Puerto Rico: sin consulta pública y en medio de la pandemia, el Senado aprueba enmiendas al Código Civil

203

Enmienda al Código Civil mantiene derechos de las personas trans

Entre las enmiendas realizadas al controvertido Código Civil, que fue aprobado en medio de la pandemia del COVID-19, sin vistas públicas y en ausencia de público, se encuentra una modificación al lenguaje para reconocer los derechos de las personas transgénero, y todo lo relacionado a cómo aparecerán inscritos en el Registro Demográfico.

El cambio representa una victoria para esta comunidad que, junto a diversos grupos de derechos humanos, expresaron continuamente al Senado sus reparos sobre las nuevas reglas que regularán la vida en sociedad y que había sido aprobado por la Cámara de Representantes el año pasado.

“Asimismo, en este Libro se dispone el proceso para las modificaciones del nombre y de sexo en el acta de nacimiento original. Nada de lo aquí instituido [en el Código Civil] menoscaba el proceso establecido actualmente en los casos de una solicitud para que se refleje un cambio de género en la certificación de nacimiento. Según el estado de derecho actual, estas solicitudes se acompañarán con el pasaporte, la licencia de conducir o una certificación emitida por un profesional de Ia salud que tenga relación médico-paciente con el solicitante que acredite el género. En estos casos el Registro deberá expedir la certificación, salvaguardando Ios derechos a Ia privacidad”, lee un párrafo que fue insertado como enmienda en el nuevo Código Civil.

Previo a la enmienda, el documento tenía un lenguaje confuso en el que se interpretaba que las personas transgénero debían recibir auxilio judicial para que el Registro Demográfico hiciera una modificación al margen de su inscripción original del sexo.

Fue entonces cuando el bufete Lambda Legal advirtió al gobierno que este trámite iba en contra de la determinación de la juez federal Carmen Consuelo Cerezo en el caso Arroyo v. Rosselló (2018), a raíz de lo que se dispuso que las personas solo necesitan una recomendación de un facultativo médico y un sello de $20 para tramitar reasignaciones de sexo o género. Para esto, el Departamento de Salud emitió una orden de cumplimiento y el Registro Demográfico adoptó una carta normativa.

“El Senado de Puerto Rico parece haber modificado el artículo relacionado a los certificados de nacimiento en el Código Civil propuesto para que ahora sea consistente con la victoria judicial de @LambdaLegal. Si bien el Código Civil propuesto aun tiene sus fallas, esta sigue siendo una victoria para las personas trans en Puerto Rico”, escribió en Twitter el abogado Omar González Pagán, del bufete Lambda Legal.

Previo a este mensaje, González Pagán aclaró: “Advertimos a los líderes legislativos y a la gobernadora de Puerto Rico que si se promulgara el nuevo Código Civil, como se propuso, se violaría la Constitución de los Estados Unidos y el Tribunal Federal. En otras palabras, @LambdaLegal los verá en corte (otra vez)”.

Antes de que se supiera que se había acogido la enmienda, el abogado Alberto Valentín, también director del Consejo Asesor LGBTQIA+ de La Fortaleza, había expresado a NotiCel que Lambda Legal había sometido una carta a la gobernadora, Wanda Vázquez Garced con la advertencia de que, de aprobarse el Código Civil con el lenguaje anterior, iban a acudir ante el Tribunal Federal por desacato, por incumplimiento con Arroyo v. Rosselló.

“Hoy en el Senado aprobaron un Código Civil que tuvieron que modificar y que quedó lejos del PC1654 (Código Civil) originalmente radicado en Cámara porque la presión pública, el trabajo de base y los reclamos de derechos humanos no les permitieron seguir el trámite exprés que querían en julio de 2018. El Senado y la Cámara perdieron mucho más de lo que ganaron. Perdieron fuerza, perdieron legitimidad y perdieron cualquier vestigio de honor que les quedara al día de hoy. Aún así, no nos equivoquemos, este no es un buen Código Civil y debería ser vetado por la Gobernadora Vázquez”, expresaron los integrantes del Comité Amplio para la Búsqueda de la Equidad (CABE) mediante comunicación escrita después de la votación.

El Senado aprobó la media en una votación partidista, con 16 votos a favor y siete en contra de las minorías legislativas y del senador penepé y candidato a la alcaldía de San Juan, Miguel Romero.

“Le pedimos a la Gobernadora que se tome el tiempo necesario para estudiar el Código Civil que se aprobó y que evalúe desde una perspectiva legal e histórica cómo quedará ella firmando un proyecto como éste”, apuntaló Osvaldo Burgos, portavoz de CABE.

