Bolivia: el gobierno de facto busca aprobar créditos del FMI, BID y Banco de las Américas

141

El Gobierno solo apuesta a los créditos internacionales para afrontar al COVID-19

El Gobierno solo apuesta a los créditos internacionales para hacer frente al nuevo coronavirus y sus efectos y no hay por el momento un plan B para ese efecto.

Se considera “atado de manos” porque la Asamblea Legislativa dominada por el Movimiento Al Socialismo (MAS) ha bloqueado las leyes que aprueban ese tipo de fondos.

El viceministro de Tesoro y Crédito Público, Carlos Schlink, afirmó que “es la única forma de poder gestionar recursos” frente a una economía prácticamente paralizada y porque al ser un gobierno de transición no puede hacer “reformas estructurales”.

“Vamos a seguir por la línea de buscar créditos; en la parte técnica, no se pueden hacer reformas estructurales, no es la misión del gobierno actual”, añadió.

Por eso ha cuestionado al frente opositor de frenar el martes la aprobación del crédito de $us 327 millones del Fondo Monetario Internacional (FMI) en una comisión del Legislativo.

“Si no nos aprueban los créditos es evidente que nos atan de manos y eso es lo que quiere el MAS, quiere ahogar al Gobierno para que no se dispongan recursos y no podamos brindar atención a población”, dijo Schlink en una entrevista en la red Unitel.

La presidente de la Comisión de Planificación de la Cámara de Diputados, Otilia Choque, explicó que el proyecto de ley fue rechazado porque no contaba con parte de la documentación, entre ellas el contrato de crédito, las condiciones de financiamiento, las garantías, un informe sobre si el Gobierno tiene capacidad de endeudamiento y pago, otro sobre la tasa de interés, el plazo y otros.

Schlink rechazó esas aseveraciones y dijo que la documentación está en orden. Así, ha criticado que solo un crédito financiado por el Banco de Italia haya sido el único aprobado por el MAS, mientras que los otros siguen en trámite pese a la emergencia.

Bolivia acudió —detalló Schlink— a cinco organismos internacionales para acceder a $us 1.700 millones con el fin de financiar la lucha contra la pandemia que a la fecha cifra cerca de 20.000 contagios en el país.

Entre ellos están los $us 450 millones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), los $us 350 millones de la Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), los $us 370 millones del Banco Mundial (BM) y los 100 millones de euros (unos $us 112,3 millones) aprobados por Francia.

“Sin créditos no podemos apoyar al pago de salarios de las Pymes, no podemos comprar insumos de bioseguridad, compra de equipos, no podemos traspasar el pago a los hospitales de tercer nivel, contratar a los médicos; sin esos créditos no vamos a poder realizar todas estas acciones que van de la mano de la mano de la pandemia”, afirmó Schlink.

Explicó que los créditos del Banco Central de Bolivia (BCB) son a corto plazo y de liquidez en tanto se desembolsen los préstamos internacionales.

Por eso apeló a la buena voluntad de los legisladores del MAS para allanar su uso. En el caso del crédito del FMI, el desembolso ya fue ejecutado a fines de abril, pero por ese trámite legal los recursos siguen en caja.

Nuevo crédito con el FMI

Es más, el Gobierno ya gestiona un segundo préstamo con ese organismo internacional e incluso ya hay cartas de intenciones para ese fin.

“No recuerdo el monto, pero sí hay cartas de intenciones”, reveló el Viceministro.

“Sin recursos cada vez nos estamos ahogando más porque al MAS no le interesa salvar vidas, atender a la población, y vamos a tener la situación más complicada tanto en el ámbito de la salud, como en el ámbito económico”, lamentó Schlink.

La Razón


Gobierno asegura que fondos del FMI son urgentes y aprueba otros dos créditos por $us 800 millones

El ministro de Desarrollo Productivo, Óscar Ortiz, aseguró hoy que el crédito de 327 millones de dólares que aprobó el Fondo Monetario Internacional (FMI), para que Bolivia luche contra la Covid-19 (coronavirus), es urgente.

“Se requieren financiamientos extraordinarios y (el crédito del FMI) no está sujeto a ninguna condición, un Estado que difirió el cobro de impuestos requiere financiar su funcionamiento en condiciones blandas para el país (…). Estos recursos y estas leyes se necesitan con carácter de urgencia”, afirmó.

Por otro lado, Ortiz informó que el Gabinete aprobó otros dos créditos destinados a superar el impacto económico negativo de la pandemia. Uno con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por 450 millones de dólares y otro ante la CAF-Banco de las Américas por 350 millones de dólares. Ambos deben ser aprobados por la Asamblea.

Ayer, la Comisión de Planificación de la Cámara de Diputados, rechazó el proyecto de ley para el crédito de 327 millones de dólares. Ortiz pidió a la Asamblea Legislativa, conformada en su mayoría por parlamentarios del Movimiento Al Socialismo (MAS), no asfixiar económicamente al país.

Ortiz informó que con estos nuevos créditos, la Asamblea tiene 1.500 millones de dólares en préstamos por aprobar. “Hay créditos paralizados incluso para realizar obras de saneamiento a nivel municipal”, indicó.

