Venezuela: nuevas confesiones de mercenarios involucran a EEUU, Colombia y Guaidó en la incursión armada

85

Uno de los líderes de la incursión afirma que Goudreau y Guaidó se reunieron en la Casa Blanca para coordinar el ataque

El vicepresidente sectorial de Comunicación, Cultura y Turismo, Jorge Rodríguez, mostró este martes en un video la confesión de Antonio José Sequea, uno de los participantes en la llamada «Operación Gedeón» o intento de desembarco el pasado 3 de mayo para ejecutar un golpe de Estado contra el Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. Sequea confirmó la implicación de Estados Unidos en la frustrada incursión mercenaria.

Torres, también conocido como alias León, desertor de la Guardia Nacional Bolivariana, también fungió como segundo comandante de la operación paramilitar, que lideraba el también exoficial de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb), Clíver Alcalá, acción neutralizada por los órganos de inteligencia de Venezuela, el pasado mes de marzo. Alias León participó además en el fallido golpe de Estado del pasado 30 de abril del 2019, acción irregular en la que se fugó el prófugo de la justicia Leopoldo López, y lideró el parlamentario en desacato, Juan Guaidó.

Durante su alocución desde el Palacio de Miraflores, Rodríguez precisó que bajo confesión voluntaria Sequea señaló que el 2 de marzo, Jordan Goudreau, jefe de la empresa estadounidense Silvercorp USA, se reunió con Juan Guaidó en la Casa Blanca y que allí Guaidó fue ratificado como “jefe militar de la operación».

«A mediados de marzo, cuando viaja Guaidó de Colombia, que hace la gira que llega a EE.UU., Jordan Goudreau se distancia comunicacionalmente de nosotros. Pasamos un tiempo sin contacto telefónico, luego se vuelve a conectar y me informa que estaba en reunión con Guaidó en la Casa Blanca, que lo habían reafirmado nuevamente asesor militar para la salida del gobierno de Venezuela», afirma Sequea en la grabación.

De acuerdo con el capitán, esa noticia los alentó a seguir adelante con lo planeado. «Eso nos daba un poco más de fuerza, nos motivaba, ya que un año atrás nosotros veíamos a Jordan (Goudreau) detrás de la seguridad del presidente Trump y luego estaba asesorándonos a nosotros militarmente, eso nos daba, nos creaba la sensación de seguridad».

En ese sentido, Rodríguez señaló que el autoproclamado Presidente estaba planificando acciones terroristas contra Venezuela con el conocimiento del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el mandatario colombiano, Iván Duque.

«Teníamos comunicación continua (con Jordan Goudreau). Estaba en cuenta de todos los avances, él nos asesoraba cualquier novedad. Cualquier situación que se nos complicaba, él buscaba la forma de solucionarlas; él (Goudreau) nos mantenía informados de todos los procedimientos que fuese a hacer el Gobierno de EEUU. Por ejemplo, la última información que notificó fue el movimiento naval hacia el Caribe, hacia Aruba, Curazao y la semana siguiente se ejecutó tal cual lo describió», señala Sequea en su confesión, difundida a través de un video.

«Eso nos creaba la sensación de seguridad, de que estábamos protegidos y nos daba a entender que confiáramos en él, en su gobierno y en su jefe, que es el presidente de EEUU, Donald Trump. Que él (Trump) estaba al tanto de este procedimiento».

Simonovis encargado de la coordinación

Sequea también confirmó en su confesión que el prófugo de la justicia venezolana, Iván Simonovis, coordinó la incursión terrorista del pasado 3 de mayo.

En la confesión, Sequea señala que entre febrero y marzo recibió llamadas de un desconocido representante de Iván Simonovis, pidiendo que le reportara cualquier novedad. «Luego de 20 días, recibo una próxima llamada, él (Simonovis) me pide novedades de la operación, que todos estábamos en la lucha, que por sus limitaciones no podía. Días después, me manda un link de una foto con el presidente Donald Trump, en marzo en la Casa Blanca», señala Sequea.

