Bolivia: médicos alertan que al menos 20 de 34 hospitales están colapsados y sin personal

20 de 34 hospitales de tercer nivel están colapsados y sin personal

Los 32 mil casos y más de un millar de muertos por Covid-19 han puesto en terapia intensiva al sistema de salud de Bolivia. Los hospitales centinela y de referencia de tercer nivel han colapsado por la gran cantidad de personas infectadas por el virus, pero además la afectación ha llegado a otros centros de salud que no estaban destinados para combatir el coronavirus.

Según dirigentes médicos y de trabajadores de salud, al menos 20 de los 34 hospitales de tercer nivel del país colapsaron, algunos incluso cerraron sus puertas a la atención externa debido al contagio de coronavirus de hasta la mitad del personal médico, la falta de insumos de bioseguridad y falta de equipamiento, entre otras razones.

La situación se agrava por la falta de personal sanitario y el número de trabajadores de salud contagiados.

“Por encima de 300 colegas que se han contagiado con coronavirus y no queda otra que hacer una desinfección de alto nivel y cerrar por un par de días, además de reemplazar a los colegas con otros colegas, por lo que hay la necesidad de más contratos, ítems”, explica el ejecutivo del Sindicato de Ramas Médicas de Salud (Sirmes), Fernando Romero.

En los últimos días se supo del cierre de algunos centros hospitalarios por diversas situaciones, entre ellas contagio de personal de salud y falta de espacio.

El Viedma, en Cochabamba, determinó cerrar sus puertas porque al menos 90 trabajadores tuvieron contacto con pacientes positivos que fueron atendidos en salas comunes al dar inicialmente negativo.

El Hospital del Tórax, en La Paz, definió cerrar sus puertas hasta que existan condiciones necesarias de bioseguridad, tras la confirmación de ocho casos, siete médicos y una enfermera, que dieron positivo.

El Boliviano Holandés, en El Alto, suspendió las consultas externas luego de confirmarse 36 contagios en el personal sanitario.

El Hospital de Clínicas, en La Paz, informó que, debido “al incremento de personas infectadas”, se suspenden las “consultas ambulatorias” hasta nuevo aviso.

El Hospital del Niño, de La Paz, también suspendió las consultas externas y reforzó el área de emergencias para “precautelar la seguridad” de los pacientes y del personal sanitario.

A decir de representantes de los trabajadores en salud, pese a la alerta nacional, se habilitaron los centros centinela y de referencia con carencia de equipos, insumos y personal.

Se designaron 24 hospitales para atención inmediata de pacientes con Covid-19 de los 41 definidos a nivel nacional, además de plantear la dotación de 769 nuevas camas, para llegar a 1.579.

Los hospitales para Covid-19 que se implementaron por departamento están distribuidos de la siguiente manera: Pando (1), Chuquisaca (3), Beni (7), Cochabamba (3), La Paz (2), Tarija (4), Oruro (1), Potosí (1) y Santa Cruz (2).

“Hubo un error de planificación: el Gobierno pensó que sólo los hospitales Covid-19 iban a atender a los pacientes, pero eso no fue así; éstos fueron rebasados y a la población no le quedó otra que ir a los otros hospitales, como por ejemplo el Hospital de la Mujer, de La Paz, que llegan mujeres embarazadas con coronavirus, y llamas a los hospitales centinelas y no hay camas”, dijo Romero.

El presidente de la Sociedad Boliviana de Medicina Crítica y terapia intensiva, Adrián Ávila, que estuvo de voluntario en el oriente boliviano, refirió la situación delicada de los hospitales, rebasados por la gran cantidad de enfermos con coronavirus.

Por ejemplo, ante el colapso en Santa Cruz, se definió abrir el Hospital de Montero —la provincia cruceña con más infectados—, situación que se logró concretar después de una pugna política y divergencias con la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP).

En pasados días se conoció desde Cobija, Pando, el colapso del hospital Roberto Galindo, al igual que el centro centinela Perla del Acre. Paralelamente, se informó sobre 20 bajas en el área de enfermería, 22 auxiliares, cinco técnicos en laboratorio, cuatro médicos, dos bioquímicas y un odontólogo.

Ante la situación delicada, se determinó habilitar el aún no inaugurado hospital de tercer nivel Hernán Messuti, con 20 camas de terapia intensiva, pero faltan médicos, camilleros y otros.

En Potosí, sólo se tiene un hospital de tercer nivel, el Daniel Bracamonte, que fue construido a mediados del siglo pasado. Según el director de ese hospital, Ricardo Quisbert, ya se hizo la solicitud de más personal para el nosocomio, pero se está a la espera de una respuesta. Dijo que ocho profesionales de salud están contagiados con coronavirus y 60 miembros del personal fueron aislados por sospecha.

