podrían contagiar a otras, por lo que deberían continuar 15 días después del alta médica en aislamiento, aunque dejen de tener síntomas. El infectólogo Quant, explica que la recomendación sigue siendo válida porque algunos pacientes, después de recuperados todavía pueden infectar a alguien o bien, reinfectarse porque aun no se sabe si tienen la suficiente inmunidad.

Más incongruencias

Desde el inicio de la pandemia el Minsa fue recortando los ya escuetos datos que brindaba en las conferencias de prensa. Este martes fue la excepción ya que ofrecieron más datos, pero muchos sueltos, lo que no permite contabilizar el total de casos de Covid-19, cuántos de estos se han recuperado, han fallecido o están en el hospital.

El doctor Miguel Ángel Orozco, salubrista, explica que hay una incongruencia con los datos del Minsa sobre el número de pacientes recuperados contra el número de casos positivos confirmados, sea por las pruebas o por el criterio clínico, que es otra categoría introducida por el Minsa este martes. Esto es una duda que debe ser despejada por la entidad rectora de la salud. El Minsa debe seguir lo que la Clasificación Internacional de Enfermedades X Edición (CIES-X) determina para estos casos, dijo.

“Es ilógico reportar de un informe para otro un total de 199 recuperados, sin antes no los habían reportado por casos diagnosticados, que es la forma como el Minsa reportó esta nueva situación”, expresó.

Orozco también explicó que lo más conveniente para el manejo de la pandemia es organizar la información de manera técnica, para que tenga sentido epidemiológico, que sirva para la toma de decisiones, para saber cómo se comporta la epidemia en Nicaragua. Lo más adecuado sería calcular las tasas, o cualquier forma que permita comparar; sin embargo, estos han publicado datos totales de los casos de la pandemia, manteniendo acumulados, desde el primer contagio.

En el país, la historia es otra. Es como si todas las semanas se comenzara un partido y se inician nuevamente los indicadores, y eso no puede ser así, «(…) esto no es contabilidad, estas son estadísticas que deben seguir las normas técnicas del caso», expresó.

La Prensa