La foto surgió de una reunión reseñada el 13 de febrero por el equipo de prensa de Guaidó, que detalló que el encuentro había servido «para adelantar sobre las próximas medidas» que pretendían ejecutar contra el gobierno venezolano.

En ese sentido, Rodríguez precisó que fue «en marzo que la Casa Blanca activó esta acción contra Venezuela; ya había ocurrido la reunión entre Donald Trump y Juan Guaidó, ya había ocurrido la reunión de Iván Duque y Trump». Señaló que Iván Duque seguramente informó de esta operacion que estaba transcurriendo en territorio colombiano, y se da la luz verde para que sea Iván Simonovis quien coordine la operación.

Simonovis es un excomisario condenado a 30 años de cárcel por «complicidad necesaria en la ejecución de homicidio calificado consumado» en las muertes de manifestantes, durante el golpe de Estado del 11 de abril de 2002 contra el entonces presidente Hugo Chávez. Escapó ilegalmente de prisión el 16 de mayo de 2019.

Narcotraficante colombiano «Doble Rueda» proporcionó logística

Sequea también confirmó que el narcotraficante colombiano Elkin López, alias «Doble Rueda», fue quien proporcionó toda la logística a la incursión armada.

“Cuando llegó el momento de trasladarnos de Ríohacha para la Alta Guajira, ‘El Maracucho’ nos enlaza, nos escribimos, nos reunimos y él nos explica cuál va a hacer el procedimiento de nuestro traslado. Él notifica e informa que hay otro grupo, en la zona, le notifica (a Doble Rueda) de nuestra estadía. Cuando llegamos al sitio donde duramos aproximadamente 40 días, todo se articulaba por medio de él, ya que tenía el control y tenía que estar en cuenta de todos los movimientos”, expresó Sequea en uno de los videos mostrados por Rodríguez.

El vicepresidente de comunicación venezolano explicó que el narcotraficante y agente de la DEA, José Socorro Hernández, alias «Pepero», también capturado, fue el coordinador de la acción contra Venezuela, junto a Doble Rueda. Del lado colombiano, Doble Rueda se encargó de la operación y del apoyo a los terroristas antes de salir a ejecutar el plan, y Pepero articuló en Venezuela, ambos enlazados por la DEA, subrayó el vicepresidente.

La DEA involucrada

En el material, Sequea detalló que a pocos kilómetros del centro de operaciones de Doble Rueda se ubica una centro de la oficina estadounidense de Administración para el Control de Drogas (DEA), en una “infraestructura fuera de lugar, en forma de hongo blanco”, aproximadamente a tres o cuatro kilómetros de distancia de la frontera con Venezuela, agregó.

Al respecto, el vicepresidente Rodríguez explicó que el mandatario neogranadino, Iván Duque, y la DEA utilizan el chantaje contra los narcotraficantes para buscar consolidar sus planes guerreristas contra Venezuela, y añadió que a Duque no le interesa perseguir a los narcotraficantes y a la DEA tampoco le importa que Doble Rueda esté libre.

«Pura hipocresía, Iván Duque, es una práctica común del gobierno de Colombia y de la DEA, el chantaje, los ponen a trabajar a su servicio, los reclutan para actuar contra el gobierno legítimo de Venezuela. Es palmaria el nivel de hipocresía de la llamada lucha antidrogas de la DEA y del gobierno de Colombia, es tremendo señalar que el país que más produce cocaína en el planeta junto el país que más consume cocaína, intentan señalar a Venezuela”, enfatizó el funcionario.

El pasado 23 de agosto del 2019, Duque afirmó que “tenía información de inteligencia de una estructura criminal llamada ‘La Silla’”, e instruyó “hacer visible a todos los criminales de esa estructura”. Ofreció recompensas para dar con su paradero y neutralizar dicho grupo. Sin embargo, Doble Rueda, líder del cartel y estructura a la que se refirió el presidente colombiano, permanece libre hasta ahora.