En Oruro, hay dos hospitales públicos de tercer nivel: el San Juan de Dios y el Oruro-Corea. El primero tiene su más de 200 camas totalmente ocupadas y el segundo está al límite de su capacidad.

En Santa Cruz, los hospitales de tercer nivel Boliviano Japonés, el San Juan de Dios, el Hospital de Niños Mario Ortis y la maternidad Percy Boland están al límite de su capacidad y hay más de 100 miembros del personal de salud con coronavirus y un número similar con aislamiento por sospecha, además de 10 fallecidos, indicó el Colegio Médico de esa región.

El hospital de tercer nivel de Tarija, San Juan de Dios; el de Montero, recién inaugurado, el San Pedro Claver; el de Sucre, y el de Cobija, Hernán Messuti, también recientemente habilitado, aún no han colapsado, pero están al límite. Otros centros de tercer nivel que no han colapsado, porque no son para Covid-19, son los oncológicos de Santa Cruz y Sucre, y los laboratorios Inlasa y Cenetrop, entre otros.

En criterio del Colegio Médico de Bolivia, la Sociedad de Medicina Crítica y Terapia Intensiva, el Sirmes y el Fesirmes, el colapso del precario sistema de salud se iba a dar tarde o temprano, porque la salud no fue una prioridad para las diferentes gestiones gubernamentales.

“Las necesidades de los hospitales son las mismas en su mayoría. Estamos hablando de médicos, insumos, equipamiento de las UTI, equipos de protección”, señala Cleto Cáceres, presidente del Colegio Médico de Bolivia.

El Presidente de la Sociedad de Intensivistas de Bolivia refirió que el equipamiento mínimo de una UTI contempla cinco elementos: bombas de infusión, monitor multiparamétrico, ventilador mecánico, cama y tanque de oxígeno.

Otro parámetro utilizado para medir la cantidad de camas críticas en una población es el establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que señala que por cada 10 mil habitantes debe haber una para pacientes críticos.

De acuerdo a este parámetro, Chuquisaca debería contar con 63 unidades de terapia intensiva; La Paz, con 285; Cochabamba, 200; Oruro, 55; Potosí, 90; Tarija, 58; Santa Cruz, 310; Beni, 48, y Pando, 15.

“Entonces, Bolivia debería tener como mínimo 1.160, pero no es así y en resumen siempre anda colapsados los hospitales”, explicó Ávila.

OMS DICE QUE 5% LLEGARÁ A LAS UTI

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 80% se recuperará dentro del domicilio, el 15% tendrá problemas en su salud y requerirá internación en los hospitales y sólo el 5% necesitará de una Unidad de Terapia Intensiva (UTI). Pero el déficit de camas en UTI es latente en el país.

La OMS informó que al menos el 10% del total de las camas de un hospital deben destinarse para cuidados intensivos. Por ejemplo, el Hospital de Clínicas de la ciudad de La Paz por lo menos debería tener 40 camas de UTI por las 400 de internación que cuenta, “pero simplemente tiene tres”, explicó el dirigente de Sirmes La Paz, Fernando Romero.

PROYECCIÓN DE SALUD SUPERADA

Desde la llegada del coronavirus al país, el Gobierno informó que en todo el país se estaban implementando 252 camas de aislamiento para atender a pacientes con coronavirus y 35 de Unidad de Terapia Intensiva (UTI).

En su oportunidad, el Ministerio de Salud informó que estos cupos se dispusieron para la contención de la enfermedad en la segunda fase, que es la intrahospitalaria.

El entonces ministro de Salud, Aníbal Cruz, explicó que en el departamento de La Paz hay cuatro nosocomios con salas de aislamiento, camas y unidades de terapia intensiva. En Cobija (Pando), hay ocho salas de aislamiento, 10 camas disponibles y una cantidad de espacios en UTI.

REACCIÓN DEL GOBIERNO PARA EQUIPAR CENTROS

REDACCIÓN CENTRAL

La crisis del sistema público de salud con el incremento exponencial de casos de Covid-19 obliga al Gobierno nacional equipar los hospitales.

En días pasados, el Ejecutivo envió equipos médicos para los hospitales que atienden pacientes con coronavirus en Chuquisaca, que consta de camas y un segundo lote de respiradores para terapia intensiva que serán instalados en las próximas horas.

“Han llegado a la ciudad de Sucre 10 toneladas de equipamiento médico de parte del Gobierno central, entre los que se encuentran cinco respiradores y 18 camas de hospitalización de tres tiempos. Se esperan nueve respiradores más para terapia intensiva, que sumados a los cuatro ya entregados, se tendrán 18 respiradores en Chuquisaca y el compromiso es mínimamente llegar a 30 respiradores”, informó Óscar Urquizu, vocero de la alianza Juntos y exviceministro de Igualdad de Oportunidades.

