Bolivia | Andrónico Rodríguez, candidato a senador: “Vamos a una campaña política sin precedentes con la pandemia y sin Evo”

582

Entrevista a Andrónico Rodríguez candidato a Senador y líder Cocalero

Por Luca Guillén, de la redacción de NODAL

Andrónico Rodríguez, quienes muchos han señalado como el sucesor de Evo Morales, es un joven líder cocalero, vicepresidente de las Seis Federaciones Cocaleras del Trópico de Cochabamba y candidato al Senado Plurinacional en las elecciones que deberían realizarse el 6 de septiembre. Rodríguez fue uno de los productores que emprendió una campaña solidaria de distribución de más de 5.500 toneladas de alimentos para quienes no tuvieran comida por el confinamiento social. Desde NODAL, lo entrevistamos para conocer su mirada sobre la gestión del gobierno de facto de Jeanine Áñez y la campaña del MAS en medio de la pandemia.

¿Cómo se desarrolla la cuarentena en la región de Cochabamba?

Las primeras disposiciones fueron de parte de la gobernación de Cochabamba junto a los municipios de entrar a cuarentena con restricción de actividades como el transporte público interprovincial, los mercados, y actos masivos. Después el gobierno de facto, a través de un decreto supremo dispuso cuarentena total a nivel nacional con fuerte contingente policial y militar en las calles para su cumplimiento. Antes de cumplir la cuarentena de 14 días, declaró la emergencia sanitaria. Por el bien de todos, y para precautelar la salud pública considerando que primero es la vida y la salud, nosotros también acatamos la cuarentena. Hemos procedido con la concientización, desinfectación de lugares públicos como acciones preventivas. Se ha visto cierto grado de cumplimiento a la cuarentena, principalmente a las primeras disposiciones, pero no falta también la desobediencia de parte de algunos compatriotas.

¿Cómo fue la situación de las personas de la economía informal que no tienen empleo o suspendieron sus actividades por la cuarentena?

Esta población se vio muy afectada, son los que trabajan en el día y comen. Si no trabajan no comen, lamentablemente es la realidad de muchas familias. Y la cuarentena les llegó para quitarles el derecho a la alimentación. Entonces, aquí hemos identificado dos problemas, las familias con muy escasos recursos tienen que luchar contra la pandemia pero también tienen que batallar contra el hambre. El gobierno dispuso algunos bonos que no fueron suficientes y nosotros como productores del trópico de Cochabamba hemos emprendido una campaña solidaria de recolección de alimentos, principalmente de frutas para ayudar a esas personas que más necesitan. Llegamos a 7 de los 9 departamentos de Bolivia, con más de 5.500 toneladas de productos. No hemos logrado llegar a todos pero hemos hecho algo por nuestros hermanos y si hemos llevado alimento fue para que las familias aguanten la cuarentena y no salgan a las calles por hambre y puedan contraer contagios de coronavirus. Sin embargo, se prolongó la cuarentena y la cosa se puso insostenible. Cuando la gente, como pueda, apenas seguía aguantando la cuarentena seguía en ascenso los niveles de contagios en todo el país. Entonces la gente salió nomás a las calles con movilizaciones y bloqueos esporádicos en diferentes sectores de Bolivia. Y el gobierno de facto lo único que hacía era culpar al MAS y a los dirigentes que somos parte del Movimiento al Socialismo.

¿Cuál fue el conflicto con la repartición de frutas y verduras a pobladores?

Si bien hemos tenidos algunos altercados al momento de distribuir las frutas, fue por la incomprensión e intolerancia de algunos efectivos del orden. Pero aquí hay algo más grave, el gobierno lo tomó como una venganza política contra nosotros. Seguramente viendo los impactos positivos y la aceptación de la población a nuestra ayuda solidaria, empezó a arremeter con todo en contra de nosotros criminalizando la ayuda solidaria y con algunas detenciones y procesos penales, supuestamente, por “atentar contra la salud”

¿Qué balance haces de la gestión del gobierno de facto?

No porque seamos contrarios a este gobierno de facto para nosotros todo está mal. Es que está más que evidente, nada está bien como ellos quisieran. Primero, no lograron en el menor tiempo posible elecciones democráticas, tuvieron suficiente tiempo hasta antes de la pandemia pero no lo hicieron. Segundo, empezaron a tocar temas de fondo del Estado, si son gobierno transitorio no es su atribución cambiar casi todos los servidores públicos de todo el aparato estatal. Cambiar el modelo económico, someterse al  Fondo Monetario Internacional, tocar contratos petroleros, reducir ministerios, crear cargos innecesarios, etc. ¿Qué lograron con todo esto? solo nepotismo, corrupción y más corrupción. Es una verdad que se está discutiendo todos los días mediáticamente en Bolivia. Tercero, total fracaso en el manejo de la crisis sanitaria en Bolivia. Primero declaran cuarentena total y después emergencia sanitaria, todos pensábamos que el gobierno se iba a preparar y organizar en un plan de contingencia post-cuarentena en equipamientos vitales, en adquirir respiradores, y laboratorios a las regiones donde realmente hacen falta. Es decir, todo un plan de trabajo mancomunado y acciones conjuntas entre todos los niveles de gobierno nacional, departamental y municipal. ¿A la fecha qué tenemos? nada, más bien roban en plena crisis sanitaria comprando respiradores básicos con sobreprecios muy elevados, generaron más molestia a la gente porque había militares y policías en las calles haciendo uso y abuso de poder. Ministros que salen, en vez de concientizar, a amenazar con cárcel a aquel que sale a la calle por hambre o por levantar la voz por sus derechos. Ahora, siendo insostenible el manejo de la crisis sanitaria, el gobierno de facto deslinda su responsabilidad y le echa toda la responsabilidad a los gobiernos departamentales y municipales sin suficientes recursos. Como verán, el gobierno en Bolivia opta por la política de sálvese quién pueda, pareciera que el gobierno lo que quiere más bien es más contagiados y más muertos porque es la única manera para justificar su prorroguismo.

¿Cómo ve a al MAS de cara a las elecciones del 6 de septiembre?

Como siempre, fortalecido, la unidad frente a la adversidad es lo que caracteriza al Movimiento al Socialismo. Somos una organización política construida sobre las bases sociales, sin duda vamos a afrontar una campaña política sin precedentes porque nada va a ser lo mismo con la pandemia y sin Evo, pero optimistas. Ahora ya habiendo una fecha para los comicios generales, el MAS se perfila como vencedor en todas las encuestas, sabemos que no va a ser nada fácil, sin dudas. Por eso estamos convencidos que tenemos que trabajar bastante, aún en el buen número de porcentaje de indecisos que tenemos. Después de un momento difícil, y ante un contexto político adverso, el MAS IPCP está encarando un proceso de adaptación que puede entenderse como un retorno a sus orígenes, puesto que las organizaciones sociales del pacto de unidad asumen la conducción de la resistencia al gobierno de facto y fueron también los protagonistas en la definición del binomio. Con ciertas dificultades y debilidades porque es parte de la democracia interna y esto no es división dentro del MAS.


VOLVER
Más notas sobre el tema