Por otra parte, el gobierno de Estados Unidos, a través de la DEA, solicitó el 14 de diciembre del pasado año la extradición de Doble Rueda, lo que resulta muy extraño pues, a pocos kilómetros de la hacienda del citado narco hay una base de operaciones del organismo antidrogas, según explicó Sequea en su testimonio. El vicepresidente explicó que la DEA chantajea a los narcotraficantes como forma de hacer que trabajen para ellos, permitiéndoles entonces permanecer en libertad o continuar siendo distribuidores en una zona dada.

Antonio José Sequea Torres fue uno de los paramilitares detenidos el pasado lunes 4 de mayo por los organismos de seguridad del Estado, involucrado en la incursión paramilitar que contó con el apoyo de Estados Unidos y Colombia, y que tenía como objetivo atacar las sedes del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) y el Palacio de Miraflores.

Alba Ciudad


Legisladores de EEUU exigen al gobierno de Trump “respuestas” sobre incursión en Venezuela

El Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara Baja del Congreso de Estados Unidos exigió el martes al gobierno de Donald Trump información sobre una fallida incursión marítima en Venezuela supuestamente para forzar la salida del mandatario Nicolás Maduro, por la que dos estadounidenses fueron imputados por “terrorismo”.

“El Congreso necesita respuestas, y las necesitamos ahora”, dijo el presidente del comité, Eliot Engel, en un hilo en Twitter en el que comparó lo ocurrido con “un mal episodio” de la serie de acción del agente de la CIA Jack Ryan.

“Pero no es para reírse. Cualquier cosa que retrase aún más una transición democrática es realmente desgarradora para el pueblo venezolano”, afirmó.

Maduro, cuya salida promueve Estados Unidos desde enero de 2019 por considerar fraudulenta su reelección, acusa al gobierno de Trump de estar detrás de una “invasión” llevada adelante entre el 3 y 4 de mayo por “mercenarios” que planeaban sacarlo del poder.

La frustrada operación ha dejado 45 detenidos, entre ellos los militares retirados estadounidenses Luke Alexander Denman y Airan Berry, según Maduro “miembros de la seguridad” de Trump, e inculpados el viernes por la justicia venezolana de “terrorismo” y “conspiración con gobierno extranjero”, específicamente Estados Unidos y Colombia.

Engel, del opositor partido Demócrata, dijo que el comité que él preside pidió el 5 de mayo al Departamento de Estado “una sesión informativa inmediata” sobre lo sucedido, pero sigue sin recibir las explicaciones solicitadas.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, “dice que Estados Unidos no tuvo una ‘participación directa’ en la redada de Venezuela. Afirma que Estados Unidos no ‘dirigió’, ‘guió’ o “lideró” el intento fallido, pero no ha proporcionado más detalles”, dijo Engel.

Señaló que el Congreso debe saber si hubo violación de leyes estadounidenses y si el gobierno de Trump conocía el presunto complot.

También demandó saber si el equipo militar utilizado fue adquirido a una compañía estadounidense, ya que esto requeriría un permiso para ser sacado de Estados Unidos.

Además, exigió datos “sobre todos y cada uno de los contratistas de seguridad privada que sostuvieron reuniones en Estados Unidos relacionadas con una posible incursión en Venezuela” y sobre “si la Administración Trump estaba al tanto de estas interacciones”.

Según Caracas, el ex boina verde del ejército estadounidense Jordan Goudreau, fundador de la empresa de seguridad con sede en Miami Silvercorp USA, fue contratado para esta incursión por el líder opositor y jefe parlamentario venezolano Juan Guaidó, a quien Estados Unidos y Colombia, entre 60 países, reconocen como presidente interino.

Guaidó niega su relación con Silvercorp, y la Administración Trump calificó las acusaciones de “melodrama”.