Detalló que el stock entregado consta de siete ventiladores de terapia intensiva, dos ventiladores no invasivos, 133 bombas de infusión volumétrica, 18 camas de tres movimientos, 55 colchones de aire antiescaras, siete gasómetros portátiles y seis videolaringeroscopios, entre otros equipos hospitalarios necesarios para enfrentar la pandemia del coronavirus.

Recordó que se envió a Chuquisaca un laboratorio PCR, un lote de reactivos, alimentos e insumos médicos y de bioseguridad.

SIRMES LA PAZ PREPARA PLAN DE CONTINGENCIA

REDACCIÓN CENTRAL

Ante el colapso de los hospitales, los médicos de La Paz prevén llevar adelante la ejecución el Plan de Contingencia Interinstitucional para enfrentar el coronavirus.

“Estamos nosotros iniciando un plan de emergencia en base a una cumbre de salud donde ya nosotros nos estamos organizando. Vamos a abrir centros en iglesias, juntas vecinales, vamos a convocar a estudiantes de último año, jubilados, a

médicos desocupados para que entre todos empecemos a rearmar el sistema y atender a la población, porque las autoridades no han cumplido su trabajo”, explicó el ejecutivo del Sindicato de Ramas Médicas de Salud (Sirmes) La Paz, Fernando Romero.

Explicó que se está socializando este plan en los otros departamentos, toda vez que el proyecto permitiría aguantar los próximos meses la pandemia.

“Sólo así vamos a poder aguantar tres meses hasta septiembre, donde calculamos se viene la meseta y aplacar y ahí vamos a estar mejor”, señaló.

Por otra parte, informó que se remitió al Ministerio de Salud una nota en la que se demanda que se incorpore al sistema de salud privado para la atención de enfermos con coronavirus.

“Centros y hospitales privados deben entrar a atender ya pacientes del sistema público como en otros países, además que esto permitiría habilitar en la ciudad de La Paz 2 mil camas que hay en centros privados”, dijo.

Tipos de establecimiento de salud en Bolivia – 2018

El Instituto Nacional de Estadística (INE) refiere que en Bolivia contaba con 21.337 establecimientos de salud entre puestos de salud, centro de salud, hospital básico, hospital general e instituto especializado.

34 centros de tercer nivel

Según datos del Sistema Nacional de Información en Salud (SNIS), en Bolivia hay 34 centros de tercer nivel: Beni (2), Chuquisaca (7), Cochabamba (5), La Paz (9), Oruro (2), Potosí (1), Santa Cruz (5) y Tarija (3).

La Prensa


Personal de salud de Oruro se declara en emergencia y advierte colapso de hospitales

El Sindicato de Ramas Médicas de Salud Pública (Sirmes-Oruro) se declaró en estado de emergencia por el incremento de casos de coronavirus en la región. Advierten al director del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de que los contagios rápidos podrían colapsar los hospitales en los próximos días.

“Sirmes comunica a su autoridad la preocupación de nuestra institución por el incremento en la incidencia del Covid-19 en el personal de salud y población en general”, señala una carta enviada por el secretario general de Sirmes-Oruro, Víctor Aráoz, al director del Sedes, Henry Tapia, cuya referencia dice “estado de emergencia en el subsistema público”.

Más adelante señala que la exposición a riesgos de contagios por este virus es cada vez mayor, por la afluencia de pacientes que requieren atención.

Asegura que los servicios van colapsando en forma gradual, al no tener la respuesta esperada, en cuanto a infraestructura, equipamiento, recursos humanos y las limitaciones en los procesamientos de diagnóstico de laboratorio para una prescripción oportuna por Covid-19.

Sirmes-Oruro señala que la cuarentena dinámica y otras causas como la poca aplicación de medidas preventivas inciden en el incremento de casos de Covid 19 en este departamento.

“De continuar con la irresponsabilidad de la población y de los dirigentes de las instituciones de nuestro departamento, al no tomar en cuenta las recomendaciones de prevención, los servicios de salud a partir de los próximos días se reducirán a sólo atención de emergencias por las bajas producidas por el coronavirus en el personal de salud”, advirtió.

Oruro registra alrededor de 900 personas confirmadas con coronavirus y los casos aumentan por decenas, diariamente.

El Deber


Arias: Clínicas privadas están haciendo negocio en la lucha contra el Covid-19

El ministro de Obras Públicas, Iván Arias, en entrevista con El Mañanero se refirió a los cobros que estarían realizando las clínicas privadas en la atención de pacientes con coronavirus. Arias indico que los precios son demasiado altos y que las clínicas están haciendo su negocio.

