Repensar las propuestas de campaña – El Universo, Ecuador

353

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de NODAL. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Urge reactivar la productividad y el comercio, pero las autoridades tantean medidas que no involucren mucho riesgo para quienes salgan a laborar y los familiares que los esperan al regresar a casa, mientras la ciudadanía acumula preocupación y ansiedad debido a la parálisis económica.

Alrededor del mundo, los Gobiernos están siendo cuestionados respecto de su actuación en torno a la pandemia, si están haciendo un buen trabajo o no. Se discute el manejo de los sistemas de salud, la respuesta ante los numerosos contagios y muertes, la forma de llevar las estadísticas, las medidas de restricción, la manera de salir del confinamiento y cómo enfrentan la colateral debacle económica.

En ese trance, en Ecuador transcurren los días y se vencen plazos en temas que no esperan, como la organización de las elecciones presidenciales y legislativas del 2021, cuya primera vuelta está prevista para el 7 de febrero y en caso de haber segunda vuelta será el 11 de abril.

Los políticos con aspiraciones electorales tienen una difícil tarea por delante para promocionarse en la campaña prevista del 31 de diciembre de 2020 al 4 de febrero de 2021. La pandemia COVID-19 lo ha alterado todo. En tiempos de coronavirus, las necesidades de los electores han cambiado de manera sustancial. ¿Tendrán oportunidad de hallar propuestas que los atiendan con planteamientos concretos y realizables?

La gobernabilidad del Ecuador se avizora complicada no solo por la profunda crisis económica que será muy difícil de resolver, sino también por un probable segundo brote de la epidemia, que condiciona cualquier planificación y tendría incidencia directa en las ofertas de los candidatos y a su vez en lo que los electores podrían estar necesitando escuchar de estos.

No está el país en condiciones de perder más tiempo; políticos y electores deben tenerlo presente. Ahora más que nunca se requiere de claridad de pensamiento, eficiencia en las acciones y cero tolerancia a los inescrupulosos.

El Universo

Más notas sobre el tema