La fiscalía venezolana pidió la captura internacional de Goudreau, y de dos venezolanos residentes en Estados Unidos, Juan José Rendón y Sergio Vergara, quienes el lunes renunciaron a sus cargos como colaboradores de Guaidó.

Engel dijo que “cuanto antes” responda el gobierno de Trump, “mejor”.

“Debemos llegar al fondo de lo sucedido y volver al crucial asunto de apoyar las aspiraciones democráticas del pueblo venezolano”, señaló.

Engel aseguró en febrero de 2019 que el Congreso de Estados Unidos no apoyaría una intervención militar en Venezuela.

La Nación


Hilo de tweets del Comité de la Cámara responsable de la legislación y supervisión de la política exterior de EEUU


Juan Guaidó: “Hoy salir de Maduro es un asunto de vida o muerte”

Juan Guaidó, reconocido como presidente encargado de Venezuela por casi 60 países, la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Asamblea Nacional (AN) de su país, dijo la noche de este martes que lograr la salida del poder del gobernante en disputa Nicolás Maduro “es un asunto de vida o muerte”, luego de que el sucesor de Hugo Chávez anunciara otra extensión de 30 días de la cuarentena por la pandemia.

“Hoy salir de Maduro es un asunto de vida o muerte. Es fundamental unirnos y, en medio de esta cuarentena del hambre, reactivarnos, innovar y encontrar maneras para expresar el descontento de todo nuestro país y presionar por la solución”, escribió Guaidó en su cuenta en la red social Twitter.

Guaidó recordó que en “otros países” se ha otorgado a los ciudadanos y al sector privado “un apoyo suficiente para sobrevivir esto” y consideró que en Venezuela “hay que hacer lo mismo”.

En función de esto, aseguró que si se conformara un Gobierno de Emergencia Nacional “sin Maduro en el poder” como lo ha planteado en reiteradas oportunidades, podría asignarse “al menos” USD 100 “a cada familia” durante la pandemia, “como lo haremos con el sector salud”.

Sumarium


Colombia | Retiran a 14 miembros de la Armada por caso de lanchas que se llevó la corriente

El incidente de las tres lanchas de la Armada de Colombia que fueron encontradas por la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) en el estado Bolívar, en Venezuela, ya genera las primeras consecuencias.

El comandante de la Armada de Colombia, Evelio Ramírez, anunció este martes el retiro de 14 miembros del Batallón de Infantería número 51 por este suceso.

La Armada colombiana había señalado en un comunicado que los vehículos navales, modelo Boston Wheeler, y en los que había ametralladoras calibre .50 y M60, fueron llevados por la corriente y por eso terminaron en territorio venezolano.

“Se encontraron fallas en la responsabilidad de mando, planeamiento, control y supervisión” por cuenta de un coronel de infantería de Marina, comandante del Batallón de Infantería número 51 y un capitán de Infantería que se desempeñaba como jefe de operaciones, explicó Ramírez.

Un coronel, un capitán, tres suboficiales y nueve infantes fueron retirados de la Armada, según explicó el comandante, y se producen “como consecuencia de los hechos ocurridos”, ya que “el lugar donde fueron asegurados los botes no cumplía con las condiciones de estabilidad del terreno y amarres seguros”.

Ramírez señaló que “estos botes no pueden estar juntos por capacidad de supervivencia”.

El comandante manifestó que “las autoridades colombianas insistirán hasta la saciedad” para que Venezuela “regrese los botes”, pues cada uno de ellos está avaluado en más de 170 millones de pesos (44.000 dólares aproximadamente), “sin incluir el armamento a bordo”.

Dentro de las embarcaciones había ametralladoras calibre .50 y M60, más sus respectivas municiones.

Nicolás Maduro había dicho que la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) tiene en su poder las embarcaciones y que está dispuesto a devolverlas a Colombia, junto con el armamento, si el presidente Iván Duque hace la solicitud formal.

Semana

Más notas sobre el tema