“No puede ser que ahorita las clínicas privadas estén cobrando 16 mil, 20 mil bolivianos y en algunos casos en dólares pero además los laboratorios privados estén cobrando 2 mil, 3 mil bolivianos por cada prueba, esto es hacer mercadería…”, explicó el ministro de Obras Públicas.

Indico que se debe de tomar acciones, que se intentó llegar a acuerdos con las clínicas privadas pero que no habría dado resultados satisfactorios. Puso como ejemplo que en otros países el gobierno tuvo que intervenir las clínicas privadas por estar lucrando con la salud de la población en un momento tan difícil como es la lucha contra el Covid-19.

“La ministra de Salud está preparando alguna normativa nos ha comunicado, no conozco exactamente, pero lo que si no puede ocurrir es que esto siga así, las clínicas privadas o cambian de actitud o el gobierno nacional se va a ver obligado a ponerlos en regla”, aseveró Arias.

Por otro lado señalo que para estos días está prevista la llegada de 500 mil reactivos para realizar pruebas de Covid-19.

Red Uno


Llaman al paro trabajadores de la salud de departamento de Bolivia

Trabajadores del sector de la salud del departamento boliviano de Cochabamba anunciaron ayer que entrarán en paro para exigir al gobierno de facto los recursos necesarios para enfrentar a la Covid-19.

La Federación de Trabajadores en Salud Pública de Cochabamba informó que sus afiliados no trabajarán el 7 de julio, excepto los servicios de emergencia, y aclaró que esa sería la primera medida para llamar la atención de las autoridades correspondientes.

El gremio también exige a la autoproclamada presidenta Jeanine Áñez declarar el estado de desastre sanitario ante la falta de recursos humanos, equipo especializado e instalaciones adecuadas para tratar la enfermedad que ha costado la vida a más de mil bolivianos.

Las demandas fueron enviadas a la gobernadora de Cochabamba, Esther Soria, y a las jefaturas de Trabajo y del Servicio Departamental de Salud, y según las respuestas se podrían implementar nuevas acciones, advirtió el secretario ejecutivo de la Federación, Adalid Gutiérrez.

La organización aglutina a 20 sindicatos en los que son representados más de tres mil médicos, enfermeras y otro personal de la salud de este departamento.

En reiteradas ocasiones los trabajadores del sector en el país andino-amazónico han denunciado la ineficiente gestión del gobierno de facto para hacer frente a la enfermedad, declarada pandemia por la Organización Mundial de la Salud.

La víspera Bolivia informó sobre 848 nuevos casos y 44 fallecidos, para un total de 31 mil 525 contagiados y mil 14 decesos desde que en marzo fueran reportados los primeros pacientes positivos a la Covid-19.

La Época


Bolivia registra 32.125 casos de COVID-19 y el día más mortal, con 57 fallecidos

Este lunes se detectó en Bolivia la cantidad más alta de fallecimientos por el COVID-19 desde que se detectó la presencia del coronavirus, el 10 de marzo. De las 57 personas muertas en las últimas 24 horas, 19 estaban en el departamento de Santa Cruz, similar número se detectó en Cochabamba, siete en Beni, seis en La Paz, tres en Oruro, dos en Tarija y una en Chuquisaca.

El Ministerio de Salud registró este lunes 29 de junio 601 nuevos casos de COVID-19 en todo el país, la cifra más baja de los últimos 20 días. Con éstos, el registro acumulado de pacientes alcanza a 32.125 personas.

Santa Cruz sigue siendo el departamento con más tests que dieron positivo en 24 horas: 338, le siguió La Paz con 85, Tarija con 59 (donde dos municipios decidieron encapsularse esta semana), Beni con 34, Cochabamba con 33, Potosí 23, Oruro 21, Chuquisaca siete y Pando 1 (donde hay un retraso de al menos dos emanas en la llegada de los resultados de las pruebas, desde los laboratorios de otros departamentos).

La cifra acumulada de pacientes es: Santa Cruz 18.211, Beni 4.075, Cochabamba 3.501, La Paz 2.967, Oruro 899, Potosí 664, Chuquisaca 644, Tarija 596 y Pando 568.

En total, desde que se evidenció la presencia de la enfermedad, el 10 de marzo, en Bolivia fallecieron 1.071 personas. El desglosado de fallecimientos es: Santa Cruz 431, Beni 225, Cochabamba 184, La Paz 82, Oruro 58, Pando 25, Chuquisaca 32, Potosí 19 y Tarija 15.

La Razón


VOLVER