Argentina | Por qué y para qué una gerencia de género en el Banco Central – Por María del Pilar Wolffelt

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Por qué y para qué una gerencia de género en el Banco Central

Por María del Pilar Wolffelt

En América Latina hay 304 millones de mujeres que no tienen cuenta bancaria propia, según datos del Banco de Desarrollo de la región (CAF). Y la Argentina no es una excepción a esta situación: “La diferencia a favor de los varones es de casi 2 millones”, apunta Claudia Berger, directora del Banco Central, y señala que eso se da inclusive con la particularidad de que “la mayoría de los beneficiarios de las Asignaciones Universales por Hijo (AUH) son mujeres”. “Lo mismo pasa con el crédito, hay acceso desigual por falta de bancarización”, agrega.

Betina Stein, también integrante del Directorio de la entidad, apunta que “la menor inclusión financiera de la mujer respecto del hombre está muy relacionada con su situación laboral, pero en realidad tiene un origen multicausal”. Según su visión, en la pobreza existe una sub-pobreza porque las integrantes del sexo femenino suelen tener menos dinero que los varones.

Esto está relacionado a que muchas mujeres no tienen autonomía económica y sus trabajos como educadoras y jefas de familia suelen ser poco valorados. “Eso hace que no se haga visible su rol y que quede ignorada esa parte de la pobreza”, sostiene la funcionaria.

Cartas en el asunto

Ante esta situación, el Directorio del BCRA creó la Gerencia de Promoción de Políticas de Género, Resguardo del Respeto y Convivencia Laboral, que depende directamente de la presidencia de la institución. La tarea quedó a cargo de Celeste Perosino, una antropóloga con larga experiencia en materia de derechos humanos y trata de personas.

Y con una particular historia laboral dentro del propio Banco Central.

“La elección de Celeste no es casual. Ella fue subgerenta de Derechos Humanos en el Banco Central, a cargo de investigar la pata económica de la dictadura. Luego, fue despedida por Federico Sturzenegger cuando presidió el banco. Por reclamo de los empleados la tuvo que restituir en el cargo, pero cuando se calmó la situación, la echó nuevamente. Ahora, vuelve como gerenta de Género de la entidad”, comenta Stein.

Las dos directoras, que trabajaron codo a codo en la puesta en marcha de la nueva gerencia, destacan el apoyo de la actual gestión del Central. Y cuentan que en cuanto asumieron sus puestos, se conectaron con ellas representantes de la Comisión Gremial y un Grupo de Mujeres Autoconvocadas del banco junto con varias empleadas y les plantearon la necesidad de contar con un área específica para atender las problemáticas de género dentro del sistema financiero.
Otras desigualdades

El menor acceso de las mujeres a los productos financieros en su rol de clientes no es la única desigualdad. También están en desventaja en cuanto a la participación como trabajadoras en las entidades.

En el propio Banco Central, por ejemplo, las mujeres ocupan el 48% de los puestos de coordinación, jefes y subgerentes; pero el porcentaje se reduce al 24% en los puestos que administran la entidad y al 17% en el directorio (justamente, Stein y Berger son las únicas directoras).

“A medida que va subiendo la escala de jerarquía, el nivel de participación de las mujeres va bajando y esto se replica en casi todas las entidades”, explica Stein. El fundamento no parece ser el nivel de formación, un punto en el que la situación es pareja dado que el 29% de los hombres y el 29% de las mujeres tienen nivel universitario.

Que haya dos directoras en el BCRA suena a poco, pero es la primera vez que hay dos mujeres en el directorio del regulador. Los casos anteriores fueron el de Verónica Rappoport y, en la presidencia de la entidad, el de Mercedes Marcó del Pont. Pero no hubo mucho más espacio para la mujer en el mando del regulador financiero.
Los objetivos

Entre los principales objetivos de la nueva gerencia estarán el de promover, desarrollar e implementar políticas respetuosas de los derechos, géneros, diversidad e igualdad dentro de la organización y del sistema financiero en general.

“La gerencia delineará nuevas normas en materia de género e inclusión, que se verán reflejadas en cambios en la realidad del sector. Los ejes claros en los que se enfocará son la inclusión de la mujer y de otros colectivos de género dentro del sistema financiero, como usuario final y dentro de puestos de trabajo y el fomento del respeto a la diversidad y a la elección sexual”, amplía Stein.

Sobre la base de estas necesidades, el área debe asesorar al resto de las entidades financieras en estos temas y apuntalar todo lo que tenga que ver con capacitación, información, cursos y elementos sencillos para las mujeres e integrantes del colectivo LQGTB en situación de pobreza.

“También pondrá foco en los casos de violencia que puedan existir dentro del sector financiero y la visibilización de algunos sectores respecto de la bancarización, porque creemos que la pandemia del coronavirus dejó al descubierto los déficits de educación e información financiera que existen en los sectores más vulnerables, como la tercera edad”, agrega Berger.

Una de las primeras asignaturas a abordar es la elaboración de un protocolo de actuación ante eventuales casos de violencia laboral en el sistema financiero en general y en el BCRA en particular y no descartan que desarrolle alguna reglamentación de cupo femenino en los directorios de las entidades.

Entre sus objetivos está también que la propia iniciativa de crear un área con estos objetivos sea imitada por otras entidades en el mediano plazo, tal como ya viene sucediendo en algunos bancos públicos. Los número reflejan que la inclusión y promoción de los derechos de la mujer y los colectivos sexuales siguen siendo una asignatura pendiente dentro del sistema financiero que deberán abordar sus actores para estar a la altura de los tiempos que corren y del ritmo que les marca su regulador.

Cronista


VOLVER