“Nada borrará de la historia de este Código Civil el hecho de que se trabajó de espaldas al pueblo, con una agenda conservadora y negando al país la oportunidad de un diálogo sosegado y plural en el cual se pudiera garantizar un instrumento legal que adelante la justicia y la equidad para toda persona sin importar su clase social, su origen, su sexo, identidad de género u orientación sexual”, agregó Amarilis Pagán, también portavoz de CABE.

Noticel


Regresa a la Cámara el nuevo Código Civil

Ha pasado más de un año desde que la Legislatura comenzó la evaluación del nuevo Código Civil y su atropellado trámite continuó ayer luego de que el Senado aprobara esa medida a pesar del reclamo de algunos sectores y de las minorías para que la medida pase por un proceso formal de vistas públicas, según se desprende del proceso legislativo.

El nuevo Código Civil- estatuto fundamental para el desarrollo de una sociedad organizada- fue aprobado con sobre 60 enmiendas en sala y ahora regresa a la Cámara de Representantes. La votación, que fue por pase de lista, fue de 16 senadores a favor y siete en contra de la delegación del Partido Popular Democrático (PPD), del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y el senador independiente José Vargas Vidot. El único novoprogresista que votó en contra del proyecto fue el senador Miguel Romero.

Uno de los cambios, particularmente, es de la autoría del senador novoprogresista William Villafañe, en el tema de la capacidad jurídica del ser concebido pero no nacido o nasciturus, como también se le conoce. Sobre ese concepto recogido en el artículo 70 del Código Civil, diversas organizaciones civiles habían advertido que podía prestarse para limitar el derecho al aborto de las mujeres.

“Los derechos que se reconocen al nasciturus están supeditados a que este nazca con vida y no menoscaban en forma alguna los derechos constitucionales de la mujer gestante a tomar decisiones sobre su embarazo”, lee la enmienda de Villafañe.

Limitaciones en medida

Asimismo, el nuevo código mantiene un lenguaje limitante para aquellas personas que deseen cambiar un cambio de género en el certificado de nacimiento. Dispone que estas personas, como por ejemplo los transgéneros, deberán acudir a los tribunales para que se haga una anotación al margen de la inscripción original del sexo de una persona. Sin embargo, se le añadió lenguaje que lee: “Nada de lo contenido en el documento debe menoscabar el proceso establecido actualmente en los casos de una solicitud para que se refleje un cambio de género en la certificación de nacimiento”.

Otra enmienda que se introdujo a la medida reconoce las uniones de hecho como una modalidad efectiva protegida por el Estado y que legalmente se reconoce para fines de adopción. No obstante, el proyecto nombra las uniones de hecho o de parejas que conviven como “pareja por relación de afectividad análoga a la conyugal”.

El senador independentista Juan Dalmau votó en contra de la pieza legislativa y repudió el trámite que le dio el Senado a esta. “Le voté en contra porque este código no tuvo una sola vista pública en el Senado y la idea esa de que basta con que la gente envié su opinión por correo es absurda”, expresó el legislador a EL VOCERO.

Indicó que la principal queja de los activistas y de las organizaciones es que la medida tiene un lenguaje ambiguo y que propicia al litigio. “En lo sustantivo también existe la preocupación de que el código mantiene un lenguaje prehistórico con respecto a los derechos de las personas, en particular con el lenguaje de familia, y no da paso a un lenguaje inclusivo respetando en todas sus dimensiones la identidad de género”, expresó.

El presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, argumentó que el proyecto “es totalmente consistente con todos los casos resueltos por el Tribunal Supremo de Estados Unidos. Punto. Sin quitarle derechos a nadie”.

“Puedo asegurar de manera categórica que aquí no hay ningún estipulado, ninguna discusión que esté reñida con la casuística ni con los derechos reconocidos ni para la mujer, ni para los homosexuales, ni para los cristianos, ni para nadie. Todos los derechos están siendo respetados. Como tiene que ser”, dijo.

Explicó que se acogieron enmiendas de algunos sectores, pero que algunas no pueden ser aprobadas porque “son inconsistentes” y admitió que “es probable que algo requiera revisión en el futuro”.

La representante novoprogresista María Milagros Charbonier, una de las autoras de la medida, adelantó ayer que le recomendará a la Cámara concurrir con las enmiendas del Senado.

El Vocero


VOLVER

Más notas sobre el tema