El argumento para rechazar el crédito del FMI por 327 millones de dólares fue la falta de documentación. La presidenta de la comisión, Otilia Choque (MAS), aseveró que el Gobierno no adjuntó al proyecto de ley el contrato de crédito, condiciones de financiamiento, garantías, si hay la capacidad de endeudamiento y pago, informe de la tasa de interés, a cuántos años es el crédito, entre otras observaciones.

Finalmente, Ortiz indicó también que se aprobó un decreto que habilita, a través del Banco de Desarrollo Productivo (BDP), 500 millones de bolivianos que va a permitir a las instituciones financieras dar créditos a micro empresas.

Asimismo, se aprobó otro decreto que permite actualizar la normativa de internación temporal para las importaciones y permitir a industrias importan insumos que tiene el país.

Los Tiempos


Copa responde a Áñez: “Póngase la mano en el corazón y cumpla con el único mandato que le fue encomendado”

La presidenta del Senado, Eva Copa, respondió este miércoles al pedido que le realizó la mandataria Jeanine Áñez, sobre la ley que fija las elecciones generales para el 6 de septiembre. Mediante una nota de nueve puntos, la legisladora del MAS le pide a la jefa de Estado cumplir con el único mandato que le fue encomendado.

“Le pido que se ponga la mano en el corazón y cumpla con el único mandato que le fue encomendado, viabilice las elecciones y apoye al TSE en la realización de los comicios con todas las medidas de bioseguridad”, invoca en su comunicación la titular de la Cámara Alta.

La presidenta Áñez había requerido a Copa un fundamento científico como condición para promulgar la ley que fue sancionada por el Legislativo, que establece una nueva postergación del plazo para organizar el sufragio hasta el primer domingo del noveno mes del año.

Sin embargo, en la víspera, Áñez planteó diferir por uno o dos meses más la votación, enfatizando que es necesario precautelar la salud de la población en medio de la pandemia por coronavirus, que ya registra casi 20.000 casos en todo el territorio nacional.

La respuesta de Copa:

Copa recuerda a la presidenta Áñez que el proyecto normativo fue remitido por el TSE, en base a un acuerdo político con todos los partidos, incluida la alianza ‘Juntos’, de la mandataria, ratificando la necesidad de acudir a las urnas para constituir un Gobierno electo que enfrente la contingencia sanitaria.

En su carta, la titular del Senado solicita un informe sobre los “miles de millones de dólares” de donaciones y créditos a los que accedió el Estado ante la crisis por el Covid-19. “Su único propósito era convocar a elecciones. ¿Lo entiende? No tenía ningún otro propósito”, enfatiza la nota.

Además, ratifica una advertencia: “De no promulgar la ley que le fue remitida, solamente estaría adelantando la realización de los comicios al 2 de agosto de 2020, como establece la Ley 1297, del 30 de abril”.

Esta mañana, el ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, consultado sobre la promulgación de la ley, dijo que seguían esperando la respuesta de Copa sobre el estudio científico y médico que respalde la convocatoria a elecciones el 6 de septiembre, a tiempo de advertir un “cálculo político” en la presión que se ejerce desde la Asamblea.

El Deber


Romero descarta mover la fecha de los comicios y considera ‘importante’ promulgar la ley

El presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Salvador Romero, descartó que se pueda volver a mover la fecha de los comicios generales, prevista hasta el 6 de septiembre, y consideró “importante que la ley de elecciones pueda ser promulgada por el (Órgano) Ejecutivo».

La reacción surge luego que la presidenta Jeanine Áñez haya planteado ayer que se pueda diferir la fecha las justas nacionales por uno o dos meses, es decir, hasta noviembre de este año para evitar contagios por coronavirus.

Según Romero, en entrevista con RTP, la promulgación de la ley -propuesta por el TSE- le dará “certeza” al país para elegir a las nuevas autoridades aún en medio de la pandemia del coronavirus con las altas cantidades de contagios.

“Creo que es importante que se pueda promulgar la ley, que se le dé certeza al país sobre el horizonte electoral. La elección para renovar las autoridades en el poder Ejecutivo, en el poder Legislativo, es crucial para el futuro democrático de Bolivia y esta es una ley que puede generar ese escenario de certeza”, dijo.

De esa manera, aseguró que los vocales se encuentran trabajando en crear protocolos y condiciones que se implementarán en la jornada de votación para que no se ponga en riesgo la salud de la población.

Áñez consideró que no le parece responsable no tener “elementos suficientes” que permitan saber si ese día de la elección no habrá riesgo de contagio.

“Es posible llevar adelante y de manera simultánea la protección de los derechos vinculados a la salud y el ejercicio de los derechos políticos. Bolivia no es el único país que está realizando elecciones en estas circunstancias difíciles”, sostuvo Romero.

Entre las novedades que se implementarán para el 6 de septiembre el Presidente del TSE anticipó que se incrementará el número de recintos de votación para evitar las aglomeraciones.

La ley de elecciones fue sancionada por el Senado el 9 de junio, Áñez dijo que la iba a sancionar pero después pidió a la presidenta de la Cámara Alta, Eva Copa, el informe médico y epidemiológico que se utilizó para fijar la fecha de las elecciones generales el 6 de septiembre.

La Razón


VOLVER
Más notas sobre el tema